El problema inmigratorio, por Inma Seguí

mm
Inma Seguí

Natural de Cuenca, Inmaculada Sequí se encuentra finalizando los estudios de Derecho al tiempo que se forma para la mediación y otras alternativas extrajudiciales de resolución de conflictos. Fue la candidata de VOX a la Alcaldía de su ciudad en las elecciones municipales de 2015 con tan solo 18 años, convirtiéndose en la cabeza de lista más joven a una capital de provincia.

En las generales del mismo año, ocupó el número 4 de la lista de VOX al Congreso por Madrid y ostentó el cargo de Vicesecretaria de Juventud del mismo partido a nivel nacional hasta 2017, cuando abandonó la formación de Santiago Abascal. Durante este tiempo ha colaborado en medios como La Gaceta y ha acudido en varias ocasiones a las tertulias de Radio YA y el programa de debate político El Braserillo, emitido por La Regional de Castilla – La Mancha y Tele Toledo. En esta ocasión analiza para El Correo de Madrid la problemática de la inmigración en España.

Hablemos del problema de la inmigración en España, está probado que muchos de los delitos que se cometen en nuestro país están protagonizados por extranjeros.

Así es, no es casualidad que las ciudades y barrios con mayores índices de delincuencia y criminalidad sean también los que mayor proporción de inmigrantes tienen.

– La prensa suele ocultar la nacionalidad de estas personas. 

Eso no es del todo así. Lo que realmente ocultan los grandes medios es el origen de esos delincuentes. ¿Recuerda la agresión sexual a una joven este pasado mes de julio en Mallorca? No hubo un solo medio que no incluyese en el titular de la noticia que los agresores eran alemanes, cuando en realidad se trataba de turcos con nacionalidad alemana, que es completamente distinto. Es por eso que a la hora de denunciar un caso de violación múltiple o cualquier otro delito, yo prefiero indicar la procedencia de los autores y no su nacionalidad.

– Claro, muchos de los extranjeros que llegan son nacionalizados.

De hecho, España es uno de países de la Unión Europea que más extranjeros nacionaliza y el que más lo hizo en 2014, según publicó Eurostat hace un tiempo. Solo ese año casi un millón de inmigrantes, en su mayoría marroquíes, colombianos y ecuatorianos obtuvieron el DNI español. Eso no quiere decir que pasen a ser españoles ni que debamos considerarlos compatriotas.

– También hay muchas manadas del Magreb, cuyos delitos han sido silenciados.

Tanto los políticos como los medios a su cargo tienen cada vez más difícil ocultar estas informaciones, y esto es algo que le debemos a las redes sociales. Aunque durante un tiempo lo han hecho muy bien. Nos han intentado hacer creer por activa y por pasiva que necesitamos a los inmigrantes para hacer frente a las pensiones, cuando una vez que llegan a España reciben todo tipo de ayudas; que los inmigrantes que llegarían serían jóvenes sanos, cuando la realidad es que han reaparecido enfermedades que habían sido erradicadas hace años o que la relación entre inmigración y delincuencia era un mito, cuando no hay un día en el que no amanezcamos con un nuevo caso de violación, un robo con violencia o una cuchillada.

– ¿Considera que el pueblo español es consciente de la gravedad del problema?

Sí, cada vez más. La gente sabe que se les ha ocultado y se les sigue ocultando información, y cada vez desconfían más del discurso oficial sobre la inmigración porque, como hemos comentado, la realidad se impone todos los días a sus argumentos.

– Y dígame, usted, como mujer, ¿se siente segura por la calle de noche?

Me gustaría decirle que sí, no me considero una mujer cobarde, pero depende. Rara vez salgo o vuelvo sola a casa, pero, de no haber otro remedio, hago por pasar por las zonas que sé que estarán más concurridas, aunque suponga dar un rodeo. En el caso de ir acompañada, no es igual hacerlo de un par de amigas que de un amigo varón, con quien sí me siento completamente segura.

– Pocos partidos alertan del problema de la inmigración.

Lo cierto es que muchos militantes de partidos más bien pequeños lo han hecho durante décadas siendo señalados y rechazados por los mismos que ahora han visto en ese discurso una oportunidad para obtener un beneficio político. Sea como fuere, personalmente considero que el momento de avisar ha pasado, lo que se requiere son medidas destinadas a frenar en la medida de lo posible la invasión planificada de España y Europa si no queremos que nuestra civilización sea borrada de un plumazo.

– ¿Cree que ante el problema de la inmigración pueden crecer más los partidos con componente identitario?

Es posible, aunque, para que esos partidos crezcan en España, primero tienen que ser fundados.

– ¿Qué me dice de VOX?

VOX, entre otras cosas, está a favor de la inmigración proveniente de Hispanoamérica e incluso apeló a ésta como solución a la despoblación de Zamora. Hace un momento hablábamos de cómo ha disminuido la seguridad de nuestro país con el aumento de la inmigración. Hispanoamérica tiene una de las tasas de delincuencia más altas del planeta y muchos integrantes de las manadas de violadores proceden de allí.

Vayamos a los menores extranjeros o MENAS. No solo causan problemas, además cobrarán una paga.

Lo cierto es que esto no es nada nuevo, España ha mantenido durante años a yihadistas con pensiones de hasta 900 euros mensuales, incluso uno de los terroristas de Barcelona cobraba 2000 euros y vivía en una vivienda de protección oficial. Si ahora mismo nos pusiésemos a hacer cuentas, los lectores se echarían las manos a la cabeza. Y todo, mientras miles de compatriotas apenas cuentan con 400 euros al mes para sacar adelante sus vidas y a sus familias o directamente se mueren de hambre en la calle. La discriminación del Estado hacia los españoles es tan indignante como descarada.

– ¿Y qué opina de que los MENAS, que violaron a una joven en Bilbao, se hayan ido de rositas? También parecen gozar de toda impunidad.

Como a cualquiera, me indigna y me produce rabia. Pero hace mucho que dejé de confiar en la Justicia española.

¿Ve alguna solución a la actual situación?

Sinceramente, no. Aunque ahora mismo se pusiese fin a la política de naturalizaciones y comenzásemos a expulsar a los inmigrantes en situación  ilegal y a los que han cometido algún delito en nuestro territorio, cosa que no ocurrirá, solucionaríamos más bien poco puesto que no dejarían de crecer, ya que, los magrebíes, por ejemplo, son dados a tener familias muy numerosas mientras que las parejas españolas apenas tienen un hijo. En los últimos años el número de marroquíes nacidos en España se ha triplicado. Estos inmigrantes además crecerán marcados por las costumbres de su origen familiar. Ello terminará primero provocando tensiones culturales y sociales, y, con el tiempo, estos inmigrantes de segunda, tercera, cuarta generación terminarán siendo más numerosos y, por último, reemplazando a los españoles.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*