El Rosario por España marcará un antes y un después, por Juan Andrés Calderón

José Andrés Calderón

José Andrés Calderón está convencido de que el Rosario por España que se celebrará mañana día de la Inmaculada en más de 50 ciudades del territorio patrio supondrá un punto de inflexión. Igualmente afirma que cada vez es menos extraño conocer a gente que se le acerca en las puertas del Santuario del Inmaculado Corazón de María para decirle que, a pesar de no haber creído nunca en Dios, el rezo del Rosario le está acercando a Jesucristo y a la fe cristiana. Está convencido de que este rezo en Ferraz y en otros puntos de España no va decaer y se va a consolidar porque el rezo es una herramienta demasiado poderosa como para dejarla de lado. La Historia de España, la Tierra de María, no ha hecho otra cosa que demostrarlo.

¿Qué frutos espera de este Rosario por España el día de la Inmaculada?

Estamos en una batalla espiritual que se inserta en la icónica guerra del Espíritu contra la materia. Esto implica, como corolario, que los resultados de la oración solamente se verán a largo plazo. Es inútil pretender, salvo milagro divino, que el régimen establecido vaya a caer dentro de unos días. Solamente con Fe, esperanza y amor a Dios se logrará el triunfo del Bien, la Verdad y la Belleza.

En todo caso, el Rosario por España, que se celebrará en más de cincuenta ciudades, supone un cambio de paradigma. Se verá cómo existe una España católica que no tiene miedo a salir a la calle y se enorgullece de venerar a su Madre del Cielo en público; quedará patente que los cristianos solo se arrodillan ante Dios. La vía pública ha dejado de ser patrimonio de los representantes de ideologías perversas abiertamente impías. Muchos españoles han comprendido, al fin, que la oración nos debe acompañar siempre en la eterna lucha entre el Bien y el mal.

¿Por qué ha decidido redactar un manifiesto ese día y a quién va dirigido?

Considero que es necesario que exista un mensaje claro y nítido que sea leído en todos los lugares dónde se rece el Santo Rosario. Hay varios propósitos en este Rosario. El primero, y el más importante, es pedir la intercesión de nuestra Madre Santísima. A su vez, es necesario explicar los motivos que nos están llevando a acudir todas las tardes a rezar en Ferraz. Existe desconcierto y confusión. Espero, por ende, que este Manifiesto resuelva alguna de estas dudas.

Está dirigido a todos los españoles. Incluidos también a los agnósticos y ateos. Cada vez es menos extraño conocer a gente que se me acerca en las puertas del Santuario del Inmaculado Corazón de María para decirme que, a pesar de no haber creído nunca en Dios, el rezo del Rosario le está acercando a Jesucristo y a la fe cristiana. Por otro lado, pretendemos que muchos católicos salgan del letargo en el que todos, de una manera u otra, hemos estado imbuidos.

¿Qué importancia tiene y qué destacaría del contenido?

Estimo que es la primera vez en mucho tiempo que un grupo de laicos no titubean en defender su Fe en público, a pesar de las prohibiciones y coacciones sistemáticas. Desearía que sirviera de punto de partida para que nunca más los católicos se escondan y piensen que su Fe es únicamente algo íntimo.

En relación con su contenido, cabe mencionar que la principal crisis que padece nuestra nación es religiosa. Nos encontramos en la lucha agustiniana entre las dos ciudades. La Iglesia ha perdido la auctoritas que la caracterizaba. La piedra angular sobre la que se cimentaba la tradición de la libertad (Dalmacio Negro) ha sido desplazada por bioideologías y religiones seculares. El Estado, mediante su monopolización de todo lo público, ha politizado cada rincón de nuestras vidas. Únicamente cuando comprendamos que España no se entiende sin la Cruz podremos salir del abismo en el que nos encontramos.

¿Por qué es importante que el Rosario en Ferraz y en otros puntos de España se consolide y vaya creciendo?

La oración es el arma más eficaz con la que cuenta un católico. La participación en la vida social y política es necesaria. Sin embargo, todo cristiano puede lograr grandes cosas con tan “solo” pedir ayuda a Jesucristo y a su Inmaculada Madre. Es fundamental comprender el Evangelio y el catecismo de la Iglesia. El rezo es una herramienta demasiado poderosa como para dejarla de lado. La Historia de España, la Tierra de María, no ha hecho otra cosa que demostrarlo.

MANIFIESTO DEL ROSARIO POR ESPAÑA

Hoy, 8 de diciembre, fiesta de la Inmaculada Concepción, patrona de España, el pueblo católico español se reúne para venerar a nuestra Madre del Cielo. La Virgen María es nuestro consuelo y nuestra esperanza. Bajo su manto, esperamos con fe y sosiego el socorro que necesitamos.

La nación española se encuentra en una encrucijada. En las últimas décadas se ha visto amenazada por múltiples frentes. Su progresiva balcanización, el secuestro del Parlamento por fuerzas antiespañolas, la destrucción de la clase media y la falta de un verdadero proyecto nacional atenazan a España. La oligarquía partitocrática gobernante ha olvidado, en la mayoría de las ocasiones, la función de toda forma de gobierno justa: buscar el bien común.

Sin embargo, la crisis que enfrenta nuestra patria es mucho más profunda. La «Tierra de María» padece, antes que nada, una quiebra moral y espiritual. El modo ideológico de pensar ha sustituido nuestra religiosidad tradicional por falsas religiones seculares. El relativismo, el nihilismo, el materialismo y el hedonismo han corrompido las raíces más profundas del pueblo español.

Occidente ha emprendido una senda que no tiene parangón en ninguna otra civilización. Busca edificarse olvidando a su Creador. El hombre es sobre todo un homo religiosus. Desgraciadamente, la nihilista e impía «muerte de Dios» -impulsada por las élites gobernantes e importantes grupos de poder- está teniendo efectos devastadores en la sociedad. El genocidio del aborto, la legalización de la eutanasia, la destrucción de la familia, la atomización social y la destrucción de nuestra comunidad espiritual hacen que España esté en trance de la agonía existencial.

El rezo del Santo Rosario por la unidad de España no supone mezclar política y religión. La nación española no se entiende sin la Cruz. El Estado ha usurpado la auctoritas que históricamente tenía la Iglesia. Existe una persecución religiosa violenta y otra que es más invisible y peligrosa. Se inmiscuye en ámbitos en los que un gobernante, salvo que sea un tirano, jamás podría entrometerse. Impone la educación moral de los más jóvenes; penaliza con cárcel rezar en clínicas abortistas; prohíbe rezar en la vía pública con multas y detenciones. La quimérica neutralidad del Leviatán únicamente implica desacralización y el hostigamiento a los cristianos.

Hace mucho tiempo que se ha cruzado la línea que separa el régimen justo del tiránico. La religión es la mayor enemiga de todo tirano. Sin embargo, el pueblo español no se va a doblegar ante coacciones manifiestamente injustas. Nunca más tendremos miedo a sus imposiciones y a su agenda anticristiana. El católico tiene el deber de dar testimonio de su fe en todos los ámbitos. Renunciamos a quedar recluidos en las iglesias y en la intimidad de nuestros hogares. Una persona, por más que no entienda el secularismo, es cristiana en todo momento y lugar.

En momentos como el actual, en los que impera el desconcierto y la tibieza, es crucial el papel que debemos desempeñar los laicos. La oración es el arma más potente que puede tener un siervo de Dios. Todas las grandes batallas ganadas por nuestra nación han sido con un Rosario en la mano. San Antonio María Claret nos avisó que «En el Santo Rosario está cifrada la salvación de España».

Por todo lo anterior, la España católica se congrega y está leyendo este manifiesto en numerosas ciudades con la finalidad de rendir culto a Dios y venerar a su Inmaculada Madre. Rogamos por la intercesión y ayuda de la Virgen María para evitar la desmembración territorial y espiritual de España. ¡Dios está con nosotros!


8 respuestas a «El Rosario por España marcará un antes y un después, por Juan Andrés Calderón»

    1. Irrisorio titular, sin correspondencia alguna con la triste y penosa realidad.

      «España no va decaer y se va a consolidar porque el rezo es una herramienta demasiado poderosa como para dejarla de lado.»

      Sr. Navascués, ¿en qué país vive usted?

      1. Voltoner: Usted no tiene la fe de la Iglesia y por eso tampoco conoce el poder de la oración. No le contesto con la severidad que merecen sus palabras por amor a Jesucristo, conque esta clemencia se la debe a Él, Voltoner. Agradézcala, recapacite, no sea que otro menos clemente lo amoneste a Usted con un buen estacazo.

        1. Lo del estacazo se lo puede guardar. Catolicarras perdonavidas de su pelaje han sido los principales destructores del orden católico, orden que, ¡ay!, no subsiste gracias precisamente a su pútrida y enfangada alma novusordita.

  1. Del prologo en el libro de los Protocolos que estoy leyendo (versión de 1972; original de 1900):

    Sometemos a los judíos la consideración del hecho: Si el pueblo judío, gran víctima histórica, no quiere denunciar al criminal, no quiere diferenciarse de la minoría kabalística que, secularmente, y hoy como nunca, quiere destruir la Cristiandad, ¿cómo pueden pretender que al defenderse los Estados y pueblos cristianos, discriminen y diferencien a criminales de inocentes?. ¿Cómo han de diferenciarlos y por qué medios, si ellos, los judíos, no quieren diferenciarse?
    No soñéis que un pueblo no defienda su religión, su patria y su vida, por el escrúpulo de hacer víctimas inocentes. En tal trance, esa moral, es una moral de guerra. La culpa sera en gran parte de los inocentes, por no haberse librado o por no haberse diferenciado previamente de los criminales; PORQUE SU SILENCIO CONTRIBUYE A DAR APARIENCIA DE VERDAD A LA IDENTIDAD DEL PUEBLO JUDIO CON LA MINORIA CRIMINAL JUDIA; IDENTIDAD POR TAL MINORIA PROCLAMADA, Y NO NEGADA POR JUDIO ALGUNO.
    Los pueblos no discriminarán, porque no saben discriminar, ni les dais elementos de juicio para discriminar; y la historia entera demuestra que los pueblos, con discriminación o sin ella, tarde o temprano; se defenderán.
    Debía ser dicho, y dicho está.
    Así termina esta “ADVERTENCIA” a los comentarios que hace la edición “NOS”; uno de los fundamentos de esta versión. He aquí previamente, los trozos de los Protocolos que queremos citar ordenándolos:

    Actualmente, en todas partes, prevalece la libertad religiosa, pero, ya no está lejos la época en que el Cristianismo caerá hecho pedazos (Prot. XVII, págs. 130-131 de la edición que usamos).

    Hubo una época en que gobernaba la religión (Prot. I, pág. 22) Pero cuando nosotros nos hayamos establecido como amos de la tierra, no admitiremos más religión que la nuestra (Prot. XIV, pág. 103) Por tal razón, debemos destruir todas las profesiones de fe. Si el resultado de semejante destrucción es el de producir ateos, ello no constituirá obstáculo en nuestro camino (Prot. XIV, págs. 103-104). Por eso, debemos borrar hasta el concepto de dios de la mente de los cristianos (Prot. IV, págs. 48-49).

    Por todo esto es por lo que nos debemos esforzar en borrar de la tierra, antes de la llegada de ese día, todas las otras religiones.
    Entre los cristianos hemos inoculado profundamente las disidencias protestantes (Prot. XV, pág. 108).
    Nosotros haremos de manera que el clero ocupe tan exiguo lugar en la vida, y que su influencia resulte tan antipática a la población; al punto de que sus enseñanzas resulten opuestas a las que tenía en el pasado (Prot. XVII, págs. 130-131)

    Cuando llegue la hora de aniquilar la Corte Pontificia, una mano desconocida dará la señal de asalto (Prot. XVII, pág. 131)
    El rey de Israel será el verdadero papa del universo, el patriarca de la iglesia internacional.
    Pero hasta que no hayamos reducido a la juventud, por medio de las religiones temporáneas, para conducirla hacia la nuestra, nos guardaremos de atacar abiertamente a las iglesias existentes, aunque las combatiremos por medio de la crítica, la cual ya ha suscitado y sigue suscitando conflictos entre las mismas (Prot. XVII, págs. 131-132)
    Como ven los lectores, esto no tiene desperdicio. Aquí se mencionan expresamente, con casi un siglo de anticipación, algunas cosas y se alude a otras, que están aconteciendo a gran escala hoy en día ante nuestros mismos ojos: el laicismo del Estado, el imperialismo judío universal,la destrucción de todas las religiones y profesionales de fe, como medio para llegar al ateísmo, rayendo de la mente de los cristianos hasta la idea de Dios; la inoculación del protestantismo entre los católicos, y con ello sus disidencias, el descrédito del clero, el ataque insidioso y solapado a la religión por la crítica, la inducción de la juventud al judaísmo revolucionario, un Papa traidor que haga triunfar la revolución, un Papa en fin, Rey de Israel que a la vez sea Papa de una iglesia universal…
    Está pues en vías de ejecución el plan propuesto por los masones Fogazzaro y Nubius, y sólo les falta dar un paso más, bien corto, por cierto; para realizar los consejos de Nubius, de conseguir un Papa “según sus necesidades”, para llegar por él al triunfo de la Revolución.
    Qui potest capere capiat.

  2. Seamos realistas, ni en el 36 los nacionales se defendieron de la opresión de los rojos y separatistas, ni el teniente coronel Tejero hizo su pronunciamiento rezando el Rosario…
    Rezar puede ayudar, pero hay que mojarse el culo.
    Todos, que ya estoy harto de «valientes» de tertulia, de barra de bar, o de cuñados que «tolosaben»…

  3. Y le añado un fragmento de Judío Internacional de Henry Ford, donde se recoge muy bien como tras la derrota alemana en la PGM, gran parte de la administración cayó en manos de los que hoy controlan el mundo, como pasó en Rusia/URSS y en mucho sitios más. No hay que olvidar que los judíos no usan su nombre hebreo en los países de acogida, sino otro que no destaca de los naturales. Cosa muy manifiesta en tiempos de Quevedo.
    Y hacer notar que el marranismo ancestral es el anglosionismo actual, origen de todo mal a nivel mundial. El promotor del NOS/M 20/30; los labradores arrendatarios asesinos de turno. El pueblo judío es su primera y mayor víctima. Yo no culpo tanto al judío indiferente, asimilacionista, ha sufrido/sufre miedo y adoctrinamiento igualmente. Es gente muy inteligente, y, entre ellos están los peores, pero también los mejores (incluido el mejor).

    De Ford (el verdadero):
    En Alemania se considera al judío sólo como un huésped, que, abusando de la tolerancia, pecó con su inclinación hacia el predominio. El judío, en cambio, indignado por no serle concedidas todas las prerrogativas del indígena, nutre un odio injusto contra el pueblo que le hospeda. En otros países pudo el judío mezclarse más libremente con el pueblo de acogida y aumentar su poderío con menos trabas, pero en Alemania no le fué dado. Por eso el judío odia al pueblo alemán, y por esa razón los pueblos en que la influencia judía predominaba, demostraron durante la deplorable guerra mundial el más exacerbado odio contra Alemania. Judíos fueron los que predominaron casi exclusivamente en el enorme aparato informativo mundial, con el que se fabricó la “opinión pública” con respecto a Alemania. Los únicos ganadores de la Gran Guerra fueron, efectivamente, los judíos.
    Naturalmente no basta decirlo, hay que comprobarlo. Examinemos pues los hechos. ¿Qué ocurrió inmediatamente al pasar Alemania del antiguo régimen al nuevo?: En el gabinete de los seis que usurpó el puesto del Gobierno Imperial, predominó totalmente la influencia de los hebreos Haase y Landsberg. Haase dirigía los asuntos exteriores, en lo cual fué asistido por el judío Kautsky, un checo que en 1918 ni siquiera poseía la ciudadanía alemana. El judío Schiffer ocupó el ministerio de Hacienda, con el hebreo Bernstein como subsecretario. En el ministerio de la Gobernación mandaba el judío Preuss, con asistencia de su amigo y paisano Freund. El judío Fritz Max Cohen, ex corresponsal en Coopenhague del diario pan-judío “Frankfurter Zeitung”, ascendió a jefe omnipotente del servicio oficial de informaciones.
    Tal constelación tuvo en el Gobierno prusiano una segunda parte. Los judíos Hirsch y Rosenfeld presidieron el gabinete, encargándose Rosenfeld del ministerio de Gracia y Justicia, mientras que Hirsch ocupaba la cartera de Gobernación. El hebreo Simon fué nombrado secretario de Estado en el ministerio de Hacienda, cuyo ministerio fué enteramente repartido entre judíos. Fue nombrado director de enseñanza el judío ruso Futran, en colaboración con el judío Arndt. Al puesto de director del negociado de las Colonias, ascendió el hebreo Meyer-Gerhard, mientras que el judío Kastenberg desplegó sus actividades como director del negociado de Letras y Artes. El secretario de la Alimentación se puso en manos del judío Wurm, cooperando en el ministerio de Fomento con los judíos Dr. Hirsch y Dr. Stadthagen. El hebreo Cohen, fué Presidente del Consejo de Obreros y Soldados, en cuya nueva institución desempeñaban altos cargos los judíos Stern, Herz, Loewenberg, Frankel, Israelowitz, Laubenheim, Seligsohn, Katzenstein, Lauffenberg, Heimann, Schlesinger, Merz y Weyl.
    El judío Ernst fué nombrado Jefe de la Policía de Berlín, en cuyo mismo puesto en Francfort a/M apareció el hebreo Sinzheimer, y en Essen el judío Lewy. El judío Eisner en Munich se nombró a sí mismo Presidente del Estado de Baviera, nombrando su ministro de Hacienda al judío Jaffe. Industria, comercio y tráfico en Baviera se pusieron bajo las órdenes del judío Brentano. Los judíos Talheimer y Heiman, ocuparon muy importantes cargos en los ministerios de Würtemberg, mientras que el judío Fulda gobernaba en Hessen.
    Dos plenipotenciarios alemanes en la conferencia de la paz eran judíos, mientras que un tercero, fué un conocido instrumento, incondicional, del judaísmo. Además pululaban en la delegación alemana judíos adláteres y peritos, tales como Max Warburg, Dr. v. Strauss, Merton, Oscar Oppenheimer, Dr. Jaffe, Deutsch, Brentano, Bernstein, Struck, Rathenau, Wassermann, Mendelssohn-Bartholdy.
    La proporción de judíos en las delegaciones de otros Gobiernos en la conferencia de paz, pudo contrastarse fácilmente, leyendo las crónicas de los periodistas no judíos. Sólo a estos parece que tal hecho haya llamado la atención mientras que los corresponsales judíos han preferido callar, por prudencia seguramente.
    La influencia judía nunca se había manifestado en Alemania tan acentuadamente como durante la guerra. Apareció con la resuelta certeza de un cañonazo, como si todo hubiese sido ya preparado de antemano. Los judíos alemanes no fueron patriotas alemanes durante la guerra.
    Según opinión general, todos los hebreos arriba citados jamás hubiesen alcanzado aquellos puestos sin la revolución. Y la revolución en cambio, no hubiese estallado sin que ellos mismos la hubieran preparado.

    La masonería excrecencia marrana, actúa con sus mismas armas. No en vano son sus agentes.
    El fin último en 2023 años es acabar contra el Cristianismo, como dijo Disraeli, la odiosa Cristiandad. España siempre se puso en medio; lo que la honra.
    El Novus Ordo Seclorum NOM es el de los labradores arrendatarios asesinos de siempre; y es nuevo porque de lo que se trata es de borrar el viejo: el cristiano.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad