El desembarco de Normandía a 80 años vista: que no nos engañen

No sé cuándo se publicará esto, pero lo escribo el 4 de junio de 2024, a dos días de que se cumplan 80 años del fatídico 6 de junio de 1944.

El día 6 de Junio de 1944, cumpliendo las exigencias de Stalin de que se abriera un frente en Europa que aliviara su situación en el Frente del Este, la suma de las flotas inglesa y norteamericana, con innumerables barcos de transporte de todas las clases, aprovechando la niebla consiguieron atravesar el canal, e iniciar el desembarco en las costas francesas de Normandía, entre Cherburgo y Arromanches.

3000 aviones angloamericanos protegieron a una inmensa flotilla de planeadores que arrojó veinte mil hombres a retaguardia de las líneas alemanas.

Los Aliados utilizaron, en total, en esa operación, que llamaron Overlof,

13.000 aviones, 4.300 naves de transporte y de guerra, 2.000 planeadores y 91 divisiones.

A pesar de su inferioridad numérica, y de que los angloamericanos dominaban los cielos prácticamente sin oposición, las tropas de von Rundstedt consiguieron lanzar un contraataque devastador y hacer retroceder a los ingleses hacia la playa. Sin embargo la constante llegada de refuerzos procedentes de Inglaterra, y el uso masivo de la aviación, logró consolidar la cabeza de puente.

Lo que quedaba de la flota submarina alemana se lanzó a una batalla desigual y suicida contra la fuerza combinada de las dos mayores flotas de guerra del mundo, a pesar de lo cual aquellos valientes de los U-boote lograron hundir a más de trescientos barcos cargados de tropas y material, hasta agotar sus torpedos.

La Luftwaffe lanzó sus últimas reservas al combate, su principal dificultad no fue la escasez de aparatos ni de pilotos capaces y bien entrenados, sino la falta de combustible para hacerlos volar.

300.000 soldados de la Wehrmacht hicieron frente a más de 1.500.000 soldados aliados de más de 16 países, -incluidos rojos españoles huidos de España al finalizar la guerra civil para no tener que responder de sus crímenes-, que recibían apoyo aéreo, refuerzos y suministros constantemente. Por apenas una semana las V1 no estaban listas, de haberlo estado posiblemente el desembarco habría sido rechazado.

Sólo el día del desembarco cerca de 20.000 civiles franceses fueron asesinados por los bombardeos de la aviación aliada. Como ya hiciera el

Duque de Wellington en España en la Guerra de la Independencia, como nuestro “aliado”, objetivos de la aviación y la artillería aliada eran las fábricas francesas, con el mismo propósito que Wellington en España, descapitalizar de industria a Francia para favorecer así la industria inglesa y norteamericana. A pesar de las campañas de lavado de cerebro, la población francesa  de  la  zona  de  Normandía  es tremendamente crítica con la actuación aliada en la zona, otra cosa es que esa crítica nunca salga en televisión, porque no contribuye al relato oficial.

Este 6 de junio se dirán muchas cosas, para justificar cómo una vez más, Gran Bretaña y los Estados Unidos de América llevaron la guerra a Europa para evitar que la nueva Alemania y sus aliados en todo el continente, pudieran crear un mundo mejor, libre tanto del comunismo como de la especulación de la alta finanza internacional. Los angloamericanos buscaron aquella guerra con el pretexto de la libertad de Polonia (que luego, cuando ya tenían lo que querían que era la destrucción de la nueva Alemania que simbolizaba el Nuevo orden, sin capitalismo ni comunismo, quedó dentro del Telón de acero), a la que azuzaron una y otra vez para que agrediera a la población alemana y provocar así una reacción de Alemania, como ahora buscan la guerra contra Rusia con el pretexto de Ucrania.

Lo estamos viendo cómo han arrastrado a Ucrania a la guerra y como están alargando la guerra, que sin la actuación angloamericana no sólo no habría estallado sino que hace tiempo que habría terminado, buscando que ésta escale y que todas las naciones de Europa se vean arrastradas a la guerra, donde los que mueven los hilos desde Londres y Nueva York, hagan caja y recojan beneficios, a costa de la devastación de las naciones de Europa en una nueva guerra mundial.

Como digo, se dirán muchas cosas, pero lo que no se dirá es que si los soldados aliados hubieran podido ver para lo que iba a servir su desembarco, muy posiblemente se habrían cambiado de bando y se habrían atrincherado junto a los alemanes para defender la Civilización Occidental y la Europa Cristiana.

Al margen de la propaganda hay un dato objetivo: aquel desembarco supuso un punto de inflexión para destruir a la Europa Cristiana y sustituirla por la Europa que los que han tenido estómago han podido ver en los últimos años en Eurovisión.

Aunque la mayoría de los soldados aliados no lo sabían, con la perspectiva de los años que han transcurrido desde entonces, es un dato objetivo que el desembarco tenía la finalidad no confesada de sus autores intelectuales de destruir y declarar luego ilegal esta juventud y esta concepción de la sociedad:

 

 

BERLIN EHNRENMAL MEMORIAL

Para una vez aniquilada, sustituirla por esta otra que es la actualmente imperante:

 

 

 

Ya quedan pocos veteranos, pero cuando saquen a los pocos que quedan con sus boinas, y los ponderen tanto, sepan que a ellos y a su estupidez les debemos la destrucción de Occidente y de la Europa Cristiana.

Y si no se lo creen miren a su alrededor, a la realidad nos remitimos. Todo lo demás, son cuentos para engañar a los tontos.


17 respuestas a «El desembarco de Normandía a 80 años vista: que no nos engañen»

  1. En 1648, trás la Primera Guerra de los 30 años, murió la Cristiandad. La sustituyó Europa.
    En 1945, trás la Segunda Guerra de los 30 años (1914-1945) , murió Europa. La sustituyó Sionia Oriental, colonia de la Sionia Occidental que manda Sión desde Manhattan y su brazo armado enclavado en la Palestina Ocupada.
    Lo que mañana irán a votar muchos es eso: el reparto de Sionia entre sionistas verdes, rojos, azules, rosas, pistachos, caquis, multicolores y hasta, desgraciadamente, pretenciosos «mahones» (aunque no lo sepan, como tampoco saben los masones de grado ínfimo que son masones).

    1. La sinagoga central donde se dirige a este mundo no se encuentra en Manhatan sino en Brooklyn, es la sinagoga de la «Jabad Lubavitch» cuyo jefe es Netanyahu, su inspirador y difunto, el rebbe Schneerson y sus secuaces, Trump, su yerno Kushner, Zelenski, Putin, ELon Musk, entre otros y el recién convertido y muy libertario y de extrama derecha, Javierito Milei, amigo y muy amigo del sionista Abascal.
      La sinagoga de la Jabad se encuentra en Brooklyn junto al campus de la sede mundial de la Trilateral y del movimiento Technocracy, Inc; la universidad de Columbia.
      Eres, don Jaime Tralle un extraordinario POETA … mi reconocimiento.

      Respecto al Desembarco de Normandie, en 1964 al conmemorarse los dos decenios, el General de Gaulle NO quiso participar en el «ceremonial» y manifestando que el objetivo original de ese DIA-D era sojuzgar a los pueblos cristianos de europa

        1. Por supuesto, ODAL
          Nunca he sido devoto de De Gaulle puesto que su primer ministro fue Georges Pompidou, Gran Maestro de la Logia del Gran Oriente de Francia y GRAN defensor de las tesis sionistas del Gran Israel, luego … De Gaulle NO era de los buenos.
          Léase, le reitero: «L’ami américain» de Eric Branca.

  2. Tras la Segunda Guerra Mundial, se quitaron de en medio la única piedra en el camino, Europa, la agenda planeada antes de la Primera Guerra Mundial. La imposición del dólar como divisa internacional bajo el patrón oro y en el año 73, bajo amenaza a Nixon, la imposición del petrodólar anulando el patrón oro. Este 2024-2025, se puede repetir lo mismo, el cartucho Biden ya no tiene más recorrido y posible cambio. Trump entre a la presidencia o le sustituye otro de su partido por el tema de su imputación judicial, el condicionante que han preparado para obligar al partido republicado aceptar las divisivas CBDC. La cuestión de la agenda de la FED, es volver a repetir lo mismo que con Nixon, obligar al presidente electo aceptar la divisa dólar digital CBDC, lo que denominan la multipolaridad mundial, una ilusión de libertad, pero bajo el yugo de los mismos amos, desde las divisas CBDC, agenda 2030 transhumanista y huella de carbono de consumo e identificación digital.

    Por lo tanto, no se trata de que político o sujeto es mejor que otro a la hora de votar, o la premisa cultural en la que ande adoctrinado. Se trata de impedir el gobierno mundial bajo el yugo de las divisas CBDC, el camino marcado, nos lo dejó Lyndo LarRouche, que en paz descanse. El separar la banca comercial, de la banca inversora, dejar que la banca inversora quiebre, jubileo de deudas y un nuevo sistema económico bajo el patrón oro o muy similar en beneficio del rescate de las soberanías nacionales de cada país, la eliminación del dinero-deuda. Tengan en cuenta, que estos demonios tienen dominio sobre las armas nucleares y han creado el suficiente caos de conflicto a escalar, si no les sale como ellos quieren. Por lo tanto, es urgente quitarles el dominio de las armas nucleares, sus manos están en cada país donde se tienen armas nucleares. Algunos vemos que esto puede suceder y está muy cerca, desde mi punto de vista, hace mucho tiempo que lo sé, solo soy un mensajero, y todo este tiempo con ustedes, mi orientación ha sido para impedir la posible catástrofe nuclear, su agenda se les está tambaleando y al perder el control, prefieren arrasarlo todo, que perder su poder sobre nosotros.

    Las fundaciones, instrumentos de poder de la aristocracia adinerada
    https://www.kla.tv/29315

    Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad