El ex ministro Ábalos demanda a nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho, y a Grau Editores, S. L., empresa inexistente

Ramiro Grau antes y tras su ictus

Nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho ha recibido recientemente una notificación judicial para recoger una demanda que formula contra él el ex número tres del PSOE, y ex ministro, caído en desgracia, José Luís Ábalos Meco (qué apellido más apropiado).

Previamente ha recibido otras dos demandas, pidiéndole indemnizaciones, una, por parte de “Soluciones de Gestión y Apoyo a Empresas, S. L”, el chiringuito de Zaragoza al que Ábalos compró, al parecer a dedo, trece millones de mascarillas, con un coste de más de cuarenta millones de euros, y la otra de José Ángel Escorial Senante, el administrador único de la firma “Purdey Investment, S. L.”, que administraba la empresa anteriormente citada, con un capital social de 8.888 euros, obtenidos al parecer tras aportar un ordenador para ampliar “el capital”, y deudora fallida de la AEAT, declarada de baja provisional en el índice de entidades del Ministerio de Hacienda, por esa condición de deudor fallido de la Hacienda Pública.

Grandes “empresarios”, como se ve.

¡Y encima sin título nobiliario, como el intermediario del Ayuntamiento de Madrid!

Los trece millones de mascarillas se compraron a más de tres euros cada una, IVA incluido…

Sin comentarios.

Ábalos demanda asimismo a Grau Editores, S. L., empresa de la que Ramiro Grau Morancho desconoce su existencia, puesto que sus libros son publicados por Amazon, y subidos a la plataforma informática correspondiente, por lo que, en todo caso, debería demandar a Amazon…

Grau Editores es un simple nombre comercial, que ni siquiera está registrado, y sin personalidad jurídica alguna.

Es más, la propia web de Amazon al anunciar los libros de Ramiro Grau, dice claramente que están editados por un “Independently Published”, es decir, son libros publicados sin intervención de un editor, y de los que se van imprimiendo ejemplares bajo demanda, evitando así la destrucción de bosques para hacer papel, pues sólo se consume el que realmente se necesita.

Debido a los problemas de movilidad del señor Grau, pues sufre una hemiplejía en la mitad de su cuerpo, envió a un procurador de los tribunales a recoger la demanda, pero el juzgado ya la había devuelto a Madrid, por lo que se ha puesto en contacto con el juzgado, para que le reenvíen la demanda correspondiente.

Antes de que Ábalos consiga el secuestro de alguno de estos títulos, vamos a reseñar los tres libros –hasta la fecha-, en los que don Ramiro habla de este individuo:

  1. El virus socialista de Ábalos: Chanchullos del dinero público (noviembre 2020). 2ª. edición, actualizada y ampliada.

La presentación dice así: “Confío y espero que la fiscalía, que no sólo está para perseguir a los robagallinas, investigue debidamente los hechos que se relatan en este libro, pues mucho me temo que aquí hay mucho que investigar y depurar presuntas responsabilidades criminales, en su caso y en su día”.

¡Y no le falta razón!

Se habla mucho de Ayuso, pero nada de Ábalos e Illa, y sus “negocios” millonarios.

  1. Galería de listos contemporáneos (diciembre 2020), donde habla del ministro Ábalos, entre otros.

Veamos que dice la presentación en Amazon: “Hay personas inteligentes y personas tontas. Decía Gracián que son tontos todos los que lo parecen, y la mitad de los que no lo parecen. Como  siempre, Gracián estaba muy acertado. Pero hay una categoría intermedia, o incluso superior, los “listos”, de los que en España andamos muy sobrados. De ellos trata este libro”.

  1. Ábalos, jaque mate (diciembre 2021).

Dice la reseña: “Hay libros de los que poco se habla en los mentideros públicos y las tribunas desinformativas: son obras audaces e incómodas, que aciertan introducir el dedo en la llaga, detectando las cicatrices intestinas de un sistema tan corrupto y envilecido como es el español. Estos libros, especialmente molestos para la castuza política forrada y aforada, son leídos sin embargo a escondidas y como de contrabando por quienes más callan –porque son quienes más tienen que ocultar-, indudablemente, este libro se insertaría en este grupo minoritario de libros impertinentes y oportunísimos” (José Antonio Bielsa Arbiol, publicado en varios diarios digitales y en Youtube).

Expuesto cuanto antecede, nos preguntamos: ¿Qué “democracia” es esta dónde un ministro, y número 3 del partido en el gobierno, demanda a un ciudadano de a pie, por criticarle, y pedir que sea investigado, sabiendo además que padece una grave enfermedad, de la que se está recuperando parcialmente, a trancas y barrancas…?


11 respuestas a «El ex ministro Ábalos demanda a nuestro colaborador don Ramiro Grau Morancho, y a Grau Editores, S. L., empresa inexistente»

  1. Espero y deseo que Ramiro salga de esta como ha salido de otras.
    Todo español sabe y si no lo sabe es que no es español: ESPAÑA NO ES UN ESTADO DE DERECHO.
    ESPAÑA ES UNA DEMOCRÁTICA DICTADURA O UNA DICTADURA DEMOCRÁTICA.
    Solo existe el llamado Poder Ejecutivo, que es el que hace y deshace las leyes y quita y pone a sus fiscales y jueces.
    «¿De quién depende la Fiscalía…?» dijo sonriente el Mentiroso.
    Llamar al sujeto que está en el Poder el Mentiroso no es un insulto, es una verdad respaldada por muchas pruebas.
    La película de Meco en Barajas con la comitiva que portaba mucho equipaje, el juez de turno ha mandado que sea destruida. Y este es uno de los muchos ejemplos que deberían de servir para saber dónde estamos.
    Si uno reproduce los que otro u otros han afirmado de esos sujetos, te complican la vida con demandas y tribunales, porque ellos no trabajan y todo ese papeleo se lo hacen gratis los juristas que dicen que son del Estado cuando lo único que son son abogados del Partido de turno.
    Cuando veo en la televisión a multitudes gritando «¡Gobierno dimisión!» o «¡Gobierno vete ya!»: ¡GOBIERNO CÁRCEL! Pero como no hemos estado, ni estamos ni estaremos en un Estado de Derecho sino en el estado y el derecho que «los hijos del Padre de la Mentira» quieren pues eso: qué voy a escribir que no sepan.
    Suerte Ramiro para el juez que te toque.

    1. Gracias, amigo Ángel Manuel.
      Tengo la conciencia tranquila, muy tranquila, pues creo que todo lo que digo es verdad y, posiblemente, me quedo corto.
      Pero, como tengo pùblicado en un artículo, que creo todavía está en internert, ir al Juzgado es jugar a LA LOTERÍA JUDICIAL ESPAÑOLA (creo que se títula así el artículo).
      De cualquier forma, tengo la fe de que Dios no me abandonará, ni ahora ni nunca, como indigno hijo suyo que soy…

  2. Hace falta ser muy miserable, y muy mierda, hablando claramente, para demandar a una persona que ha sufrido recientemente un ictus, posiblemente como consecuencia del estrés que ha sudfrido, y sufre, por este aluvión de demandas…
    ¡Y es que en España, denunciar la corrupción, tiene graves consecuencias para quienes se atreven a hacerlo!

  3. ¡Que p`repotencia tiene este ex ministro, y núm. 3 del PSOE, actualmente diputado, y Presidente de la Comisión de Interior del Congreso, para demandar a un ciudadano de a pie, normal y corriente, y encima gravemente enfermo y lesionado!
    ¿O es qué se siente acorralado, y dispara a matar…?
    Pues espero que se quede con las ganas.
    Todavía quedan jueces en Berlín, y quiero pensar que también en España.
    Todo mi apoyo y solidaridad con el señor Grau.
    Y gracias, muchas gracias, por sus valientes artículos, que tanto escuecen, pues dice las verdades del barquero.

  4. Ábalos sigue siendo diputado, que con cosas de comer no se juega, y Presidente de la Comisión de Interior del Congreso, lo que le asegura unos ingresos mensuales -unidos al 80% de su sueldo como ex ministro, que recibirá durante dos años-, pñosiblemente de más de QUINCE MIL EUROS MENSUALES…
    Yo creo que para putas le alcanza…, así como para el consumo de sustancias diversas.
    (Y no digo más; ni menos).
    Desde luego, este tipejo, tan despreciable, es EL TORRENTE DE LA POLÍTICA ESPAÑOLA… (Pero Torrente, por lo menos, tenía gracia; y no nos costaba dineros a los contribuyentes).

  5. Hace falta ser miserable, pero muy ruín y miserable para demandar a una persona que ha sufrido un ictus, y está todavía convaleciente e intentando recuperarse, en lo posible, de la enfermedad, y las inevitables secuelas…
    ¡Cuánto miseria moral anida en Ábalos, y a las pruebas me remito!

  6. Ábalos, este «representante» nuestro (es decir, de l psoe) nos cuesta mensualmente entre 15.000 a 20.000 euros, por los siguientes conceptos:
    – El 80% del sueldo como ministro, durante dos años, por la cesantía, un privilegio que se han autooconcedido los políticos con mando en plaza.
    – Unos 4.000 euros mensuales, por diputado raso.
    – Casi 3.,000 euros mensuales, sin retención fiscal alguna, ni tener que declararlos como ingresos, para el pago de hotel en Madrid, comidas, etc. (Y esto lo cobran todos los diputados, menos los de Madrid, aunque tengan piso en la Villa y Corte, como sucede con Ábalos, que disfruta de un apartamento-de 48 metros cuadrados…).
    – Una cantidad, cuya cuantía exacta desconozco, pedro que parece ser que dobla el salario mensual de un diputado de a pie, por ser PRESIDENTE DE LA COMISIÓN DE INTERIOR DEL CONGRESO.
    Y este tipejo, pues eso es lo que es, se entretiene demandando a un ciudadano normal y corriente, de los que le pagan el sueldo.
    Quien quiera entender, que entienda…

  7. Este obeso, o gordo, y feo señor, ha perdido los papeles desde que le echaron de ser lo que nunca le correspondió, ni mereció, ser ni ocupar.

    1. Sí, pero sigue siendo diputado por Valencia, y presidente de la comisión de interior del congreso, total unos 10.000 euros mensuales, de nada.
      Además del 80% del salario de un ministro del Reino de España, durante dos años, que serán unos 8.000 euros mensuales…
      Y lo que le pagan para hotel y comidas en Madrid (a pesar de que tiene piso), totalmente exento de tributar, pues se considera que son gastos de «representación», a pesar de que solo se representa a sí mismo, pues ya no le quieren ver ni en el PSOE.

  8. Ábalos queda retratado como lo que es: un corrupto, cobarde y mierda, valiente con los débiles (el señor Grau ha sufrido un ictus cerebral), y cobarde con los que mandan…
    El típico «socialisto», vamos.
    Todo mi apoyo y solidaridad con don Ramiro, cuyos artículos me encantan y enriquecen intelectualmente.
    Gracias, amigo. Le deseo lo mejor.

  9. Un proceso judicial conlleva gastos, debería habilitarse una cuenta para donde pudieran realizarse ingresos con los que ayudar al Sr. D. Ramiro Grau. Las palmaditas en la espalda están muy bien pero así no se hacen frentes a lso gastos procesales.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad