El Col. Pedro Pascual San José, otro más en la ya larga lista de cobardes

Col. Pedro Pascual San José

Se celebró en Valladolid el 375º aniversario de la fundación del Regimiento de Caballería Farnesio, el más antiguo del mundo; ahí es nada. Y con tan fausto motivo, se llevaron a cabo una serie de actos, entre ellos una parada militar del Regimiento a la que asistió el rey, Felipe VI (a) «El Pasmao». Actos, como es natural, dirigidos por su jefe, el Col. Pedro Pascual San José.

Pues bien. Entre otras cosas, se publicó un vídeo propagandístico, que insertamos al final, loando las hazañas de tan distinguida unidad y… lo de siempre desde hace unos años, ya demasiados, otra muestra más de la cobardía de nuestros funcionarios de uniforme, de su infamia, de su penosa condición, en este caso del Col. Pedro Pascual San José, que ha tragado con que en tal vídeo se omita el patriotismo, valor y heroicidad del Regimiento entre 1936 y 1939.

Es llamativo que se diga al principio que no ha habido guerra o conflicto bélico en el que desde su fundación y en defensa de España no haya participado el Farnesio, pero que en tal relación, que la voz en off hace pormenorizada, haya un salto monumental desde la Camapaña de Marruecos hasta…, sí, hasta su participación en las misiones en el exterior, que como saben comenzaron en 1989. Un vacío así no se puede tolerar. Un insulto así al valor, la entrega, incluso de la vida, de tantos, no se puede tragar. Es escupir sobre la memoria y el valor de todos aquellos que, formando parte del Farnesio, lo dieron todo en la que ha sido, hasta el momento, la mayor ocasión que han visto los siglos, aquella de la defensa de Dios y España frente a la revolución atea, marxista y sovietizante de aquel infausto Frente Popular vendido, y por ello traidos, a una potencia extranjera. Vaya miércoles que es el Col. Pedro Pascual San José que ha permitido un vídeo con tal laguna, que no ha piado y que no le ha puesto al impresentable del JEME, el Gral. Amador Enseñat Berea, el cargo encima de la mesa, con un par, si tal cosa no se corregía.

1938. El Farnesio realiza la última carga de la Caballería espñola

Para que sepan ustedes qué hizo el Farnesio por Dios y por España, insertamos a continuación una muy breve reseña –en la que destaca algo único en nuestra historia militar pues fue él quien realizó la última carga de la Caballería española en aquellas gloriosas jornadas del Alfambra que terminaron con la llegada al mar por Vinaroz de las tropas nacionales–, con la que queremos honrar a los que en él dieron su vida por Dios y por España, gracias a los cuales, mandos y soldados, se salvó nuestra Patria y gozó de décadas de unidad, paz, justicia y prosperidad, a los que cobardes como el Col.  Pedro Pascual San José les deben todo, muy posiblemente hasta la vida.

PD.- Echen un vistazo en el vídeo a las féminas que aparecen en distintos momentos y comprobaran qué ridículas, qué nulo porte militar, qué pena.

El Farnesio en nuestra Cruzada de Liberación o guerra civil o contienda 1936-39

El 18 de julio de 1936, el comienzo de la Guerra Civil sorprende al Regimiento Cazadores de Farnesio, 10º de Caballería en Valladolid, donde contribuye al éxito de la sublevación dirigida por el general Franco. De inmediato, el Regimiento comienza a enviar escuadrones para integrarse en distintas columnas, así como a organizar escuadrones de refresco, hasta un total de 27. Entre julio y agosto de 1936, el 4º Escuadrón más una sección de ametralladoras participa en las operaciones de conquista del Alto del León, en Segovia, por lo que son recompensados con la Medalla Militar Colectiva.

El Col. Monasterio, emblemático jefe del Farnesio durante la guerra
La última carga de la Caballería española

Hasta finales de año, hasta once escuadrones participan en distintas operaciones de combate en la provincia de Ávila para la unión del Ejército del Centro con el del Sur, así como en la Sierra de Guadarrama, Toledo y Madrid. El 11 de febrero de 1937, un grupo formado por los escuadrones 1º y 4º más una sección de ametralladoras participa en la batalla del Jarama, siendo recompensados con la Medalla Militar Colectiva. Escuadrones de Farnesio toman parte en julio de 1937 en la batalla de Brunete, y formando parte de la División de Caballería del General Monasterio, operan en Aragón. En Extremadura y Guadalajara, se desplegarán en este año unidades del Farnesio (escuadrones 2,º 3º, 6º, 12º, 14º y 15º).

El Regimiento Farnesio toma parte en la rotura del frente del Ebro en Alfambra, asistiendo a la última carga a caballo dada por la Caballería española en enero de 1938, y continuando posteriormente hasta llegar al mar Mediterráneo. En ese mismo año, se constituye una Agrupación de Caballería del Ejército del Centro, desplegada en la Sierra de Guadarrama, y que estará formada por los escuadrones 9º, 10º, 11º, 17º y 19º de Farnesio. En 1939, tras concluir la guerra en Cataluña, los escuadrones del Regimiento Farnesio de la División de Caballería pasan al f-rente de Ávila, donde reciben el final de la guerra.


5 respuestas a «El Col. Pedro Pascual San José, otro más en la ya larga lista de cobardes»

  1. La actitud del ejército, con minúsculas, y de muchos altos mandos es especialmente ruin y despreciable por cuanto que son los garantes constitucionales de la defensa del Pueblo y de la unidad de la Patria y, lejos de llevar a cabo tan alta misión, se han alineado de forma vil, cobarde, indigna, mercenaria, inmunda y traidora con un desgobierno mafioso de canallas miserables y antiespañoles.

  2. ¡Tres mil jinetes cabalgando al unísono por la meseta de Singra! Ahí es nada. Digna última carga de la Caballería Española; y puede que de la del mundo. Tan exitosa que sólo tuvo tres bajas ¡por caída de caballo las tres!
    Pero antes se habia producido la carga ¡de pecho petral! por la sección al mando del teniente Sanlinós. Fue brutal, se abalanzó contra armas automáticas y blindados, tuvo un 70% de bajas, de ellas 12 muertos, y muchos muchos caballos se perdieron, pero del éxito de la carga, los que la sufrieron son los que mejor y más autorizadamente lo proclaman. De hecho, la carga absolutamente sorpresiva y prueba, una más, del genio y la bravura española en el campo de batalla, detuvo la ofensiva de toda una división roja dotada de los medios más modernos de entonces. Los rojos, dicen ellos, empezaron por escuchar como un tronar que hacía temblar la tierra instantes anfes de que una masa a caballo les cayera encima, sable en mano descabezando enemigos. No es cuento, ocurrió, pero a los cobardes miserables les da lo mismo, a los putos cipayos les basta con el pienso.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad