El Ejército de Tierra toca fondo y… sigue escarbando

Gral. Fernández Sáez

Hace tiempo dimos la voz de alarma. Publicamos un artículo (AQUÍ) en el que dábamos cuenta de la penosa situación en cuanto a mandos se refiere de nuestro Ejército de Tierra; penosa porque buena parte de ellos, en realidad una práctica mayoría, carecen del patriotismo y el espíritu militar que debieran tener, motivo por el cual una veintena de vacantes para Comandantes y Tenientes Coroneles habían quedado desiertas, es decir, que nadie con tal grado las había solicitado porque… nadie quiere esos destinos que… son los de verdad, los de las unidades operativas, decantándose por los de oficinas, sean las que sean, pues incluso aquellas con nombres rimbombantes –«mandos conjuntos», etc.– no dejan de serlo; eso sí, cerca de la teta para mejor «hacer la carrera». Entonces, el Jefe del Mando de Personal del ET (MAPER), el Gral. Guillermo Fernández Sáez, agobiado por lo sucedido, entró en pánico y depresión; la solución que adoptó fue la de volver a convocar dichas vacantes sólo que ¡con menos exigencias! lo que volvió a ser un fracaso como no podía ser de otra forma. Este General es un clásico, como el resto de los mandos superiores, toda una lumbrera… apagada.

Ahora, el Gral. Fernández Sáez ha vuelto por sus fueron y se ha descolgado con un informe en el que plasma lo que todos sabemos desde hace… –¿décadas?–, que no es otra cosa que no sólo que faltan mandos –según él cerca de 800 entre Tte,s Col,s y Cte,s–, sino que la carrera militar en Tierra está al borde del ataque de nervios, en crisis total y a punto de entrar en estado comatoso irreversible: plantillas sin falta de base ni previsión o peor aún erróneas en lo uno y en lo otro; los mandos prefieren destinos en cuarteles generales conjuntos y mejor aún fuera de España; hartura y decepción que lleva a muchos a pedir la reserva anticipada; mediocridad en los aspirantes a ingreso en la Academia General de Zaragoza por haberse quitado el examen de oposición específico; aumento exponencial de bajas entre los ingresados; empeño en hacer de los mandos «ingenieros» en vez de militares; supeditación de la enseñanza militar a profesores civiles, no pocos de ellos abiertamente antimilitares y antiespañoles; falta de camaradería y compañerismo; envidias insanas, y, en fin, un largo etcétera que, eso sí, el Gral. Fernández Sáez no se atreve a nombrar por lo que el informe adolece de dos gravísimos defectos –además calculados no sea que le manden a casa y pierda sus prebendas– que son a) no menta ni por asomo las causas, y b) aporta propuestas que son más de lo mismo, o sea, peor, sin atreverse a coger el toro por los cuernos; a éste, como a los demás mandos superiores de las últimas décadas, el valor no sólo es que no lo han demostrado, sino que ni siquiera se les puede suponer.

Las causa de que la cosa haya petado viene de muy lejos, de años, de décadas de ineptitud, estupidez, holganza, cobardía y, por qué no decirlo, de traición de aquellos que llegaron a Generales a base de… «hacer la carrera», no de servir a España y al Ejército, callando y bajándose los pantalones ante el político de turno y sus secuaces que, con independencia de su color ideológico, tuvieron siempre todos ellos por único fin reducir a las FFAA, y más aún al Ejército de Tierra, a su mínima expresión en personal y material, así como «civilizar» a sus mandos –puntuando más a los que tuvieran carreras civiles y otras cosas por el estilo– de forma que sólo sirvieran para cubrir el expediente y sólo allende nuestras fronteras, hacer el paripé y… quedaran sometidos, en realidad sumisos e idiotizados, para que no tuvieran jamás ni intención ni posibilidad de cumplir con el Art. 8º de la Constitución. El caso es que los militares, que no son tontos, como no lo es en realidad nadie, no sólo se dejaron hacer, pues son facilones, sino que incluso asumieron lo dicho y se pusieron manos a la obra para colaborar de manera entusiasta a tal fin porque… les rendía pingües beneficios, a saber a) evitarse problemas al no darlos, b) «hacer la carrera» y c) viajar y facturar dietas vendiéndose por… cambiar de piso y de coche, etc. Durante décadas ha habido, por tanto, una simbiosis, un pacto tácito, entre unos y otros a costa de… el Ejército y de… España.

Porque la raíz del asunto, del problema, que además tiene muy mala solución a estas alturas y más como estamos y peor aún que vamos a estar, es que al quitar la Mili las nuevas generaciones nada saben ni quieren saber de España, de la Patria, de la necesidad de su defensa contra enemigos exteriores e interiores, y de su obligación de prepararse por si acaso; que haber convertido la carrera militar en una más y poner como atractivo de ella el salario fijo y la posibilidad de ver mundo ha matado la vocación; que denostar hasta extremos vergonzosos nuestra gloriosa historia militar, especialmente la más cercana e importante, y referirse siempre y sólo casi a los fenicios, produce rechazo a todo lo que huela a milicia; que permitir el ingreso en la carrera militar con la idea de que los militares son burros a los que hay que alfabetizar y para eso tienen que hacer una carrera civil es demostrar un penoso complejo de inferioridad, y además admitir, por ejemplo, que un médico lo es más si además es licenciado en Derecho o doctor en Historia; porque la imposición de la igualdad desorejada causa risa por ridícula y además desacredita; que llenar Twitter y Facebook y demás redes in-sociales con fotos de postureo atenta contra el necesario espíritu de sacrificio que debe primar en el militar y engaña a los posibles interesados; que si los mandos en realidad no pueden mandar porque sus órdenes tienen que ser revisadas y consensuadas con los «sindicatos» encubiertos legalizados que además pasan el día reclamando más emolumentos, aire acondicionado en las garitas y sillas ergonómicas para mejor asentar las posaderas en el carro de combate, pues apaga y vámonos; que si ser militar es apagar fuegos, para eso me hago bombero que cobran mucho más; que… en fin, para qué seguir.

La dejación, irresponsabilidad, falta de patriotismo y de espíritu militar, carencia de valor y exceso de acomodación de las últimas décadas de nuestros mandos militares, sobre todo de los que llegaron a los escalones superiores –y si llegaron todos sabemos cómo fue– son la raíz de lo que ahora, tarde ya, se denuncia, y aún así se hace sin ánimo de poner los puntos sobre las íes porque… no hay lo que debería haber para ello. España está indefensa y a merced de sus enemigos exteriores e interiores. ¡Qué lástima!


11 respuestas a «El Ejército de Tierra toca fondo y… sigue escarbando»

  1. No vale la pena escribir una lista de adjetivos…
    (la pregunta es cómo deshacernos del peor enemigo de España “sus FFAA”?) ojalá la OTAN se los lleve a Marruecos para luchar contra Argelia
    y no regresen, sería la primera vez que Israel nos haría un favor

      1. Me reconforta mucho menos el estado actual de España que por si usted no se ha enterado está siendo atacada por tierra mar y aire: invasion, incendios desertizacion fumigaciones, pateras etc etc y los españoles
        sus raíces y su cultura están siendo reemplazados ( extinguidos) y estos que se hacen llamar Fuerzas Armadas españolas o están de excursión en Líbano, Letonia, Lituania etc etc o engrasando las puertas giratorias de su futuro…lo último que tienen en mente es España y los españoles
        Si usted menciona Africa
        por la chapuza de Annual sepa usted que según las malas lenguas
        a la hora de la verdad los oficiales huyeron como ratas dejando la tropa animales y materiales a merced total del enemigo
        por cierto no murieron por defender ni a España ni a los españoles, lo hicieron por defender intereses privados entre otros del Conde de Romanones y de Alfonso XIII pero lo de Annual no se puede explicar en dos líneas lo que sí se puede decir es que aquellos soldados fueron enviados al matadero a sabiendas y a propósito
        ( por eso estoy en contra de la mili obligatoria) como a propósito también fue el gran papelon que llevó a cabo la legión en Febrero de 1976 que mientras la aviación Marroquí rociaba a ciudadanos españoles saharauis con napalm y fósforo blanco todavía a día de hoy no se sabe si murieron 300 o tres mil civiles desarmados
        ellos (los legionarios) y la cabra mientras observaban el genocidio desfilaban de guante blanco al tiempo que hacían las maletas abandonando en manos del enemigo a
        ciudadanos españoles
        desarmados
        REPITO… las Fuerzas Armadas “españolas”
        son el peor enemigo de España y de los españoles “de bien”

  2. Imaginar un ejército internacional de clones en el nuevo orden mundial, desde esta visión, se puede comprender el porqué están destruyendo las fuerzas nacionales de cada país y llevarlo al caos social, evidentemente, para ser subyugadas todas las soberanías nacionales por la ONU internacional y su agenda 2030, EL GRAN RESETEO ANUNCIADO EN DAVOS.

    Saludos cordiales

  3. Hubo una época en la que se presentaban para examinarse del ingreso a la Academia General Militar tres o cuatro por uno y a veces mas, es decir que por cada plaza se presentaban tres o cuatro aspirantes, jóvenes llenos de ilusión, patriotismo y vocación que estudiaban para ingresar en la profesión mas dura que existía, la militar, la de servir a la patria sin casi pedir nada a cambio, solo dinero para un bocadillo y un paquete de celtas o ideales y muchas, pero que muchas ganas de servir a la patria desde los puestos de mayor peligro y fatiga.
    Eso se acabo hace mucho y las promociones de oficiales que hoy salen poco tienen que ver con las de antaño, los oficiales de entonces no se parecen en nada a los actuales, para seguir la evolución de la Academia de Infantería y sus estudios nada mejor que leer la magna obra escrita por el coronel Jose Luis Isabel y editada por Iberdrola sobre la Academia de Infantería de Toledo y sus cadetes, obra que no gusto en absoluto en las altas esferas del poder político que mangonea en el militar ya que la obra deja al descubierto todo el entramado que desde los estudios que se imparten a los cadetes, cercenan los valores que debe tener un militar.
    Convertir a un joven que entra con la vocación militar en las venas en un profesional de los ascensos, en un funcionario que utiliza el uniforme de 8 a 3 y que ya ni hace maniobras en campo abierto, ni manda tropas , a no ser con los empleos de teniente y capitán y desde un prisma civil , ni hace cosa alguna que le recuerde para que entro en la milicia no es un avance del espíritu que se canta en la Infantería española, el Ardor Guerrero que mandara componer el coronel José Villalba Riquelme,, es un himno testimonial de escaso recorrido en el ejercito actual.
    No es de extrañar que los oficiales que de verdad sienten la vocación de servicio abandonen el Ejercito y los que no lo sienten, al ver que no llegaran a general, hagan lo mismo.
    Espero y deseo que España recupere una clase, la militar que debería ser gloria de los españoles y referente de lo que es el honor, la dignidad y la esencia del ser español.
    Un Ejercito en el que los españoles puedan sentirse amparados y protegidos, que sirva y funcione para ir al combate con voluntad de vencer y espíritu de heroico patriotismo

  4. Totalmente de acuerdo con su brillante artículo, que comparto totalmente.
    Hacer «ingenieros en organización industrial», o algo así, a todos los Oficiales, me parece una soberbía memez, solso propia de una desequibrada como la señora Chacón, muerta o suicidada prematuramente, y con el fin de impedir que los hijos de militares, con espíritu militar, mamado en sus casas, pudieran acceder a los Ejércitos…
    Además de un evidente complejo de inferioridad, por entender que la formación de la AGM era inferior a la de un licenciado o graduado universitario, que hoy por hoy, y salvo determinadas carreras, está por los suelos.
    Me recuerda mucho lo que pasa en la Iglesia Católica, que para llegar a Obispo ya no basta con ser Sacerdote, y un sacerdote sobresaliente y extraordinario, sino que hay que hay que estar «adornado» con un grado universitario, preferiblemente civil.
    En fin, tonteria e imbecilidad, en estado puro.
    (Por cierto la «tutela» de la Universidad de Zaragoza al centro superior universitario creado en la AGM es francamente nefasta, pues la UZ está regida, desde hace décadas, por el llamado «Colectivo de Profesores», marxistas de formación -más bien de deformación-, pero burgueses en la intimidad…
    Me consta que se nombra o da el visto bueno a profesores totalmente ajenos a la milicia, al espíritu militar, a la religión católica, y a la Patria. Con estos mimbres, ¿qué podía salir bien…?).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad