Elecciones al Parlamento Europeo: décadas de destrucción de la clase media

Las élites de la UE rinden homenaje al laissez-faire del liberalismo. Han estado desreglamentando y «liberando» el mercado durante 30 años. Los gobiernos occidentales también siguen la filosofía y apenas intervienen en el mercado. Solo hay una autoridad que puede intervenir eficazmente en la UE: el BCE. La globalización desde la década de 1980, así como la liberación del comercio y el tráfico de personas, ha permitido un aumento violento en el PIB mundial y el enriquecimiento de las empresas. Para economías emergentes como India o China, esta fue una oportunidad para salir de la pobreza. Sin embargo, los liberales, que llevaban la aldea global y la felicidad del ser humanol como bandera, lo que estaban es interesados ​​en abrir los grandes mercados asiáticos para sus productos. Las herramientas de estas elites, la Organización Mundial de Comercio y el FMI, se aseguraron de que la clase media creciera en los países emergentes y, por lo tanto, en los mercados de ventas para las corporaciones europeas. La conclusión ahora sería si sus jefes no piensa: es una pena que a India y China no se les permita unirse a la UE.

Se suponía que los liberales y la izquierda creaban iguales oportunidades para todos. Pero el flujo ininterrumpido de inmigrantes del que han sido responsables y que se suponía que enriquecían a los europeos, significaba realmente que los salarios de la mayoría de los ciudadanos europeos podían mantenerse bajos por parte de las corporaciones. Los europeos nativos de clase media con sus «altas» expectativas sociales no tenían las mismas oportunidades en el mercado laboral que los recién llegados, a quienes los gobiernos de «pensadores de la libertad» les han facilitado todo lo que según ellos da de sí la cultura de la bienvenida (wellcome).

Por ejemplo:

(i) El aumento de los precios inmobiliarios a lo largo de los años, seguido por un endeudamiento aún mayor por parte de la capa más importante de nuestras sociedades de Europa occidental, la clase media.
(ii) El colapso del estado de bienestar, cuya consecuencia es el auge de las ideologías marxistas en toda Europa.
(iii) La deflación, que sirve como pretexto para que el BCE «auto» sea decisivo para asegurar aún más ganancias para las corporaciones a través de políticas de tasas de interés bajos y para compartir la opinión pública de los pequeños inversores de que la burbuja inmobiliaria en las ciudades más populares de Europa dura mucho tiempo (¿por qué dejas tu dinero en el banco? ¡Sin sentido!).
(iv) El sistema de izquierda neoliberal de bajas tasas de interés llevó a una caída en la rentabilidad de los bonos del gobierno: todos los inversores cautelosos de clase media que mantenían una distancia razonable de las acciones cada vez más caras y simplemente intentaban ahorrar su dinero en el mercado. Las cuentas de ahorro o mediante bonos del gobierno recibieron un golpe lateral.
(v) El aumento supuestamente pequeño en el costo de la vida, que se describe en los medios de comunicación tradicionales como una baja inflación contra la cual el BCE tiene que luchar, no corresponde al aumento real en el costo de vida real, porque “la cesta de los bienes de un ciudadano normal contienen muchos más servicios, salud, alimentos y energía de lo que sugiere la tasa de inflación oficial «.

¿Los felices conocedores del milagro económico de los años 50 habrían sospechado, presumido, planeado todo esto? No. Lo habrían descrito como una locura porque, luego de la Primera y Segunda Guerras Mundiales, los políticos se inclinaron hacia el intervencionismo estatal, para encauzar nuevamente el rumbo para los liberales moderados en un ciclo de aproximadamente 30 años.

Después de 30 años, los partidarios de la política de protección, Trump, Orban, Kaczynski y Salvini personalmente, que durante mucho tiempo han querido formar una plataforma para un movimiento antiliberal pro-europeo en las próximas elecciones parlamentarias de la UE, tienen su oportunidad otra vez.

La pregunta sigue siendo si realmente pueden ofrecer una alternativa al sistema existente que destruye a la clase media. ¿Existe realmente alguien detrás del llamado populismo que puede respaldar el credo de la escuela de Chicago: cuanto menor sea el estado, mejor podrá el mercado brindar un apoyo significativo y sostenible?

Una cosa es cierta: las elecciones al Parlamento de la UE pueden cambiar el status quo. Las placas tectónicas de la política están cambiando cada vez más violentamente, aunque todavía no sentimos los efectos, como sucedió en el caso del Brexit. ¿Tal vez los cambios van en la dirección de la anti-globalización y los gobiernos autoritarios? Lo que sí está claro es que cada día son más los ciudadanos hartos de la incompetencia de las élites liberales y de izquierda.

Compartir

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*