El confinamiento: el mayor recorte de libertades de nuestra historia democrática

Este artículo debe empezar aclarando a qué me refiero con confinamiento. Uso esta palabra para hablar de la situación que existe en España desde el 15 de Marzo, en la que por lo general no podemos salir de nuestras viviendas. Ahora mismo no es que se permita salir de casa con excepciones, sino al revés: se prohíbe salir salvo si está justificado por una corta lista de motivos (principalmente ir a trabajar y a hacer la compra).

Este artículo no trata el cierre de bares, tiendas ‘no esenciales’ y otras medidas tomadas por el gobierno. Cuando digo que estoy contra el confinamiento me refiero a la prohibición mencionada en el párrafo anterior, no a estas otras medidas (las cuales pueden ser correctas o no, pero en cualquier caso requieren ser tratadas por separado).

La prohibición de salir de casa, además de atentar contra el sentido común (¿cómo voy a contagiar a alguien paseando por el campo?), carecía de evidencia científica en el momento en que se tomó. En este artículo muestro dos estudios, coincidiendo en que la prohibición general de salir a la calle no tiene fundamento y más bien es contraproducente. Además, uno de los estudios se publicó unas dos semanas antes de que el gobierno decretase el confinamiento.

No podemos responsabilizar exclusivamente al gobierno central, porque entre los gobiernos autonómicos la medida apenas ha generado protestas y alguno de ellos incluso se opone aún a que los niños salgan a la calle. Pero en el contexto actual el gobierno central tiene un poder casi absoluto. Por eso, si alguien del gobierno me lee, le invito a que por favor reflexione y corrija esta situación.

El confinamiento es el mayor recorte de libertades de nuestra historia democrática. Sólo estaría justificado si tuviésemos la certeza de que va a evitar una catástrofe sanitaria. Pero la situación actual es la contraria: hay motivos para creer que el confinamiento causa más contagios y más muertes de las que habría si nos permitiesen salir.

Ahora veamos los resultados de los estudios.

Coronavirus en Japón

El estudio se llama Closed environments facilitate secondary transmission of coronavirus disease 2019 (COVID-19). Código DOI: 10.1101/2020.02.28.20029272

Si sabes inglés el título lo ha dicho todo. El estudio analiza 110 contagios en 11 clústeres: cuatro en Tokio y siete en otras prefecturas. Es necesario mencionar que en Enero-Febrero, cuando se produjeron estos contagios, Japón hacía lo que podemos considerar vida normal. Karaokes abiertos, libertad de movimiento, etc.

El dato clave:

«La probabilidad de que un caso primario transmitiese Covid-19 en un entorno cerrado era 18.7 veces mayor comparado con un entorno al aire libre»

El intervalo de confianza (95% de probabilidad) va desde 6 a 59. Es decir: si alguien estaba contagiado de coronavirus, las probabilidades de que infectase a otra persona en un entorno cerrado eran entre 6 y 59 veces mayores que al aire libre.

Coronavirus en China

El artículo se titula Indoor transmission of SARS-CoV-2. Código DOI: 10.1101/2020.04.04.20053058

El estudio analizó 318 brotes de coronavirus en los que tres o más personas resultasen infectadas. Los contagios tuvieron lugar entre el 4 de Enero y el 11 de Febrero. Los confinamientos sólo se impusieron fuera de Hubei a principios de Febrero, por lo que la mayoría de los contagios debió tener lugar mientras transcurría la vida normal de los chinos: abrazos, apretones de manos, y otros comportamientos que ahora consideramos ‘de alto riesgo’.

Para no aburrir al lector iré a la parte clave, como dice la sección de conclusiones:

‘Todos los brotes identificados con tres o más casos ocurrieron en un entorno cerrado [indoor environment]’

Los autores enfatizan:

‘Sólo identificamos un brote en un entorno al aire libre, que implicó dos casos’

Quisiera terminar la sección de China mencionando que tanto en este país como en Japón es común ver a la gente por la calle con mascarilla. Pero no la usa un 100% de la población, ni mucho menos. Y gran parte de los contagios analizados en estos estudios tuvo lugar en Enero, antes de que el público fuese consciente de la amenaza del virus y cuando por tanto había menos gente usando mascarilla. Si la transmisión del virus al aire libre fuese fácil, veríamos que el segmento de la población que no usa mascarillas se contagia. En cambio, lo que vemos es que simplemente hay muy pocos contagios al aire libre.

De todas formas, si el precio de acabar con el confinamiento es tener que llevar una mascarilla o tapabocas cuando te encuentres en zonas habitadas… lo firmo ahora mismo.

Coronavirus en el mundo occidental

En esta sección no voy a citar ningún estudio científico. Lo que quiero remarcar es que España es el único país occidental que prohíbe salir de casa. Incluso Italia, que tiene unas medidas muy estrictas, permite salir a pasear o hacer deporte (creo que sólo está prohibido en Lombardía). En muchos casos también se permiten las reuniones: en Dinamarca hasta diez personas, en Austria y Suiza hasta cinco personas, etc. Y lógicamente, se permite salir no solo de forma individual sino con las personas que vivan contigo. Dicho esto, hay una gran variación entre el tipo de salidas que permiten los distintos países y regiones. Algunos permiten salir de casa para hacer ejercicio pero interpretan esta norma de forma restrictiva. Por ejemplo, en California te pueden multar por ir a la playa para ver la puesta de sol.

Entiendo que tal vez las medidas de Suecia no se puedan implementar aquí. ¿Pero tan distintos somos de los italianos? ¿O de los franceses? ¿O los portugueses?

Google ha publicado datos de movilidad para muchos países y regiones, y no hay duda: los españoles estamos cumpliendo con el confinamiento. Aquí voy a mostrar un par de resultados de la categoría de movimiento que más se vería afectada en el caso de que se eliminase el confinamiento: el uso de espacios públicos como parques, playas y similar.

Aquí están los resultados para España. El colapso en torno al 15 de marzo es obvio.

Ahora veamos los datos de Alemania, que decretó el cierre de negocios y prohibición de reuniones el 22 de Marzo. Este país tiene unas medidas de rigor intermedio: no están abiertas la mayoría de las tiendas, a diferencia de por ejemplo Países Bajos, y sólo puede haber ‘reuniones’ de dos personas (excluyendo gente que viva en el mismo hogar). Por otro lado, hay libertad de movimiento: la policía no te va a interrogar si te encuentran sentado en un banco.

No parece que su afición por los parques haya causado demasiados problemas a los alemanes. De hecho, a pesar de haber decretado el ‘cierre’ una semana más tarde que España, ya están empezando la reapertura: este Lunes 20 de Abril reabren las tiendas de hasta 800 metros cuadrados, a principios de Mayo reabren los colegios, y así con varias categorías. (Me parece alucinante que aquí ya se haya dado por perdido el curso escolar).

En la última semana hemos visto cada vez con más fuerza peticiones para que el gobierno deje salir a los niños. Me parece loable, pero pregunto, ¿por qué sólo los niños? El confinamiento debería terminar ahora mismo para todos nosotros. Lo que dicen el sentido común y la ciencia se ve confirmado por la experiencia de países de nuestro entorno. Todos ellos permiten el uso de la calle como espacio público, y en general también permiten el uso de playas, parques, etc.

Y a prácticamente todos les va mejor que a nostros en la lucha contra el virus.

Conclusiones

En situaciones normales del día a día es casi imposible contagiarse de coronavirus al aire libre. Por supuesto un evento masificado, como el famoso partido Atalanta-Valencia, podría tener ese efecto. La solución obvia es o bien prohibir eventos que superen cierto número de personas, o bien requerir para ellos medidas especiales (mascarillas, guantes, etc). Pero no hay base científica para restringir otro tipo de actividades al aire libre.

De hecho es justo lo contrario. Imagina que un miembro de una familia se contagia con el coronavirus. Cada minuto que esa persona pasa en casa es un minuto en el que puede infectar al resto de miembros, si ellos también se encuentran confinados. En cambio, con la libre circulación de personas el tiempo que pasen juntos en casa será mucho menor. Incluso si el infectado va acompañado de su familia cuando sale de paseo, es mucho menos probable que les contagie el virus estando al aire libre. Y eso sin considerar los beneficios generales de salir de casa.

El confinamiento no es sólo inútil. Es contraproducente.

Para Disidentia


Una respuesta a «El confinamiento: el mayor recorte de libertades de nuestra historia democrática»

  1. Interesante estudio y conclusiones.
    El Gobierno de España está reaccionando de forma tan absurda por dos razones: La primera es por la incompetencia de sus miembros, cuya preparación para los cargos que ocupan es nula.
    Sólo serviría para vender boletos en una tómbola de feria.
    La segunda es el complejo y miedo que les atenaza, sabiéndose responsables de que la decisión ideológica de haber mantenido -y promovido- la manifestación feminista del 8M (y todas las demás permitidas para no suspender esta) son la principal causa de los demoledores efectos de la pandemia en España.
    Miedo e incompetencia, una mezcla letal para tomar decisiones en momentos de peligro.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*