El «Gran Circo Militar Español». ¡Pasen y vean!

Pasen, señoras y señores. Pasen y vean. En la pista encontrarán de todo. Por fin a su alcance el «Gran Circo Militar Español», donde todo es posible: saltimbanquis y payasos, monos y macacos, perritos falderos, camellos y dromedarios. Pasen, pasen y vean. El «Gran Circo Militar Español» ha llegado.

Tte. Col. González Hernández

Y es que llegados a este punto, no queda más remedio, pues es obligación, al tiempo que derecho, que dejar constancia del hecho indiscutible de que nuestras FFAA van a la deriva, sin control, ni medida, desgobernadas desde hace décadas, por un lado, por unos profesionales del chupe y la mangancia de todo color ideológico que, sin la menor idea de lo que es o debe ser la milicia ni carajo que les importa, conducidos por una mezcla rara y explosiva de odio ancestral y de temor, las han reducido mera pantomima, mientras que, por otro, sus mandos (superiores y no tan superiores), elegidos siempre ad hoc, claro, por aquéllos, instruidos para tragar sapos, culebras y hasta sasbles, a cambio de sus carreras, han inyectado en sus miembros una mezcla abrasiva de estupidez y desvarío, que hace que nuestra FFAA vengan permitiendo cualquier despropósito hasta haber perdido no sólo la razón de su ser, sino hasta la más mínima vergüenza y, con ello, el menor atisbo de dignidad y honor.

Insertamos al final algunos ejemplos y los enlaces a otros que prueban lo que decimos. Y lo prueban porque no sólo tamaños espectáculos se han permitido sin que nadie, que sepamos, sin que ninguno de los miembros de dichas FFAA, de cualquier clase, grado o condición, haya protestado lo más mínimo, a lo cual tienen derecho al tiempo que obligación y canales para ello, y que no digan lo contrario, sino que en el summun de la enajenación lo han aplaudido e incluso alardean de ello, eso sí, ante esa parte del pueblo que sufre de una epidemia de idiocia que lo tiene reducido a vulgo, a plebe, a masa informe que también traga con todo, incluso hasta con su propia paulatina e inexorable destrucción.

Estas FFAA, que ahora incluso se intentan vender como una «marca» (¿?), como si de bragas o calzoncillos se tratara, vienen dando un espectáculo bochornoso propiciado por los que las quieren reducir, aún más si cabe, a la nada, y por los que confundiendo obediencia con sumisión, lo aceptan y colaboran incluso con entusiasmo.

Contemplamos en su día estupefactos peticiones de matrimonio (AQUÍ y AQUÍ) en nplena formación. También los vergonzosos espectáculos de las «galas» –¡hay que joderse!– de entrega de los premios 2023 Ejércitos de Tierra (AQUÍ) y del Aire (AQUÍ); la Armada ex-Española supo escaparse del bochorno. Después a un patético Teniente Coronel, de uniforme y en actos oficiales, adicto a graznar cual urraca beoda en varias ocasiones (AQUÍ y ver al final). Finalmente, y como parece que el espectáculo must go on, hemos visto a la Legión (ver vídeos al final) realizando unas cabriolas fuera por completo del orden cerrado reglamentario, comportándose cual vulgares majorettes o bailarinas de can can o coro de burdel en unas procesiones convertidas, eso sí, en parque de atracciones o reclamo turístico para guiris, así como ese desembarco del Cristo moda plena de vulgar sentimentalismo que nada tiene que ver con la Legión de verdad, la que fue, que ya no es. Así como también contemnplamos a un niño (AQUÍ), pobrecito, y no es la primera vez, haciendo el mico, ridículo, de uniforme, mascarada patética y vulgar utilizando al pobre chaval sin que a nadie, ni a sus padres, les pareciera mal, sino todo lo contrario, sustituyendo a la cabra que ya no puede desfilar porque los animales tienen más derechos que los seres humanos.

La milicia fue, es y debe ser otra cosa. La pretendida de hoy en nada se le parece, infectada por la idiocia inyectada en nuestra sociedad por los listos, que son a la par su lumpen, que llevan a España a su destrucción, sin que nadie reaccione, sino todo lo contrario, pues la misma mediocridad de todo orden y calibre es la que infecta a sus mandos y componentes que a fuer de renegar de ellas han perdido las que deberían seguir siendo sus únicas referencias, hasta que un día, cuando todo se acabe y toquen fondo… se dediquen a escarbar, no lo duden, si es que no lo están haciendo ya, porque esta clase de procesos de decadencia y degradación no son nuevos, como tampoco su inapelable final.

Pasen, señoras y señores. Pasen y vean. En la pista encontrarán de todo. Por fin a su alcance el «Gran Circo Militar Español», donde todo es posible: saltimbanquis y payasos, monos y macacos, perritos falderos, camellos y dromedarios. Pasen, pasen y vean. El «Gran Circo Militar Español» ha llegado.

 


8 respuestas a «El «Gran Circo Militar Español». ¡Pasen y vean!»

  1. Y todo con las bendiciones de los mandos ¿militares?, postrados obedientes a los mandos y mandas polítiques.
    La religión de hombres honrados se la cargó, a conciencia, el nominalmente «jefe de las fas», JC el felón

  2. Tristemente es así. Desgraciadamente nos daremos cuenta del estado de degradación a que han llegado cuando tengamos el previsible conflicto armado con Marruecos, solo habrá dos alternativas, o rendición incondicional como ocurrió en la entrega del Sahara o descalabro total como en Annual y esta vez no habrá un Millán Astray o un Franco para revertir la situación.

    1. Pobre de aquel que se rinda…el moro prometerá el oro y el moro solo para degollarlos más facilmente.La palabra rendición es derrotista en sí.
      Que sean el moro y los traidores los que se rindan y sus madres las que lloren.

    2. A eso vamos de cabeza ante la indolencia y la indiferencia total de la abrumadora mayoría de una sociedad aborregada, cretina, enferma, decadente y envilecida. Es grotesco, surrealista, indignante, humillante, aberrante.. Se agotan los calificativos.
      Un saludo.

  3. Acertadas consideraciones, un ejército de saltimbanquis y payasos, monos y macacos, perritos falderos, camellos y dromedarios, nada mejor para tener una España indefensa ante los que planean su destrucción.

  4. No me sorprendería que los mandos masones les obliguen, so pretexto de hacer algo vistoso y difícil para el respetable, a hacer esos pases de majorettes con malabarismos circenses. En su cometido oculto de desprestigiar y destruir al cuerpo, su imagen seria y respetable, y su aún más respetable historia. Seguramente tanta mandanga disgusta a la mayoría de ellos, y seguramente habrá un grupo de progres o peor a disposición de esos mandos.
    Hasta un punto se puede dar espectáculo y diferenciarse, pero pasando de ahí, creo que solo se hace el ridículo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad