Traidores (Hoy como ayer)

Crónica escrita por José Antonio Primo de Rivera con motivo del juicio contra Companys y demás secesionistas catalanes en 1935 por su participación en los hechos revolucionarios de Octubre de 1934. ¡Cuánta actualidad hoy en día!

TRAIDORES

Companys

Companys y varios de sus codelincuentes han ocupado el banquillo ante el Tribunal de Garantías Constitucionales. Pérez Farrás y otros sujetos han comparecido también, como testigos. La vista se ha celebrado en Madrid, capital de lo que todavía se llama España. Companys y los suyos se alzaron en memorable fecha contra la unidad de España: trataron de romper en pedazos a España, usando los mismos instrumentos que otros llamados españoles pusieron en sus manos. Aún está bien reciente en nuestra memoria el sonido escalofriante de la «radio» en aquella noche del 6 al 7 de octubre, los gritos de ¡Catalans, a les armes, a les armes!, y las proclamas de los jefes separatistas. Era de prever que el juicio se hubiera celebrado bajo la amenaza suficiente de la cólera popular, que los acusados no hubiesen apenas encontrado defensa sino en un último llamamiento al deber inexcusable de defensa que a todos los abogados toca y que los acusados hubiesen asumido un papel respetuoso de delincuentes sometidos a la Justicia.

Pero no: el juicio oral se ha convertido en una especie de apoteosis. Los procesados se han jactado, sin disimulo, de lo que hicieron; sus defensores –no nombrados de oficio, sino surgidos gustosamente de entre las más hinchadas figuras–, se han comportado, más que como defensores, como apologistas, y ni a la puerta del Tribunal, ni en los corros habituales, ni en parte alguna de Madrid, se ha notado el más mínimo movimiento de repulsión.

Pérez Farrás

Para algunos esto será indicio de que vivimos en un pueblo civilizado, tolerante y respetuoso con la justicia. Para nosotros es indicio de que vivimos en un pueblo sometido a una larga educación de conformismo enfermizo y cobarde. Si el 2 de mayo de 1808 hubiera llegado precedido de la inmunda preparación espiritual de nuestros tiempos, el pueblo, en lugar de echarse a la calle, hubiera soportado con resignación bovina la presencia de los soldados de Napoleón. Así estamos soportando ahora la afrentosa presencia del repugnante Ossorio y el indigno espectáculo de la Prensa de izquierdas, cantora, bajo burdos pretextos, de los traidores a la Patria.

Digámoslo claro: mejor que esta actitud de maridos de vaudeville francés, que va adoptando ante todo este espectáculo nuestro refinamiento, es la ferocidad impetuosa y auténtica de los pueblos que aún saben ajusticiar a sus traidores.

José Antonio Primo de Rivera (Arriba, núm. 12, 6 de Junio de 1935)

 

 


5 respuestas a «Traidores (Hoy como ayer)»

  1. …“Digámoslo claro: MEJOR que esta actitud de maridos de vaudeville francés, que va adoptando ante todo este espectáculo nuestro refinamiento, es la ferocidad impetuosa y auténtica de los pueblos que aún saben AJUSTICIAR A SUS TRAIDORES ”
    …aquí, no es que no se ajusticie a los traidores es que se les ha idolatrado durante siglos y lo seguimos haciendo; por fin se divisa el precipicio, el pueblo, ha decidido nacer ciego ( del lado de la malicia )

  2. La foto que encabeza este artículo es muy importante, porque muestra al Presidente de la Generalidad Catalana Luis Companys, y a sus adláteres encerrados después del golpe de Estado que dieron contra España en 1934.
    Companys fue condenado a 30 años de reclusión mayor e inhabilitación absoluta, lo que le prohibía ya ostentar ningún cargo público de por vida.
    Los amnistió a todos ellos las autoridades rojas del Frente popular tras el robo de las elecciones de febrero de 1936.

    Es decir estos tíos habían sido condenados legalmente e inhabilitados para todo ejercicio de cargo público. En el caso del Capitán rojo separatista Feçederico Escofet, había sido condenado no a 30 años sino a pena de muerte por cabecilla «militar» de las fuerzas insurrectas separatistas, pero el sefardita y masón Alcalá Zamora presionó para que las penas de muerte se conmutaran. Luego al ser repuesto Companys en la Generalidad nombraría a Federico Escofet como Comisario General de Orden Público en toda Cataluña, es decir una persona condenada a muerte a la cabeza del orden Público en Cataluña, que fue «compañero» de Antonio Escobar en los luctuosos hechos de 19 y 20 de julio 1936 donde el Alzamiento Nacional fue ahogado en fuego y sangre por estos pájaros.

    Con estas premisas nos vamos al Libro rojo editado por el Ministerio de Defensa en 2019 para lavarle el cerebro a los militares, titulado «25 militares de la republica» (da qué pensar que un Ministerio de Defensa de una Monarquía publique libros de propaganda en favor de la república que derrocó a la propia Monarquía, y además haciendo trampas como es su costumbre, porque las elecciones de 1931 fueron unas elecciones no constituyentes sino municipales que además ganó de largo la Monarquía, pero ya sabemos cómo los rojos se las gastan a la hora de hacer trampas), y en su página 570 el Coronel rojo de la Guardia civil Núñez Calvo inicia su semblanza biográfica en lo políticamente correcto del Coronel rojo de la Guardia civil Antonio Escobar con esta cita de su juramento (del juramento de Escobar) destinada a engañar a los tontos (Escobar ingresó en la Guardia civil en tiempos de la Monarquía, pero ese juramento no interesa sacarlo):

    «Prometo por mi honor servir bien
    y fielmente a la República, obedecer
    sus leyes y defenderlas con las armas.»

    y añade Núñez Calvo el siguiente comentario que no se lo cree ni él:

    «Solemne promesa de adhesión
    y fidelidad a la República firmada por el
    Teniente Coronel de la Guardia civil
    Antonio Escobar Huerta.
    Madrid 27 de abril de 1931 »

    Y luego en el texto califica a Escobar como «firme defensor del poder legalmente constituido».

    En la foto de cabecera de este artículo, con Companys tras la rejas, por el golpe de Estado contra España y contra la legalidad republicana cometido el 6 de octubre fe 1934, podemos apreciar con toda nitidez en qué se traducía EN REALIDAD esas palabras tan melifluas de Núñez Calvo al Coronel Escobar, lo que él llama «el poder legalmente constituido» en realidad era el poder de las pistolas y de los pistoleros de Companys que tendrían que haber cumplido la condena de 30 años a la que fueron legalmente sentenciados por el Tribunal de Garantías constitucionales, y si la legalidad republicana se hubiera cumplido, nunca Companys habría vuelto a la Generalidad y Escobar nunca le habría entregado el poder diciendo «a sus órdenes Señor President» después de la masacre del Regimiento de Cazadores de Santiago rendido ante él con la expresa condición de que se entregaban a él personalmente como jefe de las fuerzas de las Guardia civil en Barcelona, y al Cuerpo de la Guardia civil, y que acto seguido no cumplió la promesa (la famosa integridad de Escobar) con el pretexto de que no pudo impedir que los milicianos de la CNT se pusieran a asesinar a los rendidos sin que el Coronel hubiera adoptado ninguna medida ni antes para evitarlo ni después para reprimir a los anarquistas, con los que luego formó la Columna «Tierra y Libertad», con la que en septiembre de 1936 marchó a Madrid para sumarse a la defensa del Madrid de las chekas, de las «sacas» , de los «paseos», de las violaciones de las mujeres en los sótanos de las comisarias y en sus propios domicilios saqueados por las bandas de malhechores elevados a la condición de policías por las autoridades del Frente Popular , z laz vista o en presencia muchas veces estas violaciones de sus maridos y de sus hijos que presenciaban cómo su esposa o su madre era violada una y otra vez, en cadena, por una fila 14 ó 20 desalmados, uno detrás de otro, representantes también estos del «poder legalmente constituido».

    Para hacernos una idea es como si calificamos a Puigdemont , despues de que haya dado un golpe de Estado contra España en 2017, después de que haya huido de España en el maletero de un coche con la complicidad del Gobierno del PP, y la inoperancia de las Fuerzas Armadas y policiales que están entregadas a la clase política, despues de que haya eludido la acción de la Justicia para evitarse la condena, de que se haya reído de los Tribunales españoles y haya promovido en el extranjero su descrédito, que después de que se le amnistíe en las condiciones que se ha dictado esa ley infame de amnistía QUE ES LA ANTÍTSIS DE LA VERDADERA LEGALIDAD, viniera un historiador como Núñez Calvo y calificara a Puigdemont como «el poder legalmente constituido». Pues ahí lo tenemos respecto de Companys, y todos los tontos cayendo en el engaño de la propaganda meliflua a favor de los enemigos de España.

    Ahí está la foto que ilustra lo que los libros de propaganda rojos llaman «firme defensor del poder legalmente constituido», ahí se puede ver el poder legalmente constituido, una banda de delincuentes sacados del penal del Puerto de Santa María como se han sacado recientemente a los herederos políticos de Companys que dieron el golpe de estado de octubre de 2017. AHÍ LO TENEMOS, AHÍ SE PUEDE VER, por eso esta foto es tan importante para luchar contra la falsificación de la Historia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad