El cardenal Omella: peor imposible… igual que el resto de prelados

Profanaciones en 1936, según Omella, debidas a la «injusticia social»

No es que nos sorprenda, porque a estas alturas, de la jerarquía eclesiástica poco nos puede sorprender, pero hay que reconocer que lo del cardenal Omella sobre la violencia revolucionaria a costa del imbécil Hasél ha sido de traca.

Primero un tuit explosivo: «La injusticia social provoca violencia. Si queremos paz es necesario asegurar el bien común de todos los ciudadanos».

Opiniones de Hasél, según Omella, debidas a la «injusticia social»

Ahí es nada. A estas alturas este cardenal, que no sabemos si vive en Marte, liga, y justifica, la violencia, así, a secas, en general, toda, por la «injusticia social», a secas, toda. O sea, que lo de ETA fue debido a la «injusticia social». Lo del ISIS también. Los miles de asesinados por la fe, muchos declarados mártires, entre 1934 y 1939, fueron debidos en realidad a la «injusticia social». Y, claro, las revueltas revolucionarias perfectamente orquestadas y amparadas desde el poder, para más inri, que vienen asolando al menos Barcelona desde hace días son debidas a la «injusticia social», por ejemplo la que se ha hecho con el delincuente Hasél que, para Omella, ha ingresado en prisión debido a la «injusticia social». También, nos imaginamos, que los cien millones de muertos violentamente por el comunismo fueron debidos a esa «injusticia social». O sea, que para Omella «la injusticia social», que no define, es la causa de la violencia en España y suponemos que en el mundo.

Torturas y asesinatos en Irak contra cristianos debidas, según Omella, a la «injusticia social»

Sin más comentarios, porque de verdad que…

A continuación, alguien debió decirle algo y soltó otro tuit, bien que no borró el primero, bañado en buenismo hipócrita: «Trabajemos entre todos para mantener la paz y la concordia en nuestras calles. Ruego para que así sea». Claro, según Omella… ¿qué hay que hacer con los revolucionarios, con los radicales, con los violentos, con los que agreden a todo y a todos?… Ya: diálogo, mucho diálogo… eso sí, una vez que nos curen las heridas físicas y materiales.

Crímenes etarras debidos, según Omella, a la «injusticia social»

Hace mucho que la jerarquía eclesiástica desbarra. Hace más de medio siglo que estos pastores dispersan a las ovejas, no son ejemplo, ni referencia, están tan corruptos como los que ya sabemos. No dan la cara. Predican un Evangelio a la carta. La soberbia, que cegaba a los dioses, no se imagina lo que hace con estos mortales… aunque ya lo vemos. Están mundanizados. Ponen una vela inmensa al Diablo y otra, pequeña y comprada en los chinos, a Dios. Y es que no creen, no tienen fe, por eso no pueden dar aquello de lo que carecen. Sal sosa imposible de salar.

Y no lo duden: sus colegas, los colegas de Omella, calladitos, o sea, otorgando. Y el Vaticano… más todavía, que ya sabemos desde hace mucho de que pie montonero cojea.

Si este individuo tuviera un poco, sólo un poco de conciencia, debido al escándalo dado, que no es el primero, se iría, por el bien de su alma, a un convento a hacer oración y penitencia hasta el fin de sus días.


15 respuestas a «El cardenal Omella: peor imposible… igual que el resto de prelados»

  1. Otro extraordinario artículo publicado hoy.
    Cuando la página publicó el artículo dedicado al mártir Juan Roig Diggle (el pasado 7 de febrero), dí con una página de la iglesia de Barcelona donde había un video hablando del tema, y salvo la autora del libro sobre el mártir, Carla Vilallonga que habla en español, todos los demás salían hablando en catalán, incluido el cardenal este. Me dió una mala impresión tremenda, tanto por el idioma que usaba como por las palabras vacías que utilizaba.
    No he dado con la página a la que me refiero pero el video lo he encontrado en Youtube y es este (aunque aquí aparece subtitulado en Español, porque esta gente del clero rojo son tan listos que en lugar de hacer el video directamente en Español que es la lengua madre de todos los españoles y además una lengua universal, lo hacen en catalán que queda más progre) :
    https://www.youtube.com/watch?v=1xiYQjm1PIw&feature=emb_rel_pause
    El clero de esta clase están metidos en su burbuja, en sus mantras, se creen que siendo tan rojos como los más con eso se hacen querer más y al final se han cargado la Iglesias y estos son irrecuperables.
    Hacen un video sobre un mártir pero con su separatismo, con su cristianismo manido y vacío etc. en realidad están posicionados políticamente con los asesinos de este mártir, y están contribuyendo a que lo que pasó hace 80 años vuelva a repetirse también ahora.
    Creo que el mensaje de la Virgen en Garabandal fue claro: estos son los responsables de todas las almas que se están perdiendo en los últimos 60 años y del proceso de descristianización de la sociedad española, con el consiguiente y paralelo proceso de su envilecimiento y satanización.

    1. Señor Kevlar Steiner, en esta ocasión, lo siento, pero no puedo estar de acuerdo con usted.
      Sobre Juan Roig Diggle, no sé si se está usted refiriendo a la información publicada por la Església Arxidiocesana de Barcelona. Si es así, esta institución en su página web https://esglesia.barcelona publica en español y en catalán.
      En esa web y sobre Juan Roig hay la siguiente información, en español y en catalán:
      (versión en español): Ceremonia de Beatificación de Joan Roig Diggle en la Sagrada Familia (esglesia.barcelona)
      (versión en catalán): Cerimònia de Beatificació de Joan Roig Diggle a la Sagrada Família (esglesia.barcelona)

      Además, en el apartado de “Servicio de prensa/Notas de prensa” de la citada web se puede encontrar también:
      Homilía del cardenal Omella con motivo de la beatificación de Juan Roig
      (versión en español): Homilía del cardenal Juan José Omella en la Misa de beatificación de Joan Roig Diggle – Arzobispado de Barcelona (esglesia.barcelona)

      (versión en catalán): Homilia del cardenal Joan Josep Omella en la Missa de beatificació de Joan Roig i Diggle – Arquebisbat de Barcelona (esglesia.barcelona)

      El video al que usted hace referencia se puede ver desde cualquiera de los dos primeros enlaces indicados más arriba (no sé exactamente quién elaboró ese video). En el video, ciertamente aparece una persona hablando en español y el resto en catalán. Pero esto no debería ser objeto de sorpresa, puesto que está pensado para su difusión en un entorno de catalanoparlantes, y en un video es más complicado introducir el bilingüismo Si ahora, tal como usted dice, ya está subtitulado en español, pues mejor que mejor.
      Por cierto, a mí, personalmente, en ese video, las declaraciones del cardenal Omella me parecen correctas y adecuadas. Lo que no veo tan adecuado es su comentario, especialmente en lo relativo al idioma:
      “Me dió una mala impresión tremenda, tanto por el idioma que usaba como por las palabras vacías que utilizaba”.

      1. Miquel:
        La página a la que yo me refería donde venía este video y que ayer no encontré NO es la que usted cita, es otra.
        Me parece bien que mi comentario no le haya gustado, a mí el suyo que ha hecho después a este artículo tampoco me gusta , así que estamos en paz.
        En cuanto al idioma catalán, veo que la metástasis separatista lo tiene invadido, como a millones de personas.
        El motivo de que a mí me produjera una mala impresión que el video estuviera en catalán es triple:
        En primer lugar, aunque usted no lo entienda, la Iglesia Católica es universal, eso entre otras cosas implica que es un error de concepto realizar videos, que como Iglesia Católica tienen también un componente de apostolado, y utilizar para estos videos y otras publicaciones, en lugar de la lengua madre de todos los españoles de España (añádale a ellos los paises de Hispanoamérica que también comparten nuestra lengua como lengua materna, y los que la puedan hablar como primera o segunda lengua en otras partes del mundo como Filipinas o algunos países del continente africano a las que las cosas de internet también llegan) una lengua que no es la «universal» de España sino la local. Si usted quiere llevar la palabra de la Iglesia a más gente debe usarse la lengua propia que mejor cumpla esta finalidad «universal». No se trata de hacer videos en inglés o en chino mandarino o de la región de Fukien, porque el inglés o el chino no es nuestra lengua, sino de hacerlo en la lengua que nos es propia a toda España, o al menos lo era hasta que ustedes llegaron al poder y se afanaron en destruirla y tratar de erradicarla sin éxito en algunas zonas.
        En segundo lugar si uno no se siente español es normal hablar en bable, en ampurdanés o en catalán, pero si uno no ha caído en este engaño y se siente lo que es que es ser español lo que procede es hablar el idioma nacional que es el Español. El hecho de usar en España un idioma distinto que el que nos identifica como Nación Española, es una muestra de desconocimiento y derrotismo.
        En tercer lugar, si algo podemos sacar en claro de estos últimos 50 años, es que cuando los enemigos de España reivindicaban el uso del catalán, como una aspiración legítima, como los que reivindicaban «libertad religiosa», no era para que hubiera libertad para hablar en catalán, libertad que había de sobra, sino que lo decían en «fraude de ley» y lo que buscaban en realidad era prohibir el español, como luego han hecho y están haciendo con todo descaro, a lo que la Iglesia que representa este Cardenal ha contribuido grandemente. Del mismo modo que la «libertad religiosa» no buscaba en realidad esta libertad sino anular 800 años de Reconquista, llenar España de mezquitas y destruir el sentido cristiana de la sociedad española que hasta que llegaron ustedes era mayoritariamente cristiana.
        En esta dinámica el catalán no es mas que un instrumento para destruir la unidad de España y los españoles, y cuando una cosa, por bonita que sea (que en mi opinión no es el caso del catalán pero aunque lo fuera, piense por ejemplo en un candelabro barroco de oro de un valor incalculable) se utiliza para delinquir, deja de tener la consideración de «obra de arte» (me refiero por ejemplo al candelabro de oro) y lo que importa es que se ha usado como arma para cometer un delito. El catalán se usa para socavar la españolidad de los catalanes (en el pecado llevan ustedes la penitencia como la llevan los melillenses que han retirado la estatua del Comandante Franco que salvó a la ciudad en 1921, luego cuando Marruecos ataque que vayan los ediles del ayuntamiento y los concejales del PP a salvarla, no le quepa duda de eso) y para destruir a España. Y este dato, que es un dato «objetivo», empíricamente constatable, debería determinar entre los que hablan catalán el dejar de hacerlo precisamente por patriotismo y para no contribuir también ellos a la destrucción de España. Obviamente usted no lo entiende, pero es exactamente así.

        En cuanto al Cardenal este, no sé qué necesitan ustedes más para bajarse del burro, hincarse de rodillas, y llorar amargamente. Yo no digo que pidan perdón, sino que por lo menos se hinquen de rodillas en su habitación y lloren amargamente.
        Si la perspectiva de los últimos 50 años ha demostrado que los que reivindicaban interesadamente la libertad para hablar catalán (libertad que nunca faltó) en realidad lo que escondían en esta pretensión era prohibir el Español en España, esta misma perspectiva ha demostrado que los prelados con Tarancón a la cabeza que posicionaban a la Iglesia Católica con los enemigos de la Religión y de la Patria, lo que han conseguido es la descristianización de España. Esto es otro dato objetivo que podrá gustar más o menos o no gustar pero que no se puede negar como no se puede negar la luz del día a las 12 de la mañana. Entonces este prelado, que en el fondo es un merluzo como todos los de su ralea, incurre en dos incongruencia en el tema del mártir beatificado:
        – en primer lugar se posiciona políticamente con el separatismo y el comunismo que va de la mano de éste separatismo, cuando son los separatistas/antifascistas los que perpetraron el tremendo holocausto de la persecución religiosa en Cataluña y en el resto de España. Fue Companys y su Ministro de hacienda (Conseller) Tarradellas quienes cobraron de los maristas franceses un rescate fabuloso en crancos franceses para dejar ir a Francia a cerca de 300 maristas que estaban escondidos, y quienes cuando cogieron el dinero del rescate en lugar de cumplir lo pactado, lo que hicieron fue asesinarlos a todos. Y luego aparece este Cardenal con los herederos políticos de aquellos partidos (los mismos con las mismas siglas y el mismo odio anticristiano de entonces) blanqueando a estas autoridades rojas. No se puede adorar a Dios y al Diablo al mismo tiempo, no se puede hablar de este mártir pero estar a liado con los herederos políticos de los que lo asesinaron. Esto por no hablar de las palabras totalmente vacías que pronuncia el Cardenal al respecto en este video, que si era un chico normal etc. etc. como si ser cristiano fuera tener antenitas en la cabeza o ser marciano, un tío de estos que están completamente vacíos.
        – y segundo trata de justificar el martirologio, para blanquear con ello a los asesinos, en la desigualdad social. Tal análisis, que solo desde el desconocimiento absoluto o la mala fe se puede hacer porque cualquiera que le haya dedicado algunas horas de estudio a la persecución religiosa en España saber perfectamente que la persecución religiosa con quien verdaderamente se ensañó y asesinó sin la menos piedad fue contra aquellos religiosos y colaboradoras parroquiales empeñadas en cuerpo y alma a la promoción social de los más pobres. Fue con estos (precisamente por la labor cristiana que estaban desarrollando), con los que los antiDios se ensañaron y asesinaron con la mayor crueldad. Fue el caso de cientas de colaboradoras parroquiales como Prudencia Canyelles Ginestá, Carmen Mª García Moyón , Mª del Carmen Viel Ferrando y muchísimas más que no me da ya tiempo a citar.
        Todo lo cual demuestra lo alejado de la realidad y del verdadero camino cristiano en el que se encuentra el Cardenal al que usted pondera tanto, y que ya veremos cuando San Pedro diga su nombre y pase a la sala de vistas, como sale de ese juicio, ya anticipado por la Virgen en sus apariciones en Garabandal, razón por la cual la Iglesia ha tapado estas apariciones para no verse señalada por la cantidad de almas que se están perdiendo por culpa de estos prelados nefastos y sus discurso al servicio de Lucifer como se puede ver por los «frutos» que este discurso está dando en la sociedad española y catalana.
        Pero vamos, ustedes como los melillenses, en el pecado llevan a la penitencia, y las van a pagar todas juntas, porque Dios no se queda con nada de nadie, otra cosa es que cuando sea consciente de su error ya sea tarde para rectificar.
        Saludos cordiales.

        1. Señor Kevlar, antes que nada, permítame “felicitarle” por sus dotes de pseudo clarividencia, puesto que, a partir de mi indicación de unas direcciones web, y de hacer referencia a un video afirmando que las declaraciones del c. O. (en las que elogia la vida y obra de Juan Roig) me parecían correctas y adecuadas, a partir de esto, usted ha sido capaz de atribuirme un sinfín de características personales y de acciones llevadas a cabo de las cuales yo nada sabía.
          Sería prodigioso ese poder suyo si no fuera porque todos estos supuestos gratuitos son falsos, excepto el de ser catalán. Claro que para muchos cerebros débiles, afirmar esa condición es equivalente a todos los demás atributos. Me había parecido usted una persona más preparada. Lo siento de verás.

          Estaba intentando hacer un «cortar y pegar» con las características y acciones que usted me atribuye, para incluirlo en mi respuesta a su comentario, pero he desistido en bien de la brevedad.
          La verdad es que hacía tiempo que no leía algo tan ridículo. Me voy a limitar a recordarle un par de puntos que obviamente usted desgraciadamente ha olvidado en su ofuscamiento.

          ¿Tan difícil es entender que: 1. Porque se intente corregir una información manipulada de un artículo, no necesariamente se está compartiendo el contenido de esa información (sea la que sea), ni tampoco se está dando su apoyo a la persona que la ha emitido?

          2. ¿Es necesario que quienes leen (usted y otros) el comentario a un artículo, deban hacer suposiciones totalmente gratuitas, y en su mayor parte peyorativas, sobre la persona que ha emitido ese comentario (yo mismo)? ¿No sería mejor que rebatieran los argumentos esgrimidos y se abstuvieran de atribuir características de las que nada saben a su autor?

          En fin, una lástima por su largo discurso. Saludos cordiales.

          1. Miquel, el pataleo está bien, pero no aporta nada. Tampoco en él lleva razón, por una razón muy sencilla, no es que yo le catalogue políticamente porque yo sea adivino y usted se sienta ofendido por ello porque no se reconoce, sino que yo lo catalogo porque usted se ha situado solito.
            Usted ha perdido de vista que no estamos en unas elecciones donde hay una pluralidad de opciones políticas, sino que estamos en un combate únicamente con dos opciones, porque todas las demás se reconducen, nos guste o no, a estas dos:
            -la Ciudad de Dios
            -o la Sinagoga de Satanás.
            Se «elige equipo» entre estos dos, no hay más, no se puede adorar a Dios y al Diablo a un tiempo.
            Usted reivindica su sitio, pero se olvida que no se trata de su sitio «particular» como tampoco se trata del mío particular, sino que de lo que se trata es en qué bando trascendente vamos a estar, porque solo hay estos dos. Usted hace causa común con el Señor Cardenal, el Señor Cardenal pertenece a la Sinagoga de Satanás, (él lo ha elegido libremente) entonces no creo que yo vaya tan descaminado si lo he situado junto a él. Obras son amores y no buenas razones.
            Pero dejemos a un lado las polémicas. Yo creo que la cuestión de fondo de este artículo es que el Señor Cardenal no tiene ningún reproche para los violentos de Hasel (o para los asesinos del mártir de la guerra civil que yo citaba, que no se valora sólo por lo que dice sino por cómo lo dice y por lo que calla) a quienes justifica recurriendo al discurso marxista de «la injusticia social».
            Uno de los postulados cristianos menos discutibles es que Dios deja a los hombres actuar en libertad, por eso Dios no puede impedir ciertas acciones de los hombres porque si lo hiciera les arrebataría esa libertad. Pero claro esa «libertad» que Dios deja a los hombres conlleva que los hombres son responsables de sus actos. Pero para el Cardenal no, para el Cardenal en el caso de los autores de la violencia callejera de la extrema izquierda o en el caso de la persecución religiosa en el Frente Popular al que él pertenece. el problema no son ellos, ni su maldad ni su lavado de cerebro, era la «injusticia social» invento marxista para justificar lo injustificable (si ese pretexto fuera cierto todos los pobres, en cuanto víctimas de la «injusticia social» serían todos unos canallas y unos asalta tiendas o asesinos, y si este pretexto fuera cierto los asesinos, los canallas y los saqueadores de tiendas serían todos pobres y si echa un vistazo verá que la mayoría eran y son unos burgueses y unos niños de papá, que en el caso de los que están incendiando Barcelona ni le cuento, empezando por el propio Hasel).
            Tal razonamiento justificativo, será perfecto para que el Cardenal se sitúe en lo «políticamente correcto», en blanquear la violencia de la izquierda (que es de lo que se trata en el fondo) como esos directores de colegios de curas como en el que usted ha estudiado (no es que yo sea adivino es que se ve a la legua), que son los primeros en adoptar el lenguaje progre y hablan de «los alumnos y las alumnas», «los niños y las niñas», «ellos y ellas», y por supuesto el mantra de todos los mantras , las palabras clave de la «excelencia» (que es pura mediocridad) y el «bilinguismo» o incluso mejor «plurilingue» («Colegio Plurilingue») que eso ya es el no va más de estos centros educativos-, pero no soporta el más mínimo análisis.
            Usted sabe perfectamente que los que incendian Barcelona y Madrid son unos burgueses, y usted sabe perfectamente que los establecimientos religiosos que primero fueron quemados en la persecución religiosa tanto la de mayo de 1931 como la de 1936, no fueron las residencias de los obispos ni los «palacetes», sino las escuelas y los talleres de capacitación que la Iglesia poseía para la promoción social de los más pobres. Con quien no hubo piedad jamás fueron con las colaboradoras parroquiales, modestas ellas, que se dedicaban en cuerpo y alma a los pobres. Esta realidad invalida el razonamiento cómplice del Cardenal.

            En cuanto a la acusación de que esta página manipula porque no se toman en consideración todas las palabras que el Cardenal ha pronunciado en relación con los tuits que se citan. Yo no poseo cuenta de Twitter y no lo puedo comprobar, pero ¿sabe usted lo que el Código civil dice para la interpretación de los contratos ?
            El art. 1282 Cc dice que :
            «Para juzgar de la intención de los contratantes, deberá atenderse principalmente a los actos de éstos, coetáneos y posteriores al contrato.»
            Y el art. 1285 Cc señala:
            «Las cláusulas de los contratos deberán interpretarse las unas por las otras, atribuyendo a las dudosas el sentido que resulte del conjunto de todas.»
            Reconocerá que el Sr. Cardenal está en la pomada de Puigdemont, del separatismo, y de todo lo demás, (hay cientos de fotos y de videos al respecto) tolerando que en las Iglesias, en plena Eucaristía, se cometan actos sacrílegos como el recuento de votos, etc. que son completamente ajenos a lo que es una celebración de una misa. Y podría seguir señalando actividades impropias de este sujeto. Con lo cual aunque pudiera ser verdad lo que dice, no basta con quedarse en la literalidad hipócrita para no pillarse los dedos de la parte que a usted le conviene, sino del conjunto de todo , que da como resultado la certeza de lo que se dice ene la rtículo pero incluso aunque pudiera darse duda si atribuimos «a las dudosas lo que resulta del conjunto de todas», parece claro que lo que dice el artículo es también por esta vía la pura verdad y lo que usted sostiene, aunque sea de buena fe, podrá ser verdad respecto del mensaje concreto de tal o cual apartado de un tuit, pero no de la realidad política de este prelado que forma parte, como prácticamente todos los demás, de la anti-España y al servicio del separatismo y de la izquierda radical.
            No sea ingenuo, o al menos no pretenda que los demás lo seamos, usted sabe que los espías no llevan escrito en la frente que son espías, ni los terroristas cuando van a cometer un atentado van con un megáfono anunciándolo, sino que enmascaran su actividad para poderla llevar a acabo. Tarancón destruyó a la Iglesia española pero no lo hizo declarándolo públicamente, sino mediante engaño y subterfugios. La Iglesia roja ha llevado a la perdición a sus ovejas de igual forma, no pida que el Sr. Cardenal haga una declaración ante notario de sus intenciones, las intenciones hay que leerlas en su doblez, en su posicionamiento , en los «frutos» de sus actos, no en lo que aparentan o en el disfraz que estos prelados le ponen para que lo que hacen parezca que es cabal. No sea ingenuo o por lo menos no nos exija que los demás lo seamos.
            No se deje engañar, la perspectiva de estos 50 años no deja duda al respecto, el Cristianismo se lo está cargando esta gente desde dentro, y los «frutos» del desastre están a la vista de todos, otra cosa es que para la gente de bien, en su buena fe, cueste aceptar esta siniestra realidad.
            Un saludo

          2. Lo dicho, señor Kevlar, (le respondo aquí a su último comentario del día 26 de febrero, ya que no veo en él la opción de responderle). Brevemente: se ha creado usted una realidad paralela. Cordialmente.

  2. Señor Juan Cruz, su artículo es una mezcla de incorrecciones, medias verdades, manipulaciones, opiniones fuera de contexto, y no sé qué calificativos negativos más añadir.
    Para empezar, podría usted haber incluido el texto completo de los tres (y no dos) twits relativos al caso. Se pueden encontrar en internet:
    20 febrero 2021: “En una sociedad democrática las ideas se defienden con palabras, nunca con violencia. Trabajemos entre todos por mantener la paz y la concordia en nuestras calles. Rezo por ello.”
    21 febrero 2021: «Que la crisis generada por la #Covid19 no nos haga olvidar la gran pandemia de la desigualdad social que avanza con fuerza desde la crisis financiera de 2008. La injusticia social provoca violencia. Si queremos paz es necesario asegurar el bien común de todos los ciudadanos.»

    22 febrero 2021: “En España y en el mundo hay un problema creciente que se llama desigualdad y que debemos abordar entre todos, nunca con protestas violentas. Atrevámonos a edificar la paz, trabajemos juntos por el bien común”.

    A partir de aquí podemos empezar a opinar.
    Pero, en el colmo de la manipulación, en su artículo introduce imágenes, referencias y acontecimientos que nada, absolutamente nada tienen que ver con las manifestaciones del cardenal Omella. Lamentable.

    1. Estimado seguidor: pues no, lo sentimos. O mejor decir: gracias por darnos la razón. Todos los tuits del ínclito cardenal hacen referencia siempre a lo mismo, a la «desigualdad social» como causa de la violencia. Maniqueo argumento, más aún viniendo de un prelado. La causa de la violencia es sólo una: la revolución que asola España desde hace décadas con el objeto de siempre: imponer un orden, el de los violentos. la detención de un delincuente convicto y confeso ha sido la excusa, que no razón, como tampoco la «desigualdad social» de esta violencia. Más aún: al hablar en general, a secas, las fotografías no están fuera de contexto, sino que encajan a la perfección. Más: un prelado no tiene que dar lecciones de «democracia» –¿estamos de verdad en una democracia»?– sino de Evangelio, lo que Omella ha olvidado hace mucho, sólo hay que ver como andan los sacerdotes por esa región catalana con el visto bueno de Omella, entre otros. Pues bien, a partir de aquí hablamos lo que quiera. Y es que a algunos se le va la mano en los tuits y luego se quejan. Lo se puede defender lo indefendible. Mal pastor… y pastores. Saludos cordiales

      1. Es muy preocupante y grave que como representante de este diario digital no reconozca usted la veracidad de unos hechos evidentes como es la manipulación por parte del articulista. Que no lo haga el articulista tiene cierta disculpa, ya que un autor puede tergiversar lo que quiera, ya sea involuntariamente por desconocimiento o por decisión consciente (éticamente reprobable). Pero la dirección de un diario, que debería velar por la veracidad de la información, no puede adherirse y respaldar las equivocaciones de uno de sus colaboradores, en otro caso pierde credibilidad.
        Y, muy señor mío, las pruebas de la manipulación por parte del articulista son irrefutables:
        1ª manipulación: De tres tuits sobre el tema H. emitidos por el c. O. selecciona dos y omite otro, precisamente el que por su contenido no es compatible con la tesis de su artículo.
        2ª manipulación: De los dos tuits escogidos, omite frases que figuran en los originales, con un claro propósito de ocultar el sentido de los mismos.
        3ª manipulación: Asocia los dos tuits escogidos (que fueron emitidos en un contexto concreto de la actualidad reciente), con acontecimientos, comportamientos, imágenes, etc., ocurridos en el pasado y con los cuales no hay ninguna relación directa. Esta ultima acción es con diferencia la más grave de todas ellas.

        Bien, si usted no reconoce que esto ha sido así, y que este proceder se llama manipular la información, es que tiene usted un grave problema personal. Saludos.

        1. Estimado seguidor: pues tampoco. Lo sentimos. Como medio, visto el artículo que se publica y visto también, claro, su comentario, es diáfano para nosotros que el articulista en nada se ha equivocado. a) de los tuits coge los y lo esencial, b) el resto son más erre que erre de lo que selecciona, e incluso peor –el articulista ha sido caritativo, si fuéramos nosotros, en este caso, el artículo, con todos los tuits hubiera sido de chupa de dómine– y c) no, no y no, porque Omella, y esta es la clave de todo, habla de «la violencia», como dice el articulista, » a secas, en general», sin especificar, sin discriminar, sin temporalidad, sin referirse a una violencia o un momento concreto, lo cual es evidente y es lo que da pie y justifica al articulista cuando en consecuencia se refiere a «la violencia» que hay en el mundo actualmente, a la del pasado y podría haber seguido hasta hasta la futura, sea cual sea, pues es lo que dice Omella, y escrito está, y queda. Negar la evidencia como hace usted, defender lo indefendible, le deja a usted, y a Omella, sin argumentos. La moda de que los prelados, y el Papa, hablen por tuits trae estas conscuencias.
          Más: ¿qué hace un sacerdote hablando de «democracia»? Precisamente un cardenal de una institución, la Iglesia, que es una «dictadura» rígidamente jerarquizada (como debe ser porque además así la fundó Ntro. Señor, que conste). ¿Qué forma más tonta de meterse en arenas movedizas? ¿Qué más le da a Omella el sistema político? Lo que tendría que decir es que el sistema que sea (monarquía, democracia, dictadura, etc.) lo que tiene que hacer es basarse y regirse por la doctrina moral y social de la Iglesia, inspirar sus leyes en esa doctrina, en el Evangelio, que es el sistema de gobierno ideal para el hombre, por ser de origen divino. Y, ojo, no hablamos de una teocracia.
          Más: ¿por qué Omella permite que los curas en Cataluña lleven décadas de desbarre absoluto? ¿Por qué castigó al padre Custodio dos largos años y no mete mano a… casi todos los demás que amparan, como ocurrió y ocurre en Vascongadas, a los violentos y falaces separatistas, ideología que han convertido en religión sustituyendo a la verdadera, envenenando a jóvenes y no tan jóvenes.
          Escribir esos tuits tan ladinos, vidriosos, ambiguos, buenistas y CALCULADOS, en el mejor de los casos y siendo caritativos, cuando arde Barcelona por un delincuente convicto y confeso como Hasél, le deja en evidencia.
          Saludos cordiales

          1. Es evidente que ha olvidado usted (muy preocupante en un diario responsable) el significado del término “manipulación” (de la información). Se lo recuerdo. Según el Diccionario de la lengua española, de la Real Academia Española:

            Manipular: “intervenir con medios hábiles y, a veces, arteros, en la política, en el mercado, en la información, etc., con distorsión de la verdad o la justicia, y al servicio de intereses particulares.”

            Tergiversar: “Dar una interpretación forzada o errónea a palabras o acontecimientos.”

            Ambos términos se aplican como anillo al dedo al escrito que nos ocupa.
            Saludos

          2. Estimado seguidor: según usted. Para esta web no, en absoluto. Y a las pruebas de los tuits nos remitimos. Pasa con usted lo de siempre: tirar (matar al mensajero para defender lo indefendible cuando se tropieza con la realidad y la verdad. Omella hace tres tuits cuando menos impropios. Si hay manipulación y tergiversación es por parte de Omella, y de nuevo a los tuits nos remitimos y aquí sí que las definiciones se aplican como anillo al dedo. Lo sentimos, pero la realidad y la verdad de Omella, en este penoso caso, así como en su ya larga trayectoria de despropósitos es incuestionable. Aún recordamos la foto de tan piadoso cardenal despanzurado en un sillón junto con alguno de su adláteres viendo por televisión la consagración de Fátima como sin estuviera viendo una película de vaqueros; cafelito incluido. Seguimos esperando de Omella que cese a esos párrocos que cuelgan trapos secesionistas de sus iglesias, que no son suyas, sino de todos los católicos. Seguimos esperando… Pero, claro, lo importante para Omella es soltar unos tuits como los que ha soltado en momento tan concreto, tirando la piedra pero intentando esconder la mano. Y cuando alguien lo denuncia, para usted los malos somos nosotros. Pues no, lo sentimos. Saludos corfdiales

    2. A ustedes los catalanes se les ha olvidado muy pronto esa escena real cuando la liberación de Barcelona, que una mujer joven sale del gentío, se acerca al General Yagüe, le besa las manos en agradecimiento por haberlos salvado del Frente Popular y sus bandas de malhechores a los que ahora el Cardenal este justifica y se alía con ellos (con los herederos políticos de aquellos canallas).
      A ustedes se les ha olvidado muy pronto esta escena y este gesto de esta mujer joven besando las manos del Libertador de la pesadilla monstruosa en que se había convertido la Barcelona de Companys y Vladimir Ouseenko.
      No se preocupe señor Miquel que en el pecado (como alguien ha comentado ya) llevan ustedes la penitencia. Se van ustedes a hartar de catalanismo, se van ustedes a saciar de rojerio, se van ustedes a inflar de islamismo y de cultura LGTB.
      Les va a salir por las orejas todo lo que ustedes, su Cardenal y usted incluidos, han contribuido a crear. Ya algunos lo están viendo, porque al que en esta última semana le han quemado el coche o le han saqueado su tienda, eso ya son un poquito menos separatistas que hace un mes. Pero no se preocupe, va haber «tarta» catalanista y «judeomasonica» para todos, y se van ustedes a hinchar de «tarta», les va a salir por las orejas el «merengue» de tanta tarta . Lo siento solo por los que sin ninguna culpa paguen por la estupidez de otros, pero obviamente no lo voy a sentir ni por usted ni por Cardenal, y cuando las hordas del Frente popular o Estado Islámico, valga la redundancia, led estén rebajando la tráquea como espectáculo público, se van acordar bien acordados de por qué esa escena de salir del público a cogerle y besarle las manos a España.
      En su estupidez se van ustedes a salir con la suya al final y las van a pagar todas juntas, cuando llegue el día que por media lata de atún las mujeres se abran de piernas y digo se abran de piernas y no «bajarse las bragas» porque la ruina será tan grande que no tendrán ni para bragas.
      A disfrutar con el monstruo que han creado y que alimentan cada día, verá que bien cuando todo esto dé la cara en toda su crudeza y realidad.

      1. La respuesta que he dado al señor Kevlar en la tarde de hoy jueves día 25 de febrero de 2021 se aplica perfectamente y en todos sus detalles también a su comentario. Saludos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad