El pacto de defensa mutua entre Rusia y Corea del Norte cambia las reglas del juego geopolítico

Rusia y Corea del Norte acaban de cerrar un pacto de defensa mutua durante el viaje del presidente Putin a Pyongyang, que siguió a la visita de su homólogo Kim Jong Un a Vladivostok el pasado mes de septiembre, analizada aquí. Este acuerdo cambia las reglas del juego geopolítico por tres razones fundamentales: eleva las apuestas en el peligroso juego de la gallina nuclear de EE.UU. con Rusia en Ucrania; acelera el «Pivot (back) to Asia» de EE.UU.; y podría así atrapar a China y EE.UU. en una espiral de escalada que traslade la Nueva Guerra Fría fuera de Europa.

Para explicarlo, el primer resultado puede interpretarse como una de las prometidas respuestas asimétricas de Rusia a que Occidente arme a Ucrania. Si Rusia logra un avance militar a través de las líneas del frente que sea explotado por algunos miembros de la OTAN como pretexto para iniciar una intervención convencional que provoque una crisis similar a la cubana en Europa, entonces Corea del Norte podría provocar su propia crisis de este tipo en Asia para recordar a Estados Unidos el principio de «Destrucción Mutua Asegurada» (MAD).

El experto del Club Valdai Dmitry Suslov, que también es miembro del Consejo Ruso de Política Exterior y de Defensa y subdirector de Economía Mundial y Política Internacional de la Escuela Superior de Economía de Moscú, publicó un artículo en RT en el que observaba que Estados Unidos «ha perdido el miedo al hongo nuclear». Por ello sugirió una prueba nuclear «demostrativa» para hacer entrar en razón a los belicistas occidentales, pero el nuevo pacto de defensa mutua de Rusia con Corea del Norte podría servir para el mismo propósito.

En la mentalidad occidental, Corea del Norte es sinónimo de miedo nuclear y Tercera Guerra Mundial, por lo que saber que podría escalar simétricamente en Asia por solidaridad con Rusia en respuesta a la escalada de Estados Unidos en Europa podría hacer que los responsables políticos estadounidenses se lo pensaran dos veces antes de cruzar las líneas rojas de Rusia allí. Después de todo, ya sería bastante difícil manejar la escala de escalada en una crisis de tipo cubano, por no hablar de dos exactamente al mismo tiempo en extremos opuestos de Eurasia.

En cuanto al segundo punto sobre la aceleración del «Pivot (back) to Asia» de EE.UU., este proceso ya se está desarrollando, como demuestra la forma en que EE.UU. está estrechando su cerco de contención en torno a China en la primera cadena de islas a través de su recién formada «Escuadra» con Australia, Filipinas y Japón. Aun así, Estados Unidos sigue aferrado a su fantasía política de infligir una derrota estratégica a Rusia, razón por la cual su presencia militar reforzada en Europa después de 2022 todavía no se ha reducido y reorientado hacia Asia.

Si Rusia comienza a realizar simulacros regulares con Corea del Norte y transfiere equipos militares de alta tecnología a ese país, entonces Estados Unidos podría sentirse coaccionado a acelerar su «Pivot (back) to Asia» a costa, posiblemente, de mantener su presión sobre Rusia en Europa. El brusco reequilibrio de la atención de EE.UU. podría hacer que algunos de sus aliados de la OTAN reconsideraran intervenir convencionalmente en Ucrania, ya que EE.UU. podría dejar de aprobarlo debido a la dificultad de gestionar las nuevas tensiones relacionadas con Corea del Norte.

Y, por último, cualquier avance tangible en la aceleración del «Pivot (back) to Asia» de Estados Unidos reduciría la posibilidad de que China y Estados Unidos normalizaran sus relaciones en un futuro próximo, ya que podría catalizar un ciclo de escalada autosostenida en el que China respondería a los movimientos de Estados Unidos y, a continuación, Estados Unidos respondería a los de China, y así sucesivamente. Estados Unidos no podría aceptar reducir su presencia militar en el noreste de Asia como parte de un gran compromiso especulativo con China debido a la amenaza cualitativamente mayor que representa Corea del Norte, apoyada por Rusia.

Dado que es poco probable que China acepte un acuerdo desigual con Estados Unidos a cambio de normalizar sus lazos o al menos reducir la presión estadounidense sobre la República Popular, como el que mantendría cualquier presencia militar estadounidense previsiblemente reforzada en el noreste de Asia, este escenario puede descartarse. En ese caso, los lazos sino-estadounidenses podrían quedar atrapados fácilmente en el ciclo autosostenido de escalada mutua, con el resultado de que Asia sustituya rápidamente a Europa como escenario principal de la Nueva Guerra Fría.

En resumen, el pacto de defensa mutua entre Rusia y Corea del Norte cambia las reglas del juego geopolítico, ya que probablemente atrapará a China y Estados Unidos en una espiral de escalada, lo que beneficia al Kremlin al crear las condiciones para aliviar la presión estadounidense sobre Europa. Sin embargo, tardará en manifestarse, por lo que Estados Unidos podría escalar en Ucrania y/o abrir otro frente en Eurasia (por ejemplo, Asia Central y/o el Cáucaso Meridional) antes de esa fecha, por lo que todo podría empeorar antes de mejorar.


2 respuestas a «El pacto de defensa mutua entre Rusia y Corea del Norte cambia las reglas del juego geopolítico»

  1. Tendremos otra gran guerra en Europa y/o en el mundo, si la Providencia no lo impide.

    Y sigo pensando que Rusia es la víctima y Occidente el verdugo. No al revés, como nos dicen machaconamente los grandes medios de desinformación. Nunca está de más recordar que hasta los conceptos políticos y económicos que originaron la aparición del comunismo en Rusia, fueron importados de Occidente principalmente.

    Quizá se pueda evitar todavía lo peor de los muchos males que están en camino, pero no todo.

  2. La URSS parecerá un patio de colegio en comparación con la coalición que los amos han montado como antítesis del premeditadamente auto-corrompido/auto-adulterado occidente. Todo está pensado para que gane, y para que parezca que ganan los buenos. Es ni más ni menos que llevar a creer a la humanidad que la salvación y el orden están en la disfrazada granja comunistoide humanoide anticristiana NOS1984. Cualquier cosa mejor que el caos moral, económico, y de todo tipo que sus lacayos masones no tenían preparado.
    Supongo que después de algunas ‘tortas'( quizás nucleares ), los EEUU pactarán una paz negociada, abandonando a la vieja Uropa y a gran parte del mundo a su suerte; todo teatrillo… desde el cortijo EEUU se seguirá mandando a la marioneta al cargo de la eficiente dictadura global.

    Debería darse cuenta la gente de quienes y para qué, están montando esta autodestrucción tan evidente y tan absurda; estando como estábamos, en la zona de mayor prosperidad hace ‘dos días’, justo hasta que llegó el rollo del eco-timo, la plandemia 20/30 y la perversión de genero y de la historia.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad