El problema es la «Modernidad»

La Iglesia visible está en desbandada, fuera de control. A estas alturas no pasa día sin que desde alguna parte no nos llegue la noticia de un nuevo abuso litúrgico, de un nuevo escándalo pastoral, de una interpretación forzada de la doctrina, de una nueva y sucia historia de abusos sexuales. Los jesuitas están fuera de control; el clero está también descontrolado y también lo están las órdenes religiosas en general. Y si hasta ahora eran únicamente las “grandes publicaciones católicas” de mayor tirada las que estaban llenas de despropósitos y excentricidades, en este momento ya no se salvan ni las piadosas revistas de los santuarios o de los devotos de tal o cual santo: incluso los frailes de este o aquel convento han perdido la cordura y se han soltado la lengua tirando por lo peor.

No todos, se entiende. Algunos muchos. Y sin embargo, fácilmente me viene la pregunta. ¿Por qué tanta permisividad? ¿Por qué los buenos callan y tragan, con su silencio, la deriva que está teniendo lugar, y que en otras ocasiones he definido como una lenta, metódica revolución protestante y modernista dentro de la Iglesia? ¿Y los laicos qué hacen? ¿Es posible que su malestar, su frustración, su dolor viendo la diaria destrucción de todo el catolicismo, no encuentre el modo de hacer sentir su voz abiertamente? ¿Es posible que ciertos sacerdotes que abusan de su condición para transformar la misa en un espectáculo de adoctrinamiento político, social y ecologista, no se encuentren ante unos feligreses que en la puerta de la sacristía se enfrenten a ellos, de manera civilizada pero decidida, pidiéndoles cuenta de sus palabras, de su alejamiento del Evangelio de Jesucristo? Para amonestarles y exhortarles a no ofender más los sentimientos de los creyentes, a no violentar más la fe de las personas sencillas, a no difundir pensamientos que nada tienen que ver con el anuncio del Evangelio sino con sus opiniones personales en cuestiones políticas y en cuestiones sociales.

¿Es posible que a estos malos pastores, a estos sembradores de confusión y de desconcierto, les sea concedido hacer todo lo que quieran? Si una profe de primaria se permite la libertad de decir o hacer algo que se aleja del programa escolar, enseguida tres o cuatro padres se precipitan hacia el colegio para pedir explicaciones, para protestar, lanzar advertencias justificada o injustificadamente. Pero a los sacerdotes se les deja plena libertad de decir lo que les venga en gana, sea en la misa o donde sea. Pueden ponerse a cantar, tocar la guitarra, invitar a bailarinas hindús a bendecir las “sagradas especias de la papaya o del mango”, llevar pateras al altar para recordar el drama de los migrantes, revestirse con ornamentos con los colores del arcoíris, presentar como modelo las parejas de feligreses del mismo sexo. Todo en la casa de Dios y en el momento más sagrado de la vida cristiana: el santo sacrificio eucarístico.

Hay que preguntarse cómo hemos podido llegar hasta este punto. Hasta hace un tiempo no tan lejano, pues lo llegué a conocer y del que conservo un vivo y grato recuerdo, cuando se entraba en la iglesia y se participaba en la santa misa, y se escuchaban las palabras del sacerdote, era como recibir un bálsamo para las propias heridas. Las iglesias no eran hospitales de campaña, no se transformaban en comedores sociales para dar de comer materialmente a los pobres (había y aún hay comedores conventuales e incluso parroquiales). Los templos eran lugares de paz, de oración, de silencio, de recogimiento, de misticismo: lugares para encontrarse con Dios y en los que a través de la palabra del sacerdote, es escuchaban las palabras mismas de Jesucristo.

Esto ocurría porque ningún sacerdote se tomaba la libertad de hablar en nombre propio. Todos tenían muy claro que eran solamente obreros de la viña del Señor y que tenían la obligación de transmitir fielmente su palabra, sin quitar ni añadir nada. Podían, eso sí, explicar algún pasaje difícil; hacer paralelismos, dar ejemplos, hacer una homilía más cálida, más emotiva, más fácil de escuchar o de entender. Pero no osaban transformarla en un mitin político o un desahogo del humor del día en cuestión. No reían, no bromeaban, jamás perdían la gravedad que el lugar y la circunstancia requerían, y que no era impedimento para que en el lugar y el momento oportunos, se convirtieran en animadores entusiastas de jóvenes en reuniones o retiros o en acompañantes de niños y padres en una excursión o peregrinación.

Hasta el primer posconcilio, los sacerdotes no olvidaban nunca que eran un alter Christus: en el púlpito, en el confesionario, impartiendo el catecismo a los niños, uniendo a los esposos en matrimonio, visitando las familias o bendiciendo las casas. Todos eran conscientes de ser unos siervos en manos de Dios. Y todo lo que hacían y decían era para agradar a Dios, ser fieles al evangelio y salvar almas.

¿Qué ha ocurrido pues para que tantos sacerdotes se hayan transformado en juglares, politicastros, payasos sin fronteras o la originalidad que les pase por la cabeza? ¿Y qué les ha sucedido a los seglares para no reaccionar?

Yo creo que el problema fundamental de los católicos en el transcurso de las últimas generaciones es la modernidad. Los católicos no han comprendido o se han olvidado qué es la modernidad y en consecuencia se han dejado seducir, tanto como los no creyentes; se han contagiado de un modo de sentir y pensar que es típicamente moderno, empeñado en modernizarlo absolutamente todo: hasta lo más inmutable y permanente. Y digámoslo claro: la modernidad es una civilización radicalmente anticristiana, enemiga del evangelio y que además odia a Jesucristo. Esto es la modernidad.

No quiero decir con ello que hay que rechazar todo lo moderno. Hay aspectos positivos de los que nos podemos servir, desde la técnica a la medicina, o los medios de comunicación de masas. Pero siempre sabiendo que hemos de hacer un uso comedido, ponderado, prudente, crítico y juicioso. Y que no hemos de ser esclavos de las cosas: ni de la técnica ni de la ciencia ni de la informática.

Muchos aspectos de la modernidad aunque sean buenos, están cargados de peligros. Volver la vida más fácil, y más ligero el trabajo cotidiano, más rápido el movimiento de las personas y las mercancías, más libre la circulación de las ideas: todas estas cosas son buenas; pero si se convierten en fines y no en medios, pueden convertirse en cosas perniciosas.

No perdamos de vista que la modernidad es moda, siempre a la última; es por tanto opción pasajera: basta ver cuán poco duran los nuevos modelos tecnológicos. Bien al contrario del cristianismo, que ni es una moda, ni es para estar al día, ni para lucir el último modelo. Cristo ha proyectado nuestra mirada a la eternidad. Por eso es una evidente perversión del cristianismo andar tras la novedad. La Buena Nueva del Evangelio sigue siendo Buena y sigue siendo Nueva, pase el tiempo que pase.

El cristiano debe recordar que no todo lo que a uno le gusta es bueno para el alma. Al contrario: que los caminos del infierno están asfaltados con aquello que parece agradable y deseable. No se pueden adoptar estilos de vida que son intrínsecamente peligrosos o equivocados. El católico no puede dejarse seducir por las cosas: el mundo moderno está lleno de cosas apetecibles. Pero debemos llevar el timón y mantener el rumbo de nuestra vida. No podemos usar las cosas de manera superficial e irresponsable. Se dirá que dejarse arrastrar por las cosas materiales y por la comodidad es una cosa que siempre ha existido y que no constituye un carácter específico de la modernidad. Es posible. Pero lo que sí es específico de la modernidad es el haber difundido la idea de que todos tienen derecho al mayor número posible de cosas y de comodidades, y que sin estas la vida se convierte en un pesado fardo aburrido y molesto.

Además la modernidad ha convertido en accesibles una mayor cantidad de cosas y ha creado una multitud de necesidades que en realidad no lo son. En una palabra: ha creado una idolatría de las cosas y en particular de la técnica. Sólo la modernidad ha olvidado a la persona y la relación con Dios. Sólo la modernidad ha pretendido poner al hombre, las cosas por él construidas y las comodidades por él elaboradas, en el lugar de Dios: olvidándose de la dimensión trascendente y sobrenatural de su vida. Lo ha convertido en el peor enemigo de sí mismo. Lo ha reducido a un ser lacerado, dividido, infeliz, descontento, neurótico, proyectado siempre fuera de sí, sin paz, sin reposo, sin justicia, sin amor, sin verdad, sólo borracho de nuevos deseos de urgente satisfacción, siempre cegado por nuevos deseos que lo devoran y atormentan. La modernidad es el infierno: porque nació y cada vez se define más nítidamente como un mundo sin Dios. Nunca antes había sucedido en la historia. Quien cree en sus ídolos, entre los cuales el primero es el consumismo, quien se deja arrastrar por sus mitos y sus sobornos, no puede ser seguidor de Cristo.

He aquí el verdadero mal del catolicismo actual: se ha convertido en hijo de la modernidad, lo que automáticamente lo aleja de Dios. Porque no se puede servir a dos señores a la vez. ¿O lo habíamos olvidado?

Para Germinat Germinabit
Párroco del Fondo de Santa Coloma de Gramenet


10 respuestas a «El problema es la «Modernidad»»

  1. No se puede describir mejor la triste realidad de la Iglesia de HOY.
    El problema fue el camino emprendido de «acercarse al mundo» con las consecuencias funestas que han ocurrido.
    Y ni Benedicto XVI ni Francisco han intentado cambiar el rumbo equivocado… y que era o es MUY CLARO.
    Parece que NADIE en el VATICANO es capaz de entender que la Iglesia OFICIAL va a la catastrofe.
    TODOS CIEGOS.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

  2. Acertadísimo análisis y exposición de un acuciante problema en la Iglesia actual.
    Presentado en forma de interrogantes, cuyas respuestas podrían sintetizarse en que a raíz del Concilio Vaticano II «El humo de Satanás ha penetrado en la Iglesia»
    Y no lo digo yo, lo dijo en doloroso lamento quien le había abierto de par en par puertas y ventanas.
    Es inquietante el paralelismo entre la «Transacción» en el orden social español y el Concilio Vaticano II en el espiritual de la Iglesia.
    O mejor dicho, viceversa, puesto que lo primero fue consecuencia en buena medida de la situación creada por el Concilio.
    Cada vez que leo en El Español Digital, profundos artículos como el presente, siento el impulso de hacer un análisis comparativo entre el «aggiornamento» y la «reforma política» en España. Pues finalmente ambos procesos devinieron en «ruptura» al ser manejados por el mismo enemigo: De la Iglesia y de España.
    Algún día espero ponerme con ello.
    Mientras tanto mi calurosa felicitación a Monseñor Espinar.

    1. Para conocer en buena medida la situación creada por el Concilio, te aconsejo no dejes de utilizar los conocimientos del máximo estudioso de la infiltración en la Iglesia del Concilio que fue el sacerdote Luigi Villa. Te ayudará a entender fácilmente al desastre al que hemos llegado.
      Puedes, de entrada, ver algo aquí:

      chrome-extension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/http://www.chiesaviva.com/441%20mensile%20spa.pdf

      Igualmente te añado el enlace en que puedes encontrar de forma resumida las infiltraciones de los enemigos de N. S. JESUCRISTO en su Santa Iglesia a lo largo de su historia. Están recogidas en el libro «El complot contra la Iglesia» de Maurice Pinay.

      chrome-extension://efaidnbmnnnibpcajpcglclefindmkaj/https://uncatolicoperplejo.files.wordpress.com/2019/08/pinay-complot-i.pdf

      Reflejaba ya de aquella –en 1962-, cuando salió publicado el libro, la preocupación de tan vasta operación de demolición de la Iglesia:
      “Con la presente edición pretendemos dar la voz de alerta no solamente a los católicos, sino a todos los anticomunistas, para que se den cuenta de los graves peligros que amenazan actualmente no sólo a la Iglesia Católica, sino a la Cristiandad y al mundo libre en general, y para que se apresten a brindar todo su apoyo al grupo benemérito de cardenales, arzobispos, obispos y sacerdotes que están luchando en el Concilio y en sus respectivos países contra los enemigos externos e internos, tanto de la Santa Iglesia como del mundo libre, que con perseverancia satánica intentan destruir las más sagradas tradiciones del catolicismo y hundirnos a nosotros y a nuestros hijos en la espantosa esclavitud comunista.”

      Suerte y ánimo en tu impulso de hacer un análisis comparativo entre el «aggiornamento» y la «reforma política» en España.

        1. Muchas gracias.
          Descargo y archivo los dos enlaces.
          También voy a comprobar si el libro que tengo corresponde a los tres tomos de la obra o solamente al primero.

      1. Muchas gracias Eugenio.
        Leí hace mucho tiempo el libro «complot contra la Iglesia» y como lo tengo «en papel» en casa volveré a leerlo.
        Este libro y «Derrota Mundial» de Salvador Borrego son esenciales para entender el mundo actual y sus problemas.
        Un cordial saludo.
        PS. Si no me equivoco, la expresión «de aquella» lo identifica como gallego ¿es así?

  3. Tras Lefebvre quedó claro que los seminarios del futuro irían siendo rápidamente fábricas de progres… confundidos, descarriados, alucinados; o intencionadamente ateos infiltrados por «la causa» (salvo excepciones… espero). Brujos sumisos al servicio de los engaños del Jefe de la tribu, de los amos.
    «Presentarán grandes prodigios y maravillas hasta el punto de engañar, si fuera posible, aun a los elegidos»… Hay que estar siempre del lado del Bien, por encima de todo y todos. Un cristiano debe saber bien cuando hace mal, por mucho que el mundo a su alrededor le diga lo contrario.
    «Quien quiera a un ser querido más que a Mí (Padre), no es digno de mí». El entorno también se volverá adulterador.

    Vamos a un periodo muy oscuro y confuso, aparentemente claro y filantrópico, según los medios vendidos; como lo será la nueva religión eco-progre (atea) de los amos; presentada perfecta e inapelable, respaldada » por la suciedad entera.

    Sabemos por el Cristo (y Daniel) como va a terminar esta generación. Quien se salve, creo que será a título personal y renunciando a mucho o a todo. Dado el poder alcanzado en este mundo/vida por los labradores arrendatarios de turno, no creo que se ganen muchas «batallas» ya socialmente para el Bien. La TGM contra la Humanidad va a ser, es al detalle, con lupa y al microscopio, nadie se va a librar de pronunciarse. «Temed más bien a quienes pueden haceros perder en el infierno alma y cuerpo». Porque el mal tecnológico de estos tiempos quiere el control total de las almas.
    Tras la filantropía eco-progre sembrada masivamente, germen de la nueva religión sincrética, se esconde (cada vez menos) el Mal.

    «por Mi seréis odiados de todos los pueblos (está pseudo religión se impondrá obligatoria, estatal). Muchos desfallecerán y unos a otros se traicionarán y se odiarán mutuamente. Surgirán muchos falsos profetas y engañarán a muchos. Con el crecer de la maldad, se enfriará la caridad. El que persevere hasta el fin (en el Bien), ése se salvará (para la Vida). Este evangelio del reino (la vara de medir) se predicará en toda la tierra, como testimonio para todas las naciones, y entonces vendrá el fin…»

  4. Muchas gracias.
    Descargo y archivo los dos enlaces.
    También voy a comprobar si el libro que tengo corresponde a los tres tomos de la obra o solamente al primero.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad