El «puto amo» de las tinieblas

Nunca envidies a Pedro Sánchez por mucho poder y dinero que tenga porque es un desgraciado y un infeliz que vive en la oscuridad, sufriendo e inmerso en el mal. La vida de Sánchez, a pesar de todo su poder, es un suplicio, como la de todos los dictadores verdugos, divorciados de sus pueblos.

No tiene empatía, es el presidente de España más odiado por el pueblo desde los tiempos de Godoy, vive inmerso en lo negativo, divide en lugar de unir, prefiere el odio a la cordialidad, ha desenterrado el pasado sangriento de España, es sembrador de odios, enemigo de la verdad y un mentiroso insuperable, no gobierna para todo el pueblo y desconoce lo que es el amor, la decencia y la bondad.

Jamás habla de Dios, ni conoce la misericordia, la piedad y el perdón.

Un tipo así es una desgracia, tanto para su pueblo como para él mismo.

Obsesionado con el poder, rodeado de corrupción y gobernando con socios que también le odian, Sánchez causa daños gratuitos a su nación, es un sicario del mal, un personaje digno de lástima y olvido, que no puede dormir en paz y cuya vida es un infierno de sospechas, inseguridades, remordimientos, miedos y pesadillas.

Ya tiene tantos enemigos que ni puede contarlos. Su ruta de poder está llena de cadáveres y de heridos que claman venganza.

Debe ser un hombre atormentado que sabe disimular el veneno de su alma.

La hemeroteca le denuncia como un mentiroso inigualable y el balance de su gobierno es terrible porque ha hecho de España un país problemático y desprestigiado, lleno de odios y rencores, de inseguridad en las calles y plazas y de ciudadanos que le pitan y abuchean en cada rincón del país.

Podía haber apostado por beneficiar al pueblo, por cobrar los impuestos justos, por ganarse la admiración y el cariño de los ciudadanos, por unirnos a todos, por el perdón, por la limpieza, por la verdad y por el respeto a la democracia, al pueblo, a las leyes y a la Constitución, pero ha hecho todo lo contrario: ha impulsado la mentira, las rencillas, la suciedad, el odio, la ambición, el asalto a la justicia, la compra de periodistas, medios y voluntades y ha preferido construir un infierno en lugar de un paraíso, como era su deber de dirigente político.

Entiende la política como una lucha permanente por el poder, por golpear, difamar, insultar y demonizar al adversario y quiere aplastar a la oposición y eternizarse, violando así las esencias de la democracia, que son respeto al voto ciudadano, escrutinios limpios, un tiempo limitado en la política, servir al pueblo en lugar de servirse de él, garantizar la alternancia y una retirada con agradecimiento de los ciudadanos y con honores, en lugar de tener a media nación deseándole un infarto.

Pedro Sánchez está más lejos de la solidaridad. la cordialidad, la empatía y del mensaje cristiano del amor al prójimo que de la galaxia Andrómeda.

Un tipo que ignora el amor, que es el rey de la crispación y que apuesta por todo lo sucio no merece gobernar. Un tipo que ignora que tener el poder obliga a ser ejemplar, no puede ser legítimo. Una fuente de escándalo y mal ejemplo para la ciudadanía constituye un poder bastardo, indigno e indeseable.

España no debe soportar en el poder al «puto amo de las tinieblas», al señor del lado oscuro. Toda una mala persona.


2 respuestas a «El «puto amo» de las tinieblas»

  1. De las tinieblas, sí. O del mismísimo infierno, que es lo mismo.
    Cuando su santidad Benedicto XVI le confesó en privado al entonces ministro del interior Jorge Fernández Díaz que «el demonio quiere destruir España» Su Santidad sabía muy bien lo que decía. Y es que el demonio se la tiene jurada a España. Por ser una nación católica, que llevó la cristiandad a toda América y ser reserva espiritual de occidente.
    El demonio no destruirá España con legiones de demonios lanzando bombas, si no con politicuchos ineptos ansiosos de poder de la misma calaña de Pedro Sánchez, entre otros muchos, cogidos de la mano por la «sinagoga de satanás» Dicho de otro modo, la masonería internacional.
    Recemos mucho para ganar la batalla.

  2. Me ha gustado mucho esta mirada al interior de Pedro Sánchez…porque, aunque parezca una mera marioneta, un ser sin alma…no lo es. ¡Dios conceda la gracia de la conversión a los que más le hieren!

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad