¿El final de Israel?

Minutos antes del inicio d esta entrevista, el experto en tecnología militar y economía de la ocupación israelí Shir Hever recibía la noticia  de que su pareja había sido detenida en una manifestación contra la guerra en Gaza en Berlín. “En Alemania sucede constantemente””, lamentaba. El activista israelí atendió a La Vanguardia tras visitar Barcelona invitado por el IEMed, donde alertó en el Parlament sobre el uso de sotfware espía Pegasus en la guerra de Gaza

Josep Borrell ha sugerido que los países de la UE y EEUU deberían dejar de enviar armas a Israel. ¿Es una posibilidad real?

Es su obligación. El Gobierno de Valonia, en Bélgica, ha cancelado sus licencias de exportación. Los tribunales de los Países Bajos han declarado que las exportaciones de armas a Israel están prohibidas. También el tránsito. España compra y es un país de tránsito hacia Israel pese a ser un país firmante del tratado sobre el Comercio de Armas, que establece que los terceros estados tienen la obligación de no vender, comprar ni transportar armas a países sospechosos de cometer genocidio o que lo estén cometiendo.

Parece que lo ignoran.

Hay sindicatos portuarios en Bélgica, los Países Bajos, Portugal, Grecia, Chipre, Italia, Irlanda… que se niegan a dar servicio a los barcos que llevan armas a Israel porque es una obligación legal y su deber moral. No irán a prisión por Israel.

Afirma que Netanyahu tiene motivaciones políticas para no querer un alto el fuego.

En Israel hay mucha desconfianza, odio y pérdida de apoyo interno. Muchos israelíes piensan que el Estado ha sido destruido, que es el final. Netanyahu sabe que habrá elecciones tan pronto como haya un alto el fuego y quiere evitarlas como sea.

¿El Estado de Israel ha sido destruido por la guerra?

Los israelíes judíos como yo crecimos con las historias del Holocausto y sabemos que cuando un país comete genocidio, también comete suicidio. Los regímenes que han cometido genocidio en la historia reciente han colapsado. Y sabemos que hay un caso judicial en la Corte Internacional de Justicia. Es un momento muy peligroso en el que la gente puede perder el control. “¿Qué importa ya?”, Es una mentalidad que no piensa en el futuro. Y una sociedad que no piensa en el futuro se desmorona. Lo único que mantiene las cosas como están es una sensación de emergencia debido a la guerra. Esto explica por qué Netanyahu presiona para continuar.

¿Existe conciencia de que se está cometiendo un genocidio?

Es una situación sin precedentes. Los medios están difundiendo mentiras. Incluso diarios como Haaretz, que tiene reputación de ser relativamente liberal y más preciso. Pero la mayoría de los israelíes hablan inglés y tiene familia en otros países. Saben que en el resto del mundo las cosas se ven diferentes. Pero eligen no saberlo porque las consecuencias de afrontar la verdad de los está sucediendo son insoportables. Tienen la necesidad de autoconvencerse de que esta es una guerra justificada de defensa.

Muchos ven en Israel la única democracia de Oriente Medio.

En algunos países existía ese mito, pero los israelíes dejaron de llamar democracia a Israel en el 2017. La ONU publicó un informe que concluía que Israel era un Estado de apartheid. No fue censurado por Israel, sino por Estados Unidos. Era una situación incomoda para el Gobierno israelí, les preocupaba que los palestinos dijeran: “Si estamos en una democracia, entonces quiero mis derechos”. Entonces aprobaron la ley del Estado-Nación del 2018, en la que se dice que Israel es un Estado que pertenece únicamente a los ciudadanos judíos. La palabra democracia no está en la ley.

Denuncia que Israel usa el software espía Pegasus en la guerra.

Las empresas de software espía NSO Group, Candiru, Cirus…, están coordinando sus esfuerzos para apoyar al Gobierno. Buscan a los rehenes pirateando los teléfonos de los palestinos, promueven la propaganda israelí y atacan los mensajes de solidaridad, las declaraciones palestinas y los testimonios desde Gaza. Pero el uso más importante de software espía es interno, contra el público israelí, para mantenerlo desinformado. Por ejemplo, Israel afirmó que había interceptado conversaciones entre palestinos que probaban que había bombardeado su propio hospital. Mucha gente lo creyó porque creen que Israel tiene software espía y que puede hacerlo. Más tarde se descubrió que esta conversación era falsa.

Con toda esta tecnología militar y de espionaje, ¿cómo es posible que todo fallara el 7 de octubre?

Es un mito. La tecnología que Israel desarrolla es de represión. Y tampoco la ha inventado. Los software espías ya existían, pero Israel es el único país que permite a las empresas venderlo. Están dispuestas a cruzar líneas rojas. Pero lo ocurrido también forma parte de una soberbia colonial muy profunda, es una sociedad que se niega a ver a los palestinos como seres humanos. Los subestiman, así que les cogió por sorpresa. Pensaron que con las cámaras, los drones y la inteligencia artificial estarían seguros, creyeron que los palestinos serían incapaces de atacar su tecnología.

Usted es activista de la campaña BDS (Boicot, Desinversión, Sanciones), considerada antisemita por el Gobierno israelí.

Tarde o temprano se pondrá fin a este sistema de apartheid. La pregunta es cómo. Una mayoría de palestinos cree que hay que seguir el camino de Sudáfrica. El movimiento BDS se basa en ideas antirracistas. La acusación del Gobierno israelí es ridícula y calumniosa. Desgraciadamente, el Gobierno acusa a todo el mundo e antisemitismo. Moody´s bajó la calificación crediticia israelí y ahora también lo es.

Para La Vanguardia


2 respuestas a «¿El final de Israel?»

  1. El sionismo controla los medios de comunicación a nivel mundial, las finanzas y todo lo demás, de hecho la Corte Penal Internacional no se ha atrevido a decirle nada. Israel/EEUU tiene garantizados la impunidad, si es preciso hacer que las televisiones pongan 3 películas sobre el Holocausto a la semana para compensar, se ordena y asunto arreglado. El genocidio que se está cometiendo en Gaza que se lo apunten todos los tontos que se prestan a abrazar la propaganda de que los mandatarios judíos son seres angelicales que jamás rompieron un plato ni hicieron nada para ser odiados. Que se lo apunten, porque este genocidio es posible por la posición de privilegio en que está situado el poder judío en el mundo y el lavado de cerebro inoculado en las mentes de la población mundial por el monopolio de la propaganda a su servicio.

  2. Netanyahu, Putin, Macron, Maduro, Sánchez, etc. no salen ni con quitamanchas. Recordar tantas veces como sea posible que Netanyahu es de B´nai B’rigth; y que ser judío no implica ser sionista. El sionismo suele sacrificar( usa como parapeto mimético )al pueblo al que dice representar, ya desde tiempos del Mesías( los labradores arrendatarios asesinos ); y desde mucho antes, pues estos marranos son los que adulteraron la Antigua Alianza, ‘tiñéndola’ de odio, aun en boca de su dios a la medida( de sus ambiciones/psicopatía ).

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad