El lógico escepticismo hacia las vacuna Covid-19

La estrella del tenis Novak Djokovic se negó a vacunarse contra la covid-19 como condición para viajar a Australia y jugar en el Open de Australia. La negativa de Djokovic llevó a Kevin Williamson y Charles Cooke de National Review a participar en un debate en línea sobre los méritos de la vacunación contra la covid ordenada por el gobierno. Williamson encuentra que tales mandatos son menos objetables que Cooke. Especialmente porque cada hombre es reflexivo y tiene principios, vale la pena leer su intercambio. Este problema es serio y debe tratarse en consecuencia, como lo hacen Williamson y Cooke.

El intercambio de Williamson-Cooke llevó al economista de la Universidad de Washington, Ian Fillmore, a compartir conmigo sus pensamientos sobre los mandatos de vacunación. Aquí hay parte de un correo electrónico que recibí recientemente de Ian (que comparto con su amable permiso)

He visto el argumento «Usted no se opuso a los mandatos de la vacuna HepA en el pasado, entonces, ¿por qué está tan molesto por exigir la vacuna Covid?» Es un punto justo, y mi respuesta insatisfactoria es que, aunque me inquietaron, mantuve la boca cerrada porque todos parecían estar de acuerdo. ¿Qué tan dañino es un mandato que a nadie le importa obedecer? Habría parecido quijotesco tomar una posición de principios contra un mandato que a casi nadie le importaba (y los pocos objetores generalmente podían quedar exentos de una forma u otra). Los retrasos no iban a perjudicar a mis hijos porque estábamos al día con nuestras vacunas. Y no lo pensé mucho más que eso.

Bueno, ahora tenemos una parte mayor de la población que no quiere vacunarse. Creo que las vacunas son fantásticas y deberían haber sido nuestro billete de regreso a la normalidad total a principios de 2021. La mayoría de las personas están de acuerdo conmigo y se vacunaron hace meses. Algunos no están de acuerdo y eso no me molesta en absoluto. ¡Están asumiendo un mayor riesgo de enfermedad grave o muerte por Covid y esa es su elección! Como estoy vacunado, su decisión de renunciar a la vacunación no me afecta. Esto es especialmente cierto ahora que resulta que las vacunas no son tan efectivas para prevenir la propagación. Como economista, diría que las vacunas esencialmente han eliminado las externalidades de la Covid. Como ser humano, diría que las vacunas nos permiten a todos tomar nuestras propias decisiones y ocuparnos de nuestros propios asuntos.

En términos más generales, me sorprende la rapidez con que los humanos abandonan la persuasión en favor de la coerción. A algunas personas no se las convence para que se vacunen, y lo tratamos como si no haber sido persuadidas fuera culpa suya. ¡Tal vez sea tu culpa por no persuadirlos! Pero no, lo intentamos a la vieja usanza con algunos mensajes de salud pública y luego comenzamos a imponerlo a martillazos.

El correo electrónico de Ian irradia sabiduría. Admiro especialmente su voluntad de admitir incertidumbre sobre la justificación de obligar a la vacunación contra la covid-19 a la luz del hecho de que los gobiernos, en una variedad de formas y circunstancias, ya exigen algunas vacunas.

Él, por supuesto, continúa en su correo electrónico para ofrecer algunos argumentos excelentes con las que oponerse a la vacunación obligatoria contra la covid. Permítanme ofrecer aquí algunas razones adicionales.

Anthony Fauci

Desde el comienzo de la covid, los científicos y burócratas que fueron tratados como virtualmente infalibles por los medios y por la mayoría de los gobiernos, se embarcaron en un viaje con algunos giros en U notables. El giro de 180 grados de Anthony Fauci sobre la conveniencia de usar máscaras es el más famoso de ellos. A la luz de tales reversiones, ¿quién puede culpar a las personas por ser escépticas sobre las garantías ofrecidas sobre la efectividad y la seguridad de las vacunas por personas como Fauci?

Un problema relacionado es el registro de engaños, evasivas y medias verdades practicadas por muchos que están en el poder. Fauci y Francis Collins claramente no hablaron sobre el papel desempeñado por el National Institutes of Health (NIH) en la financiación, aunque solo sea indirectamente, de la investigación realizada en el Instituto de Virología de Wuhan.

Francis Collins

Mucho peor es el esfuerzo de Fauci y Collins por orquestar un plan para desacreditar a los científicos que escribieron la Declaración de Great Barrington. ¿Por qué el público en general no debería desconfiar de las proclamaciones hechas sobre las vacunas por funcionarios gubernamentales que temen un debate científico abierto? ¿Por qué el público no debería desconfiar de seguir los consejos de los funcionarios que se burlan de los académicos «marginales» que ocupan departamentos científicos en Stanford, Oxford y Harvard, una burla motivada nada más que por el temor de Collins y Fauci a estos destacados académicos? ¿Objeciones públicas al uso sin precedentes de cierres generales y otras medidas autoritarias?

Luego están los casos de hipocresía demasiados para contar por parte de aquellos que insistieron en voz alta en las restricciones draconianas de Covid. el ahora infame partygate del primer ministro británico, Boris Johnson; la velada de Gavin Newsom en el French Laundry; la visita clandestina de Neil Ferguson con su amante; el abrazo apasionado sin distanciamiento social de Matt Hancock en un ascensor de su amante; el viaje de Muriel Bowser a Delaware para celebrar la elección de Joe Biden; la visita de Acción de Gracias 2020 de Deborah Birx con su familia; el episodio de la peluquería de Nancy Pelosi; la fiesta sin máscara del alcalde de San Francisco, London Breed; El alcalde de Nueva York, Bill de Blasio, bailando en Times Square con su esposa en la víspera de Año Nuevo 2020…. Este listado de negativas de políticos de alto nivel y asesores gubernamentales a seguir sus propias órdenes y consejos puede ampliarse bastante. A la luz de tal lista, ¿es sorprendente que no pocos miembros del público en general desconfíen de las afirmaciones de los funcionarios gubernamentales y sus asesores sobre la seguridad y eficacia de las vacunas contra la covid?

Y me asoman especialmente grandes otras tres realidades reveladoras de los últimos dos años.

Una es que el consenso de los expertos en salud pública hasta fines de 2019 para hacer frente a las pandemias se descartó casi instantáneamente a principios de 2020. Además, aquellos que continuaron respaldando públicamente este consenso anterior a 2020 fueron vilipendiados. ¿Cómo puede ser que lo que era una opinión de consenso a fines de 2019 sea una superstición peligrosa a principios de 2020? Independientemente de qué posición sea la correcta, la que prevalecía antes de la COVID-19 o la que ha prevalecido desde entonces, la reversión casi instantánea del conocimiento ‘oficial’ (y de las recomendaciones políticas resultantes) es razón suficiente para que muchas personas se cuestionen Las recomendaciones oficiales de hoy con respecto a las vacunas contra el Covid.

«El coronavirus es la gran mentira de los gobiernos, el de España incluido» (Miguel Bosé)

En segundo lugar, la mayoría de los gobiernos y asesores destacados presionan por la vacunación como si las consecuencias del covid no tuvieran un perfil de edad muy distinto. Puedo entender bien por qué aumenta la duda sobre las vacunas cuando el público se encuentra con funcionarios y asesores de alto perfil que presionan para que se vacunen como si el covid fuera tan peligroso para los jóvenes de quince años como para los de setenta y cinco. Debido a que esta negativa a reconocer el perfil de edad distinto de Covid obviamente no es científica, ¿por qué los consejos sobre vacunas emitidos por personas que se niegan a reconocer este perfil de edad deben tratarse como científicos?

Se puede hacer un comentario similar sobre el continuo menosprecio de la inmunidad natural por parte de la Covidocracia.

En tercer lugar, a los estadounidenses y en general a los occidentales se nos ha dicho repetidamente durante los últimos 60 años que las empresas privadas no son confiables si el gobierno no las regula de manera adecuada. Específicamente, nos enseñaron a desconfiar de los productos farmacéuticos y los dispositivos médicos que no son meticulosamente revisados ​​y aprobados por la Administración. Y el proceso de revisión suele llevar mucho tiempo: en promedio, diez años.

Sin embargo, desde que llegó la covid-19, el público ha sido testigo del desarrollo y la aprobación inusualmente rápidos de vacunas para combatir un nuevo coronavirus. Si bien durante mucho tiempo he creído que las fuerzas del mercado y la ley de responsabilidad civil son suficientes para mantener a las compañías farmacéuticas honestas y receptivas, lo que significa que no hay necesidad de una excesiva regulación, mi punto de vista también ha sido ridiculizado como imprudente. Aunque mi propia investigación (tal como es) me asegura que la vacuna Moderna que recibí probablemente tenga un valor neto para mí (una persona de 63 años), no puedo criticar aquellos que, habiendo observado la velocidad sin precedentes de la desarrollo y aprobación de vacunas, temen que estos medicamentos no sean lo suficientemente seguros como para ser inyectados en sus cuerpos y los de sus hijos.

La conclusión es que hoy se insiste en la vacunación contra la covid con el mismo fervor que exhibieron los fanáticos religiosos hace siglos al insistir en las verdades de sus dogmas particulares. Las personas sensatas, naturalmente, sospechan mucho de tal dogmatismo y se resistirán a convertirse en sus víctimas.

Si los gobiernos y los funcionarios de salud pública están buscando personas a las que culpar por la vacilación de las vacunas, solo necesitan mirarse en el espejo.

Para Disidentia


5 respuestas a «El lógico escepticismo hacia las vacuna Covid-19»

  1. La postura de Novak Djokovic es lógica. Le califican como antivacunas cuando no lo es. Tan sencillo que reaccionó con lógica a las consecuencias de la vacunación de su amigo, el tenista francés Jérémy Chardy que una vez vacunado se encuentra en la inposibilidad de jugar a su deporte favorito y su forma de ganar el pan.
    Como indica el mejor científico mundial de enfermedades virales e infecciosas del mundo, el profesor Dr. Didier Raoult, la vacunación covid-19 (falsa vacunación), NO TIENE JUSTIFICACIÓN ALGUNA.
    Las estadísticas OFICIALES indican que los menores de 65 no tienen mortalidad aumentada por el virus covid y, sin embargo, la mortalidad desde el inicio de la vacunación en esa parte de la población ha aumentado un 40% sobre el año 2020, el peor del covid. Esto indica que la falsa vacunación NO ES EFICAZ y SÍ más mortal..
    Los medios de comunicación en ningún momento han comentado o escrito que las personas afectadas gravemente por la enfermedad viral eran los OBESOS, mejor dicho los MUY OBESOS, afectados por la mortalidad y según los países entre un 81% y un 85% y las personas que sufren Síndrome de Down y otros Síndrome de Inmunodeficiencia.
    La PREVENCIÓN es más que necesaria y nadie – o muy pocos – han descrito las ventajas de la ingesta de vitamina D – 3.000 UI diarias – y zinc – 22,5 miligramos diarios. Solo algunos medios corruptos como El País han publicado algún artículo sobre la vitamina D, diciendo que hay un grave problema de SOBREDOSIS… Mentira sobre mentira ya que no existe ningún artículo en las bases de datos científicas de sobre dosis de vitamina D.
    En nuestra casa y desde el inicio de la falsa pandemia tomamos vitamina D y zinc. A finales de octubre de 2020, TODOS fuimos infectados por el virus. Ninguno tuvimos ni fiebre, ni dolores de cabeza, ni musculares. NADA. Y fuimos testados no por los PCR sino por los test salivares de una universidad belga famosa, que, curiosamente, para analizar estos test, usa reactivos de Pfizer…. por lo que los que nos califican de CONSPIRACIONITAS no hemos mentido por la enorme calidad del fabricante de los reactivos…. Pfizer !!!!!!!
    Desde el inicio de esta enfermedad viral del covid, Gobiernos, medios y científicos corruptos y comprometidos con la real y auténtica CONSPIRACIÓN contra la humanidad y la Iglesia de Cristo, NO NOS HAN CONTADO UNA SOLA VERDAD
    Al inicio el virus venía del «pangolin» y los conspiracionistas como el recién fallecido premio Nobel de Medicina, Luc Montagnier demostró secuenciándolo y comprobando que era una inserción de la secuencia del virus del SIDA en otro coronavirus, fue tachado de LOCO por la comunidad mal llamada «científica». A posteriori TODO el mundo, incluidos los medios que descalificaban a Montagnier, aceptan que el virus se ha escapado – o lo han escapado – de algún laboratorio sea de Wuhan o de otro sitio, pero NADIE duda de la manipulación genética.
    Después, en declaraciones de F. Simón, el virus NO llegaría a España, como mucho uno o dos casos..
    Más tarde, nos confinaron mostrando espeluznantes fotos y vídeos de hospitales repletos de enfermos graves y muertos por covid en calles y hospitales….
    Quédese en casa, si está grave no vaya ni a urgencias ni a hospitales, tómese un paracetamol – o varios – o si tiene muchos dolores tómese ibuprofeno…. Justo lo que NO había que hacer, tomar esos medicamentos agrava las enfermedades virales.
    El mejor reanimador/anestesista de Francia, el Dr. Louis Fouché expulsado de la profesión médica por negarse a vacunarse y disponer del mejor protocolo de atención viral con CERO fallecidos, CERO enfermos en Unidades de Cuidados Intensivos, atendía a sus enfermos en Marsella con un equipo de enfermeras muy calificadas: Los enfermos de covid eran testados en sus casos para confirmar o no la enfermedad. SI eran positivos, se les instalaba en su casa un equipo de oxígeno con unas instrucciones para en caso de sobrepasar el límite de oxígeno, llamar urgentemente a la enfermera o médico para asistencia inmediata. Además se les prescribía un anticoagulante ligero para evitar trombos.
    Resultado : CERO ingresados en el Hospital… El vídeo estuvo disponible en YOUTUBE una semana. Tuve la suerte de encontrarlo y bajármelo y el que lo quiera ver se lo puedo mandar y aunque está en francés se entiende fácilmente.
    Nos siguieron contando – siempre al principio- que las mascarillas NO SERVÍAN PARA NADA, que bastaba con el ibuprofeno y a lavarse las manos.
    Luego, que SÍ, que las mascarillas había que ponérselas y nos enseñaron cómo hacerlo, siempre con mucho cuidado de NO tocar la parte exterior porque estaba llena de virus y cambiarla o lavarla con frecuencia. (la mía la conservo sin cambiar desde el primer día y creo que tiene todas las variantes existentes en su parte exterior…. wuhan, delta, alfa, omicrón, etc….. está un poco guarra y los elásticos vencidos, pero prefiero llevarla así como símbolo de mi posición CONSPIRACIONISTA….
    Casi a la vez que la mascarilla, nos impusieron la Distancia de Seguridad de un metro. Luego fue de un metro y medio. A posteriori descubrieron que era más eficaz la Ventilación y fuera agosto o febrero habría que abrir las ventanas – y de par en par- para que la carga viral se diluyera.
    Se me olvidaba, el sr. Simón nos explicó, al principio, que expulsábamos una gotitas de agua que contenían el famoso virus, por tanto era precisa la distancia de seguridad.
    Los científicos de VERDAD demostraron que las mascarillas NO filtraban ni impedían el paso de los virus ya que el material de las mascarillas permitía el paso del virus y para eso tampoco hay que ser un gran científico, sino solo verificar los tamaños de los coronavirus y los de los intersticios de las mascarillas. También si usted se encuentra junto a un fumador y con su mascarilla puesta, comprobará que todos los perfumes del tabaco le llegarán sin que la mascarilla impida el paso de ni uno solo de esos deliciosos aromas…(que no se me enfaden los amantes del tabaco).
    Al final del 2020 llegaron las vacunas que nos salvarían del virus y de los confinamientos…
    Pfizer abrió el fuego con una pseudo vacuna de eficacia el 90%, a continuación Moderna publicó un mejor resultado de su engendro, el 94%. Pfizer respondió que su eficacia no era del 90 sino del 95%. En un par de días ,mejoró la eficacia en un 5%…
    Nada que señalar a las pruebas de Pfizer en individuos completamente sanos, jóvenes, representando a la perfección a la población general… Pruebas que demostraron NADA, no fueron capaces de determinar que iban a impedir la transmisión, que parecían durar eternamente… y que como dicen los médicos, son MUY BUENAS.
    En ese estado de cosas, los españolitos creyeron en la palabra mágica VACUNA. Ese era el truco para implementar una nueva religión o secta de las vacunas sin que existiera un debate científico sobre el medicamento a inyectar.
    Aprobaciones de urgencia por la vía rápida por esa necesidad que TODA la población iba a fallecer por el covid—
    Aprobaciones por las agencias Europeas de los Medicamentos, corruptas hasta la médula y cuya mayoría de miembros y asesores «científicos» trabajan o habían trabajado o … trabajarán para las principales farmacéuticas.
    Se me va la cabeza… Pfizer ostenta el récord mundial de corrupción con más de 10.000 millones de euros pagados por multas por medicamentos falsos, fraudulentos o mortales… Johnson &Johnson pagó en 2020 una multa al Gobierno USA por otro falso medicamento por valor de 6.100 millones de US$…. bagatelas…
    ¿Algún medio, doctor de plató o Gobierno le han contado lo anterior?
    Mi cabeza me falla… la EMA o Agencia Europea del Medicamento – o lo que sea – en su folleto de aprobación de estos engendros sanitarios, exige la PRESCRIPCIÓN MÉDICA individual para inyectarlos y, además, la lectura del folleto del medicamento… ¿Conocen a alguien que le hayan prescrito y/o leído lo anterior?
    Nos ordenaron, eso sí, el pass sanitario o pasaporte para acceder a un montón de sitios con el alegato más falso que un político que era para evitar la transmisión del virus ya que los vacunados NO lo transmitían y SÍ los no vacunados.
    Una manera coercitiva – coactiva – y la COACCIÓN es todavía un delito en España para que nos vacunásemos. ¿Ha habido un juez o Tribunal en España que han considerado al Gobierno de España o de las Comunidades Autónomas, calificar a los que aprobaron, instauraron y obligaron dicho pasaporte sanitario como delito de COACCIÓN. NADIE ni NINGUNO. Por lo que se demuestra que NO HAY UN SOLO JUEZ HONESTO en ESPAÑA.
    Si el delito de COACCIÓN campa a sus anchas por nuestra ESPAÑA no lo es menos la MENTIRA.
    A estas alturas de la película con decenas de miles de infectados, al parecer los hospitales llenos de NO vacunados y un 90 % de la población vacunada, que alguien me explica la EFICACIA del 95% de las falsas vacunas. Según las Matemáticas de Primaria con unos veinte veces más enfermos de covid que el año anterior 2020 y con un 90% de la población vacunada, la EFICACIA se encuentra más cerca de CERO que del 90%. Incluso algunos investigadores serios hablan de EFICACIA NEGATIVA, eso SÍ, ligeramente negativa del orden del menos uno por ciento…
    Si como las siempre tan cacareadas cifras demuestran que la EFICACIA de las falsas vacunas es cero – a lo sumo – por qué la mayoría de países, incluso ESPAÑA, siguen manteniendo los pasaportes sino es por COACCIÓN a la vacunación.
    Los políticos de todo el mundo – o casi todo- después del fiasco de la transmisión NULA, se justifican porque la vacuna falsa PROTEGE DE LAS FORMAS GRAVES DEL COVID …. La última o mejor dicho una de las penúltimas mentiras puesto que las pseudo vacunas NO PROTEGEN de las formas graves como demuestran las estadísticas oficiales de los propios gobiernos francés y alemán con una sobremortalidad del 40% durante el año 2021 sobre el 2020 lo que quiere decir que los muertos NO son por el covid sino por las falsas vacunas ya que de la población NO VACUNADA, sobre todo los jóvenes, se aprecia una MORTALIDAD INFERIOR…. otra mentira enorme sobre la falsa vacunación.
    ¿Alguien me puede señalar una SOLA VERDAD del Gobierno, de la medicina oficial y televisiva, de los medios de corrupción de masas y de las Universidades españolas?
    Espero con ansiedad que algún amable lector me diga una sola verdad.
    Por cierto, sin excepción todas las universidades españolas con facultades de Medicina o Farmacia reciben subvenciones de Pfizer. TODAS. ¿Les extraña su corrupta participación en las campañas de vacunación? La CORRUPCIÓN alcanza hasta la enseñanza universitaria…. pero, amigo lector, no piense que solo pasa en ESPAÑA.
    Gracias por la lectura.
    Pido perdón a Pfizer por atreverme a escribir estas líneas humildes sobre su moralidad que, por supuesto, en ningún caso pongo en duda…
    Íñigo Caballero es
    Ingeniero Industrial Superior, Matemático y Master en Prevención de Riesgos, pero sobre todo
    Carlista desde que nací

  2. Hablemos claro, el mundialismo adora el relativismo, la corrupción del lenguaje, el asesinato del no nacido, la mentira al infinito.- ¿ Cómo van a decir la verdad, hacer el bien ? Un abrazo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad