El coste de cargarse la mili

Algún día alguien escribirá con detalle la lacerante historia de cómo Jordi Pujol i Soley, separatista obsesivo y caco profesional, le tomó el pelo al establishment oficial español con su supuesto perfil de «hombre de Estado».

Pujol viajaba a Madrid, carraspeaba teatralmente, soltaba dos simplezas bastante obvias con su aspecto de sabio Yoda de «Star Wars»… y la prensa nacional, PSOE y PP se quedaban arrobados ante tan constructivo y fiable personaje. En realidad todo era una pantomima, una coña. El «hombre de Estado» estaba tejiendo a ojos vista lo que luego se llamaría el procés. Sin embargo, hasta la miope prensa de derechas madrileña le otorgaba premios por su extraordinaria contribución a la estabilidad.

En sus encuentros con mandatarios extranjeros, ese mismo Pujol no se privaba de comentarles que algún día él vería una Cataluña independiente, pues el tiempo corría a su favor. A alguno de esos interlocutores incluso le planteó esta pregunta: ¿Qué es lo primero en que usted nota que está en un país extranjero? Y él mismo respondía: en que cambian el idioma y la policía. No bromeaba. Eso es a lo que se aplicó, a «hacer país», de ahí su urgencia por contar con una policía propia y por lanzar un programa inmersión a favor del catalán (persiguiendo al español en la escuela y hasta en los rótulos).

Una cosa que molestaba al taimado e inteligente Pujol era el servicio militar obligatorio. Era consciente de que fomentaba la unidad nacional y la identificación de los jóvenes con España como patria común. Así que le exigió a Aznar la supresión de la mili como una de las condiciones en el famoso Pacto del Majestic de 1996. El PP dijo que sí, con la condición de que les diese tiempo para preparar la transición a un ejército profesional. Pero al final cumplió: «Señores, se acabó la mili», se proclamó en el consejo de ministros del 9 de marzo de 2001. Aquel día se dio otro pasito para ir deshilachando España.

En la mili se perdía bastante el tiempo (y lo puedo decir de primera mano, porque me la zampé entera). Pero tenía dos cosas muy buenas: era el único lugar donde convivían personas de todas las clases sociales y de todos los puntos de España. El nacionalismo se cura viajando. La mili te obligaba a vivir en otras tierras. Podías descubrir incluso que Cataluña y el País Vasco no son el paraíso de los elfos, que existe buena vida más allá de sus lindes.

El «pacto del hotel Majestic»

En Francia, la argamasa de los valores nacionales está perdiendo agarre, en parte por el estrepitoso fracaso en la integración de los musulmanes, muchos aislados en sus guetos y en las antípodas de los valores republicanos del país. Macron lo sabe y le preocupa. Como una manera de paliarlo se le ocurrió crear el Servicio Nacional General, una especie de mili civil de cuatro semanas. Ahora la pretende hacer obligatoria para todos los jóvenes galos de entre 15 y 17 años. Se trata de una mezcla de campamento de verano, donde se iza la bandera nacional cada mañana; labores de asistencia social y clases de valores y civismo. Desde 2019 es optativo. Pero ha pinchado: solo se anotan 32.000 de los 800.000 adolescentes franceses. Los sindicatos de estudiantes y la izquierda han puesto además el grito en el cielo ante la intención de hacerlo obligatorio.

El fracaso de esta seudo mili francesa muestra tres cosas: un hedonismo creciente en Occidente, un compromiso patriótico menguante y que la izquierda, como ocurre en España de manera dramática, se ha convertido en un agente disolvente de la nación y sus nexos comunes.

Pujol sabía lo que se hacía cuando colocó cargas de profundidad en los cimientos de España. Hoy resulta muy difícil desactivarlas. Y más con un PSOE que ya es nacionalista y con un PP más centrado en ver quién baja un céntimo más el IVA del pollo que en buscar fórmulas para salvaguardar la unidad del país.

Para El Debate


5 respuestas a «El coste de cargarse la mili»

  1. El Servicio militar obligatorio fue arrumbado por Aznar y su alegre e inútil ministro Trillo y lo hizo NO por imposición del enano que no quería hablar español, sino por propia convicción, pensaba que con la suspensión de la Mili obtendría millones de votos de esa banda de flojos que llamamos juventud.
    Con la suspensión de la Mili se seguía el camino emprendido por el sistema de desnaturalizar España por se el sencillo método de partirla en porciones estancas e impedir que los unos conocieran a los otros, fomentando el tribalismo aldeano que destruye el sentimiento de pertenencia a un ente superior llamado patria y sustituyéndolo por ese sentimiento cateto y garrulo de ser del pueblo y de la autonomía, no de España.
    De la misma manera que Aznar y Gallardon se cargaron el Museo del Ejercito, único museo que había de la historia de España y sus increíbles hazañas, ese mismo sujeto que condeno el Alzamiento del 18 de Julio y los españoles que supuestamente sienten el patriotismo se tragaron estas miasmas porque quien las hacia «era de derechas» era un fulano que intentaba sustituir el patriotismo nacional por el patriotismo constitucional, sustituyendo España por la Constitución, pero que como era un presidente del PP, pues todos contentos.
    La destrucción de la cohesión nacional y del patriotismo no ha sido un trabajo de meses sino de años y la supresión del Servicio militar una de sus herramientas.

    1. Totalmente de acuerdo con Vd. esa es la realidad de España hoy. Una juventud ajena a la defensa de la Patria.
      La juventud de hoy no tiene alicientes solo botellón, móvil, redes sociales, incultura generalizada, falta de buena educación y maneras etc ……
      Salvo excepciones, claro está

  2. A los títeres presidenciales y sus acólitos les vienen imponiendo el federalismo europeo desde la logia escocesa y la francmasonería francesa, por eso las soberanías nacionales europeas son un estorbo que balcanizar. El año pasado se tocó este tema en profundidad y precisamente comenté la causa de la capitulación del servicio militar para la segunda transición masónica de la constitución española. Pueden hacer lo que les de la gana con los españoles al estar durmiendo en los laureles con memoria de pez. Nos vienen anunciando el euro digital, que será el mayor robo imponiendo el control social importado de china, fagocitando lo poco que queda de las soberanías nacionales europeas sustituidas por colonias. Evidentemente para intentar que no caiga el dólar, pero es inevitable su caída, el territorio europeo es una colonia de los intereses de los dueños de la FED.

    Saludos cordiales

  3. Le debemos a Aznar su desaparición.
    Él sabrá porqué…
    Fue incapaz de conservar una mínima formación militar, como hubieran sido los tres meses de CIR, por ejemplo, en donde el recluta dejo de serlo, para pasar a ser soldado, cuando Jura la Bandera Nacional.
    Ello ha supuesto, además, la pérdida de la visión de ser español, de coonvivir con personas de otras regiones y otros mundos, muvchas veces en condiciones sociales más desfavorables, que te hacern hermanar con esos compatriotas, con quienes es más lo que nos une que lo que nos separa.
    Una gran pérdida para nuestra Patria.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad