El secreto del rey y ¿una monarquía golpista?

El rey sabe que la amnistía no es amnistía, porque los “amnistiados” han proclamado su intención de repetir el golpe en cuanto puedan. Sabe, que, aun si no fuera así, es una medida anticonstitucional ya en un plano golpista. Sabe que el propósito de los “amnistiados” es destruir la unidad nacional de España. Sabe que coinciden con el Doctor Saunas, convertido en golpista principal, en considerar a España, no como una nación sino como un amasijo de “naciones” con derecho a disgregarla. ¿Por qué, entonces, ha firmado un ataque tan frontal, tan golpista, a España y a la propia Constitución, dejando a España sin ley? ¿Ha claudicado o ha colaborado?

El secreto de su decisión creo que es doble. La Constitución, hecha con algunas trampas y por políticos de poco fuste, es ambigua:  afirma la unidad nacional y al mismo tiempo la socava hablando de “nacionalidades”, sin derecho explícito de autodeterminación, pero con derecho a ampliar indefinidamente sus competencias a costa de la unidad. Esta ambigüedad ha llevado a un sinfín de vulneraciones de la ley, hasta llegar a la situación presente, que no es de vulneración sino de simple y llano golpismo.  La Constitución permite defender la unidad nacional y socavarla hasta el golpe de estado como ocurre actualmente. Llegado un momento, es necesario elegir, y el rey parece haber elegido contra la unidad nacional, base a su vez de la Constitución y de la democracia.

Esto ha sido posible porque desde la crisis moral del 98, el problema mayor de fondo de España, junto con el de la evolución totalitaria, ha sido el mencionado: ¿es España una nación o un estado impuesto sobre varias naciones que tendrían derecho –casi obligación, dada la constante denigración de la historia de España– a separarse?  Obsérvese que la tendencia a la disgregación ha ido aliada a la totalitaria, representada sobre todo por el PSOE ya desde 1918. Este doble problema es la raíz y la explicación de la guerra civil, y hoy reaparece con fuerza amenazante.

¿Qué concepción de España tiene el rey? Si observamos atentamente sus declaraciones, vemos en ellas cierta tendencia a concebir España como plurinacional, algo parecido al Imperio austrohúngaro. Está además fuertemente influido por una formación anglosajona y demasiado íntimamente unido a la monarquía inglesa (la de Gibraltar, no se olvide). Historiadores y políticos ingleses han querido presentar a España como un conjunto deshilvanado y sin verdadera unidad (ver mi “Galería de charlatanes”, con Raymond Carr y otros). Los actos de Felipe VI hacen sospechar que su firma de una seudoamnistía golpista no es una anécdota, sino que incide en un problema fundamental que obliga a tomar postura.  Y ya la ha tomado. A menos que rectifique de algún modo.

¿Una monarquía golpista?

El rey, desdiciéndose de su intervención contra el golpismo de 2017, ha firmado el golpismo mucho más peligroso de la amnistía. Con ello se ha unido al Doctor Saunas y ha debilitado y en parte desarmado cualquier otra oposición que pudiera venir de los jueces, de otras instituciones  o de VOX, y ha dejado a España sin ley, en plena crispación social.  Es el acto político de mayor gravedad desde la transición: es la liquidación de ella y el paso al golpismo abierto. Quizá Felipe piense que uniéndose a los golpistas salva la monarquía: precisamente uno de los objetivos del Doctor Saunas es liquidar la monarquía, QUE HISTÓRICAMENTE VIENE DE FRANCO, algo que no puede borrar ni disimular  ninguna ley y que nunca le perdonará el nuevo frente popular. Es muy probablemente el suicidio de la monarquía, lo cual no tendría demasiada importancia si no comprometiera, además, la unidad nacional y la democracia.

Si Felipe VI hubiera cumplido su deber de defender a España y la democracia rehusando firmar la amnistía, habría creado un conflicto institucional del mayor alcance.  Se dilucidaría entonces si el golpismo vencía o era derrotado. Casi seguramente los responsables de otras instituciones y la mayoría del pueblo respaldarían en ese caso al rey, con en 2017, y el golpismo fracasaría. Pero el rey no ha asumido su deber y los riesgos implícitos, con lo que se hace cómplice del Doctor Saunas y deja a España, repito,  sin ley. Las perspectivas para el país no pueden ser más sombrías, a menos que los jueces, o algunos de ellos, y los responsables de otras instituciones, mantengan la Constitución, por más que la monarquía quedase en entredicho por su evidente cobardía moral. De los muchos actos políticos muy graves desde la Constitución, tantas veces vulneradas, este es el más grave, con aspecto de definitivo.

Para piomoa.es


6 respuestas a «El secreto del rey y ¿una monarquía golpista?»

  1. El ¿rey? es un pobre hombre, sin carácter ni personalidad, que hace lo que le dicen, y punto.
    Primero su madre, después su todavía esposa, durante casi veinte años (la republicana, divorciada y dos veces abortista, progre, etc., en fin, de «lo mejor»), y ahora su querida o querido de turno, y, es posible, que incluso su padre…
    Como decía mi santa madre, una persona sin carácter no es nada.
    Y ese es el caso que nos ocupa y preocupa…

    1. TODOS los premiados desde el principio son masones.
      Los asistentes, incluido el falso rey Felipe, también son TODOS masones y de la peor especie…. Aznar de la logia Hathor Pentalpha… una de las peores…
      Solo me queda conocer quienes son los miembros del jurado que NO los encuentro por ninguna parte.
      Casi seguro que lo son también.
      Otro chiringuito con infinidad de oficinas y empleados … pagados por nuestros impuestos.
      A ver si alguien descubre los miembros del Jurado.

  2. Si se le mira como virrey del imperio anglo-estadounidense en España (de hecho, una colonia más), se podrán entender muchos «extraños» comportamientos de este sujeto.

  3. Cuando un Rey se convierte en un pelele también se convierte en un vividor.

    El Rey no es consciente del enorme crimen que ha cometido no ya firmando, -que eso tan solo es el último acto-, sino dejando hacer a Sánchez en este tema, cuando le tenía que haber parado los pies desde el minuto 1 sin tener que llegar a ninguna firma ni a ninguna amnistía. Le sobraba poder para hacerle llegar a Sánchez que por ahí no se le iba a tolerar que anduviera.
    Los incendios como las guerras, hay que prevenirlos o como mucho abortarlos antes de que ocurran. Cuando ya la casa arde completamente, y están envueltas en llamas todas sus estancias, apagarla es muy difíicil.
    La Monarquía todavía andará algunos años más, pero está muerta, la ha matado el propio Rey con su estupidez y su falta de formación. Sólo espero que cuando dentro de 70 ó 80 años algun pijo se le ocurra restaurar la monarquía en la persona de la nieta del a Infanta Leonor o de su primo Florian. que a esa persona le lluevan los zapatos de los presentes tirados a la cabeza como le tiraron un zapato a Bush en una rueda de prensa, despues de la guerra del Golfo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad