El PP a favor de la «mentira histérica»

Son peores los que actúan por pasiva, que los que lo hacen por activa. Son peores los traidores, que los enemigos. Son peores los que apuñalan por la espalda, que los que lo hacen de frente. El PP ha sido siempre el problema: pasivos, traidores y cobardes.

Compartir
mm

Más que el rojerío impenitente, rancio, vetusto y degenerado, el problema de nuestra España actual es la derecha cobarde, acomplejada, cerril, traidora y mentirosa hasta la extenuación. Esa misma derecha que lleva décadas trenzando la cuerda con la que la van a ahorcar; y ya lo están haciendo. La actual situación de anarquía y destrucción de nuestra patria tiene más que ver con esa derecha, que con aquella izquierda. Si la derecha española se hubiera mantenido firme en sus principios, valores y capacidades, otro gallo nos cantaría ahora.

Ha habido mil ejemplos de cómo el PP ha mentido y traicionado a España y a muchos de sus votantes desde hace décadas, pero hoy, máxime debido a las circunstancias extremas en que nos encontramos, traemos a colación y queremos dejar constancia de uno evidente y muy doloroso.

El pasado 21 de Noviembre de este mismo año 2018, se votó en el Senado una proposición del PSOE, cómo no, sobre «Exhumación de Francisco Franco Bahamonde del Valle de los Caídos y la modificación y mejora de la Ley de Memoria Histórica», la cual fue aprobada con el voto de la izquierda y los separatistas de todo pelaje (97 votos) y… la abstención del PP (136 votos).

Es decir, que el Partido Popular, por cierto el mismo que con Rajoy prometió abolir tal ley –tan nefasta, antidemocrática, como provocadora de enfrentamientos–, que en el Senado tiene mayoría, pudo tranquilamente haber echado para atrás la proposición socialista, la cual no sólo incide en la profanación del los restos del Generalísimo, sino que permite una vuelta de tuerca más en la ya de por sí dictatorial, totalitaria y antidemocrática ley de «mentira histérica», cuyo objetivo no sólo es hacer pasar a los verdugos de entonces por víctimas y viceversa, sino ir preparando el terreno para imponer una dictadura revolucionaria marxito-fascistoide de la cual ni el PP va a salir vivo. O sea, que el PP, con su ladina y repugnante abstención, se ha aliado con la anti-España de forma manifiesta… una vez más; luego que no digan.

Es sangrante comprobar la degeneración moral y mental de los peperos y de los que erre que erre les soportan con sus votos, los mismos que van a ser víctimas predilectas de ese totalitarismo que se viene encima cada día un poco más, ante el cual adoptan la actitud del avestruz metiendo la cabeza debajo del ala cuando viene el depredador de turno.

Sin que nadie se haya dado cuenta, sin que los medios lo hayan reflejado, tan sólo creemos que nosotros, amparándose en la cobertura del enésimo escándalo del malandrín de Rufián –que eso sí, es de los pocos que hace honor a su nombre–, espectáculo bochornosos que no se permite ni en Chiquitistán, el cual sospechamos que estaba más que pactado, precisamente para lo que denunciamos, el PP ha sido el respaldo y el apoyo de lo que con la reforma de la ley de mentira histérica va a suceder. ¡Realmente maquiavélico!

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*