El Diablo sobre el coronavirus

C. S. Lewis publicó por entregas semanales durante la II Guerra Mundial una serie de XXXI «cartas» de un viejo demonio, Escrutopo, a su joven sobrino, Orugario (lean su recopilación y nos lo agradecerán). Las «cartas» son una maravilla de agudo humor satírico, derroche de elegancia y, lo más importante, de ortodoxia teológica, más pragmática y clara que la de muchos libros sobre el tema. Por seguir dicha estela en todo de forma magnífica, la que reproducimos a continuación, de autor desconocido, bien podrías ser la «carta» XXXII actualizada:
– ¿Y cómo lograste llevar tantas almas al infierno en aquella época?
– Por el miedo.
— Ah, sí. Excelente estrategia; vieja y siempre actual. ¿Pero de qué tenían miedo? ¿Miedo a ser torturados? ¿Miedo a la guerra? ¿Al hambre?
– No. Miedo a enfermarse.
– ¿Pero entonces nadie más se enfermaba en esa época?
– Sí, se enfermaban.
– ¿Nadie más moría?
– Sí, morían.
– Pero, ¿no había cura para la enfermedad?
– Había.
– Entonces no entiendo.
– Como nadie más creía o enseñaba sobre la vida eterna y la muerte eterna, pensaban que solo tenían esa vida, y se aferraron a ella con todas sus fuerzas, incluso si les costaba su afecto (no se abrazaban ni saludaban, ¡no tenían ningún contacto humano durante días y días!); su dinero (perdieron sus trabajos, gastaron todos sus ahorros, ¡Y aún se creían afortunados siendo impedidos de ganarse el pan!; su inteligencia (un día, la prensa decía una cosa y al día siguiente, se contradecía, ¡Y aún así se lo creían todo!), su libertad (no salían de la casa, no caminaban, no visitaban a sus parientes…¡Era un gran campo de concentración para prisioneros voluntarios! ¡Jajajajajaja!). Aceptaron todo, todo, siempre y cuando pudieran prolongar sus vidas miserables un día más. Ya no tenían la más mínima idea de que Él, y solo Él, es quién da la vida y la termina. Fue así. Tan fácil como nunca había sido.»

6 respuestas a «El Diablo sobre el coronavirus»

    1. Estimado seguidor: pues muchas gracias por el aviso. Ahora bien, como ve, basta con anunciarlo para que quede actualizado y, además, podríamos decir que mejor que antes. Lo de BULO se ha generalizado sólo por aquellos cuya soberbia les impide bajarse del burro. Saludos cordiales

    1. Estimada seguidora: en absoluto, todo lo contrario. ya le hemos puesto a ese señor como autor. Faltaría más. A cada uno lo suyo. Y a usted mil gracias por decírnoslo. Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*