El crepúsculo rojo sangre de Occidente

Occidente rechaza rabiosamente a Rusia… y así la empuja hacia los brazos de China. Culturalmente distantes entre sí, la Federación Rusa y la República Popular China tienen sin embargo la misma experiencia en cuanto a la relación con su adversario. Ambos Estados han sido víctimas de la estrategia occidental del “divide y vencerás”.

Invitado por el presidente de la República Popular China, Xi Jinping, el presidente de la Federación Rusa, Vladimir Putin, efectuó una visita de Estado en China. No se trata de un acto meramente formal sino de un nuevo paso en el fortalecimiento de las relaciones económicas, políticas y militares entre los dos países.

China produce la tercera parte de los bienes manufacturados de todo el mundo –más que Estados Unidos, Alemania, Japón, corea del Sur y el Reino Unido juntos. Rusia, a pesar del sabotaje militar de Estados Unidos y la OTAN que inutilizó el mayor gasoducto del mundo –Nord Stream y Nord Stream 2–, que llevaba el gas natural ruso hasta Europa occidental, y también a pesar de las sanciones que la Unión Europea le impuso, suministra cada vez más gas y más petróleo a China e importa desde ese país los productos industriales que antes importaba de Europa.

El fortalecimiento de las relaciones entre Rusia y China es parte del fortalecimiento de los BRICS. Esta organización intergubernamental –iniciada por Brasil, Rusia, la India, China y Sudáfrica– se ha ampliado con la incorporación de Arabia Saudita, Irán, Egipto, Etiopía y Emiratos Árabes Unidos. Y ya hay nuevos aspirantes a entrar en el grupo BRICS, presidido este año por Rusia, grupo de países deseosos de establecer un orden mundial multipolar como alternativa al orden unipolar de Occidente.

Empeñado en mantener a cualquier precio su predominio en un mundo en plena transición, Occidente recurre a la guerra en un vasto escenario que va desde Europa hasta el Medio Oriente y Asia Central. En el discurso que pronunció en el desfile militar del 9 de mayo, en ocasión del 79º aniversario de la Victoria en la Gran Guerra Patria de 1941-1945 contra la Alemania nazi, el presidente Vladimir Putin describe la situación de la siguiente manera:

«Alimentar sentimientos revanchistas, burlarse de la Historia y tratar de justificar a los actuales adeptos del nazismo es parte de la política común de las élites occidentales para alimentar los conflictos regionales, las luchas interétnicas e interreligiosas y para contener los centros soberanos e independientes del desarrollo mundial.»

Para Grandangolo y TV Byoblu


Una respuesta a «El crepúsculo rojo sangre de Occidente»

  1. El mayor error de EEUU, después de la disolución de la Unión Soviética, ha consistido en negarse a aceptar a Rusia como una nación amiga del mundo occidental y seguir considerándola como una potencia militar hostil que representa una amenaza existencial para EEUU. Si Rusia hubiese sido admitida en las organizaciones del mundo occidental (Grupo de los 7. OTAN, etc.) el escenario internacional sería completamente distinto porque China se vería aislada (al no contar con la amistad de Rusia) y rodeada de naciones enemigas (como Japón, Corea del Sur, Filipinas, Vietnam, Australia, etc.). El régimen comunista que existe en la República Popular de China no duraría mucho tiempo si ese país fuera sometido al bloqueo marítimo de sus importaciones de petróleo, que son vitales para el funcionamiento de sus industrias; eso produciría desempleo, manifestaciones de la población china contra su Gobierno y la petición de un cambio de régimen.
    Un mundo en el que las tres grandes potencias nucleares (EEUU, Rusia y China) estuvieran de acuerdo en las grandes cuestiones de política internacional sería mucho más seguro que el actual. Al mimo tiempo, EEUU debería ofrecer a los paises de Iberoamérica (es decir a los paises hispano-hablantes y a Brasil) una asociación económica con el resto de los paises occidentales de tal forma que las poblaciones de esos paises tuvieran esperanza en un futuro con mejores condiciones de vida.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad