El programa de los verdes: el suicidio de Europa

Debemos reconocer que los ecologistas europeos, y la extrema izquierda en general, tienen una envidiable capacidad de comunicación. Mientras que los movimientos conservadores siguen encarnándose con demasiada frecuencia en lo que parecen caricaturas políticas deshumanizadas, los ecologistas europeos, sin contar a una histérica Greta Thunberg, se han dotado de rostros frescos y agradables como portavoces que exponen los peores horrores de forma atractiva, tranquila y articulada.

Tomemos, por ejemplo, el recientemente concluido Beyond Growth 2023 en Bruselas, Bélgica. Beyond Growth (Más allá del Crecimiento) es la reunión ideológica anual de los ecologistas europeos y sus innumerables altavoces en el mundo de las organizaciones supuestamente «no gubernamentales»(ONG) financiadas por los gobiernos.

Beyond Growth no se reúne en los salones de un prestigioso hotel o en alguna mansión campestre, sino que confluye y se reúne directamente en los edificios del Parlamento Europeo. Esto no ocurre por casualidad: cuando la prensa informa con cariño sobre la conferencia «Beyond Growth», difunde imágenes de personas reunidas y hablando en las ordenadas filas del Parlamento Europeo. ¿Qué recuerda la mayoría de la gente cuando mira el informe «Beyond Growth»? El Parlamento Europeo. El vínculo entre las propuestas radicales de este cónclave y el Parlamento Europeo se presenta como perfectamente natural: si el Parlamento Europeo quiere un ecologismo radical, ¿cómo podría usted, pequeño votante local, oponerse?

La estrella de la última conferencia fue Anuna De Wever, una belga flamenca que representa a los jóvenes verdes.

Anuna De Wever (izqu.) con su pareja actual

Hay que leer y escuchar lo que dicen estos activistas. La mayoría anuncian lo que harán si alcanzan el poder. Escuchemos, pues, las «propuestas» de la encantadora y sonriente De Wever:

  1. «Hay que redistribuir la riqueza», empieza De Wever. ¿A quién, cómo? No hay detalles. Este ha sido un rasgo estándar de todo discurso europeo que se precie y se precie durante un siglo. ¿Sería descabellado sugerir que se empezara a redistribuir la riqueza con los sueldos y bienes de los diputados verdes al Parlamento Europeo?
  2. «Cancelar la deuda climática»: En la mente de los activistas medioambientales, países del «Norte global». que han experimentado un desarrollo significativo, tienen una obligación ecológica con los países del «Sur global». Aunque el capitalismo occidental ha rescatado de la pobreza al mayor número de personas en la historia del mundo, al parecer Occidente también ha creado las mayores emisiones de gases de efecto invernadero. Además, Europa y Estados Unidos siguen supuestamente «explotando» y «colonizando» muchas regiones del «Sur global» a través de sus empresas multinacionales, agotando sistemáticamente los recursos naturales. Por lo tanto, hay que cancelar la «deuda» con el «Sur», aunque esta «deuda» no tenga nada que ver con el clima.
  3. Introduzcamos una «renta básica universal» inmediatamente, mañana mismo. Cabe imaginar el afán de China, Rusia, Japón, Estados Unidos y Cuba por introducir una renta universal común, algo que, por supuesto, probablemente sólo sea concebible mediante el establecimiento de un gobierno mundial «universal»: una mera formalidad.
  4. Occidente debe declinar. En efecto, Occidente es el mal. La prueba es que es «rico». Por lo tanto, hay que castigar a Occidente, lanzándolo a un colapso –un «decrecimiento»– mientras que otros que no son occidentales seguirán creciendo, por supuesto.
  5. Hay que aumentar los servicios públicos universales (¿duplicarlos? ¿triplicarlos?). ¿Cómo, en un contexto de declive, se financiará este aumento? No se especifican esos detalles.

«Todo esto», continúa De Wever, entre grandes aplausos, «sólo será posible, por supuesto, si destruimos… la supremacía blanca».

¿Supremacía blanca? ¿Qué tiene que ver la supremacía blanca con la economía? Parece que en la mente de muchos ecologistas, el crecimiento económico y la supremacía blanca son efectivamente sinónimos. Al fin y al cabo, parece decirse, fue Occidente, encarnado por Adam Smith en 1776, quien «inventó» el crecimiento económico, y Occidente en aquella época era mayoritariamente blanco, así que destruyendo la supremacía blanca destruimos la idea misma de crecimiento económico.

Parecen estar en una especie de pensamiento mágico que, al ver dos realidades en el mismo conjunto – «blancura» y capitalismo-, postulan un vínculo causal entre ellas.

Si, según Adam Smith, el crecimiento económico para todos es la clave para salir de la pobreza -con el objetivo de hacer más ricos a los pobres, no más pobres a los ricos-, entonces destruir el crecimiento no parece un modelo económico que vaya a proporcionar mucha ayuda. Peor aún, ahora existen esas molestas opciones: ¿Prefieres fomentar el crecimiento permitiendo que los habitantes de los países pobres utilicen combustibles fósiles -carbón, petróleo y gas natural- o hundir aún más a esas personas en la pobreza negándoles los combustibles fósiles?

Este extraño batiburrillo de restos marxistas -imperialismo, descolonización y Teoría Crítica de la Raza mal digerida- crea un programa que difícilmente unirá a la mayoría de los europeos. El programa incluso ha recibido un nombre: Suicidio Europeo Inmediato. Si Europa emprende el «decrecimiento» económico, como desean los Verdes, este «decrecimiento» implica la destrucción de secciones enteras de las economías europea y occidental. «Decrecimiento» y destrucción económica son sinónimos perfectos. «Decrecimiento» significa reducir las actividades económicas, o gravarlas con impuestos tan punitivos que dejen de existir.

Estos defensores de los verdes representan el 10% de los escaños del Parlamento Europeo, y parecen estar en proceso de ser erradicados electoralmente en muchos estados miembros de la UE. No importa: la UE, no democrática, no elegida, no transparente y no responsable, les ofrece un recurso: las instituciones de la UE, donde los Verdes están por todas partes. Los»10 Verdes», por ejemplo, son una coalición de diez de las mayores organizaciones y redes ecologistas activas a escala europea. Trabajan para que la UE dé prioridad al clima, el medio ambiente local, la biodiversidad y la salud humana dentro y fuera de sus fronteras. Para difundir sus ideas, estas ONG no elegidas son generosamente financiadas por las propias instituciones de la UE.

El problema fundamental de «Beyond Growth» es que nunca se define lo que ocurrirá tras el «decrecimiento». Si los marxistas, y antes que ellos los socialistas, incluidos los nacionalsocialistas alemanes, siempre han intentado definir una teoría económica -proyectos concretos y destrucción de lo existente-, los ecologistas nunca se han molestado en hacerlo. ¿O es que arrojar a Europa a la dependencia energética de Rusia es la principal agenda de los ecologistas?

Esta reticencia a describir «el mundo del después» es comprensible. En el contexto de una Europa endeudada hasta las cejas y que ya grava a sus ciudadanos sólo para pagar los intereses de la deuda, reducir la producción económica significa enfrentarse a la cuestión de quién morirá primero. La sanidad, por ejemplo, ya está siendo racionada y parece que se ha convertido más en una cuestión de recortar costes que de prestar servicios, y más en hacer crecer una burocracia administrativa con un papeleo masivo que en invertir en más médicos y en una atención al paciente mejor y más puntual.

¿Qué pasaría si hubiera «decrecimiento»? ¿Cómo concebir, por ejemplo, una disminución obligatoria de la actividad económica sin someter toda innovación tecnológica al control de una «agencia administrativa»? La UE soñada por los ecologistas empieza a parecerse a una versión de Atlas Shrugged: un país distópico en el que las empresas privadas sufren bajo leyes, reglamentos y burócratas cada vez más onerosos. Tal vez los Verdes deberían reflexionar sobre el mensaje del libro: a pesar de los intentos del Estado de esclavizar las mentes por la fuerza, las personas salen victoriosas en su compromiso con la libertad. La mente humana es el poder que mueve el mundo, no la coacción.

Para Gatestone Institute


2 respuestas a «El programa de los verdes: el suicidio de Europa»

  1. El Gatestone es un organismo al servicio de la masonería y NO debe leerse.
    Respecto a los «combustibles fósiles» siguen dando la matraca con el término…
    Los productos tales como petróleo o gas natural NO son fósiles sino originados por el magma terrestre.
    Los teóricos de escribir que son «fósiles» ignoran que el hecho de contener en su composición enlaces de carbono NO supone para nada un origen de seres vivos…
    El término de marras lo invento nuestro amigo Rockefeller y sus falsos científicos hace más de un siglo para hacer creer que al ser su origen los seres vivos, es un bien escaso y que se va a acabar…
    Hay petróleo en el subsuelo terrestre para dar y regalar.
    Me canso de repetir que al estar su precio «cartelizado», es decir dominado por una MAFIA, tiene un precio alto que NO se corresponde con su producción – enorme – ni con sus reservas hasta el fin de los siglos.
    En este rollo de «combustibles fósiles» se encuentran muy a gusto, también los ecologistas… mentirosos.
    DIOS, PATRIA y REY LEGITIMO

  2. Estamos en manos de maricones, bolleras, ladrones y corruptos en general.
    La Ue es un gigantesco burdel, donde Pedro Sánchez va a ejercer de maestro de ceremonias, experto en los «negocios» familiares de saunas gays.
    ¿Qué podría sair mal…?

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad