El Valle de los Caídos: inauguración (01.04.1959) y defensa

En esta ocasión, ofrezco dos videos, uno de la inauguración del Valle de los Caídos y otro aclarando la polémica, que hoy se ha creado, sobre este conjunto monumental.

El Valle de los Caídos se yergue airoso en una de las cumbres de la sierra de Guadarrama, no lejos de la Villa de Madrid, concretamente al noroeste, dentro del término municipal de San Lorenzo del Escorial, y en el entorno denominado “Cuelgamuros”.

En este monte se enclava el grandioso y único monumento que ideo e hizo levantar el Generalísimo Franco en los años cuarenta y cincuenta, fue para agradecer al Altísimo y recoger los restos de los combatientes de ambos bandos, que dieron su vida en nuestra guerra civil, caso único en la historia. En él están enterrados unos 40.000 cuerpos, aproximadamente la mitad de cada bando.

Y sobre este monte, se eleva el signo de la Redención humana, la gigantesca cruz más alta del mundo, como hito hacia el cielo, meta preclarísima del caminar de la vida terrena, y a la vez extiende sus brazos piadosos a modo de alas protectoras, bajo las cuales los muertos gozan el eterno descanso.

Al colosal conjunto arquitectónico, diseñado por los arquitectos Pedro Muguruza y Diego Méndez, se accede desde una grandiosa explanada en la que sobresale la enorme Piedad de Juan de Avalos, que da paso al amplísimo templo, de más de 200 metros de profundidad. En su interior, llama la atención la fantástica cúpula de 40 metros de diámetro, y cubierta de mosaicos. Además, hay seis capillas laterales y unos ángeles de gran altura a los laterales, donde se ofrecen sacrificios expiatorios y continuos sufragios por los Caídos en la guerra civil de España, y allí, acabados los padecimientos, terminados los trabajos y aplacadas las luchas, duermen juntos el sueño de la paz, a la vez que se ruega sin cesar por toda la nación española. Esta obra, única y monumental, cuyo nombre es Santa Cruz del Valle de los Caídos, que la hizo construir, como hemos dicho anteriormente, ha hecho Francisco Franco Bahamonde, Caudillo de España, agregándola una Abadía de monjes benedictinos de la Congregación de Solemnes, quienes diariamente celebran los Santos Misterios y aplacan al Señor con sus preces litúrgicas.

Franco durante el discurso de inauguración

Poco menos de un año antes de esa inauguración, el Papa Pio XII emitió el breve pontificio “Stat Crux” por el cual y mediante intervención oficial de la Santa Sede otorgaba al templo el título y derecho de abadía. Era el 27 de mayo de 1958.

El Valle de los Caídos se inauguró el 1 de abril de 1959, 19 años después del inicio oficial de su construcción, el mismo día de 1940 y coincidiendo con el vigésimo aniversario de la finalización de la contienda, motivo principal de existencia del propio conjunto monumental, y que pueden visionar en el enlace: AQUÍ

El templo pertenece al Patrimonio Nacional y ha sido el más visitado de sus monumentos. Los enterramientos están rigurosamente registrados en un volumen cuyo contenido se está informatizando.

Dos años más tarde (7 de abril de 1960) el templo fue elevado al honor y dignidad de Basílica por Breve Pontificio de Juan XXIII (44 Documenta), y dos meses más tarde (4 de junio de 1960), en nombre del Pontífice, la Basílica fue consagrada por el cardenal Caetano Cicognani.

Cierto radicalismo contra el Valle de los Caídos ha irrumpido en el presente con riesgo para la convivencia de los españoles, buscando reabrir las heridas de la guerra, y contra los españoles que quieren vivir en paz.

La asistencia a la inauguración fue masiva

En estos momentos hay una abierta ofensiva contra el Valle de los Caídos, un lugar donde sólo se oyen las preces de los monjes benedictinos y de miles de fieles que acuden a aquel lugar de recogimiento y oración. Allí, como hemos dicho anteriormente, también están recogidos restos de millares de combatientes de ambos bandos de la Guerra Civil y así fue expresamente determinado por Franco, y recogido y elevado por la Iglesia, que convertía aquel lugar en sagrado, y en un monumento de reconciliación nacional y de peregrinación a la Cruz.

Para sosegar tantas actitudes que ahora manifiestan odio y revancha, hay que atender las palabras del Abad del Valle Anselmo Álvarez Navarrete: “Es el lugar símbolo con que se quiso sellar aquella hora de España y fue una cruz y un altar… lo que ha unido la sangre de Dios, no lo separe el hombre…. no se construye una sociedad amputando previamente sus raíces o procediendo a invertir sus fundamentos históricos”. 

Que esa determinación de lugar de encuentro y reconciliación de todos tiene numerosos y muy claros testimonios, como este llamamiento del Gobierno Civil de Madrid, que publicaba ABC el 30 de mayo de 1958, en que se ponía en conocimiento de cuantos desearan el traslado de los restos de sus familiares caídos al Valle: “uno de los principales fines que determinaron la construcción del Monumentos Nacional a los Caídos en el valle de Cuelgamuros (Guadarrama) fue el de dar sepultura a quienes fueron sacrificados por Dios y por España y a cuantos cayeron en nuestra Cruzada, sin distinción del campo en el que combatieron según exige el espíritu cristiano que inspiró aquella magna obra, con tal de que fueran de nacionalidad española y de religión católica”.

La asistencia a la inauguración fue masiva

Contra todo ello, se suceden las propuestas del destrozo de la reconciliación lograda en una regresión sectaria y fratricida, peligrosa porque promueve la discordia y fractura a la sociedad española, también con esos objetivos siniestros sobre el Valle de los Caídos. La avanzadilla son los marxistas y los independentistas, unos españoles que no quieren serlo, y por eso también resulta una paradoja dramática que se erijan en defensores de esas propuestas de disgregación de la Nación Española.

Hay un vendaval informativo que acoge las propuestas antihistóricas de convertir el Valle en un «centro de interpretación del franquismo, para ayudar a la gente a entender lo que significó la dictadura”, e incluso se habla de compromisos del Gobierno y hasta de plazos para consumar el tremendo disparate, en definitiva, una situación negativa y peligrosa que juzgamos ha de ser abordada inmediatamente por la exigencia de respeto que merece el Valle de los Caídos. Ver enlace AQUÍ.


2 respuestas a «El Valle de los Caídos: inauguración (01.04.1959) y defensa»

  1. De acuerdo, don José Luis, pero siempre me da la impresión de percibir un cierto tufillo como de pedir disculpas por existir, cada vez que se habla de este asunto.

    Este impresionante monumento RELIGIOSO, por encima de todas las opiniones de orden político, es tan colosal y único en el mundo como el maltrato de índole «agitprop» que el mismo recibe -habitualmente- en España.

    Y, como no me fío lo más mínimo de la mayoría de los españoles, pido confiadamente a Nuestro Señor y a Su Bendita Madre, que siempre lo protejan de todo peligro, natural o de otro tipo; más allá, incluso, del profetizado final de los tiempos. Amén.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad