El Talmud: fuente de perversión sexual

El Talmud es la base y pilar fundamental del judaísmo, así como del sionismo, ocupando un lugar central como compendio autorizado de las tradiciones, costumbres y leyes judías. Recoge principalmente las discusiones rabínicas sobre leyes judías, tradiciones, costumbres, narraciones y dichos, parábolas, historias y leyendas. Es un inmenso código civil y religioso, elaborado entre el siglo III y el V por eruditos hebreos.

Y, por supuesto, todo lo que contiene está radicalmente en contra de la Biblia, del Nuevo Testamento, de la revelación de Nuestro Señor al cual, como sabemos, rechazaron y mataron “colgándolo de un madero”. Para comprender el sionismo, así como al actual Israel y sus acciones de todo tipo, hay que referirse inexcusablemente al Talmud.

Pues bien, lo que casi nadie sabe y menos aún dicen, incluso los propios judíos, es que el Talmud ya recogía, y sigue recogiendo, las bases de la ideología de género y consiguiente perversión sexual que hoy invade nuestra sociedad.

Y es que el Talmud reconoce ocho géneros sexuales diferentes. A saber:

  1. «sahar» (hombre),
  2. «nequi va» (mujer),
  3. «andróginos» (que tienen características tanto masculinas como femeninas),
  4. «Tun Tun» (carente de características sexuales identificadas al nacer pero que luego desarrolla naturalmente características masculinas),
  5. “aironita ama” (identificada como femenina al nacer pero luego desarrolla naturalmente características más masculinas),
  6. «aironita Adam» (identificada como femenina al nacer pero luego desarrolla características más masculinas a través de la intervención humana),
  7. «saris ama» (identificado como varón al nacer pero luego desarrolla naturalmente características femeninas)
  8. «saris Adam» (identificado como macho al nacer y luego desarrolla características femeninas a través de la intervención humana).

Como vemos, la perversión sexual está implícita en lo anterior. Pero hay más.

Y es que para justificar y establecer dichos géneros, el Talmud tiene la osadía de reinterpretar, o mejor decir mal interpretar, al Antiguo Testamento.

Boda judía homosexual (Méjico)

Efectivamente. El Talmud afirma que el primer ser humano, Adán, era de género andrógino. Esta perspectiva se encuentra en numerosos textos rabínicos y en el propio Talmud. Por ejemplo, el rabino Armea Ben Eliecer afirmó que Adán fue creado con dos caras, una masculina y otra femenina, acogiéndose al versículo del Salmo 139:5: «Detrás y delante me formaste». Esta visión del primer ser humano como andrógino fue posteriormente separada en dos entidades distintas, Adán y Eva, según relatan las fuentes rabínicas.

Asimismo, los rabinos no sólo reconocieron la existencia de seis géneros que no encajaban en la categoría masculino/femenino, sino que también tenían la tradición de que el andrógino era una categoría de género legítima y vigente en su tiempo. En el Talmud, se menciona el término «andrógino» en numerosas ocasiones, tanto en el contexto de discusiones legales como en la interpretación de la ley judía.

Para más inri, el Talmud menciona que el andrógino se viste como un hombre y cumple con todos los mandamientos como un hombre, se casa con mujeres y está sujeto a las leyes de “emisiones blancas” (eyaculación). Pero, sin embargo, también reconoce que el andrógino comparte ciertas similitudes con las mujeres, como la menstruación (¿?), y que se enfrentaba a restricciones en ciertas áreas legales, como la herencia y los sacrificios del Templo, al igual que las mujeres.

Conforme a lo dicho, es a lo que se acogen los partidarios de la ideología de género hoy en Israel, en el judaísmo y el sionismo, y es por lo que han progresado ampliamente en Israel.

Y ahora una pregunta: ¿es por lo también dicho por lo que la ideología de género, que cual plaga nos corroe en la actualidad, pudiera tener, en mayor o menor medida, raíz judía y/o sionista?


3 respuestas a «El Talmud: fuente de perversión sexual»

  1. El amo marrano anglosionista ha traspasado literal o parcialmente sus creencias a sus excrecencias masonas protestantes y masonas. Los que adulteraron el Odre Viejo, son los que adulteran la Nueva Alianza. El gnosticismo de turno casi siempre bebe de las mismas fuentes primitivas. Todas tiran siempre para el mismo lado, el del mal; que para ellos no es tal, pues es relativo… a su conveniencia, por considerarse los elegidos( convenientemente ).

  2. Magnífica aproximación a una faceta del Talmud.

    Sí, el conocer mínimamente el Talmud es elemental para saber del Sionismo y del Mundo. Hasta Francisco nos habla de “nuestros hermanos mayores en la fé”, refiriéndose a los judíos sionistas … y engañándose o engañándonos.
    La doctrina de los Papas y Santos Padres tiene clarísimo que el Talmud no solo no es la ley de Moisés (Mosáica) sino todo lo contrario, que recoge unas tergiversaciones no solo antimosáicas y anticatólicas, es que ha sido considerado demoníaco.
    Si alguien encuentra un Talmud, lo cual es casi imposible, que ayune (por no vomitar), se siente (es pesadísimo y muy largo) … y rece para no volverse loco. Luego se preguntará cómo esas barbaridades se mantienen ocultas, pero enseguida caerá en la cuenta de que la respuesta es sencilla.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad