El Estado contra la Nación

Reproducimos un interesante vídeo  aportado como «comentario» por José Maunel Noya, al cual damos las gracias.


6 respuestas a «El Estado contra la Nación»

  1. Punto 3 minutos 25 segundos: dice la que Ley de la Reforma política que es de 1977 (Ley 1/1977, de 4 de enero), es una ley de Franco, todavía de Franco. Y en el punto 4 minutos añade que la Ley de la Reforma política es una Ley «franquista».
    Franco se murió en 1975, y esta Ley se hizo por los que querían desmantelar el franquismo.
    Este señor no tiene ni idea de lo que está hablando, o fuma sustancias alucinógenas.

    Las dos características de la verdadera democracia no son la separación de poderes y el principio representativo, porque eso no garantiza nada; que el Poder judicial sea independiente de los otros dos poderes (o mejor dicho del ejecutivo porque en España el poder legislativo no existe, es un mamporrero del Ejecutivo), no garantiza que dicte sentencias justas, lo que garantiza sentencias justas son leyes justas, que en España no existen, e integridad moral/profesional de los miembros del poder judicial para buscar la verdad y adherirse a ella, que eso desgraciadamente tampoco existe en un porcentaje enorme de miembros del Poder judicial, consecuencia de que los jueces no son una raza a parte, son gente que proviene de la sociedad y si la sociedad está podrida no podemos esperar que los jueces no lo estén. Quien dice jueces dice todo lo demás, con los policías lo estamos viendo a diario en Ferraz la clase de gente que integra la Policía.

    El Tribunal Constitucional no está anulado solamente con Conde-Pumpido (y otras perlas) porque a Conde-Pumpido lo haya nombrado Pedro Sánchez o años antes lo nombrara Zapatero Fiscal General del Estado, (el Tribunal Constitucional estaba podrido y anulado mucho antes de que llegara Conde Pumpido, o es que Mª Emilia Casas era mejor que Pumpido?, y otros muchos), sino porque Conde-Pumpido es un mal magistrado, precisamente por eso lo eligieron Zapatero y Sánchez, pero su maldad era anterior a su elección.
    Cuando Marlaska estaba de juez en la Audiencia Nacional, o Margarita Robles o el propio Conde-Pumpido en el Supremo, no eran buenos y dejaron de serlo cuando los nombró Sánchez para tal o cual puesto, sino que entonces eran como son ahora otra cosa es que cuando eran jueces no se había destapado qué clase de gente son estos, porque la toga de juez tapa muchas cosas, y el acatamiento de las sentencias sirve para tapar muchas cosas disfrazadas de interpretación judicial .
    Ello demuestra que eso que se dice ahora de que los jueces deben nombrar a los jueces, por ejemplo para renovar el Consejo General del Poder Judicial, como panacea de los problemas de la justicia, servirá para algo si los jueces eligen con un sentido moral y profesional pensando en el principio desaparecido de la Judicatura Española hace 30 años (ó 50) de «Recta Administración de Justicia» (sustituido desde entonces por el de «mamoneo judicial»), porque si la decisión va a estar presidida por los mismos móviles que posee y movieron a Pedro Sánchez y a Zapatero para elegir a los jueces y magistrados que eligen, cambiará las persona o personas que los eligen pero el resultado será el mismo.
    Si en lugar de Pedro Sánchez a los jueces los eligen jueces del lobby judicial «Jueces para el Comunismo y la Masonería», estamos en las mismas, por mucho que hayan sido los propios jueces y no el Gobierno quien haya elegido a los jueces. Además, si con independencia de quien los elija, los elegibles están todos podridos, también da igual quien los elija. Un cesto de manzanas podridas, por muy bien que hagas la elección, si todas están podridas, no puedes sacar nada bueno de ese cesto. El ex-ministro Juan Carlos del Campo ahora Magistrado del TC, es un magistrado corrupto no porque lo haya elegido Pedro Sánchez (que eso puede ser garantía o indicio de ello pero no no per sé, sino porque si no lo fuera entonces el personaje no lo habría elegido), sino por sus actos, en lugar de sostener el mismo criterio sobre la amnistía que ya expuso no Ministro de Justicia en 2021, ha primado en él la corrupción y ha anunciado que se abstiene, cuando no tiene derecho a abstenerse porque el derecho a ser corrupto no existe, i fuera un magistrado que hiciera honor a los ropajes, sostendría la verdad por encima de quien lo haya nombrado, porque para un Magistrado no corrupto no hay nada por encima de buscar la verdad y adherirse a ella.

    Si jueces con un sentido ético, como por ejemplo el ex-magistrado del Tribunal Supremo D. Adolfo Prego, abandonan la Justicia, dejan más espacio para los jueces corruptos, que esto es otra cosa que está pasando en la Judicatura y en la Función Pública en general, la corrupción generalizada no solo lleva a que nombren en los puestos de la Administración a los que estén en sintonía con el poder y dispuestos a hacer lo que se les diga sin cuestionarse la legalidad, sino que como reverso de la misma moneda conlleva también que los que tienen un sentido ético de la Función pública, a la vista de lo que hay , se autolimiten y se inhiban de aceptar cargos públicos de libre designación, para no caer en la indignidad en la caen los que los aceptan. El resultado es una selección a peor en el escalafón de los Ministerios en la Administración General , y de los tribunales superiores en la Administración de Justicia, porque el que no quiere ser un corrupto no es solo que no lo nombran es que él tampoco acepta para no ser uno más, porque para ser corrupto hay que valer, como para violar niñas de 3 años, no todo el mundo sirve, no todo el mundo es capaz de controlar las ganas de vomitar en lo que se ha convertido quien actúa así.
    Cuando hablo de corrupción no me refiero a maletines con dinero, los maletines son una modalidad de corrupción pero el concepto es mucho más amplio. Cuando un juez no le da la razón a quien la tiene, aunque no reciba dinero a cambio, eso también es corrupción,
    (tanto si lo hace por sectarismo político o lo hace por no darse el trabajo de leerse las demandas y estudiarse el caso para enterarse de la película y buscar la verdad y adherirse a ella). Por tanto la clave de la política de un país no son los procedimientos o los rituales en la toma de decisiones (que si las cortes sean constituyentes, que si haya tal o cual quorum, etc etc, que eso es un ballet que no puede distraernos de la cuestión fundamental) sino que la clave es que haya gente de bien y a la altura de las circunstancias, por eso lo primero que se hizo en la Transición fue corromper a la sociedad, para que los hombres de bien pasaran de ser minoría a ser una especie en peligro de extinción. Y a la gente con mayor capacidad se la condenó al ostracismo, como fue el caso de D. Blas Piñar. Y por eso una parte fundamental de las políticas de extrema izquierda son la degeneración de la sociedad empezando por la infancia. También por eso la Religión Católica ha sido señalada como edificio a demoler, porque hubo un tiempo en que fue fuente de donde salía gente de bien, y un obstáculo para esta degeneración, para cerrar el grifo de esa fuente el enemigo se infiltró en ella copó los puesto de poder y de decisión de la misma, y hoy es una basura más que calla miserablemente ante los pecados del mundo, y de España en particular, que la Iglesia mantiene un silencio cómplice.

    En cuanto al principio representativo, si el pueblo está teledirigido por unas televisiones al servicio del mal común e intereses extranjeros y de los círculos de poder, valga la triple redundancia, el principio representativo no tiene ningún valor. Sin libertad y veracidad informativa, sino con lavado de cerebro y ocultación de la verdad, la formación de corazones y mentes de los ciudadanos es una formación manipulada. Una población envilecida en lo político/moral (la aceptación del aborto es una clara prueba de este envilecimiento, o el voto al PSOE a sabiendas de lo que el PSOE propone y supone es otro ejemplo), engañada y teledirigida por el monopolio de la Educación, la producción cinematográfica y las televisiones, decidirá lo que previamente se la haya inoculado en su cerebro, con lo cual el sistema representativo es otra patraña. Se nos olvida que hace 2023 años hubo una votación y la gente votó en contra de Jesucristo y a favor de Barrabás. Los votos a lo sumo no hay que contarlos sino pesarlos.

    Entonces las dos características de la verdadera democracia real, no meramente formal o liberal, no son la división de poderes y el principio representativo, sino un sistema y unos gobernantes decentes y al servicio de la Justicia y del Bien común. Si tu trabajas al Servicio de la Nación, no de intereses extranjeros o de grupos de poder, todo lo demás es accesorio, no porque sea accesorio sino porque si falta esto, todo lo demás es un mero disfraz para aparentar una legitimidad que no es tal, que es lo que está pasando en España que todo es un disfraz.

    La democracia etimológicamente es el gobierno del pueblo, La España de los Reyes Católicos era más democrática que las democracias liberales a pesar de la concentración del poder de los monarcas Isabel y Fernando porque era una España donde los poderes públicos estaban orientados a la Justicia y al bien de la Nación. En España desde que desapareció Fuerza Nueva con el lema «Dios, Patria JUSTICIA», la Justicia ha desaparecido de la realidad política de España. La Justicia es un ideal que ha sido sustituido por la corrupción generalizada, el sectarismo y el mamoneo judicial para garantizar la falta de Justicia,

    No nos olvidemos que la democracia liberal, -esa que se sustenta en la supuesta división de poderes que luego no es tal, y en el principio representativo que en realidad esconde la manipulación de la población a través del lavado de cerebro de una prensa al servicio del Mal y una Educación que no cuenta la verdad-, es ese sistema que si te asomas a la ventana un día soleado de verano a las 12 de la mañana pero la gente vota que en realidad es de noche, consta como que es de noche aunque sea de día. Que la existencia de Dios depende de que la mayoría vote que existe y no de si realmente existe o no. Algunos deberían leerse «La Crisis del liberalismo» de José Antonio Primo de Rivera, que lo explica mucho mejor que yo.

    Los EEUU y las fuerzas que dominan el mundo y están detrás de ellos, no imponen los sistemas de democracia liberal en las naciones que invaden militar o políticamente, porque les importe un bledo la verdadera democracia y que el pueblo pueda participar en las decisiones de Estado, (del mismo modo que no promovieron la descolonización para darle libertad a los habitantes de esas naciones, sino para entrar a saco en sus recursos naturales de esos paises sin el estorbo de unas leyes y unas autoridades europeas que se lo impidieran, y para apropiarse geopolíticamente de esos países colocando gobiernos títeres, el fracaso y la patraña de la descolonización lo podemos ver en cada patera que llega a las cotas de Europa, aunque de esto no se hagan películas), sino justo por todo lo contrario: partiendo de la realidad empíricamente constatable de que los tontos y los mentecatos son mayoría absoluta en todos los países, el que las mayorías previamente manipuladas y teledirigidas por ellos a través del control y el monopolio de la Educación y de los medios de comunicación, sean los que decidan con su voto de tontos, a los politicos testaferros de estos poderes ocultos, es la forma que ellos tienen de evitar que las élites verdaderas de las naciones (no las élites sociales del postureo o los apellidos ilustres pero corruptos, sino la élite en el sentido nacional, de la gente de bien y de un nivel superior, por ejemplo D. Blas Piñar formaba parte de esas élite que engrandece a las naciones, y se le impidió tener responsabilidades de gobierno, mientras gentuza de la peor calaña acaparaba y acapara los poderes del Estado, o forman parte de esta élite el director de esta revista y de la mayoría de sus colaboradores, independientemente de su capacidad económica o de que posean o no un apellido ilustre o vivan en un palacete o en un piso de 2 habitaciones), puedan impedir los planes de destrucción y dominación de esas naciones.
    Mediante el sistema de voto de mayorías, -partiendo de que los tontos son mayoría absoluta en todos los paises-, se impide que los buenos puedan llegar al poder para trabajar por el bien común e impedir el saqueo de las naciones (los gobiernos de Felipe González, Zapatero y Pedro Sánchez no es solo que hagan políticas de extrema izquierda en lo ideológico, es que empobrecen a España, metiendo a España en la OTAN dejando fuera del acuerdo a la parte que a España le interesaría no dejar fuera, desmantelando toda sus industria, incluida la militar, y se la regalan a sus amos, y endeudando a España poniendo todavía más ricos a lo s financieros a los que sirven en cantidades astronómicas (130 % del PIB, que eso ya es inasumible).
    Que nadie se engañe, el pueblo es solo el pretexto para que entrar a saco en las naciones gracias a la mayoría de tontos que se dejan manipular, pero que si la cosa falla, ya vimos lo que ocurrió en 1939-45 con Alemania, se organiza una guerra, moviendo los hilos que haya que mover, matando a quien haya que matar y arrastrando a las naciones a la guerra que haya que organizar para acabar con la disidencia, y se echa mano de los bombardeos terroristas para destruir a todo el que no se doblega a la alta finanza y todo lo que está a su alrededor.

    El problema de la política es que los malos -en buena parte por su ambición y por su falta de escrúpulos para fingir y trepar y en parte también por la inhibición y escrúpulos de los buenos para no trepar a cualquier precio por el sentido del honor que poseen y del que al final sacan taja los malos-, tienen una especial capacidad para abrirse paso y acaparar los poderes del Estado. La mierda flota, ven versión política. Sólo hay que ver lo que pasó en el Franquismo al final todos los poderes del Estado estaban acaparados por gentes sin escrúpulos, empezando por el propio aspirante a la Jefatura del Estado el Rey Juan Carlos, pero no solo él, Adolfo Suárez no era el presidente del PSOE o de un partido de izquierdas en la clandestinidad, sino el Ministro Secretario General del Movimiento, es decir el Jefe del Movimiento infiltrado al máximo nivel por el enemigo, los ministros, los procuradores en Cortes que salvo 55 todos fueron unos vendidos, el Presidente del Tribunal Supremo Antonio Hernández Gil, el Presidente de las Cortes Torcuato Fernández Miranda, y así todos los demás. Este es el gran drama de la política, como los peores, los más nefastos para las naciones se abren paso para acaparar los poderes del Estado.

    1. Totalmente de acuerdo con su lúcido y agudo comentario, que debería publicar como artículo.
      La separación de poderes, y la existencia de un PODER JUDICIAL, INDEPENDIENTE, es lo único que nos separa de la tiranía.
      Y en España vamos camino de la TIRANÍA DE PEDRO SÁNCHEZ, si es que no estamos ya en ella…

    2. Solamente hay dos tipos de regímenes para gobernar un país, un régimen dictatorial o un régimen democrático. China tiene un régimen dictatorial de ideología comunista mientras que Irán o Arabia Saudí tienen regímenes dictatoriales de ideología religiosa (es decir son teocracias); en las dictaduras los valores morales de la sociedad los determinan sus dirigentes (ya sean los líderes comunistas o los líderes religiosos) y no se permiten desviaciones ideológicas a los ciudadanos. Por el contrario, los regímenes democráticos se basan en lo que decidan los ciudadanos a través de sus votos; si los habitantes de un país democrático tienen unos firmes valores morales elegirán a políticos que defiendan dichos valores pero si la población de un país democrático carece de sólidos valores morales sus dirigentes políticos serán venales, corruptos o degenerados.
      La cuestión de cómo se elige a los jueces es una de las claves para el correcto funcionamiento de una democracia. Cada persona tiene su propia forma de ver la realidad y de creer lo que está bien y lo que está mal, o lo que es justo y lo que es injusto, por eso es ingenuo pensar que los jueces son una especie humana diferente del resto de los mortales; eso no es así, cada juez tiene su propia ideología, que dependerá del tipo de vida que haya tenido, de su formación intelectual, etc., por lo que siempre existirán jueces «conservadores» y jueces «progresistas», tanto en España como en cualquier país democrático. Lo que sí tiene que haber son unos códigos judiciales (el Penal, el Civil, etc.) muy bien hechos para que los jueces puedan aplicarlos sin dejarles tanta arbitrariedad como tienen ahora en España; siempre me ha llamado la atención que el Código Penal español quepa en el bolsillo de una chaqueta mientras que los Códigos Penales de Estados Unidos (tanto el federal como el de cualquiera de los 50 estados) estén compuestos de varios volúmenes que ocupan toda una estantería. En lo que respecta al modo como se eligen los jueces creo que el mejor sistema es el de las elecciones judiciales que se realiza en muchas ciudades norteamericanas porque así se escoge a aquellos jueces cuyas trayectorias profesionales están más de acuerdo con lo que opina la mayoría de los habitantes de esas localidades; sin embargo, la elección de los jueces para los Tribunales Supremos, tanto el federal como el de cada uno de los 50 estados, se realiza mediante un candidato propuesto por el Presidente de EEUU, o por el Gobernador de un estado, que deberá ser admitido o rechazado por el poder legislativo correspondiente.
      Por último, el Consejo General de Poder Judicial no debería existir porque el nombramiento de jueces para los Tribunales de Primer Instancia, o para las Audiencias Provinciales, debería corresponder al Ministerio de Justicia; los jueces, como colectivo, NO deberían tener la potestad de determinar los puestos que vayan a ocupar otros jueces.

  2. Yo resumiría la cosa en que siempre se busca aprobar algo que, o no se da a conocer, o si se da, es parcialmente y sin debate ni participación en el debate del pueblo o sus representantes; de manera genérica y con facilidad para ser interpretada por quienes menos deberían hacerlo.
    Si se va cambiar el escudo de una bandera, hay que asegurarse de que el pueblo esté conforme, porque cambiar el escudo es cambiar la bandera entera; simbolismo que va mucho más allá de lo formal.
    Cuando se va a cambiar una constitución, que consta de muchos aspecto y muy importantes, deben darse a conocer cada uno de ellos al pueblo, debatirse suficientemente y con votaciones parciales para cada uno, por la importancia que entrañan temas como la vida humana en todos sus ciclos, la familia, las ffaa, la religión, las autonomias/regiones/modelos de partición territorial… Si la mayoría no acepta el aborto, si la mayoría no quiere los separatismos, si la mayoría se considera católica o quiere proteger la familia tradicional… ¿quién es nadie para interpretar lo que quiere el pueblo? Cada una de esas materias es digna de un debate intenso y popular, y solo suya es la decisión; con la suficiente importancia para que no sea representativa/manipulable por poderosos poderes exteriores. Una constitución debería hacerse para un tiempo indefinido, y por tanto ese esfuerzo merecería la pena, porque son valores constantes, prácticamente inamovibles.

    Quienes deben aportar la materia a discutir, discernir por el pueblo todo; los expertos, no los políticos; aunque pueda tomarse algún político como experto en esa materia.
    Con los medios actuales y si hubiera buena intención y espíritu patriótico, se podría, «casi» improvisar una votación con el móvil, tras un exhaustivo debate de los pros y los contras de cada decisión a tomar.

    Nos han ido cambiando/tomando el pelo, mediante la representación; siendo los (partidos políticos) representantes de los representados/pueblo, unos lacayos masones arrastrados de sus amos anglosionistas. Nunca se ha permitido tomar una decisión al pueblo de temas candentes y concretos, y esto es totalmente intencionado como se ha puesto de manifiesto hasta el vómito. Sólo si comprueban que ya está suficientemente cambiada la opinión publica para sus intereses tras un muy costoso machaqueo feroz e incansable en el tiempo, sólo entonces le dan voz.

    No se puede pedir un referéndum para ver si las vacaciones son de 30 días o de 25, pero si se puede y se debería hacer para saber si los españoles todos (un español un voto), estamos de acuerdo con todas estas burradas que nos vienen de golpe. Pérdida de territorios, de recursos, de libertades, de cimientos morales, etc. Para eso si se puede, previo debate y margen para pensar… y se debería. Si dejamos las cosas fundamentales (como una constitución) en manos de vendibles representantes, vamos a seguir como hasta ahora, de mal en peor.

    1. Muchos juristas llamamos, medio en broma y medio en serio, al TC el TRIBUNAL PROSTITUCIONAL, pues siempre se inclina a favor del gobierno de turno, casualmente…
      Su propia composición, claramente política, con personas ajenas a la curia judicial, con formación teórica, pero sin experiencia práctica del mundo del Derecho, y, lo que es peor, altamente politizados, hace que sus «sentencias» sean muy previsibles.
      Demasiado previsibles.
      En la segunda república su equivalente se llamaba TRIBUNAL DE GARANTÍAS CONSTITUCIONALES, y fue un fracaso, como el actual, pero sus miembros, al menos, tenían la decencia de llamarse VOCALES, y no MAGISTRADOS, como los actuales, aunque en elfondo, ya no engañan a nadie.
      Todos sabemos que CONDE-PUMPIDO, de amplias tragaderas, hará «constitucional» lo que le salga de los cataplines al sátrapa que habita en la Moncloa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad