El Vaticano con Francisco Franco

No es de extrañar el tufo desinformativo contra la obra y vida de aquel   Caudillo español providencial,  en el  escenario histórico del pasado siglo, a partir del  18 de julio del  36 hasta nuestros tiempos actuales, convertidos al  espíritu liberal, ateo-práctico y anti tradicional globalizante del Nuevo Orden Mundial, masónico y frontalmente anticatólico.

Este nuevo mundialismo, se propone derrotar el Reinado Social  de Cristo Rey con su reinado del  becerro de oro sionista-talmúdico en su secular combate contra el Cristo triunfante y resucitado a quien los poderes satánicos siguen persiguiendo desde su misma resurrección, triunfante de la hipocresía materialista que Cristo resumió condenándoles con los calificativos más contundentes de “raza de víboras”, “sepulcros blanqueados” e “hijos del diablo” (Jn. 8).

En esa batalla interminable hasta el  fin de los tiempos bíblicos (que se van acercando), los poderes satánicos están más sueltos que nunca en este misterio de la iniquidad (Tesa, 2), y la gran tribulación en la que estamos del  Tercer Secreto de Fátima en el que estamos inmersos y en espera del 4º. Secreto: “Pero…al final, los Sagrados Corazones de Jesús  y de María, triunfarán”.

Mientras tanto, estamos probados por las adversidades actuales en guerras, catástrofes naturales (y punibles), económicas, libertinas e inmorales.

Se nos pide perseverancia y fortaleza frente a las diabólicas tentaciones del  desánimo, el  relativismo indiferentista o las dudas contra la eterna fe relevada y sus promesas de la esperanza, virtud teologal.

La insigne figura de Franco, un “cruzado” en la última historia de nuestra Patria, tenía que ser víctima lógica de los enemigos de Dios y de la España inmortal, a quien denigrar con infamias dictatoriales en el peor sentido que confunde el dictar lo que es pura justicia, con la tiranía de quien se cree dueño de haciendas y de personas sin ningún amor a Dios, a la Patria ni a la Justicia.

Esta injuria, solo puede ser hija del liberalismo ateo, histórico, paganizante y liquidador de todo sentido sobrenatural y trascendente.

Pio XI, al  conocer la religiosidad del Caudillo, le envió paternalmente su Bendición en distintas ocasiones.

Pio XII tuvo ocasión de hacerlo más veces y sobre todo, le concedió la Suprema Orden de Cristo, que tiene solo una clase y que supone una religiosidad probada por la profesión de fe que han de tener los poquísimos galardonados con la misma. Es la máxima condecoración de la Sede Apostólica.

En el  “Breve Pontificio”, Pio XII constató:

“A nuestro amado hijo Francisco Franco Bahamonde, Jefe del Estado Español, salud y bendición apostólica.

Queriendo daros una muestra de nuestra benevolencia, os elegimos, constituimos y nombramos Caballero de la Milicia de Jesucristo y os admitimos en nuestra Suprema Orden de los citados Caballeros”.

El documento,  lleva la fecha del 21 de diciembre de 1953.

La ceremonia de la imposición del Gran Collar de esta Suprema Orden de Cristo, tuvo lugar en la Capilla del Palacio Real,  el   25 de enero de 1954. Se la impuso el Cardenal Primado, Dr. Plá y Deniel.

Antes, hizo el Caudillo una profesión de fe cristiana y católica, según el símbolo de la fe cristiana y católica, según el  símbolo de la fe conocido en la Iglesia.

Juan XXIII lo proclamó en varias ocasiones y dijo el  25 de julio de 1960: “Franco  da leyes católicas, ayuda a la Iglesia, es un buen católico. ¿Qué más quiere?”.

Muchas veces, los Nuncios durante el Gobierno de Franco, han puesto de relieve su religiosidad y acendrado espíritu cristiano.

Pablo VI estuvo mal informado sobre la vida y misión trascendente de Franco,  pero cuando leyó su Testamento, reconoció: “Yo, con este hombre, estaba equivocado”.

Las citas históricas vaticanistas de nuestro invicto Caudillo, no se pueden todas plasmar en unas pocas líneas periodísticas.

Solo confirmar que la lucha anticatólica, marxista-liberal, es la mejor demostración de que lo verdadero es eternamente nuevo, como lo auténtico es imbatiblemente indestructible.

Los errores, son zancadillas pasajeras.

Las verdades, son columnas inmarcesibles.


10 respuestas a «El Vaticano con Francisco Franco»

  1. Lástima, el Vaticano ante el peligro rojo – «uy uy uy, qué miedo que vienen los rusos» – adoptó la postura de «adaptarse» y en ello estamos.

  2. El mayor soporte, por no decir el único, del Régimen de Franco fue la Fe y Tradición Cristiana de los españoles. Sin embargo, desde el Vaticano no siempre fue así.
    La actuación “sorprendente por lo insólito” de El Vaticano (entiéndase Pío XI) con los Cristeros se volvió a repetir de alguna manera con Franco al inicio del Alzamiento Nacional. Durante las primeras semanas del mismo, era del todo incierto el resultado de aquel levantamiento, incluso Indalecio Prieto declaró: “¿Adónde van esos locos? Nosotros tenemos las principales ciudades, los núcleos industriales, todo el oro del Banco de España, inagotables reservas de hombres, y tenemos la Escuadra” viéndose ganador contra aquel levantamiento. Sin embargo, el optimismo no les duró a los republicanos con el acercamiento de las tropas nacionales a Madrid, en MUY POCO TIEMPO estos incompetentes descerebrados mentales y demás chusma insaciable de tropelías, muerte, destrucción y ruina, realizaron una “llamada” a sus colegas extranjeros que en menos de un mes estaban en el teatro de operaciones de Madrid, me refiero a las Brigadas Internacionales.
    Digo todo lo anterior, pues si bien el Frente Popular no dejó de perseguir –antes y, ya no digo, durante las primeras semanas- a todo con pinta de “reaccionario”, fue lo de la quema de Iglesias y asesinato de Obispos, Sacerdotes y religiosos,-as algo con lo que El Vaticano tenía que estar más que de sobrado al tanto de esta persecución a la Iglesia y sus fieles. Pues bien, toda una panda de bandoleros se organizó en pocas semanas, y en El Vaticano y parte de la Iglesia española que tenía posibilidades de hacerlo, tardaron la friolera de 12 meses en emitir la “Carta colectiva de los obispos españoles con motivo de la guerra en España”. Hubo, a pesar de la gravedad de la situación, unos pocos obispos recalcitrantes a firmarla y fue redactada por el cardenal primado de Toledo Isidro Gomá a PETICIÓN, a INSTANCIA, (a GRITO PELADO en lo bajo) por el «Generalísimo» Francisco Franco que se le pidió al cardenal el 10 de mayo de 1937. ¡Así nos va!
    Desconozco la fecha en que Pío XI conoció o se dio cuenta de la religiosidad del Caudillo e, igualmente cuando le envió paternalmente su primera “Bendición”. Sí me dicen que se enteró por el Corriere della Sera pues como que no me extrañaría (lo digo en forma sarcástica con enorme tristeza).
    Pío XII ya trató de una manera más clara e incondicional a Franco. Solo un pequeño detalle con el “Cardenal” Vidal y Barraquer aquel que no firmó la Carta de los Obispos. La negativa a firmar la carta se basó en dos argumentos: que era un documento «propio para propaganda… poco adecuado a la condición y carácter de quienes han de suscribirlo» y al que «se le dará una interpretación política por su contenido y por algunos datos o hechos en él consignados»; y en segundo lugar, porque su publicación podría empeorar la difícil situación que ya vivían los eclesiásticos que se hallaban en la zona republicana. También aducía el cardenal el origen del documento, complacer la petición del general Franco, pues juzgaba peligroso «aceptar sugerencias de personas extrañas a la jerarquía en asuntos de su incumbencia». Pero la razón fundamental de la negativa del cardenal Vidal y Barraquer fue que «creía que en aquella guerra fratricida la Iglesia no debía identificarse con ninguno de los dos bandos, sino más bien hacer obra de pacificación. Todo al más puro estilo cínico que arrastran los masones. Pues bien, Pío XII le pidió a Franco que le dejase volver a España y Franco se negó.
    No es de extrañar que a Pío XII le creciesen enanos masones por todas partes, tanta complacencia pasó factura.

    Por favor P. D. Jesús Calvo Pérez, NO SE DA CUENTA que cuando dice Roncalli y Montini tal como Vd. apunta:

    “Juan XXIII lo proclamó en varias ocasiones y dijo el 25 de julio de 1960: “Franco da leyes católicas, ayuda a la Iglesia, es un buen católico. ¿Qué más quiere?”.
    Muchas veces, los Nuncios durante el Gobierno de Franco, han puesto de relieve su religiosidad y acendrado espíritu cristiano.
    Pablo VI estuvo mal informado sobre la vida y misión trascendente de Franco, pero cuando leyó su Testamento, reconoció: “Yo, con este hombre, estaba equivocado”.

    El hijo de la gran ramera como fue el pervertido y criminal Montini ¿no se dio cuenta en todo su usurpación petrina de QUINCE AÑOS? Todo lo que dicen Roncalli y Montini es falsedad, es de cinismo fácil. ¿No es consciente que nos están vacilando, riéndose a la cara?

    P. D. Jesús Calvo Pérez, con todo el respeto, no nos trate como imbéciles. Si Vd. no tiene el valor de nombrar a estos enemigos de CRISTO y de la humanidad como son de Roncalli a Bergoglio por su nombre. Mejor ni los nombre. No debemos andar con paños calientes.

    Aprovecho para recodar que FERNANDO PRESENCIA lleva UN AÑO en prisión. Tal como indiqué en anteriores comentarios, os dejo la forma de ayudar económicamente a FERNANDO PRESENCIA:
    – Bizum: 613035429
    – Bizum: 686659291
    – IBAN: ES96 0081 2803 1000 0307 6911 corresponde al Banco Sabadell
    No olvidarse poner como concepto del ingreso: TAMARA (la mujer de Fernando Presencia).
    Antes de ingresar dinero alguno, hacer la comprobación de dichos datos bancarios en diversos portales de Telegram: del mismo Fernando Presencia, Miguel Rix, Denunciantes de corrupción, etc.
    Es nuestro deber ayudarles. Ni que decir que rezar a Nuestra Madre la Inmaculada Concepción pidiéndole por Fernando Presencia y demás afectados, es de suma ayuda.
    Estamos en unos momentos difíciles y ahora, más que nunca, es necesario esforzarnos. Ya sabemos cómo se las gastan estos adalides de la libertad, igualdad y fraternidad.
    Si alguien quiere sugerir alguna otra idea, que la comente.
    Saludos.

    1. Bien dicho Don Eugenio. Pero permítame decir y corríjame si me equivoco, que fue Pablo VI quien dijo: «Hace ya muchos siglos que el humo de satanás se coló por alguna grieta del Vaticano».
      Qué mejor que destruir al enemigo desde dentro. Sigamos rezando, y mucho, llevamos dos mil años de guerra contra el mal.

      1. NO fueron siglos, cuando en 1972 el siniestro degenerado criminal de Montini afirmó que tenía la sensación de que «por alguna grieta ha entrado el humo de Satanás en el templo de Dios», evidentemente se refería en primera persona como hijo de la Serpiente Antigua y de su antecesor Roncalli, quien fue el que se coló por la ”grieta” y desde entonces no han parado de demoler y atacar a la Santa Iglesia.
        Lo mismo de Ratzinger con aquello de que el diablo quiere destruir España.
        Cuando N. S. JESUCRISTO habla de: “raza de víboras”, “sepulcros blanqueados” e “hijos del diablo” decir que estos últimos (de Roncalli a Bergoglio) van en el lote.
        Para nosotros los cristianos de a pie (y para cualquier persona normal) nos es casi imposible entender el que existan personajes tan siniestros que actúen con falsedad absoluta durante toda su vida de cara al exterior. Es la maldad humana en su máximo cinismo.

    2. Eugenio, en «José Antonio visto a, derechas» libro de un tal Sandoval (escribo de Memoria, no recuerdo el nombre de pila) publicado por Actas hace bastantes años explicaba una anécdota de los meapilas Herrera Oria y Gil Robles que demuestra su doblez ante el Alzamiento.

      1. De Herrera Oria y Gil Robles conozco casi nada.
        Herrera Oria participó en el CVII y fue nombrado Cardenal por Montini y “eso” es un punto para desconfiar. Pero ya digo, no conozco.
        Gil Robles para ser un político fue, dentro de lo que cabe, bastante aceptable con actuaciones útiles antes y durante el Alzamiento. Para ser un político eso ya es mucho.

  3. Cuando yo era niño y mi madre me daba una moneda de 25 pesetas con la que iba tan feliz al quiosco de chucherías, podía ver en aquella moneda una inscripción que se leía: «Francisco Franco Caudillo de España por la Gracia de Dios»
    Como niño que era, apenas entendía qué quería decir aquello. Hoy de adulto sí que lo entiendo, y naturalmente que Francisco Franco fue caudillo de España por la gracia de Dios.
    Dios le encomendó a Franco la empresa de gobernar España y hacerla una gran nación próspera y católica. Yo, nosotros, millones de españoles estamos aquí en este mundo gracias a un hombre que puso a Dios delante de todo su abnegado esfuerzo en la empresa de gobernar España como nación católica.
    Ya lo dijo su santidad Benedicto XVI: El demonio quiere destruir España. El demonio se la tiene jurada a España. Los que quieren destruir España, sólo serán testigos de la victoria de nuestro Señor Jesucristo en la tierra.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad