El imperio de la imagen del consumidor

Lo que tienen en común:

1) la idea de que Occidente puede prescindir de los combustibles fósiles y abandonar los motores de combustión mientras el resto del mundo ni se lo plantea;
2) la idea de que el ejército ruso es tecnológicamente atrasado, lucha con picas, está dirigido por un loco y se derrumba porque enviamos a los ucranianos nuestras armas;
3) la idea de que si eres hombre pero esta mañana decides ser mujer significa que eres mujer y punto, y lo demás son trivialidades y pamplinas conservadoras;
4) la idea de que Europa puede sobrevivir como potencia económica sin suministros energéticos baratos;
etc. etc.

Hay muchas maneras de describir unitariamente el proceso histórico que llega a estas (y otras) salidas, pero si queremos describirlo en términos cuasi-filosóficos, podemos decir que son, sencillamente, instancias de subjetivismo absoluto, un subjetivismo aún más radical que las formas más extremas de idealismo subjetivo del tipo de Berkeley.

Aquí, el mundo es como es simplemente porque yo pienso que es así, y el hecho de que yo piense así hace que sea así.

Es interesante observar cómo la política, y más aún la política internacional, que siempre ha sido ante todo «Realpolitik», se ha convertido en las últimas décadas en el dominio indiscutible no tanto de las ilusiones, sino de una batería de delirios voluntaristas en los que la realidad es, sin resto, lo que nosotros queremos que sea. Y si no está de acuerdo, tanto peor para la realidad.

La naturaleza, de la que uno se llena la boca con formas pseudoecológicas, ha desaparecido de hecho y se ha reducido un poco a un cuento de hadas de Disney (tal vez enmendado) y un poco a un lugar ideal, funcional para recordarnos nuestros pecados. La naturaleza que se imagina que hay que defender es, de hecho, siempre una imagen publicitaria de la naturaleza, como un atisbo para disfrutar en las próximas vacaciones-sueño-por-todo-el-mundo.

La sustitución de la naturaleza por una imagen socializada de la misma es, además, el rasgo dominante en todo el debate sobre la autodeterminación sexual, que ha pasado de ser una interesante cuestión de nicho a una obsesión generalizada sobre la que librar una perenne batalla ideológica.

El reino de la imagen celebra naturalmente sus triunfos más indiscutibles cuando tiene que gestionar la opinión pública en torno a países hostiles y/o pueblos lejanos. Aquí se pueden construir impunemente relatos autoconfirmadores, con la mayor libertad creativa, y las exigencias de la propaganda santifican esta inclinación de nuestra época convirtiéndola en un deber cívico (la construcción de una opinión pública complaciente como retaguardia del frente de guerra).

Pues bien, el otro día reflexionaba sobre un hecho preocupante de la juventud contemporánea, tal como se desprende de un muestreo de interacciones en las redes sociales. Me daba cuenta del extraordinario e irrefrenable nivel de dependencia de una presión publicitaria, en gran medida oculta, que reconduce el horizonte de las propias aspiraciones a la esfera del consumo-mirada-juventud.

A este nivel, la victoria de los mecanismos del mercado es total e indiscutible. La adhesión a patrones de consumo y tipos de bienes como horizonte de valor es sin reparos y completamente inconsciente. Esto no debe entenderse como «creerse los anuncios». Desde hace tiempo, la publicidad no funciona principalmente bajo la forma directa del anuncio, sino bajo las formas oblicuas -e infinitamente más eficaces- de proponer una imagen del mundo y de los modelos humanos, a la que corresponden mágicamente bienes, servicios y funciones con una etiqueta de precio.

Parte de este proceso no es sólo la venta del producto, sino la venta de una imagen de uno mismo y de los demás. Lo que antes se llamaba ideología se ha trasladado sin freno a la publicidad directa, pero sobre todo indirecta (en películas, a través de influencers, etc.).

La formación sentimental de estas nuevas generaciones se forja sobre este modelado unidimensional, que luego se convierte también en el único objeto de diatribas, polarizaciones y «debate civil». Y de hecho, la agenda ideológica de los jóvenes coincide al milímetro con la agenda precocinada de la «clase creativa»: autodeterminación genital, ecologismo de diario de Greta, desprecio por cualquier forma de vida que se aleje de la imagen del centro acomodado de una metrópolis estadounidense, animalismo disneyesco, catálogo de villanos extraído directamente de la agenda de la NSA, etc.

Además, este sometimiento total a una cultura de la imagen manipuladora no tiene salida, porque, por un lado, incluso las escuelas y universidades están cada vez más impregnadas de ella y, por otro, la capacidad de leer de forma independiente -la única fuente a la que se podía recurrir para inspirarse en modelos diferentes y no comerciales- ya no forma parte de las facultades primarias.

En la lectura, las imágenes son creadas autónomamente por el lector, lo que siempre hace de la lectura un acto en el que se aprende y se crea simultáneamente. Pero el hábito de navegar por un sistema de imágenes autoobjetadas (y, por tanto, preinterpretadas) hace que la lectura parezca comparativamente un medio agotador, y paraliza su desarrollo.

El resultado natural de este proceso es una reducción vertical de la capacidad de lectura estructurada al nivel de la lectura de un correo electrónico o un twit, mientras que esa peculiar facultad en torno a la cual se ha construido la civilización de los últimos milenios parece estar al borde de la extinción.

Así que, mientras reflexionaba sobre el cambio de conciencia de la juventud contemporánea hacia un mundo de imágenes manipuladoras, me preguntaba qué ocurrirá cuando esta generación se convierta en la clase dirigente. Aunque, bien mirado, la de hoy es ya la segunda generación que habita esta condición, sólo que en una forma más extrema que la anterior.

Y la generación anterior es la que hoy constituye la columna vertebral de las clases dominantes y productivas: el predominio de esa forma de subjetivismo idealista que hace que las propias proyecciones sean más reales que la realidad es, pues, ya un primer fruto de esa dinámica.

Esta conclusión advierte contra la perspectiva optimista de que «esto no puede seguir así mucho tiempo, tarde o temprano se estrellarán». Sí, se estrellarán (es decir, nos guste o no, todos nos estrellaremos), pero en ausencia del desarrollo de facultades alternativas, esto no será una lección de realismo, un incentivo para analizar el mundo y su complejidad, sino simplemente un incentivo para cambiar de imagen, para elegir alguna otra imagen de fantasía de las estanterías del supermercado cósmico que imaginamos que es nuestro mundo.

Para sinistrainrete.info


3 respuestas a «El imperio de la imagen del consumidor»

  1. Expondré una reflexión psicológica que viene al hilo de su magnífico artículo.
    El triunfo absoluto e incuestionable del mercantilismo, que viene en el pack del liberalismo más inhumano, nos va dejando el poso identitario de que, también nosotros, somos meras mercancías, es decir cosas útiles para la venta.
    Si a alguien que le vaya mal su oficio, su tienda, o cualquier otro modo que tenga de ganarse la vida, acude a consultar a algún experto acerca de sus métodos, una de las primeras frases que corre el riesgo de escuchar es: “¡Es que no sabes venderte!”
    Sin dudar lo más mínimo de que, la diferencia entre la venta de los productos y la de la propia persona, es nula, por cuanto son la misma e indivisible mercancía, el que aconseja, no pregunta primero si la persona quiere venderse a sí misma, sino que da por hecho que, queriéndolo, el problema es que no sabe hacerlo.
    Parece ser que, debe haber muy poca gente, que no dé por hecho que su finalidad en la vida es venderse o que la vendan.
    Ahora bien, el asunto merece ser bien definido. No se trata de que un profesional del arte dramático, asista a un casting, y se le evalúe en términos de sus habilidades para interpretar algún papel del guión de que se trate.
    En este último caso, el profesional tratará de emular al personaje que interprete durante el rato que dure cada actuación. Después podrá vivir sin necesidad de hacerse pasar por quien no es.
    El alquiler de sus habilidades interpretativas, para hacer un determinado trabajo, no es igual que la venta de sí mismo.
    Cada vez se hacen más y más películas de robots, o que incluyen robots, antropomórficos, del tipo de 3PO en la saga Star Wars. Tales máquinas son programadas al gusto de quién se haga con su propiedad, y si cambian de propietario, no hay problema alguno en reprogramarlas para que se adecuen a sus nuevas preferencias.
    Tales máquinas, también podrían programarse de manera polivalente, de tal modo que dispongan de un gran número de programas preinstalados para una variedad de usuarios con gustos diferentes. De hecho, es posible que ya existan.
    Como respuesta a las demandas de cada usuario, el robot en cuestión, también podría responder en términos de identidad, como diría Fromm, por la suma total de los papeles que desempeña: «Soy lo que deseas que sea».
    Una pregunta que emerge, ante estas condiciones existenciales en las que se va introduciendo el ser humano, se refiere a los niveles de tolerancia de nuestra naturaleza de especie.
    ¿Tolerancia a qué? A la propia despersonalización, o, lo que aún es peor, a la privación de la posibilidad de llegar a alcanzar la realización suficiente que conlleva un concreto modo de ser, un ser en sí, que pueda existir por sí.
    De hecho, una auténtica despersonalización es una experiencia terrible. Dejar de ser persona para convertirse en cosa o en robot, es uno de los miedos que más angustia ontológica pueden generar, en personas que padecen una condición de inseguridad ontológica primaria
    Hay que tener en cuenta que, ni siquiera se puede vender la propia personalidad una vez constituida, por lo que hacer seres humanos aptos para el comercio, requiere la invención artificial de modos de no-ser, que puedan adecuarse con facilidad a la implantación de rutinas artificiales, según sea la deseabilidad social que impere en cada momento.
    Sería deseable hacer algunas reflexiones, más o menos generalizadas, acerca de las implicaciones que, las nuevas condiciones de vida que se van implantando, pueden tener, no solo sobre la economía, la ecología, la naturaleza, etc., sino, también, las referidas a los aspectos constitutivos, psicológicos, ontológicos y existenciales del propio ser humano.
    Además, no se deben obviar sus consecuencias sobre las nuevas sociedades que, bajo tales condiciones, puedan llegar a formarse.

  2. Cuando el único fin se restringe a este mundo/vida evidentemente, triunfa el materialismo, como queda patente con las dos antítesis liberal y revolucionaria con que se gobierna el patio. Puro materialismo. Y, llegados a este punto (que, casualmente es en el que estamos), está totalmente justificada la regla que dice que no hay reglas, para quien sabe esquivarlas. Y una cosa lleva a otra, y se acaba mercadeando con humanos. Es la ley del más fuerte, del más simpático, del mejor demagogo, del más despiadado, etc. Lo que se aplica a las personas, se aplica a los grupos, las sociedades, las naciones y finalmente, a la nación resultante, el ganador, el más… al poder que somete al resto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad