«El charlatán»: el verdadero artículo censurado a Ussía

Confesamos, de entrada, que Ussía nunca ha sido santo de nuestra devoción, pues esa querencia monárquica impenitente que padece, cuando esta monarquía, que no fue la planeada, ha sido el pilar de nuestros males desde hace cuatro décadas, dice poco de él, pero tampoco cabe duda, y en buena lid hay que reconocerlo, que cuando arrea en buena dirección lo hace a las mil maravillas. Como saben, La Razón le ha dado un grosero tirón de orejas y le ha censurado este artículo. Léanlo como homenaje a él y para que Marhuenda quede aún más en evidencia.

Sánchez no se atreve a enfrentarse a una rueda de prensa abierta, libre y sin censuras en las preguntas. Es un timador. El pasado martes habló – mejor escrito, leyó-, durante una hora para no decir nada, y terminada su lectura, un hombre muy respetuoso, le formuló cuatro cariñosas preguntas cuyas respuestas ya tenía preparadas. El periodismo también es culpable. Se confirma, que aprovechando el barullo y la paralización de la ciudadanía en sus encierros domésticos, Sánchez ha ratificado al comunista bolivariano Iglesias en la Comisión del CNI. Me decepcionó que Casado se olvidara de semejante barbaridad. Esa designación supera con creces el calificativo de traición, pero al español confinado esos detallitos no le preocupan, de momento. Si ya quedó mal Sánchez leyendo su homilía y respondiendo a las preguntas elegidas de cuatro amiguetes, ya me dirán lo que hubiese ocurrido si los periodistas que asistieron a la prédica verborreica de Sánchez hubieran sido profesionales libres. -¿Por qué admitió usted que uno de sus vicepresidentes en cuarentena, se sentara a su lado en un Consejo de Ministros? ¿Por qué no tuvo usted la firmeza cívica de obligarle a abandonar la mesa? ¿Relaciona usted el contagio del coronavirus de su esposa y la compañera de Iglesias con la manifestación feminista del 8 de marzo? ¿ Ha leído usted las conclusiones de la OMS y de una buena parte de los dirigentes europeos que consideran una barbaridad haber permitido esa concentración? ¿Fue el vicepresidente Iglesias el que le coaccionó para actuar con tan demostrada irresponsabilidad y cobardía? ¿Sabía ya, cuando autorizó semejante gamberrada infecciosa que pocas horas más tarde declararía el Estado de Alerta? ¿Dónde están esos 200.000 millones de euros de los que usted presume? ¿Ha iniciado su reparto, o está a la espera de reunirlos? ¿Por qué ordenó en su momento, a principios de su mandato, el desmantelamiento del hospital de campaña más avanzado del mundo diseñado y construido por el Cuerpo de Sanidad Militar? ¿Relaciona usted el lamentable contagio de su esposa con su asistencia a la manifestación y los besos que intercambió con la ministra de Igualdad, la gran promotora de la farsa? ¿Confía usted en la creciente mansedumbre de los españoles durante su confinamiento hogareño, o teme que finalizada la cuarentena, actúen judicialmente contra ustedes por su insuperable incompetencia, sus mentiras, sus ocultamientos y sus desvergüenzas en la gobernación de España? ¿Recibió en su momento los informes científicos que le advertían de una propagación masiva del virus si no se adoptaban las medidas necesarias para impedirla? Y por último, señor Sánchez. Como Presidente del Gobierno de una Estado democrático y libre, al menos hasta su llegada al poder, ¿por qué impide la presencia y las preguntas de los periodistas independientes, tal como hicieron sus predecesores, incluido el calamitoso y nefasto Rodríguez-Zapatero? ¿Se trata de una consigna soviética de Podemos? Y perdón, porque la última nunca es la última. ¿Por qué sigue bajándose los pantalones, y posteriormente los calzoncillos, y después de ello mostrándoles el culo a los separatistas catalanes para que le propinen una patada en el trasero de todos los españoles? Gracias, señor, Sánchez. Le deseamos una feliz estancia en su hogar, y una pronta comparecencia, acompañado de su cómplice antiprofiláctico ante el Tribunal Supremo. Creo que haría usted bien en saber que su vicepresidente en cuarentena que se salta la cuarentena, y cuya compañera padece de la pandemia, llevó a la manifestación a una niña de pocos meses de edad, lo cual es de esperar que se le antoje como una imprudencia establecida en los ámbitos del delito contra los menores.

Una hora de cotorra y cuatro preguntas preparadas. Para mí, que el periodismo libre haría bien en sentirse avergonzado. No está España para saberse gobernada por Zipi y Zape, Mortadelo y Filemón o los inspectores de policía de los libros de Tintín, Dupont o Dupond. ¡Qué tediosos y afectados botarates! Le preguntaron en una rueda de prensa libre, en la Casa Blanca, al Presidente de los Estados Unidos Lyndon B. Johnson el motivo de su reafirmación en el cargo de Director del FBI del nada popular J.Edgar Hoover. Y Johnson, que no tenía la respuesta preparada respondió con lozana frescura y sinceridad. «Es mejor tener a ese individuo dentro de mi tienda y meando hacia afuera, que fuera de mi tienda y meando hacia dentro». El problema de los españoles no se soluciona buscando la bondad o maldad de elegir bien el destino de la micción. Los españoles tenemos a dos individuos, socios de Gobierno, que están en la azotea haciendo pis hacia abajo, allá donde nos encontramos todos, y sin boina.

No obstante, uno confía en una reacción ciudadana cuando se abran las puertas de nuestras casas y las voces de la indignación puedan ser oídas. Y las empresas que presumen de periodismo libre, que se lo miren o dejen de enviar a sus profesionales a una representación teatral.


7 respuestas a ««El charlatán»: el verdadero artículo censurado a Ussía»

  1. La Razón y ABC hacen más daño que todos los periódicos y televisiones rojas.
    Y lo mismo hay que decir de la COPE y Trece-Tv
    Además de ser traidores y apóstatas.

    Buen trabajo y gracias por poner ese censurado logro de la España democrática (o lo que sea todo ello)

    1. Estimado seguidor: sí, pero si se analiza lo que ha dicho no cuadra. Marhuenda hace mucho que va hacia donde le llevan, bien que hábilmente. Saludos cordiales

  2. Por mucho que ha dicho Marhuenda en es radio lo que ha dicho, y no falta aquí quien lo recuerde, ¿recuerda también en forma literal la farfolla de lo que dijo? si es así ¡enhorabuena!, el director de La Razón se ha destapado como lo que es: un mediero con ambiciones al servicio de unos a los que les da igual ocho que ochenta con tal de que la caja registradora traquetee alegremente.

  3. El movimiento se demuestra andando, y obras son amores y no buenas razones.
    Jiménez Losantos es en ocasiones un genio, pero un genio que defiende al PP a sabiendas de su injusticia, por tal de asegurarse la publicidad institucional del PP en su cadena de radio, o por el motivo que fuera. Si José Antonio Primo de Rivera, o Eloy Gonzalo (el héroe de Cascorro que en la Guerra de Cuba se presentó voluntario para una acción suicida con una cuerda en la cintura para que luego recuperaran su cuerpo), los que se jugaron la vida en el Alcázar de Toledo, o tantísimos otros incluyendo al responsable de esta página de El Español Digital hubieran hecho lo mismo que él, y hubiera pesado más en ellos el dinero y su situación personal que el patriotismo, nadie se habría jugado la vida por España, José Antonio habría muerto plácidamente en su cama con 80 y pico de años, el Coronel Moscardó lo mismo, y el responsable de esta página dedicaría sus esfuerzos diarios a otras cuestiones que le reportaran algún beneficio en lugar de estar permanentemente en la brecha.
    Marhuenda es el típico que defendía a Rajoy a toda costa, y en esto me recordaba a Antonio Jiménez, el comisario político del PP de la Cadena 13TV, que como buen comisario político que es capaz de tragarse una grúa de obra de esas de 70 metros de altura sin arañarse las garganta lo más mínimo, lo mismo se tiraba un año criticando a Zapatero por subir el IVA del 18% al 19%, y luego cuando Rajoy lo subió al 21% despues de haber estado el PP recogiendo firmas para bajarlo, el amigo Antonio Jiménez defendió la subida, de ese impuesto y de todos los demás, como si no hubiera nunca llevado años defendiendo la bajada de impuestos. Es lo que tiene cuando uno se puede tragar lo que le echen, una grúa de obra, una noria de feria, un poste de teléfonos,… lo que sea. Esta gente de ideología «liberal» que la plebe confunde con el verdadero patriotismo, le hace un daño enorme a la causa de España. Marhuenda es otro igual, es lo que tiene ser «liberal» , su Periódico La Razón, en realidad no es suyo, es de ATRESMEDIA, y entonces ha habido una bajada de pantalones en toda regla, porque estos liberales están acostumbrados a defender a España siempre y cuando ellos saquen algo con ello y su puesto no peligre, es decir al revés que José Antonio, que Franco, que el héroe de Cascorro, que el Coronel Moscardó y tantísimos otros incluido el responsable de esta página web.
    Por eso es tan importante no confundir el peperismo con la España Nacional, y es tan importante que se pudiera romper el monopolio cultural de la anti-España, para que los Alfonsos Ussia (con todos sus defectos consecuencias de 70 años de propaganda «antifascista», es decir, comunista y masónica) puedan publicar en libertad sin depender de los Marhuendas de turno.

    1. Coincido plenamente con su comentario de principio a fin. El enemigo de España, de su unidad, de su identidad y de su suprema realidad, no es solo el moderno marxismo cultural y comunista, lo es también la democracia liberal, el «centrismo moderado», los «piji progres democrátas maricomplejines» y por supuesto también los indiferentes.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*