El secesionismo destruye la fe

Un reciente estudio del CEO (Centro de Estudios de Opinión), vuelve a reafirmar lo que todos sabemos, y es que Cataluña es la comunidad española con los indices religiosos más bajos en todos los aspectos. Tanto por lo que se refiere a la práctica religiosa, como a las clases de religión o a la participación en la Asignación Tributaria a la Iglesia Católica.

En esta ocasión los datos reflejan el porcentaje de personas que se declaran ateas en cada una de las comunidades autónomas. Como era de esperar, Cataluña es la que tiene el número más alto de ateos (42%) con el País Vasco en segundo lugar (39’7%). En el otro extremo, la comunidad más creyente es Asturias, donde solo el 7’8% afirma no creer en Dios.

Siempre la misma coincidencia, las dos regiones más descristianizadas de España son Cataluña y el País Vasco, que coinciden con las dos comunidades con mayor deseo independentista, en las que una buena parte de su clero ha apostado por apoyar públicamente ese proceso de secesión. ¿Casualidad? Yo creo que no. Mientras una Iglesia local está más pendiente de cuestiones que no son de su negociado, en este caso la política identitaria, una parte importante del Pueblo de Dios en esos territorios se va alejando de sus iglesias.

Para justificar esta debacle, el clero nacional-progresista hace servir unos argumentos que no se sostienen. El primero es que el ateísmo avanza más lentamente en las zonas rurales, y Cataluña al ser una comunidad más urbana, industrial y avanzada tecnológicamente, el ateísmo crece a pasos más agigantados. ¡FALSO!. La Comunidad de Madrid tiene una situación sociológica muy similar a la Provincia de Barcelona y allí el ateísmo no llega al 20%. Por otra parte en el resto de Cataluña que no es Barcelona, es decir en el territorio que los cachondos de Tabarnia llaman Tractoria, mayoritariamente rural y de poblaciones pequeñas,  los niveles del ateísmo también son muy altos.

Cataluña y el País Vasco, en otros tiempos comunidades muy religiosas, hoy en una proporción muy elevada no creen en el Dios de Jesucristo, pero no son ateos del todo, se han fabricado otras divinidades. En Cataluña por ejemplo existe el Dios-nació, con sus profetas y mártires: Pujol, Mas, Puigdemont, Torras, y los que ellos llaman perseguidos por su fe independentista: Junqueras, los Jordis, Turull, Rull… La ANC es la que se encarga de organizar las procesiones y actos de piedad por las calles catalanas. También está el Dios-Barça, con su profeta Guardiola y su santo Messi. Y cuando ganan títulos deportivos salen a las calles en procesión parar venerar a sus divinidades deportivas.

Nos dicen también que los inmigrantes, primero los del resto de España, y después los latinoamericanos, practicaban en sus tierras de origen porque allí todo el mundo lo hacía, pero que cuando llegaron aquí al ver que muchos no lo hacían también dejaron de hacerlo. ¡FALSO! Llegaron con ganas de vivir su fe, pero fueron maltratados, primero por el idioma con el que estaban acostumbrados a rezar y que se les niega en muchas iglesias y segundo por el desprecio a su religiosidad y a sus costumbres piadosas, diciéndoles que son unos supersticiosos, y que tienen una religiosidad de gente inculta. Por eso por ejemplo en Hospitalet tuvieron que organizar una procesión «laica» por Semana Santa, porque los sacerdotes del lugar no les hicieron ni caso y por eso tantos latinoamericanos se van a las sectas y confesiones protestantes.

Curas manifestándose a favor de etarras

Han echado de las iglesias a los católicos no catalanes, pero es que no han mantenido ni mucho menos a los autóctonos, porque una parte importante del clero no ha cuidado su rebaño. No les ha importado que sus ovejas queden bien formadas litúrgica, espiritual y doctrinalmente, solo le ha importado que queden bien formados en el nacionalismo.

Y nuestros obispos poco hacen cuando ven estos datos, y poco examen de conciencia para analizar sus causas e intentar evitarlas. Poco se hace para reconducir el camino y para intentar evitar repetir los mismos errores, que nos han llevado a esas cifras tan vergonzantes y escandalosas.

Para Germinans Germinabit


Una respuesta a «El secesionismo destruye la fe»

  1. Menudo castigo divino nos ha caído a los católicos con los curas montinianos, hijos todos del «concilio».

    Quién nos iba a decir hace tan solo medio siglo, que Satanás hallaría su mejor «caballo de Troya» para su acoso habitual contra la Ciudad de Dios, en el mismísimo gremio clerical. Esos que antes amenazaban a cualquiera con el Infierno hasta por pasarse comiendo caramelos.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*