El camino sinodal alemán: pura y dura herejía

La cosa está clara desde hace mucho, pero cada día más, mucho más. Lo increíble –¿o no tanto?– es que a estas alturas el Vaticano siga dando vaselina, paños calientes y buenas palabras. El denominado «camino sinodal» alemán no es otra cosa que pura y dura herejía.

Los informes elaborados por el cardenal Marc Ouellet, prefecto del Dicasterio para los Obispos, y el cardenal Luis Ladaria Ferrer, prefecto del Dicasterio para la Doctrina de la Fe sobre dicho «camino» son demoledores:

  • «Llama la atención que la agenda de un reducido grupo de teólogos de hace unas décadas se haya convertido de repente en la propuesta mayoritaria del episcopado alemán: abolición del celibato obligatorio, ordenación de viri probati , acceso de la mujer al ministerio ordenado, revalorización moral de la homosexualidad, limitación estructural y funcional del poder jerárquico, reflexiones sobre la sexualidad inspiradas en la teoría de género y grandes propuestas de cambios al Catecismo de la Iglesia Católica».
  • «Dañan la comunión de la Iglesia porque siembra dudas y confusión».

Además, en los documentos presentados por los obispos alemanes en los que se proponen todas las barbaridades anteriores, el informe aprecia lo siguiente:

  • No forman un todo coherente y debían resumirse en un documento final.
  • Presentan a la Iglesia «como una organización estructuralmente abusiva, que debe ser puesta bajo el control de los supervisores lo antes posible».
  • Sugieren que «todo debe cambiar» con respecto a la enseñanza de la Iglesia sobre la sexualidad.
  • No hacían justicia a la enseñanza de la Iglesia de que la ordenación sacerdotal está reservada a los hombres, sugiriendo reduccionistamente que «la dignidad fundamental de la mujer no se respeta en la Iglesia Católica porque no tienen acceso a la ordenación sacerdotal».
  • Eluden el precepto del documento Dei Verbum del Concilio Vaticano II según el cual «para mantener el Evangelio íntegro y vivo para siempre dentro de la Iglesia, los Apóstoles dejaron obispos como sus sucesores, ‘entregándoles’ ‘la autoridad de enseñar en su propio lugar’».

Pues bien, sólo con ver las aberraciones manifiestamente luteranas, cuando menos, por no decir satánica, que proponen los obispos alemanes y que de hecho ya vienen poniendo en práctica desde hace mucho, la Santa Sede debería proceder con toda contundencia suspendiéndoles a divinis, prohibiéndoles ejercer y secularizándoles por la vía express para preservar la salvación de las almas de los fieles germanos, la unidad de la Iglesia y para ejemplo de otros  que andan por el mismo «camino» en no pocos lugares.

Ya que ahora los herejes no tienen la consideración que sí tuvieron los antiguos de coger las maletas y largarse con sus seguidores, lo que hay que hacer es largaros con viento fresco y sin consideración, excomunión incluida.

Lo que hace el Vaticano, es decir, los «diálogos», vaselinas y paños calientes, además de no servir para nada porque los infectados por la herejía no tienen cura, perjudica gravemente a la Iglesia y a los fieles que ya de por sí andan sumidos en graves confusiones. Quien tiene la autoridad tiene la responsabilidad. Si no ejerce la una, falta a la otra y se hace cómplice.


9 respuestas a «El camino sinodal alemán: pura y dura herejía»

  1. Señor J. de la C. ¿cuántas sandeces, procacidades, herejías y blasfemias tiene que cometer el Caifás de Roma para que se caiga Usted a buena hora de la higuera? ¿Cómo es posible que se queje Usted de una bofetada y no diga nada cuando le están dando una puñalada?

  2. La infiltración es muy fuerte, el relativismo, disfrazado con argumentos filosóficos, es un hecho. Afortunadamente la Iglesia es de nuestro Señor Jesucristo,
    Un saludo de paz.

  3. El Evangelio es básicamente el Sermón de la Montaña, y nada de lo que dijo el Hijo es relativo (pues es el Padre el que obra), ni siguiera respecto al paso del tiempo: preceptos de hombres. La Iglesia son los fieles y no quienes les dirigen, porque no hay uno mayor que otro y solo uno es el Maestro. Tampoco son los muros de los templos, ni el poder material. Es más, ni siquiera son los fieles la Iglesia, sino la fe de esos fieles, cuando es auténtica. Por eso la Iglesia del Cristo no se puede dominar, ni adulterar, porque entonces ya no es tal. En atención a (los pocos) elegidos que perseveren en la tempestad, la gran tribulación se abreviará.
    Bienaventurados los que sufren y se sacrifican por seguir al Cristo, o simplemente por intentar vivir en su doctrina.
    Los que ven y oyen, son la luz del mundo; pueden y deben sacar partido a sus talentos.
    Los que se limiten a seguir las directrices de los «escribas y fariseos» de hoy; cumplir con las directrices de la Iglesia formal de cartón piedra de turno, sin más, no entrarán en el reino.
    Tan solo un mal pensamiento te condena, y mientras no te libres de él estás perdido. Hay que buscar estar «limpio» cuanto antes (y no se trata tan solo de confesar o comulgar), porque el mejor confesor está en uno mismo, donde está el Padre (cuando le buscamos y encontramos) que escucha en lo escondido.
    El que (tan solo) mira con deseo carnal a una mujer, ya ha adulterado. Porque la mujer tiene su papel «en la familia/con su pareja; creced y multiplicaos) y no por ello es inferior, sino complementaria. El papel que el novus ordo masón está dando a la mujer no es cristiano, es decir, no es el Verdadero, si crees. Allá cada cual, este va a ser… ya es, un mundo de gentiles, de mentira.
    Lo que el Padre unió, que no lo separe nada… salvo el adulterio, si el ultrajado no ve otro remedio. Quien empareje con adúltera, adultera. No es relativo. Allá cada cual.
    No jurar (ni prometer), porque no sabemos si podremos cumplir. Todo palabra ociosa (sin un fin útil, bondadoso), es del Malo.
    No combatid al mal con el mal. Da al que te pide y al que quiere que le prestes; (allá con su sinceridad, su fiador es el Padre). Pero que tu bondad cuando des o cuando ores, no sea para ser vista, sino que quede oculta al mundo, pues es al Padre a quien quieres complacer, complaciendo a tu hermano. Y cuando oréis al Padre, sed sinceros y concisos de pensamiento como debéis serlo de palabra (y nos enseñó como podríamos serlo, con la oración perfecta, si es sentida).
    Buscad la perfección queriendo a vuestros enemigos, y seréis hijos del Padre bueno. Ser mejor que los gentiles apenas cuesta; y cada minuto que pasa, cuesta menos. Gentiles son los ajenos al Mensaje; a la Verdad, al pueblo del Padre.
    Perdonad y seréis perdonados. Sed sinceros de pensamiento, palabra y obra. No atesoréis (acumuléis) en esta vida los bienes materiales, sino las buenas obras, para la Vida.
    El que no ve (la Verdad), vive en las tinieblas. La Verdad, tras el Cristo, está a la vista de todos (los que quieran verla). Por el contrario, las tinieblas de la lechuza, el saber oculto, a todos menos a unos supuestos elegidos, es del Malo (las masonerías, la cábala, y sus excrecencias.)
    No se puede servir al Padre y a las riquezas (el poder que da el «predominio» racista; Disraeli Rothschild).
    Buscad, antes que las necesidad del día de mañana, la justicia y el Reino (la misericordia y todo lo dicho). Bástale a cada día su trabajo.
    Antes de juzgar a otro, júzgate a ti mismo. Es hipócrita criticar a otro por lo poco, cuando somos criticables por lo mucho.
    No deis lo santo a los perros (a los hijos del Malo, que no tienen ningún deseo de cambiar; antes al contrario hacen gala de su maldad). Jesús vino por la salvación de los pecadores con una brizna humeante de esperanza.
    Pedid al Padre cosas buenas, sinceramente. Cuanto queráis para vosotros, queredlo para los otros: porque está es la Ley (de Dios) anunciada por los profetas.
    El camino de la Verdad en esta vida materialista, es sacrificado y tortuoso. Pocos lo encuentran y recorren.
    Guardaos de los falsos predicadores revestidos de bondad; por sus actos conoceréis sus intenciones (suelen ser cada vez menos sutiles, así Bergoglio hizo bueno a Pablo VI, y Sánchez a ZP).

    Los que entienden (sienten como verdaderos) y siguen mis consejos, resistirán (su fe resistirá) los embates del mundo (tentaciones y flaquezas). Los que perseveran viviendo cada día como si fuera el último.
    Quien quiera que cumpla la voluntad de mi Padre del cielo, ésa es mi familia.
    Mateo, gracias.

    1. Empiezas con una trola grandiosa, Jesús, deshonrando así el nombre de Nuestro Señor. Dios Nuestro Señor NO dio la misma potestad a todos los fieles sino que instituyó el gobierno de la Iglesia con San Pedro a la cabeza para hacer y deshacer como bien entendiera y, al contrario de lo que afirmas mendazmente, dio poder a sus apóstoles de perdonar y retener los pecados de los creyentes. Otra mentira es que la «fe» decida nuestra vida eterna pues el Señor fue clarísimo en Sus enseñanzas: «no todo el que dice….. SINO el que HACE la voluntad de mi Padre». El Señor enseña que las obras son decisivas; precisamente las obras son la piedra de toque de la fe verdadera (epístola de Santiago). Dices verdad apuntando que todo lo esencial se contiene en el Sermón de la Montaña pero eso NO es nada nuevo: Satanás viene revolviendo mentiras con verdades desde Adán y Eva. No cuelan tus gordísimas mentiras ni con calzador. Conviértete a la Iglesia de Jesucristo si quieres pero, si no quieres, en vano intentarás engañar aquí mientras quede algún cristiano que arranque la máscara a los herejes.
      Dios nos perdone y nosotros hagamos por merecerlo («hagamos» DEL VERBO HACER, a ver si nos enteramos).

      1. No te voy a responder yo, lee:
        Haced, pues, y observad todo lo que os digan, pero no obréis como ellos, porque ellos hablan y no hacen. Atan cargas pesadas e insoportables y las echan sobre las espaldas de la gente, pero ellos no quieren moverlas ni con su dedo. Hacen todas sus obras para ser vistos de los hombres. Por eso ensanchan las filacterias y alargan los flecos. Ambicionan el primer puesto en los banquetes y los asientos preferentes en las sinagogas/parroquias, y los saludos en las plazas y ser llamados Rabbí(/Eminencia) por los hombres. Vosotros no os llaméis Rabbí(/Predicador/Pastor), porque uno solo es vuestro Maestro y todos vosotros sois hermanos.

        No llaméis a nadie padre(/santo) vuestro en la tierra, porque uno solo es vuestro Padre, el celestial. No os llaméis directores, porque uno sólo es vuestro director: Cristo. El mayor entre vosotros será vuestro servidor. El que se ensalza será humillado y el que se humilla será ensalzado.

        Es sembrador de masas, el que se lo gana, no el que tiene un diploma. Solo se trata de llevar las palabras del Cristo, nada más. Si tienes don de gentes, mejor. Si predicas con el ejemplo, y hasta el final, perfecto. El respeto hay que ganarlo, y no en un seminario (sobre todo si enseñan a enseñar el rollo ecoprogremason).

        Si antes el clero católico me merecía respeto (a pesar de admitir equivocaciones garrafales como el divorcio o la espada; y hoy, ya entregada al aborto sin lucha continua y otras formas de eugenesia, y de la eutanasia), ya y cada vez menos, ninguno; protestantizado hasta donde no pesé llegar a verlo… (y lo que me queda por ver a este ritmo…), salvo admirables, perseguidas, menguantes y/o arrinconadas excepciones.

        En el Sermón de la montaña, Jesús no habló a la turba, como se suele representar, sino a sus Apóstoles, para que estos difundieran su mensaje/doctrina a las turbas. Así que efectivamente, delegó en sus cercanos ese trabajo. Es más, define a este tipo de creyentes como sembradores de la mies, de la fe; en su vida no cabe la familia, pues deben dedicar todo su esfuerzo al reino, y ande andar ligeros de equipaje. Su modelo es el propio Cristo. Este dio potestad a sus Apóstoles para que actuaran en su nombre, pero, ¿en donde dijo que se la daba a todos los que vinieron después?

        Miguel, sácate un carnet si quieres haciéndote llamar católico, y que Bergoglio te lo selle; los protestantes también se hacen llamar cristianos jeje, de poco te servirá. Yo desde luego no presumo de nada, pues soy un humilde pecador, pero al menos, entiendo lo que leo, por sencillo, cuando leo las palabras del Cristo.

        Muchos me dirán en aquel día: Señor, Señor, ¿no profetizamos en tu nombre, y en tu nombre arrojamos demonios, y en tu nombre hicimos muchos milagros? Y entonces yo les responderé: Jamás os he conocido; alejaos de mi los que hicisteis el mal.

        Pedro se equivocó garrafalmente por tres veces nada más empezar: como para llamar infalible al Papa de turno. Cualquiera que contradiga las palabras del Cristo, se equivoca, sea quien sea. Como sabrás hubo papas dominados por rameras, quienes vendieron o compraron el papado, bastantes mataron para defender las riquezas o su posición. Siempre estuvieron coaccionados por el cesar de turno. Hay que tener criterio para respetar a quien se haga respetar. La seca/logia de Bergoglio excomulgó a Lefebvre, que precisamente denunció la infiltración de la masonería en el Vaticano, y la formación del futuro clero por esa pandilla (y así salen los curas hoy, mientras sus comisarios políticos los vigilan). Lefebvre dijo: «obediencia a la iglesia, si; obediencia a la fe de la iglesia, si; pero obediencia a la francmasonería, no; es así, está claro. Hace poco me han hecho llegar documentos verídicos… » etc.

        Efectivamente, respeto al que predica la Verdad, pero no al que la contradice, por mucho que se haga llamar cristiano, católico, o papa. No es más el Papa o el párroco que el misionero o el fiel de a pie; solo se supone que es capaz de convencer a muchos del Camino correcto… se supone, pero: por sus actos les conoceréis. Estoy totalmente seguro de que lo que ate o desate Bergoglio o su cuadrilla, no significará nada (bueno).

        Y aquí viene la segunda parte: las obras, hacer… De nada vale la fe sin obras, efectivamente; pero de nada valen las obras sin la fe en el verdadero Dios. Así por ejemplo, la filantropía (aparente) de los amos anglo sionistas o de sus lacayos masones, no sirve. El que hace el bien por lástima o similar, aunque le honra, no pertenece al pueblo de Dios.

        Tienes un grave problema si pretendes seguir el guion de la Iglesia en el futuro, porque te vas a tener que enfrentar a muchas contradicciones más de las que ya hay. El modelo es la iglesia china que Bergoglio, por lo que he oído, respalda ya, acabáramos; papa estado. Vas a tener que elegir si seguir a esos «discípulos» novus ordo o a la escueta palabra del Cristo. Suerte.

        1. No te hagas el tonto, Jesús, no soy de Bergoglio-Caifás ni de la vaticueva sino simple y llanamente católico. Tampoco te hasgas CÍNICAMENTE el tonto negando que Cristo dejara en la Iglesia un gobierno sólo para una generación. Con tu berborrea te excusas de responder a la acusación de hereje mentiroso puesto que has negado la fundación de la Iglesia de Cristo con San Pedro a la cabeza y el poder de perdonar o retener los pecados concedidos de sus ministros y naturalmente a los que la autoridad designara como sucesores. También mencionaste la pirula que los luteranos se traen con la «fe» y en suma defiendes los dogmas del gran criminal Lutero. Lo siento, también por ti, pues para cometer esta fechoría escupes sobre la doctrina de Cristo.
          Allá tú con tu idolatía, con el dios que te haces según tu opinión. El Dios verdadero NO es ese sino es la VERDAD. ¡Y quien adora la Verdad no miente persistentemente ni argumenta con falsedades ni mucho menos tuerce la mano a los evangelistas! Quien adora la VERDAD ama y obedece a Cristo, no a Lutero, que fue un siervo de Satanás.

          1. Quien fue a hablar de verborrea no, no me hago el tonto (ejemplo del que finge que dice algo sin decir nada, pura verborrea Miguelito); acuérdate de lo que dijo el Cristo de las palabras de más, y aplícate el cuento.
            Dijo Cristo que nadie es más que otro; sea el maestro igual al discípulo. Se respeta a quien dedica su vida a sembrar el bien, si… la verdad, si…; no a quien se pone los hábitos para mentir y desviar. Y sino, a ver que están atando y desatando la pandilla de ateos masones que están produciendo muchos seminarios de hoy (como pronosticó Lefebvre al que excomulgaron por ordenar religiosos de verdad). Esta iglesia (llamada a ser estatal, de una religión atea eco progre masona modelo chino, en donde ya existe con el respaldo del Bergoglio, que dio la espalda a la iglesia en fuga de las catacumbas) no atan ni desatan nada, más que en el infierno. Pero me quito el sombrero por los auténticos discípulos que vayan quedando, sean laicos (católicos de a pie) o religiosos «de profesión»; los que perseveren se salvarán.
            Te sugiero que leas con atención, que «veas y oigas…», pues tan importante es la fe en el verdadero Dios, como las obras. Protestante serás tu, y a lo mejor ni te has enterado. Toda la adulteración protestante se basa en la fe sin obras. Ni tienen fe en el verdadero Dios, ni tienen ningún tesoro en el cielo. Por cierto, ¿eres masón? cualquier respuesta que no sea si o no, es si.

  4. Dice: “Ya que ahora los herejes no tienen la consideración que sí tuvieron los antiguos de coger las maletas y largarse con sus seguidores, lo que hay que hacer es largaros con viento fresco y sin consideración, excomunión incluida”.
    Decir que antaño, desde la Silla de Pedro, se respetaba y defendía las enseñanzas de N. S. JESUCRISTO por lo que eran echados de la Iglesia –si es que no eran “adecuadamente” castigados-; es decir, no es que tuviesen consideración de largarse, sino que no se les daba otra opción que largarlos. Hoy en día, desde 1958, eso no sucede pues el enemigo de DIOS y de la humanidad se ha apoderado de dicha Silla.
    Estoy muy de acuerdo de largarlos con viento fresco y sin consideración. Tiempo al tiempo que absolutamente todos serán apartados y de forma simultánea. No hará falta excomulgarlos porque ya lo están.
    Los fieles a N. S. JESUCRISTO debemos (además de arrepintiéndonos de nuestros pecados, ayudar al prójimo y no parar de rezar) actuar denunciando por activa y por pasiva a estos dementes empezando por Bergoglio Sumo hereje. Jamás este Sumo hereje dejará de ayudar a estos otros dementes de su cuerda.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad