El infierno vacío y el fin de la Iglesia. En televisión, por supuesto

Con su entrevista a Fazio, el Papa ha puesto a la Iglesia católica en liquidación.

Dijo que le gusta pensar que el infierno está vacío. «Es algo personal mío, no un dogma», añadió, como para restar seriedad a la afirmación. Pero él es el Papa, el vicario de Cristo en la tierra. Cada declaración que hace, aunque se exprese a nivel personal, tiene un peso específico como ninguna otra. Y él sabe cómo funciona: ‘Si el Papa lo dijo…’.

¿Por qué digo que con sus palabras el papa ha puesto a la Iglesia en liquidación? Muy sencillo. Si el infierno está vacío significa que no hay juicio. Y si no hay juicio significa que no hay pecado. Y si no hay pecado significa que nuestro Señor vino al mundo para nada porque un mundo sin pecado no tiene necesidad de redención. Y si nuestro Señor Jesús vino para nada, significa que fundó la Iglesia para nada. Y si la fundó para nada, significa que no es necesaria. Y si no sirve para nada, se puede abolir con toda seguridad. Y si se puede abolir, ¿para qué está el papa?

Bergoglio, al poner a la Iglesia en liquidación, también ha puesto al papa, y por lo tanto a sí mismo, en liquidación. Suicida. ¿Se da cuenta de esto?

Parafraseando a Francisco, me gustaría pensar que no se da cuenta y que sus facultades mentales no están en su sitio. Desgraciadamente, no es el caso. Como me dicen amigos argentinos que le conocen, y como confirman algunos desde dentro de los sacros palacios, sólo le interesa el poder por el poder. Y la imagen de sí mismoAprès moi le déluge. Así que es feliz si los Fazios de turno se arrodillan ante él. Basta. El resto no le interesa lo más mínimo. Al contrario, que la Iglesia sea puesta en liquidación le complace. Porque en realidad la desprecia. En el Vaticano llevan mucho tiempo susurrándolo. El Número Uno, como le llaman allí, desprecia a la jerarquía, desprecia a los cardenales, desprecia a los obispos, desprecia todo el mecanismo curial y eclesial, una maquinaria que sólo tiene sentido para él en la medida en que le permite ejercer el poder y cultivar su imagen.

Se pueden hacer muchas hipótesis y razonamientos sobre el origen de ese desprecio. Lo esencial es que la idea de un infierno vacío no es expresión de un espíritu misericordioso, sino de nihilismo. Un nihilismo doctrinal, teológico y litúrgico que ya había aflorado en abundancia, pero que ahora ha salido a la luz con esta voce del sen fuggita. Revestido de peronismo práctico, el nihilismo bergogliano se traduce en ambigüedad sistemática. Que utiliza con el propósito habitual: exaltarse a sí mismo y devolver el golpe a la Iglesia.

¿Se recuperarán algún día la Iglesia católica y el papado del golpe infligido por Bergoglio?

Humanamente hablando, es difícil. La voz del papa ha quedado reducida a la de un influencer superficial y demagógico. La Iglesia, como institución, pierde credibilidad día a día. Y ahora, con la declaración papal sobre el infierno vacío, ha perdido oficialmente su sentido.

En los sacros palacios están consternados. No tanto por la fe, sino por el destino de la institución. Como funcionarios de una gran burocracia, los curiales no pueden permitir que el aparato pierda sentido y función. Si el aparato se acaba, ellos también.

Se trata, pues, de una cuestión de vida o muerte (no eterna, obviamente). Y cada día que pasa, la situación se vuelve más pesada, ya que la institución se hunde cada vez más.

Hubo un tiempo en que en un caso como éste se hubiera procedido con una hermosa conspiración palaciega, pero para ser conspirador se requiere inteligencia y valor, y alrededor no los hay. En cambio, hay mucho miedo, porque el tirano es vengativo y tiene espías por todas partes.

Así que navegamos a vista, hasta la próxima entrevista, hasta el próximo motu proprio. Hasta la próxima tontería de Tucho. Intentando ganarse la vida siendo invisible.

¿Esperanzas en el próximo Papa? En mi libro Cómo acabó la Iglesia imagino que después de un Francisco I vendrá un Francisco II y luego un Francisco III y así sucesivamente, durante bastante tiempo. La hipocresía clerical no tiene límites (quizá los que le odian puedan pedir la beatificación de Bergoglio) y el neomodernismo ocupa todos los ganglios de la institución.

La Iglesia ha sido liquidada en televisión y el papa se ha suicidado en directo, en un programa de entrevistas nocturno, para complacer a la gente. Cierto. Cierto que fue la televisión la que decretó su fin, en nombre del share. No podía haber sido de otro modo. Después de que la Iglesia se vendiera al mundo, no podía haber otro final, siendo la TV la expresión y la síntesis del pensamiento del mundo.

Sólo el buen Dios, como y cuando quiera, puede venir y quitar la cartel The End para escribir un guión totalmente nuevo. ¿O tal vez ya lo esté escribiendo?

Para caminante-wamderer


8 respuestas a «El infierno vacío y el fin de la Iglesia. En televisión, por supuesto»

  1. Sin ánimo de romper una lanza por Bergoglio, decir que, hace unos 20 años todavía en tiempos de Wojtyla, en las “hojas parroquiales” que se editaba en mi obispado y se repartían en las parroquias, ya decían que el infierno existe pero que está vacío; Ya directamente Wojtyla, decía en 1999 que “el infierno NO es un lugar (espacio, alojamiento), sino la situación de quien se aparta de Dios”, es decir, crear ambigüedades para llevar al error. El tipo lenguaje empleado por estafadores.
    Este mismo usurpador de Wojtyla junto con Ratzinger fueron los que promocionaron a Bergoglio. El curriculum de Bergoglio debía de ser una serie de hojas en negro de la cantidad de tachones realizados sobre el mismo. Pero habá alguien más que lo superó: el criminal degenerado satánico de Montini.
    Si Montini hubiese cometido su usurpación en tiempos de Bergoglio, –ya solamente, con las numerosas visitas nocturnas de “los” amantes a los aposentos de Montini, con el consiguiente pase autorizado y ordenado a la Guardia Suiza y los consiguientes chismorreos que llegarían a más de un cardenal y, que consiguientemente, sería vox populi en todo el Colegio Cadernalicio que sería lo mismo que toda Roma—en los medios de comunicación, Montini hubiese desbancado por goleada a todos los “amigos” de Jeffrey Epstein.

    Bergoglio es la última fase (porque más es inimaginable y casi imposible de superar) de una operación de derribo de la Iglesia. Y aún así NO podrán destruirla.

      1. Sí fuese lo mismo:
        “DECIR QUE EL INFIERNO ES UN LUGAR O DECIR QUE EL INFIERNO ES APARTARSE DE DIOS ES DECIR LO MISMO”

        NO haría falta afirmar que:
        “el infierno NO es un lugar (espacio, alojamiento), sino la situación de quien se aparta de Dios”

        Puedes estar apartado de DIOS temporalmente o eternamente.

        Puedes estar apartado de DIOS temporalmente SOLO aquí en la Tierra mientras vives antes de morir; es decir, sí estás en pecado estás apartado de DIOS, sí estas en gracia estás con DIOS. Es algo (un estado) que puede cambiar, NO es algo fijo, NO es eterno. Puede cambiar la situación. Se cambia de situación cuando te Bautizas o, después de ello, si pecas y te arrepientes sinceramente, confiesas (sacramento) y cumples la penitencia.

        Estás apartado de DIOS eternamente cuando estás en el Infierno. Del infierno no puedes salir; por ello, el infierno SÍ es un lugar, un espacio, un alojamiento con límites (fronteras infranqueables), como se prefiera definir y en que, además de estar apartado de DIOS, estás “sufriendo tormento de forma material –cuerpo- y espiritual –alma-” (estás en cuerpo y alma porque has resucitado previamente para ir al Juicio Final, ser condenado y cumplir la condena eterna) y, para más infortunio, estás acompañado del resto de los condenados y de todos los demonios.

        Por lo tanto, afirmar que el infierno NO es un lugar, es afirmar algo falso y, viniendo de un supuesto Papa, es con intención de confundir dando lugar a interpretaciones distintas. No es solo estar apartado de DIOS. Puede dar a entender inexistencia de castigo.

        Solo se puede dar la situación de vivir y no habiendo muerto cuando estando con vida (en cuerpo y alma) venga el HIJO DEL HOMBRE (N. S. JESUCRISTO) en su 2ª venida en el Día del Juicio al Final de los tiempos. Este destino eterno está comunicado por CRISTO a toda la humanidad y no debe existir ninguna duda o distinta interpretación.
        Mismo Nuestra Madre, en una de sus numerosas apariciones, enseño a los 3 pastorcillos en Fátima el infierno.

        “y los echarán en el horno de fuego; allí será el lloro y el crujir de dientes.”

  2. El mal que este ¿Papa? ha hecho a la Iglesia, es incalculable…
    Más o menos como el mal que Pedro Sánchez ha hecho a nuestra Patria.
    CREO EN DIOS, A PESAR DEL ¿Papa? actual, de casi todos los Obispos españoles, y de una gran parte de los sacerdotes.

  3. Bergoglio pretende gobernar la Iglesia solo con su ayudante Tucho. El camino que ha emprendido probablemente convierta a la Iglesia de Roma en un organismo al servicio de poderes mundanos y la Iglesia de Cristo se refundada, mediante intervención del Espíritu Santo, en otro lugar.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad