El Caucaso ha vuelto a primera plana… ¿de la mano negra estadounidense?

Las tensiones entre Armenia y Azerbaiyán, con el enclave de Nagorno Karabaj de población íntegramente armenia al fondo, no es nuevo.

En 1988, durante la «perestroika», la entonces autonomía azerbaiyana –poblada en su mayoría por armenios– anunció su intención de escindirse de Azerbaiyán para unirse a  Armenia, lo que el Parlamento de la entonces aún República Socialista de Armenia aprobó ese mismo año, si bien la cosa quedó de momento en nada porque Moscú lo impidió.

El nacionalismo en Azerbaiyán y Armenia continuaron creciendo y en 1992 entre ambas repúblicas, por entonces aún emergentes, estalló una cruenta guerra por el control del rico –en petróleo– enclave de Nagorno Karabaj. Los enfrentamientos duraron tres años causando unos 25.000 muertos. Como resultado, Azerbaiyán perdió el control sobre Nagorno Karabaj y siete distritos adyacentes ocupados por Armenia que los consideraba como su «franja de seguridad» de cara al futuro. Durante la guerra, en Diciembre de 1991, en Karabaj se celebró un referéndum en el cual el 99,89 % de la población se pronunció a favor de la proclamación de constituirse en república independiente, hecho que ninguna nación del mundo ha reconocido aún; ni siquiera Armenia, la más interesada.

En 1994, Azerbaiyán, Armenia y Nagorno Karabaj firmaron un alto el fuego bajo el auspicio de Rusia. Al mismo tiempo, en la Organización para la Seguridad y la Cooperación en Europea (OSCE) se creó el denominado Grupo de Minsk, copresidido por Rusia, Francia y Estados Unidos, para suprvisar el asunto e intentar limar asperezas de cara al futuro en Karabaj cuyos resultados han sido siempre muy escasos pues la tensión continuó hasta hoy día. Según Armenia, porque Nagorno Karabaj había sido excluido del proceso negociador, poco después de la firma de alto el fuego. Según Azerbaiyán porque la solución del conflicto exigía necesariamente la liberación de los territorios (distritos) ocupados, demanda respaldada por varias resoluciones del Consejo de Seguridad de la ONU desde entonces.

Tras varios años de calma relativa, en Abril de 2016 en Nagorno Karabaj se registraron nuevos enfrentamientos conocidos como la «guerra de los cuatro días» con cerca de 300 muertos entre ambos bandos.

De 2016 a 2020 los choques entre los dos países se extendieron a la propia frontera estatal entre Armenia y Azerbaiyán. Durante estos enfrentamientos, que causaron más de 20 muertos en ambos lados del conflicto, las partes emplearon no solo armas ligeras sino también artillería pesada y aviación.

La segunda guerra de Nagorno Karabaj comenzó el 27 de Septiembre de 2020 con bombardeos azerbaiyanos en todo el frente y de Stepanakert, la capital del enclave de Nagorno Karabaj. Las fuerzas azerbaiyanas lograron recuperar cientos de localidades en las regiones controladas por Armenia y tomaron la ciudad de Shushá, cercana a Stepanakert. La guerra, en la que murieron unos 2.800 soldados por cada parte, se prolongó hasta el 10 de Noviembre en que finalizaron las hostilidades gracias a la mediación de Rusia. Como parte del acuerdo, Rusia estableció un pequeño contingente de paz que debía velar por el cumplimiento de los acuerdos alcanzados que, aunque se mantuvo, no evitó que las tensiones permanecieran e incluso aumentaran registrándose numerosos incumplimientos que cada parte, como siempre ocurre, achacó a la otra, incluyendo algunas acciones de cierta envergadura que llegaron a contabilizar hasta dos centenares de muertos entre los dos bandos en liza.

El mayor factor de tensión lo provocó el bloqueo impuesto en Diciembre de 2022 por Azerbaiyán al “corredor de Lachin”, franja de terreno con sus vías que une el enclave de Nagorno Karabaj con Armenia, acusando a Armenia de que lo utilizaba para extraer ilegalmente recursos naturales azerbaiyanos y suministrar armas a la autoproclamada república de Nagorno Karabaj. Armenia acusó a su vez a Azerbaiyán de genocidio, por tratar de matar de hambre a la población karabají y obligarla a abandonar sus hogares.

Ahora, Azerbaiyán rompió las hostilidades con un ataque de corto alcance, pues parece que se ha retirado, que calificó de «acción antiterrorista», causando, al parecer, 25 muertos durante ella.

No cabe duda, pues sólo hay que mirar al mapa, que toda la zona tiene, además de los problemas propios étnicos y religiosos, una importancia vital, pues en ella confluyen intereses de todo tipo, también de importantes fuentes de energía como el petróleo y el gas, así como de parte de Rusia, Turquía e Irán; más por supuesto Georgia. Si a ello le unimos el asunto de Ucrania, es decir, la guerra de EEUU/OTAN contra Rusia en campo ucraniano, no hay que descartar que también intereses de parte de los EEUU, sin duda necesitados de desestabilizar un área que linda con Rusia por el sur y que siempre puede suponer un foco de intranquilidad, inseguridad y distracción para Moscú si se manipula convenientemente.

Al respecto hay que recordar lo que los propios EEUU dijeron en Agosto de 2022 sobre la zona en su documento “Estrategia de País Integrada” (ICS) en el que se establecen las directrices de la política exterior de los EEUU hacia 175 paìses del mundo, entre ellos con respecto a Armenia, aliado natural de Rusia, bien que de un giempo a esta parte dicha amistad venía enfriándose.

El documento parte de la premisa que no esconde de que el objetivo principal es la promoción de los intereses nacionales de Estados Unidos («EEUU no tiene amigos, tiene intereses» John Foster Dules). Deja también claro que el objetivo del gobierno de los Estados Unidos es minimizar la influencia de Rusia en Armenia, maximizando los intereses estadounidenses “El papel de EE. UU. se ha vuelto más importante a medida que aumentan las tensiones regionales tras la invasión de Ucrania por parte de Rusia (…) Fortalecer la capacidad de los socios y aliados para resistir y contrarrestar las operaciones de influencia y desinformación, particularmente de Rusia y la República Popular China; contrarrestar las amenazas estratégicas, convencionales e híbridas de Rusia, la República Popular China, Irán y otros actores estatales y no estatales y las tecnologías disruptivas emergentes que amenazan la seguridad de EE. UU. y Europa en Europa y más allá”. El documento estadounidense muestra su rechazo a la participción de Armenia en la Unión Económica Euroasiática (UEE), ya que sus otros miembros son Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán y Rusia: “La participación de Armenia en la Unión Económica Euroasiática (UEE) puede limitar el comercio con los que no son miembros de la UEE, ya que se ajusta a los estándares de la UEE mal planificados o implementados o impone requisitos de documentación poco claros”. Pero oculta oculta el hecho de que Armenia firmó el 1 de Marzo de 2021 “el Acuerdo de Asociación Integral y Mejorado entre la Unión Europea y Armenia” para mejorar el comercio y otras relaciones con los países europeos. Asimismo, el documento también rechaza la participación de Armenia en la alianza militar de la Organización del Tratado de Seguridad Colectiva ya que sus otros miembros son Armenia, Bielorrusia, Kazajstán, Kirguistán, Rusia y Tayikistán.

En el primer párrafo del documento de ICS sobre Armenia dice que el objetivo de EE. UU. es «promover los intereses estadounidenses ayudando a Armenia a tener éxito como un país seguro, próspero y democrático, en paz con sus vecinos y más integrado con la comunidad euroatlántica». Y establece que la derrota de Armenia en la Guerra de Artsaj de 2020 y las continuas tensiones a lo largo de su frontera “resaltan la importancia del papel de Estados Unidos como copresidente del Grupo de Minsk y otros esfuerzos diplomáticos para mejorar los lazos de Armenia con sus vecinos”. Pero tales declaraciones son engañosas ya que el Grupo de Minsk en realidad ya no existe, excepto en el papel, porque Rusia,  uno de los tres copresidentes como dijimos, no reconoce su viabilidad, y Azerbaiyán rechaza totalmente sus esfuerzos de mediación. Estados Unidos simplemente está utilizando al difunto Grupo de Minsk como una herramienta para contrarrestar las acciones unilaterales de Rusia en el conflicto de Artsaj. La segunda excusa que usa Estados Unidos para entrometerse en las decisiones internas de Armenia es “ayudar a Armenia a normalizar las relaciones con sus vecinos”, es decir, Azerbaiyán y Turquía, pero no Irán. En este punto, las relaciones de Armenia son mucho más críticas con el apoyo de Irán que con los hostiles Azerbaiyán y Turquía.

Así pues, no hay que descartar que lo ocurrido ahora no haya sido provocado por los EEUU que, utilizando a Azerbaiyán, haya querido abrirle a Rusia un «segundo frente» con el que desahogar el ucraniano que tan mal va para Kiev y los EEUU/OTAN, máxime cuando se acercan las nieves invernales en la zona que congelarán la guerra lo que favorece aún más a Rusia.


6 respuestas a «El Caucaso ha vuelto a primera plana… ¿de la mano negra estadounidense?»

  1. Este territorio siempre me ha llamado la atención. Como España hasta hace pocos años, ha resistido el acoso continuado a su fe cristiana. Pese a lo cual, el territorio de la actual Armenia es una decima pate del que fue. En plenos montes del Cáucaso, con una altitud media que ronda los 1.800 metros. Hace frontera, al oeste con Turquía (sarracenos), al norte con Georgia (cristianos), al este con Azerbaiyán e Irán (sarracenos), y al sur con el enclave azerí de Najivechán. Es decir la mayor parte de su frontera es con el expansionista sarraceno.
    País con una extensión de 29.800 km2 y una población de 3.400.000. Fue el primero del mundo (año 301), que adoptó el cristianismo como religión oficial. Los apóstoles, Judas Tadeo y Bartolomé, extendieron el cristianismo en Armenias, entre los años 40 y 60.
    El territorio armenio, fue de los primeros lugares del mundo, donde se asentó la civilización. A partir del año 4.000 a. C. hasta el año 1.000 a.C., las herramientas y las baratijas de cobre, bronce y de hierro sirvieron como forma de comercio con las tierras vecinas.
    El territorio armenio, fue de los primeros lugares del mundo, donde se asentó la civilización humana. A partir del año 4.000 a. C. hasta el año 1.000 a.C., las herramientas y las baratijas de cobre, bronce y de hierro sirvieron como forma de comercio con las tierras vecinas.
    La situación de Armenia entre dos continentes, la expuso a continuas invasiones: asirios, griegos, romanos, bizantinos, árabes, mongoles, persas, otomanos y rusos.
    Durante la hegemonía romana, Armenia gozó de periodos de independencia intermitentes. Con los árabes un principado negociado les mantenía relativamente al margen.
    Del 1.200 al 1.500, Armenia sufrió continuas invasiones de los mongoles y otros pueblos de Asia central que la dejaron maltrecha e indefensa, con lo que fue repartida entre los Imperios otomano y persa durante unos trescientos años.

    Ya en 1828 estalla la guerra ruso-turca. La parte oriental de Armenia es anexionada al Imperio ruso y la parte occidental continuó bajo el Imperio otomano, hasta la finalización de la primera guerra mundial.
    La financiada expansión de las ideas masónico/liberales por toda Europa en la segunda mitad del siglo XIX, hace que surjan los llamados “Jóvenes turcos” (la siembra de Mazzini en la joven Europa; marranos que, en este caso, pasan por sarracenos) que derrocan al sultán Hamid (donde los armenios ya eran considerados ciudadanos de segunda clase con escasos derechos y su cultura era reprimida). Pero lo que venía detrás del sultán era mucho peor y anticristiano…
    Al estallar la primera guerra mundial, Turquía se une a Alemania; enfrentándose al Imperio ruso. El gobierno masón de “los Jóvenes turcos” con el lacayo masón Kemal al frente, generó, como de costumbre, odio anticristiano entre la escoria, en este caso islámica y, so pretexto de que había numerosas unidades militares armenias en el ejército ruso y con la «ayuda» de atentados de bandera falsa, comenzaron un feroz genocidio contra la población armenia, incluso dentro de su propio ejército; acusándolos de traidores.
    Desposeídos de sus bienes, ajusticiados, enviados a trabajos forzados o al desierto, exodo cristiano donde eran objeto de matanzas sistemáticas por los fanáticos sarracenos, abusos a mujeres y niños, muertos de hambre, sed y frio, literalmente. Los barcos donde huían los más afortunados, eran hundidos en alta mar. De los más de dos millones de armenios que huían por sus vidas, apenas sobrevivieron medio millón. La mentirosa por masona historia Turca, nunca lo reconocerá, a pesar de que, como todas sus burdas mentiras, aquello no se olvidará mientras quede un armenio vivo; y hasta un cristiano debería ser. Perdonar pero no olvidar.
    Los jóvenes europeos…, la siembra de logias/mafia de Mazzini en la antigua cristiandad, de acuerdo con Pike en USA, se financiaban y se financian desde la Reserva Federal Rothschild. El NOS/M anti cristiano de siempre. El que controla a los presidentes y parlamentarios USA y de cualquier otro lugar.

    Con la derrota de Alemania y Turquía en la PGM, el Tratado de Sevrés en 1920, autorizó al presidente masón Woodrow Wilson (promotor de la masona Sociedad de Naciones) a diseñar las nuevas fronteras; paripé, papel mojado que sirvió de pretexto a Turquía (el perdedor) para declarar la guerra a Armenia (ganador, victima del perdedor y con tropas entre los ganadores -rusos-), aplastándola de nuevo ante la pasividad del resto de «ganadores». Desde USA se financió a Kemal, como desde la City a los que aplastaron la Vendée; todo, el paripé de siempre.
    Para más inri, después vino la antítesis soviética de los mismos (amos) para continuar torturando e intentando adoctrinar a este pacífico pero tozudo pueblo; que simplemente intenta sobrevivir desde hace siglos sin perder su identidad y su fe. Si antes fue la escoria islámica ahora era la escoria roja. Siempre la escoria odiadora sembrada contra el cristiano.

    Todavía sufre las consecuencias de la economía y corrupción soviética, estando en un proceso de adaptación. En 1998 sufrió Armenia un fuerte terremoto en Spitak que produjo 25.000 muertos y que provocó que medio millón de habitantes se quedará sin hogar.
    Las minas armenias producen cobre, cinc, oro y plomo. La mayor parte de la energía se genera con combustibles importados de Rusia; gas y combustible nuclear para la única planta del país. Pero la principal fuente energética es la hidroeléctrica.
    La mayor parte de los ingresos de Armenia provienen de la talla de diamantes (importados en bruto). Bélgica es el mayor importador de sus diamantes, y una cuarta parte del presupuesto anual armenio proviene de esta actividad. Rusia es el principal país importador/exportador de Armenia, le siguen Bélgica, Estados Unidos e Irán. Su moneda es el dram.
    A lo largo del siglo XXI, Armenia se ha desarrollado de forma espectacular con unos índices de crecimiento de su PIB anuales del 10% y sus tasas de pobreza han disminuido. A inicios de este siglo, su índice de pobreza abarcaba al 50% de su población, diez años después se ha reducido al 25%. Ese crecimiento se ha basado en tener bajos déficits fiscales, poca deuda externa y baja inflación.
    Es un país avanzando, desarrollándose de una forma importante. Es fundamental cara al futuro que busque la estabilidad que sus vecinos le niegan desde hace siglos.

    En política exterior no hay amigos, sino intereses. Pero, cuando se trata de la fe, al cesar que le den.

    Del centro armenio:
    https://www.centroarmenio.com.ar/breve-historia-de-armenia

    Siglo XV – Siglo XIX
    Armenia Otomana y Armenia Oriental
    De esta forma, disuelto el Reino Armenio de Cilicia, los armenios quedaron establecidos únicamente en su territorio mesopotámico originario, que como vimos, había quedado repartido entre el Imperio otomano y el imperio persa.
    Al territorio armenio que quedó bajo dominio otomano se la conoció como Armenia Occidental, y a las regiones bajo la órbita del imperio persa, Armenia Oriental.

    No obstante, debido a su importancia estratégica, la totalidad del territorio de Armenia fue constantemente disputado por ambos imperios, que estaban enfrentados. Entre 1513 y 1737, Ereván cambió de manos catorce veces.
    Varios principados armenios lograron preservar cierta independencia y autonomía. El más significativo entre ellos fue la Federación de Khamsa, en la actual Artsaj o Nagorno-Karabaj, entonces en Armenia Oriental. También, había principados armenios independientes en las regiones de Sasún y Zeytún, en Armenia Occidental.
    No obstante, paulatinamente Armenia Occidental fue anexionada al Imperio Otomano, y Armenia Oriental al Imperio Persa.
    En 1828 a raíz de la guerra ruso-persa, Armenia Oriental pasó de manos de los persas al Imperio Ruso. Los armenios del Imperio Ruso vivieron en una relativa seguridad, a comparación con los armenios otomanos. El contacto con el pensamiento liberal de Rusia y Europa fue uno de los factores del renacimiento cultural armenio del siglo XIX.

    En el Imperio Otomano, los armenios, que sufrían discriminación por parte de las autoridades y eran considerados como ciudadanos de segunda categoría, se beneficiaron inicialmente junto al resto de la población de las medidas de reforma conocidas como Tanzimat. A su vez, en 1863 el gobierno otomano reconoció una constitución armenia especial.
    Sin embargo, estas libertades eran desconocidas fuera de Constantinopla, y la condición de los armenios en Anatolia era insoportable.

    Comenzó a surgir entonces el Movimiento de Liberación Nacional Armenio, que pretendía liberar la patria histórica de Armenia de manos de los rusos y de los otomanos, para restablecer un Estado armenio independiente. Estaba representado principalmente por tres partidos políticos: Partido Social Demócrata Hunchakian; el Partido Armenakan, y la Federación Revolucionaria Armenia, que fue el más influyente de los tres.
    Estas reivindicaciones nacionales comenzaron a ser reprimidas con fuerza en el imperio otomano.

    En 1894 y 1896 durante el gobierno del Sultán Abdul Hamid se llevaron a cabo masacres de armenios con un saldo de 300 mil víctimas., y en 1909, en Adaná, otra masacre de armenios produjo 30 mil muertos.
    Fueron los antecedentes de la página más oscura que llegaría en la historia del pueblo armenio.

    1915 – 1923. Genocidio Armenio
    En 1908, los “Jóvenes Turcos” llegan al poder al derrocar al Sultán Abdul Hamid, con el objeto de modernizar al declinante imperio otomano. Si bien al comienzo se insinuó como un movimiento liberal, pronto tomó mayor influencia el ala ultranacionalista extremo. Así, decidieron poner fin a la Cuestión Armenia, nación que pretendía mayor autonomía e igualdad, con una solución final: el exterminio de los armenios.
    Aprovechando las condiciones políticas creadas por la Primera Guerra Mundial, comenzaron el plan de exterminio el 24 de abril de 1915 ejecutando a cientos de líderes e intelectuales armenios en Constantinopla. En las provincias armenias de Anatolia Oriental, todos los hombres armenios mayores de edad fueron reclutados, desarmados y ejecutados. Mujeres, niños y ancianos fueron deportados al desierto sirio Der-el-Zor; la mayoría de ellos fueron brutalmente asesinados en el camino por soldados turcos o murieron de hambre y agotamiento.
    De esta manera, un millón y medio de armenios fueron víctimas del primer genocidio del siglo XX.

    Los sobrevivientes se refugiaron en países vecinos, y luego fueron emigrando hacia distintas partes del mundo, sentando las bases de la Diáspora Armenia internacional.
    Para el año 1923, los armenios ya habían sido completamente desterrados de la manera más brutal de Armenia Occidental, que así fue ocupada e incorporada con éxito como parte de la recién formada República de Turquía.​

    1918 – 1920. Primera República de Armenia
    Mientras las matanzas de armenios se desarrollaban en el Imperio Otomano, Turquía continuaba su participación en la primera guerra mundial, en alianza con Alemania y el Imperio Austro Húngaro, frente a los Aliados de Inglaterra, Francia y Rusia. Esto provocó la particular situación de que Armenia Occidental, bajo dominio del imperio otomano y con una población estimada de dos millones de personas antes del genocidio, estuviera involucrada en un bando de la guerra, y Armenia Oriental, bajo dominio del imperio ruso y con una población de un millón de armenios, del otro; por lo que en territorios armenios se llevó a cabo uno de los frentes de la Primera Guerra mundial, el que se dio entre el Imperio turco otomano y el imperio ruso, lo que afectaba a la población armenia de ambos lados.

    El ejército ruso, en una serie de operaciones militares exitosas, ocupa varias provincias armenias del Imperio Turco Otomano, ya asolado por el genocidio, y allí creó la “Gobernación Militar de la Armenia Turca”. Muchos sobrevivientes del genocidio regresaron a sus hogares y trataron de reconstruir sus vidas.
    Sin embargo, en 1917 se produce la revolución bolchevique en Rusia y la consecuente guerra civil allí, lo que provoca una apresurada retirada de Rusia de la Primera Guerra Mundial, que implicó no sólo la concesión a Turquía de todos los territorios armenios reconquistados, sino además las provincias de Kars y Ardahán, de Armenia Oriental, y a su vez, dejaba a los armenios de la zona fronteriza del Cáucaso a merced de los turcos, que ya habían acabado con los armenios del Imperio Otomano y ahora tenían una oportunidad para exterminar a todos y ocupar el resto de Armenia Oriental.
    No obstante, el 28 de mayo de 1918, en una gesta heroica, el pueblo armenio derrotó a las tropas turcas en las batallas de Sardarabad, Pashabarán y Gharakilisè, impidiendo la invasión de Ereván y salvaguardando los territorios que quedaban en manos de los armenios.
    Este triunfo salvó a la nación armenia de la aniquilación y permitió restaurar un Estado propio, un parlamentarismo al moderno estilo occidental, hoy conocido como Primera República de Armenia, que duró sólo dos años, de 1918 a 1920, cuando Armenia fue invadida por la Unión de Repúblicas Socialistas Soviéticas URSS.

    1920 – 1991. Armenia Soviética
    A lo largo de los años, la degeneración burocrática del socialismo soviético trajo aparejada pobreza, miseria y el enquistamiento de una casta con privilegios y prácticas corruptas que hasta el día de hoy Armenia intenta erradicar.
    >>>> En la época soviética se dio también la concesión arbitraria del territorio ancestral armenio de Artsaj (Nagorno Karabaj) a Azerbaiyán, en 1922, por parte de Stalin.<<<<
    Disuelta la Unión Soviética en 1991, la disputa por este enclave provocó un conflicto bélico entre Armenia y Azerbaiyán, con una firma de cese de fuego en 1994. En la actualidad, Artsaj funciona como una república autónoma de facto.
    Prácticamente todos sus habitantes son armenios, hablan armenio, y utilizan la moneda armenia, el “tram”.

    Azerbaiyán continúa pretendiendo este territorio armenio, y el conflicto continúa por carriles de negociación, aunque en la zona fronteriza siempre hay una tensión latente.

    1991 – 2019. Actual República de Armenia
    Disuelta la Unión Soviética, Armenia se proclamó una República independiente el 21 de septiembre de 1991.

    1. Da gusto leerle.
      Llevo un tiempo visitando este medio desde las primeras publicaciones y tiene, tanto en contenido como en lectores-comentaristas una calidad dificil de encontrar en esta época de mediocridad e inmediatez. De nuevo agradecido de poder encontrar una luz a la que seguir en estos tiempos oscuros.

  2. Brillante y exhaustiva exposición, que nos ha permitido a muchos, a mí por lo menos, tener información de primera mano, y fiable, sobre la realidad de esa zona del mundo, a los que deseo lo mejor.
    Gracias, muchas gracias.

  3. Interesante… Allí donde están las grandes potencias hay problemas. Felicidades al autor y a los comentaristas. No digo nada más pq, no conozco mucho rl tema. Eso sí les recomiendo leer – si aún lo pueden encontrar – «Comandos en el Caucaso» de Carlos Caballero sobre ciertas unidades de Norcaucasia y Transcaucasia en el ejército del III Reich, interesante sobre todo la parte dedicada al periodo de entreguerras y la represión soviética antes durante y después de 1945.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad