El plan de Washington para dividir Rusia

“El objetivo occidental es debilitar, dividir y finalmente destruir nuestra nación. Están declarando abiertamente que, dado que lograron dividir la Unión Soviética en 1991, ahora es el momento de dividir a Rusia en muchas regiones separadas que estarán en la garganta de los demás”. (Vladimir Putin)

“Cheney ‘quería ver el desmantelamiento no solo de la Unión Soviética y el imperio ruso, sino de la propia Rusia, para que nunca más pudiera ser una amenaza para el resto del mundo’. ..Occidente debe completar el proyecto que comenzó en 1991  …. Sin embargo, hasta que el imperio de Moscú sea derrocado, la región, y el mundo, no estarán a salvo…”  (“Descolonizar Rusia”, The Atlantic)

La animosidad de Washington hacia Rusia tiene una larga historia que se remonta a 1918, cuando Woodrow Wilson desplegó más de 7.000 soldados en Siberia como parte de un esfuerzo aliado para hacer retroceder los logros de la revolución bolchevique. Las actividades de la Fuerza Expedicionaria Estadounidense, que permaneció en el país durante 18 meses, hace mucho que desaparecieron de los libros de historia en los EE. UU., pero los rusos aún señalan el incidente como otro ejemplo más de la incesante intervención de Estados Unidos en los asuntos de sus vecinos. El hecho es  que las élites de Washington siempre se han entrometido en los negocios de Rusia a pesar de las fuertes objeciones de Moscú.  De hecho, un gran número de élites occidentales no solo piensan que Rusia debería dividirse en unidades geográficas más pequeñas, sino que el pueblo ruso debería dar la bienvenida a tal resultado. Los líderes occidentales en la región anglosajona están tan consumidos por la arrogancia y su propio sentido limitado de derecho, que honestamente creen que a los rusos comunes les gustaría ver a su país fragmentado en pequeños estados que permanezcan abiertos a la voraz explotación de los gigantes occidentales del petróleo, la minería corporaciones y, por supuesto, el Pentágono.  Así es como el cerebro geopolítico de Washington, Zbigniew Brzezinski, lo resumió en un artículo en Foreign Affairs:

Zbigniew Brzezinski

“Dado el tamaño y la diversidad (de Rusia),  lo más probable es que un sistema político descentralizado y una economía de libre mercado liberen el potencial creativo del pueblo ruso y los vastos recursos naturales de Rusia. Una Rusia poco confederada —compuesta por una Rusia europea, una República de Siberia y una República del Lejano Oriente—  también encontraría más fácil cultivar relaciones económicas más estrechas con sus vecinos. Cada uno de los entitlements confederados podría aprovechar su potencial creativo local, sofocado durante siglos por la pesada mano burocrática de Moscú. A su vez,  una Rusia descentralizada sería menos susceptible a la movilización imperial. (Zbigniew Brzezinski,  “Una geoestrategia para Eurasia”,  Asuntos Exteriores, 1997)

La “Rusia vagamente confederada”, que imagina Brzezinski, sería una nación desdentada y dependiente que no podría defender sus propias fronteras o soberanía.  No podrá impedir que países más poderosos invadan, ocupen y establezcan bases militares en su suelo. Tampoco sería capaz de unificar a su gente dispar bajo una sola bandera o perseguir una visión positiva «unificada» para el futuro del país. Una Rusia confederal, fragmentada en una miríada de partes más pequeñas, permitiría a EE. UU. mantener su papel dominante en la región sin amenazas de desafío o interferencia. Y ese parece ser el verdadero objetivo de Brzezinski, como señaló en este pasaje de su obra magna El gran tablero de ajedrez. Esto es lo que dijo:

“Para Estados Unidos, el principal premio geopolítico es Eurasia… y la primacía global de Estados Unidos depende directamente de cuánto tiempo y con qué eficacia se sostenga su preponderancia en el continente euroasiático” ( «EL GRAN TABLERO DE AJEDREZ – Primacía estadounidense y sus imperativos geoestratégicos» , Zbigniew Brzezinski, página 30, Basic Books, 1997)

Brzezinski resume sucintamente las ambiciones imperiales estadounidenses. Washington planea establecer su primacía en la región más próspera y poblada del mundo, Eurasia. Y, para hacerlo, Rusia debe ser diezmada y dividida, sus líderes deben ser derrocados y reemplazados, y sus vastos recursos deben transferirse al control férreo de las transnacionales globales que los utilizarán para perpetuar el flujo de riqueza del este al norte. Oeste. En otras palabras,  Moscú debe aceptar su humilde papel en el nuevo orden como la Compañía Minera y de Gas de Estados Unidos de facto.

Washington realmente nunca se ha desviado de su objetivo de destruir el estado ruso, de hecho, la Estrategia de Seguridad Nacional (NSS) recientemente publicada junto con un informe del Congreso titulado «Competencia renovada de grandes potencias: Implicaciones para la defensa: problemas para el Congreso», confirma gran parte de lo que hemos dicho aquí, que EE. UU. planea aplastar cualquier oposición emergente a su expansión en Asia Central para convertirse en el jugador dominante en esa región. He aquí un extracto del informe del Congreso:

El objetivo de EE. UU. de prevenir el surgimiento de potencias hegemónicas regionales en Eurasia,  aunque de larga data, no está escrito en piedra:  es una elección política que refleja dos juicios:  (1) que dada la cantidad de personas, recursos y actividad económica en Eurasia ,  una hegemonía regional en Eurasia  representaría una concentración de poder lo suficientemente grande como para poder amenazar los intereses vitales de EE.UU. ; y (2) que Eurasia no se autorregula de manera confiable en términos de prevenir el surgimiento de hegemonías regionales, lo que significa que  no se puede contar con que los países de Eurasia puedan  prevenir, a través de sus propias acciones, el surgimiento de hegemonías regionales, y puede necesitar ayuda de uno o más países fuera de Eurasia para poder hacer esto de manera confiable”. ( «Concurso renovado de grandes potencias: Implicaciones para la defensa: cuestiones para el Congreso» , Congreso de EE. UU.)

Cuán diferente es esta nueva iteración de la política exterior oficial de EE. UU. de la llamada Doctrina Wolfowitz que se entregó antes de la Guerra en Irak. Aquí está:

“Nuestro primer objetivo es evitar el resurgimiento de un nuevo rival, ya sea en el territorio de la antigua Unión Soviética o en otro lugar,  que represente una amenaza del orden de la que planteó anteriormente la Unión Soviética. Esta es una consideración dominante que subyace en la nueva estrategia de defensa regional y requiere que  nos esforcemos por evitar que cualquier poder hostil domine una región cuyos recursos, bajo un control consolidado, serían suficientes para generar poder global”.

Paul Wolfowitz

Como puede ver, no ha habido cambios significativos en la política desde que Paul Wolfowitz articuló su doctrina hace casi dos décadas. El establecimiento de la política exterior de los EE. UU. aún afirma resueltamente el derecho de Washington a dominar Asia Central y considerar a cualquier competidor en la región como una amenaza a la seguridad nacional.  Esto se destaca aún más por el hecho de que tanto Rusia como China han sido identificadas en la última Estrategia de Seguridad Nacional como «competidores estratégicos», lo que es un eufemismo de estado profundo para enemigos mortales. Echa un vistazo a este extracto de un artículo titulado «¿División de Rusia después de la Tercera Guerra Mundial?»:

El objetivo final de EE. UU. y la OTAN es dividir y pacificar al país más grande del mundo, la Federación Rusa, e incluso establecer un manto de desorden perpetuo (somalización) sobre su vasto territorio o, como mínimo, sobre una parte de Rusia y el espacio postsoviético…

El objetivo final de EE. UU. es evitar que surjan alternativas en Europa y Eurasia a la integración euroatlántica. Por eso la destrucción de Rusia es uno de sus objetivos estratégicos….

Redibujando Eurasia: los mapas de Washington de una Rusia dividida

Con la división de la Federación Rusa, (el) artículo afirma que cualquier rivalidad bipolar entre Moscú y Washington terminaría después de la Tercera Guerra Mundial. En una gran contradicción,  afirma que solo cuando Rusia sea destruida habrá un verdadero mundo multipolar, pero también implica que EE. UU. será la potencia global más dominante a pesar de que Washington y la Unión Europea se debilitarán por la gran guerra los rusos .” («División de Rusia después de la Tercera Guerra Mundial», Global Research)

Las relaciones de Washington con Rusia siempre han sido polémicas, pero eso tiene más que ver con las ambiciones geoestratégicas de Washington que con cualquier comportamiento perturbador por parte de Moscú. El único crimen de Rusia es que ocupa bienes raíces en una parte del mundo que EE.UU. quiere controlar por todos los medios necesarios. Cuando Hillary Clinton anunció por primera vez los planes de EE. UU. de «pivotar hacia Asia», la mayoría de la gente pensó que sonaba como un esquema razonable para trasladar recursos de Medio Oriente a Asia a fin de aumentar la participación de EE. UU. en el mercado de más rápido crecimiento del mundo. En ese momento no se dieron cuenta de que los políticos tenían la intención de incitar a Rusia a una guerra terrestre sangrienta en Ucrania para «debilitar» a Rusia para que Washington pudiera extender sus bases militares a través de la masa terrestre de Eurasia sin oposición. Nadie previó hasta dónde llegaría Washington para provocar, aislar y demonizar a Rusia con el expreso propósito de destituir a sus líderes políticos y dividir el país en múltiples pequeños estados . Aquí está Hillary presentando el caso en 2011:

Hillary Clinton

“Aprovechar el crecimiento y el dinamismo de Asia es fundamental para los intereses económicos y estratégicos de los Estados Unidos… Los mercados abiertos en Asia brindan a los Estados Unidos oportunidades sin precedentes para la inversión, el comercio y el acceso a tecnología de punta… Las empresas estadounidenses (necesitan) aprovechar la vasta y creciente base de consumidores de Asia…

La región ya genera más de la mitad de la producción mundial y casi la mitad del comercio mundial… . estamos buscando oportunidades para hacer aún más negocios en Asia… y nuestras oportunidades de inversión en los mercados dinámicos de Asia.” (“America’s Pacific Century”, Secretaria de Estado Hillary Clinton”, Foreign Policy Magazine, 2011)

Una lectura atenta del discurso de Clinton junto con una revisión de la Doctrina Wolfowitz ayudará hasta al lector más obtuso a sacar algunas conclusiones obvias sobre  el conflicto actual en Ucrania que no tiene casi nada que ver con la llamada “agresión rusa”, sino todo para ver con el plan de Washington de proyectar poder en toda Asia  , controlar las enormes reservas de petróleo y gas de Rusia, rodear a China con bases militares y establecer el dominio estadounidense en el epicentro del mercado más próspero de este siglo. Aquí está Putin de nuevo:

“Para liberarse de la última red de desafíos, necesitan desmantelar Rusia  y otros estados que eligen un camino soberano de desarrollo, a toda costa, para poder saquear aún más la riqueza de otras naciones y usarla para parchear sus propios agujeros. Si esto no sucede, no puedo descartar que  intenten provocar un colapso de todo el sistema  y le echen la culpa de todo, o, Dios no lo quiera, decidan usar la vieja fórmula del crecimiento económico a través de la guerra”.

Los expertos en política exterior de EE. UU. son desvergonzados al promover teorías que amenazan con desencadenar una confrontación militar directa con Rusia que podría resultar en un intercambio nuclear. En un reciente “seminario web para congresistas y congresistas organizado el 23 de junio bajo el título “Descolonizando Rusia”. El seminario web, realizado por agentes de la CIA y nacionalistas de derecha de Ucrania y el Cáucaso, argumentó efectivamente que Rusia era un imperio colonial que tenía que ser desmantelado con el apoyo de Washington”. (WSWS) El autor explora las razones por las que algunos expertos quieren calificar a Rusia de “imperialista”. Un artículo en el WSWS explica por qué:

.. .»la afirmación de que Rusia es “imperialista” cumple una función política vital: proporciona una cobertura política para la agresión imperialista contra Rusia y los objetivos de guerra de las potencias imperialistas…. Es esta estrategia la que la pseudoizquierda pro-OTAN encubre con su clamor sobre el “imperialismo ruso”. El fomento de las tensiones nacionalistas, regionalistas y étnicas ha sido un componente clave de la política de guerra imperialista durante décadas…

A través de una combinación de expansión de la OTAN, golpes de estado en sus fronteras e intervenciones militares en países aliados con Rusia y China, las potencias imperialistas han cercado sistemática e implacablemente a Rusia…

De hecho, si uno revisa la historia de las guerras libradas por el imperialismo estadounidense durante los últimos treinta años,  la guerra que se desarrolla para dividir a Rusia y China parece una inevitabilidad brutal . A pesar de su reintegración al sistema capitalista mundial, los regímenes oligárquicos gobernantes han impedido que las potencias imperialistas saqueen directamente los vastos recursos de estos países. Compitiendo por estos recursos entre ellos, e impulsados ​​por crisis internas irresolubles, ahora están decididos a cambiar esto.

… el proyecto de resolución describe los objetivos básicos de la guerra de Estados Unidos contra Rusia de la siguiente manera: “la eliminación del régimen actual en Rusia, su sustitución por un títere controlado por Estados Unidos y la disolución de la propia Rusia, en lo que se denomina “ descolonizar Rusia”, en una docena o más de pequeños estados impotentes cuyos valiosos recursos serán propiedad del capital financiero estadounidense y europeo y los explotarán”.  Este pasaje es central para comprender tanto el conflicto que se desarrolla como la política de la pseudoizquierda pro-OTAN y su insistencia en que Rusia es un “país imperialista”. ( «Los principios históricos y políticos de la oposición socialista a la guerra imperialista y al régimen de Putin «, Clara Weiss, World Socialist Web Site)

Como puede ver, los miembros de élite de la política exterior están buscando obstinadamente nuevas y más convincentes justificaciones para una confrontación con Rusia cuyo objetivo final es fragmentar el país allanando el camino para el reequilibrio estratégico o “pivote” de Washington. Hace 20 años, durante la administración Bush, los políticos no eran tan circunspectos en sus puntos de vista sobre Rusia. El exvicepresidente Dick Cheney, por ejemplo, no hizo ningún intento por ocultar su absoluto desprecio por Rusia y fue sorprendentemente sincero sobre la política que apoyaba. Mira este extracto de un artículo de Ben Norton:

Dick Cheney

El ex-vicepresidente estadounidense Dick Cheney, arquitecto principal de la guerra de Irak, no solo quería desmantelar la Unión Soviética; también quería dividir a la propia Rusia,  para evitar que volviera a surgir como un poder político significativo… El exsecretario de Defensa de los EE. UU., Robert Gates, escribió que “cuando la Unión Soviética colapsaba a fines de 1991, Dick quería ver el desmantelamiento no solo de la Unión Soviética y el imperio ruso, sino de la propia Rusia, para que nunca más pudiera ser una amenaza. ”…

El hecho de que una figura al frente del gobierno de EE. UU. buscara, no tan en secreto, la disolución permanente de Rusia como país, y se lo comunicara directamente a colegas como Robert Gates, explica en parte la postura agresiva que Washington ha adoptado hacia la Federación Rusa desde entonces. el derrocamiento de la URSS.

La realidad es que el imperio estadounidense simplemente nunca permitirá que Rusia desafíe su dominio unilateral de Eurasia, a pesar de que el gobierno de Moscú restauró el capitalismo . Por eso no sorprende que Washington haya ignorado por completo las preocupaciones de seguridad de Rusia, rompiendo su promesa de no expandir la OTAN “ni una pulgada hacia el este” después de la reunificación alemana, rodeando a Moscú con adversarios militarizados empeñados en desestabilizarla.

Los servicios de seguridad rusos han publicado pruebas de que Estados Unidos apoyó a los separatistas chechenos en sus guerras contra el gobierno central ruso. El académico británico John Laughland enfatizó en un artículo de 2004 en The Guardian, titulado “Los amigos estadounidenses de los chechenos”, que varios líderes secesionistas chechenos vivían en Occidente e incluso recibieron subvenciones del gobierno de EE. UU. Laughland señaló que el grupo secesionista pro-checheno más importante con sede en EE. UU., el engañosamente llamado Comité Estadounidense por la Paz en Chechenia (ACPC), enumeró entre sus miembros a «una lista de los neoconservadores más destacados que apoyan con tanto entusiasmo la ‘guerra contra el terrorismo'». ”:

Richard Perle

Incluyen a Richard Perle, el notorio asesor del Pentágono; Elliott Abrams de Irán-Contra fama; Kenneth Adelman, el ex embajador de EE. UU. ante la ONU que incitó a la invasión de Irak al predecir que sería “un juego de niños”; Midge Decter, biógrafa de Donald Rumsfeld y directora de la derechista Heritage Foundation; Frank Gaffney del militarista Centro para la Política de Seguridad; Bruce Jackson, ex oficial de inteligencia militar de EE. UU. y ex vicepresidente de Lockheed Martin, ahora presidente del Comité de EE. UU. sobre la OTAN; Michael Ledeen del American Enterprise Institute, ex admirador del fascismo italiano y ahora uno de los principales defensores del cambio de régimen en Irán; y R James Woolsey, el ex director de la CIA que es uno de los principales defensores de los planes de George Bush para remodelar el mundo musulmán en líneas pro-estadounidenses.

El hecho de que los yihadistas salafistas de extrema derecha constituyeran un porcentaje significativo de la insurgencia chechena no molestó a estos neoconservadores antimusulmanes, del mismo modo que los veteranos islamófobos de la “Guerra contra el Terror” no tuvieron ningún problema en apoyar a los extremistas islamistas takfiri decapitadores en los años siguientes. Guerras de EE.UU. en Siria y Libia….

…. Victoria Nuland, la tercera funcionaria más poderosa del Departamento de Estado de la administración de Joe Biden, se desempeñó como principal asesora adjunta de política exterior del vicepresidente Cheney de 2003 a 2005. gobierno electo). Al igual que su mentor Cheney, Nuland es una neoconservadora de línea dura. El hecho de que él sea republicano y ella trabaje principalmente en administraciones demócratas es irrelevante; este consenso de política exterior de línea dura es completamente bipartidista.

Victoria Nuland

Nuland (ex-miembro de la junta directiva bipartidista de la NED) también está casada con Robert Kagan, santo patrón del neoconservadurismo y cofundador del Proyecto para el Nuevo Siglo Americano, el acogedor hogar de los neoconservadores en Washington. donde trabajó junto a Cheney, Donald Rumsfeld, Paul Wolfowitz y otros altos funcionarios de la administración Bush.  Kagan fue republicano durante mucho tiempo, pero en 2016 se unió a los demócratas e hizo campaña abiertamente a favor de Hillary Clinton para la presidencia”. («El ex vicepresidente Dick Cheney confirmó que el objetivo de EE. UU. es dividir a Rusia, no solo a la URSS» , Ben Norton, Multipolarista)

La política exterior de EE. UU. ahora está exclusivamente en manos de un pequeño grupo de extremistas neoconservadores que rechazan la diplomacia de plano y que creen genuinamente que los intereses estratégicos de EE. UU. solo pueden lograrse a través de un conflicto militar con Rusia. Dicho esto, podemos decir con cierto grado de certeza que las cosas van a empeorar mucho antes de mejorar.

Para Unz Review


3 respuestas a «El plan de Washington para dividir Rusia»

  1. El lamentable, estúpido, vergonzoso y autodestructivo papel que están representando Ucrania y los ucranianos (hermanos de sangre de los rusos…) en el actual conflicto, es el mejor ejemplo posible de lo que podría esperarles a los futuros «estados soberanos» surgidos de una hipotética desmembración de Rusia.

    Y para la pobre España…, ¿habrá proyectado «Washington» lo mismo? Pero, ¿y si el Cielo tuviese otros planes…? ¡Quién como Dios!

  2. «…cuando Woodrow Wilson desplegó más de 7.000 soldados en Siberia como parte de un esfuerzo aliado para hacer retroceder los logros de la revolución bolchevique»

    ¿HACER «RETROCEDER» LOS «LOGROS» DE LA REVOLUCIÓN BOLCHEVIQUE?
    …por favor, no nos dejemos engañar por infiltrados comunistas. El hecho de que el imperio EEUU anglosajón y el intento de mantener su hegemonía en Europa y otros lugares pueda ser un problema en el mundo actual, aunque no el único ni mucho menos (nunca olvidemos que la única salvación está en la Iglesia católica) no significa que aceptemos la versión corrupta y tramposa del otro lado, la tóxica ideología comunista, podrida y asesina, y por supuesto atea y profundamente anticristiana. La izquierda usa el imperialismo de EEUU para justificarse y esconder sus crímenes. A pesar de todos los grandes errores y las críticas justas, prefiero mil veces vivir en EEUU (como católico) que vivir en la Rusia comunista de antes de la caída dle muro, ó que vivir en Corea del Norte, en la Venezuela bolivariana ó en la Cuba de Castro. Y tengamos claro que Putin es anticomunista, aunque ha dejado intacta cierta estética y algunos símbolos históricos, pero renegando del comunismo y sus crímenes.

    No caigamos en trampas, por favor.

  3. Buenísimo articulo, hay un hecho constatable por parte de esta camarilla sucia de anglosionistas y no sólo me refiero a la de EEUU. sino a también a los de la Pérfida Albión, dos focos de infección N.Y. y la City de Londres que llevan forrándose a base de papelitos de colores y del sudor de los demás demasiado tiempo. Esto no es por temas de Geo estrategia es ni más ni menos que por dinero y sobre todo para robar, cosa que hacen muy bien, llevan al pie de la letra los postulados del criminal Cecil Rhodes y no tienen ningún miramiento en destrozar cualquier pais que suponga pingües beneficios para con sus arcas. Saben perfectamente que su ruina es monumental y que la única forma de salir de esta sería Rusia, a través de dividirla en tres estados títeres al igual que han hecho con Ucrania. Pero estamos ante la nación con más recursos del planeta y dispuesta a defenderse de estos malnacidos, aunque para ello tengan que pulsar el botón nuclear, informe de RAND Corporation. Estos degenerados sionistas de los think tank son capaces de llevarnos a una confrontación mundial sin interesarles para nada cuantas personas caigan por el camino. Ven que su hegemonía se acaba, si esa que consiste en crear papelitos de colores y que la gente se lo trague, mientras sus hedge fund están arruinados. Si seguimos la pista del dinero, esto es en lo que consiste el Gran Reset que quieren implementar y del cual Putin se ha apeado, al ver que su pais podría desintegrarse, aunque el Stassi Karl Schwab dijera que lo tenía en el bolsillo, este sujeto a comparado a Putin con la camarilla de la Ursula Von der Layen, Borrell, Macrón, Antonio, Scholz, Justine Castro, Jacinda y demás títeres puestos ahí por el Deep State. El objetivo es el ROBO como buenos corsarios, aunque lo disfrazan de llevar la democracia y la libertad a los paises que esquilman, véase paises como IRAK, AFGANISTAN, LIBIA, YUGOSLAVIA y todos los que no recuerdo en este momento que han sido pasto de la piratería y el latrocinio de una mal llamada cruzada para la libertad y la democracia, ya a estas alturas no cuela para nada. Dios nos coja confesados. Feliz fin de semana.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad