El Instituto de Astrofísica de Canarias: totalitario, censor y liberticida

Erik J. Olsson
Rafael Rebolo López

El Instituto de Astrofísica de Canarias (IAC) con sede en Tenerife, hasta el momento prestigiosa institución, ha enseñado la patita… o al menos su «Comisión de Seminarios» y su director, Rafael Rebolo López en persona, pues, ni cortos ni perezosos, han censurado, eliminándola al más puro estilo stalinista, la conferencia –por invitación del propio IAC– que el 18 de Noviembre pasado dio el reconocido profesor y filósofo sueco Erik J. Olsson sobre la libertad de expresión académica cuya grabación el IAC ha censurado haciéndolo desparecer de Youtube. Señalar que el profesor Olsson es cofundador de  Academic Rights Watch, organización independiente cuyo objetivo es supervisar y promover la libertad académica en Suecia documentando las violaciones en los sitios web de la organización, utilizando las recomendaciones de la UNESCO de 1997 sobre el estatuto del personal docente de la enseñanza superior como norma de referencia; nada sospechoso, pues, y ya me entienden.

¿Por qué? Pues se lo vamos a contar brevemente.

Porque el profesor Olsson tuvo la audacia, la valentía, y para el IAC la desfachatez, de ser políticamente incorrecto, o sea, de decir la verdad, afirmando y exponiendo conceptos tan evidentes hoy en día como los siguientes:

  • La amenaza que supone para la libertad académica la gestión de las universidades como si fueran empresas privadas, lo que las lleva a mirar más por la corrección política que por la enseñanza en sí.
  • La también amenaza que supone para esa misma libertad académica la transición de los valores académicos tradicionales a enfoques asimismo políticamente correctos.
  • La amenaza para la libertad académica que supone la imposición del feminismo o de la cultura feminista por lo que de totalitarismo estamos viendo que tiene. El profesor Olsson argumentó para apoyar su afirmación que es indudable la existencia de dos «culturas» sociológicamente hablando: una femenina y otra masculina  (estudio del sociólogo Geert Hofstede) que difieren sistemáticamente en sus actitudes hacia el trabajo y la educación, con una la masculina que enfatiza la meritocracia, la competencia y el logro, y una la femenina que valora más la igualdad, la amabilidad y la cooperación.
  • Está comprobado ya a estas alturas que las políticas radicales de género en nombre de la integración están teniendo un efecto amedrentador sobre la expresión en las universidades suecas.

Pues bien. Terminada la conferencia, que estuvo plagada de «problemas técnicos» –¿fue casualidad?–, se colgó la grabación en Youtube, la cual estuvo allí… ¡dos hora tan sólo! siendo eliminada ipso facto a modo de «medida cautelar» porque: «varias personas habían expresado su desacuerdo y preocupación por el contenido del seminario y (…) ni el perfil del ponente, ni el título, ni el resumen de la charla hacían prever al CS que el contenido pudiera ir en contra de los principios de igualdad y entrar en conflicto con nuestro código de conducta» (Correo electrónico de la Comisión de Seminarios del IAC).

Finalmente, el 24 de Noviembre, fue el director, el ya citado Rafael Rebolo López quien sentenció la cuestión con otro correo en el que afirmaba (la negrita es nuestra):

«En relación con el seminario impartido recientemente en el IAC por el Prof. Erik J. Olsson (Univ. de Lund), la Dirección del centro lamenta profundamente que en el transcurso del mismo se realizaran afirmaciones absolutamente contrarias con nuestro firme compromiso con la igualdad de género y con los principios de nuestro Código Ético.

Este profesor no se encontraba en visita de trabajo en nuestro centro. Su ponencia fue propuesta, de manera puntual, por un investigador del IAC a la Comisión de Seminarios, quien revisó el título y el resumen facilitados de la ponencia. Esta Comisión, por la información proporcionada, no podía deducir los contenidos totalmente inapropiados que finalmente fueron expuestos en varias transparencias y manifestados verbalmente por el referido ponente.

La Dirección del centro expresa su rotunda desaprobación ante lo ocurrido y mantiene la medida de cancelar la distribución y el acceso a la ponencia a través de los medios de comunicación propios del centro; confirmando la acción tomada, como medida preventiva por el Director, en el momento en el que se tuvo noticia de lo ocurrido.

Se recuerda la responsabilidad que tiene todo el personal del centro con el cumplimiento de nuestro Código Ético, y los principios y fines del IAC en el desarrollo de nuestra actividad. Este compromiso es extensivo al personal externo que sea invitado para la realización de actividades en nuestro instituto.»

Rafael Rebolo y su alter ego

O sea, que al IAC, a su Comisión de Seminarios y a su Director les ha dolido que el profesor Olsson no se trague la «historia oficial» que nos imponen cada día un poco más; que no haya sido políticamente correcto; que haya tenido un par para decir, primero, lo que piensa, segundo, lo que avalan estudios como el del citado profesor Geert Hofstede; tercero, que no hubiera pasado la censura previa porque a ellos mismos se les escapó. Y es que en su correo lo dicen todo, incluso esto último, o sea, que no sólo quien trabaje en el IAC, sino también cualquiera que vaya a él debe hacer y decir sólo lo que la stalinista dirección del IAC quiere que se haga y diga.

Por su parte, el profesor Olsson, ante lo ocurrido, ha manifestado con no poca ironía: «Me parece irónico que una charla sobre la libertad académica y las amenazas a la libertad de expresión sea a su vez investigada y censurada, de hecho con referencia a las mismas políticas contra las que advertí en la charla (…) Muchos observadores verán las acciones del IAC como una confirmación directa e inequívoca de las afirmaciones hechas en mi charla y como un mensaje preocupante sobre la salud académica del instituto». Y cuánta razón tiene.

Señoras y señores, pasen y vean, ni Stalin en sus mayores delirios se hubiera atrevido a tanto. De aquí al Gulag hay sólo una estación de metro; por menos terminaron intelectuales y científicos en Siberia. Aviso a navegantes. Penoso, repugnante, zafio.

Más les vale reaccionar y «correr» a este energúmeno dictador a la calle a los que en esta hasta ahora prestigiosa institución aún tengan un poco de dignidad, porque si no es así en breve serán ellos los que salgan por la puerta… camino del Gulag. Tiempo al tiempo.


22 respuestas a «El Instituto de Astrofísica de Canarias: totalitario, censor y liberticida»

  1. Buenos días,
    No entiendo cómo se puede publicar un artículo tan parcial y plagado de errores. Una de dos, o no se ha informado lo más mínimo o, deliberadamente está mintiendo a sus lectores. En primer lugar, el «reconocido» profesor y filósofo sueco Erik J. Olsson no es mas que un personaje que, bajo el amparo de la organización que él mismo fundó, Academic Rights Watch, da rienda suelta a su misogínia integrándola en un discurso en el cual el resto de los valores que intenta transmitir, nunca parecen ser ni el mensaje principal ni parte de sus ideas propias, sino la excusa para dar rienda suelta al mensaje real que quiere transmitir. Por otro lado, este «personaje» fue invitado a dar una charla al IAC bajo falsos pretextos, escondiendo el tema real de la charla que se proponía dar, todo ello perpetrado por otro reconocido misógino, el Dr. Martín López Corredoira, cuyo libro, Voluntad: La fuerza heroica que arrastra la vida, ya fue causa de polémica en el pasado por afirmaciones como,
    «Se dice a veces que las mujeres son unas putas, lo cual me parece algo exagerado y demasiado despectivo pero encierra cierta verdad de fondo»
    «la mujer tiene muchas políticas, pero una principalmente: la conquista del hombre [… ] Si a la mujer no le van las cosas como quiere, cierra el grifo de la satisfacción sexual de su compañero. Un decir: ‘si no haces lo que yo quiero, no tienes tu ración de sexo conmigo esta noche’. Esto es un mecanismo represivo puramente animal e instintivo»
    Si el que escribe este artículo cree que ideas como está deben ser expuestas, defendidas y perpetuadas en un centro de investigación serio, tiene un grave problema. En primer lugar porque lo que se hace en cualquier institución científica es ciencia, aunque por supuesto hay cabida para cualquier actividad que, relacionada con la ciencia, repecuta de un modo positivo en la sociedad. En segundo lugar, porque es ruin y malintencionado atacar a una institución y a su director, ambos con un historial intachable, sin base, sin pruebas, sin informarse y usando argumentos falsos basados en los «supuestos ideales» de una organización con una clara agenda oculta.
    Lo que no se puede permitir es que estos personajes, retrógados, incendiarios y amargados, expongan sus ideas desde centros de investigación, universidades públicas, etc., usándolas únicamente para darse publicidad y validez a sus despreciables ideas.
    En este caso, el único fallo del IAC es no haber detectado a tiempo a quien estaba invitando. Y digo fallo porque quien propuso esta charla lleva años intentando «colar» (impunemente, tengo que decirlo) personajes como éste para dar conferencias en el IAC que avalen sus tristes ideales.
    Resumiendo, en este artículo se dan muchas buenas razones para criticar la actuación del IAC… si fueran aplicables a este caso. No lo son. No debemos permitir que se ignore, degrade o insulte a nadie por su género (no lo digo yo, lo dice la constitución), ni por su raza, ni por sus creencias.
    No nos dejemos engañar por organizaciones, profesores, doctores, etc., que, bajo un manto de defensa de derechos fundamentales, se dedican a propagar ideas en contra de diversos colectivos.
    Por cierto, a quien se debe comparar con Stalin, Hitler, Franco y demás dictadores, es a quien, sin pruebas ni argumentos, sino basándose solo en rumores, condena a todo aquel que actúa contra sus ideas. Soltando además toda su bilis en dos párrafos finales que no deberían tener cabida en un artículo periodístico, por parcialidad y por falsedad.
    Espero que esto sirva para reflexionar sobre las mentiras e inexactitudes que están escribiendo.
    Muchas gracias.

    1. Pablito clavó un clavito. ¿Qué clavito clavó Pablito…?.

      Respuesta: el último de la tapa de su ataud.

      Lávate la puta boca antes de mentar al Caudillo, saco de mierda deslenguado.

      Vergüenza debería darte comparar al Generalísimo, que, uno, era un CATÓLICO devoto, y dos, SALVÓ a España del SATÁNICO comunismo, con ese puto GENOCIDA marxista de Stalin.

      Vuelve a tu puta tumba, LENGUARAZ.

      Aquí, NADIE va a comprar tu puta CHATARRA ideológica, tu jodida mercancia AVERIADA.

      Francisco Franco, Caudillo de España por la Gracia de Dios. ¡PRESENTE!.

      ¡Viva Cristo Rey!.
      ¡Arriba España!.

      1. Toda la razón, Cruzado.
        Cada día se hace más claro, para el que lo quiera ver, que el único lenguaje que entiende el desecho comunista y sus repugnantes progre-idiotas compañeros de viaje es el del hierro; tal y como, por cierto, nos lo enseñaron con el ejemplo nuestros más directos antepasados a su debido tiempo. Todo lo demás que se intente con ellos es una puta pérdida de tiempo.
        Y no quita que los miramelindos de siempre se hagan las doncellas escandalizadas ante el lenguaje claro y en román paladino, pero mientras la hora del hierro llega inexorable, ningún otro lenguaje es más adecuado que este para darles en su asqueroso careto de mierdas y de embusteros que viven en la patraña y de la patraña.

        1. Patricio, el rojo, como el moro, siempre confundirá la buena voluntad con DEBILIDAD.

          El rojo, como el moro, sólo entiende UN lenguaje: el PALO y tentetieso. Punto.

          El Caudillo, lo sabía perfectamente. Lo puso en funcionamiento desde el minuto #1, y le funcionó de maravilla.

          ¡Caña al rojo, que es de goma!.
          ¡Caña al rojo!, hasta que recite de carrerilla el Catecismo.

          España, CONSERVADORA y CRISTIANA. +

      2. Herida feroz a Cruzado atormenta
        pues su hombría de bien, harto probada
        riesgo corre de que le den la patada
        si el pérfido rumor corre y se alimenta

        Dicen malas lenguas que macho no es,
        que su viril porte es solo fachada
        que oculta pasión vil y malhadada
        y que gusta del vicio de entrar del revés

        Guarda nuestro héroe el sufrimiento
        de una vida de cautela y discreción
        que evita todo roce con varón
        recurriendo con denuedo al frotamiento

        Y oculta Cruzado así, con sacrificio,
        la pasión, el anhelo, la condena
        de que carne de varón turgente y plena
        con gusto le rellene el orificio.

        1. Estimado seguidor: que bien, otra de esas pretendidas poesías. Belisario, por favor, algo más original, hombre, que llegaste a esta web según tú mismo declaraste para reírte de ella, y resulta que lo único que consigues es que se rían de ti. «Cruzado» te ignora, como es de recibo y tú no aportas nada porque nada tienes. A ver si eres un poco más original, hombre. Qué risa, María Luisa. Saludos cordiales siempre

        2. Belisario, con el primer biberón te dieron un trippi y todavía te duran los efectos. Me parto, que cantidad de chorradas dices en tus comentarios que he vistos que son varios (esto e un pareado). Te lo voy a repetir en todos. Ja, je, ji, jo y ju

          1. Mi muy admirado Antoñito, me dejas anonadado con tu dominio de la lírica, ante el que me declaro sinceramente humillado. «comentarios que he visto que son varios! ¡¡Sublime!! (esto e un pareado, añade con humildad el infantil bardo).
            En fin, ahora vete un ratito a jugar con la pelota que los mayores están hablando de cosas serias, ricura. Y ajustate el pañal que se te escapa el popo.¡¡Majo es!!

          2. Estimado seguidor: poeta fracasado que sólo se lee a sí mismo, cuando alguien le replica, le pica y entonces adopta el rol de profesor. No se puede ser más ignorante, o sea, soberbio y alelado, por eso sigue ensimismado hundiéndose en el enlodado. Belisario, cómo nos alegra tenerle aquí para podernos de usted reír.
            Es usted ejemplar significativo del nivel de nuestra penosa izquierda –sin que el de la derecha sea mejor, que conste–: o sea, nada que aportar, nada que argumentar, sólo bilis y de la peor y más zafia calidad que vomitar; así nos va. Saludos cordiales

        3. Polisario, déjate de mariconadas. Si lo que quieres es una foto firmada de mi menda, ponte en contacto con mi Club de fans.

          Su presidenta, con mucho gusto, te la enviará por correo a esa prisión de MUJERES en la que estás encerrado por PROSTITUIRTE en la puerta de la mezquita de tu pueblo.

          Por cierto, si quieres, yo, puedo mandarte unos gallumbos de combate míos -usados, por supuesto-.

          Eso, sí, con la condición de que te hagas un «selfie» con ellos puestos en la cabeza y se la remitas al administrador de este sitio, para que la publique en un «post», y podamos echarnos unas risas.

          Por otro lado, que sepas, poeta de la mousse, que a mí también me gusta la poesía. Fíjate, si no: «con buena polla, bien se folla».

          Aunque soy el propietario del «copyright» de dicha frase, te doy permiso para que la escribas en la pared de tu celda.

          1. ¡Gallumbos de combate! dice el prócer. ¿Combate entre quién? ¿Su dolorida mano y su sufrido miembro? Vamos Cruzado, menos lobos, que los muertos que vos matáis gozan de buena salud.
            «Caló el sombrero, requirió la espada, miró de soslayo, fuese, y no hubo nada». Ya había Cruzados en tiempos de Cervantes… y ya se descojonaba de ellos nuestro Genio de las Letras.
            Disfrute el puente y haga algo que le guste. Probablemente una sesión de cine porno acompañada de cacahuetes cumplirá todas sus expectativas.

          2. Estimado seguidor: lo de las guarradas sexuales no dejan de salir de su boca intentando adjudicarlas a los demás, lo que deja bien claro que es usted quien padece semejantes desvaríos y desvíos. Pobre Belisario, cada día conocemos más de lo que pasa, para su desgracia, por esa cabecita loca. Ánimo, que todo tiene cura… bueno, lo suyo puede que no porque para eso tendría que reconocer que está enfermo ideológicamente hablando y sexualmente también. Pero siga, Belisario, que nos «mola». Saludos cordiales

    2. Estimado seguidor: el artículo se limita a informar sobre HECHOS estando entrecomillados, como puede verse. ¿Niega usted el texto del correo de la Dirección del IAC? En cuanto a lo que cada cual pueda pensar o decir, ahí está el quid de la cuestión: la libertad de expresión, también académica. Que usted no esté conformes con lo que dice u opina éste o aquél, en una conferencia o en un libro, no le autoriza a censurarlo; tampoco a acusar de parcialidad o falsedad al articulista. No escurra el bulto, no se desvíe del asunto. Los hechos, repetimos, son claros y contundentes, el correo de la dirección del IAC está escrito y lo escrito no se mueve. La próxima vez que hagan lo que dicen: que pasen por su censura totalitaria stalinista previa a todo el que trabaje o vaya a esa institución a disertar, así conseguirán la «uniformidad» de palabra y pensamiento que profetizó Orwell en «1984» y el director del IAC podrá seguir conservando su cargo y el salario. Por cierto, institución en la que todos, también el director, cobra de nuestros impuestos. Por último: quien se pica, es que ajos come, lo que significa que el artículo ha dado en nel clavo, o sea, que todo es la verdad sin complejos. Saludos cordiales

  2. La maricona sobre cerda de belisaria respira por la herida. Nada extraño, anda tan escocida la progre-gocha comemierda sociata que hasta le da por la lírica mazorral. Sigue marrana, vas bien.

    1. Ay, mi querido Casilapilla, que patán es usted. Estoy convencido de que mis palabras caen en saco roto, o mejor en craneo vacío, pero en fin.
      Mire, el insulto, como la poesía, es un arte que requiere de cierta sutileza para llegar al corazón. Si usted solo sabe eructar cosas como comemierda, cerda, marrana, etc, todo el mundo pensará que es usted un simple cacho de carne con ojos. Puede que tengan razón, pero usted no debe conformarse con eso. Incluso el más mezquino ser de la creación puede llegar a sacar la cabeza del barro alguna vez en su vida. Hágame caso, mi buen Besolapolla,y trate de ser un poco más fino. Límpiese la baba primero.

      Dios guarde a usted muchos años (y corrija la pifia al diseñarlo)

      1. Polisario, apuesto a que tienes el cabezal de tu cama lleno de ABOLLADURAS, de los CABEZAZOS que le das cuando estás a cuatro patas.

        Por cierto, si, estando en dicha INDIGNA postura, miras hacia atrás y ves cuatro huevos colgando, no te asustes. Dos, NO son tuyos.

        Concretamente, lo más OSCUROS.

      2. Estimado seguidor: pues parece que el cachondeo sobre usted aumenta. Ya ve, vino a por lana y sale trasquilado. Personaje patético que le gusta escucharse más que a un niño un pirulí, incapaz de argumentar porque nada tiene que aportar ni a esta web ni al mundo –sí, y se lo seguiremos repitiendo mil veces porque es la verdad–, que sólo cree saber insultar y ni de eso es capaz. Siga, Belisario, que reírse de usted en esta web empieza a ser antológico. Saludos cordiales

    2. Teso, para herida, la que el tal Polisario tiene en el ojal.

      De tanto «cagar para adentro», tiene unas ALMORRANAS de un palmo.

      Supongo que es lo que tiene lo de ser de los «egoístas», de los que gustan de «recibir»…

      PD: de todos es bien sabido que TRES de cada cuatro rojos son BUJARRONES. El que queda, huelga decir que es BISEXUAL.

      1. Ay mi querdio Cruzado! Insiste usted una y otra vez en su obsesión con el vicio nefando. Y la represión es muy mala, que le lleva a uno a quedar en evidencia. Pruebe usted a escribir dos líneas sin acusar a nadie de sodomita (mire en el diccionario) y las sspechas sobre usted se harán menos sólidas. Sencillamente acuse de otra cosa, y amplíe vocabulario. Vea por ejemplo;

        De hembra, las carnes prietas nunca cató
        una vez probó pagando
        y ante el cachondeo general huyò

        Como vé ya no le acuso de bujarrón camuflado de última línea de defensa de Occidente, sino de pobre sujeto, abandonado de amores y que compensa su soledad y frustración con esa imagen de macho tonante, falsa, triste y patética. En fin, que hay que renovarse de vez en cuando e insultar con cierta imaginación mi querido cacho carne.
        Suyo afectísimo

        1. Estimado seguidor: no, no, quien insiste es usted. Observados sus comentarios es evidente, como no podía ser de otro modo de alguien con su perfil, que algo no funciona bien en su cerebrito. Como ha dicho otro comentarista en respuesta a usted: con el primer biberón –¿tal vez teta?– su madre le dio un trippi y todavía le duran los efectos. Saludos cordiales

        2. Magnífica nueva demostración de quien se cree que sabe, pero que nada entiende. Lo que dicen por otros comentarios: chaval, te duran los efectos del trippi que te dio tu ¿mamá? con el primer biberón. Para mear y no echar gota. Cómo me divierte este rojo desorejado. Y es que así son: huecos, vacíos, flipados. je, je, je

  3. Basta decir que, desgraciadamente, Occidente está dominada por Lucifer, disfrazado con el ropaje de progre demócrata. Su gran baza, hacer creer a los pánfilos que no existe. La censura inquisitorial es la norma en los medíos de desinformación masiva y, especial y desafortunadamente, en los ámbitos académicos y por consiguiente, no debería extrañarnos este hecho pues es el dominio del pensamiento plano o único. Desde un punto de vista estrictamente intelectual, la narración expuesta en el artículo, irrefutablemente, da en la diana. Conclusión: La actitud de censura efectuada, conforme a lo narrado, resulta absolutamente reprobable e impropia, por parte de alguien que ostenta un cargo científico, pues es la antítesis de los principios de la Ciencia. “Eppur si muove” (y sin embargo se mueve)
    Bibliografía
    – BUCHANAN, Patrick J., “La muerte de Occidente”, Kion, S.L., Barcelona (2003)
    – COLEMAN, Paul, “La censura maquillada”, Ed. Dykinson, S.L., Madrid (2018)
    – KAISER, Axel, “La neón inquisición”, Planeta, S.A., Barcelona (2020)
    – MURRAY, Douglas, “La masa enfurecida”, Edicions 62, S.A., Barcelona (2020)
    – ONFRAY, Michel, “DECADENCIA. Vida y muerte de Occidente”, PAIDÓS, Barcelona (2018)

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad