Barraycoa

Mientras que el separatismo pergeñó su aquelarre, nuevamente, este 11 de septiembre, ahora los catalanes de bien se preparan para celebrar el 12 de octubre en Barcelona. Entrevistamos a Javier Barraycoa, presidente de Somatemps, una de las asociaciones que participa en la organización junto a otras entidades. Nos hace un llamamiento a acudir a los actos que se han organizado debido a la importancia de no bajar la guardia ante el separatismo.

Un año más los catalanes saldrán a celebrar la Hispanidad en el acto “no oficial” más grande de toda España. ¿Están esperanzados?

Es cierto. La mayoría de celebraciones ese día son oficiales. En Cataluña hemos conseguido durante ya muchos años que esta celebración sea popular, organizada por asociaciones cívicas y, sí, es la más numerosa de toda España. Hemos de estar orgullosos porque el hispanismo está en nuestro ADN y este año, a pesar del cansancio que ha producido la pandemia, queremos retomar la celebración con más ánimo que nunca. El separatismo -a pesar de su fracaso este 11 de septiembre- no está derrotado. Es más fuerte que nunca y su mejor aliado es el mismísimo gobierno español.

¿Qué diferencia este año de otros?

El año pasado, con la pandemia sólo dos asociaciones nos atrevimos a mantener el acto. El lugar escogido fue en el magnífico monumento a Colón de Barcelona. Este año, hemos decidido que se había de mantener este lugar como punto de arranque, con una ofrenda floral, un rindan a los caídos de ultramar, responso, ofrenda floral a la Virgen del Pilar y breves parlamentos. Luego la celebración continuará en una manifestación desde la Pedrera hasta Plaza Cataluña. En Somatemps creemos firmemente que esta forma de iniciar la celebración acabará convirtiéndose en una hermosa y necesaria tradición.

¿Su asociación tiene previstos otros eventos?

Desde hace tres años, hemos querido que la fiesta se extienda más allá del 12 de octubre. El sueño es poder celebrar una “Semana de la Hispanidad”. Por eso hemos celebrado jornadas culturales o conferencias un día antes del 12-O. Este año celebraremos el lunes 11, en el Club Empel (c. camp 17 de Barcelona), a las 19 h., unas “cañas por la Hispanidad”. En un ambiente cordial, intervendrán en una tertulia con los asistentes: Iván Vélez (Denaes), Gloria Lago (Hablamos español) y Josep Alsina (Somatemps). El martes 12, a las 10,30 nos congregaremos con otras asociaciones en el Monumento a Colón, para empezar la ofrenda floral a las 11, y luego asistiremos a la manifestación de Paseo de Gracia.

Ha dicho que el enemigo separatista tiene su apoyo en Madrid, ¿no es contradictorio?

En absoluto. Por eso es necesario que, tras la pandemia, reactivemos el asociacionismo patriota en Cataluña. Ya lo he dicho: nuestro enemigo es el gobierno de España que pacta con los secesionistas y nos utiliza a los catalanes fieles a España como moneda de cambio. No estamos dispuestos a permitirlo. Ya no esperamos prácticamente nada de este tipo de gobiernos. Y si el Estado desaparece de Cataluña (como está sucediendo), entonces los que tendremos que suplir su ausencia y su dejación de funciones, seremos nosotros. No nos engañemos. Van a venir tiempos duros y nadie puede quedarse al margen.

Algunos creían inocentemente que el remonte electoral del PSC iba a ayudar a solucionar el problema del nacionalismo.

El PSC-PSOE sigue siendo el gran traidor y enemigo de España. Hay que decirlo claramente. Durante la preparación de la celebración de los eventos del día Hispanidad, se han mantenido contactos con partidos políticos no separatistas. Aún se espera que aparezca el PSC. Este partido, con Iceta a la cabeza, y Pedro Sánchez como avalador, es profundamente separatista. Pero es más listo que los separatismos declarados. Dicen defender el constitucionalismo, pero están intoxicando el alma de los catalanes y españoles. También hay que decirlo claro: el PSC odia a España y quiere acabar con ella, pactando con el Diablo si hiciera falta.

Entonces… ¿tenemos separatismo para mucho?

Desde organizaciones como Somatemps, no queremos caer en visiones cortoplacistas de este problema. Siempre hemos afirmado que no hay un “problema” catalán; hay un “problema en España”. El independentismo es una manifestación de una comunidad política (España) que de forma aceleradísima ha perdido su identidad debido a una labor ingente de ingeniería social. El independentismo está al servicio del mundialismo. Y si no se ve así, es que no se ha entendido nada. Por eso reivindicar la Hispanidad es recuperar nuestra identidad y la posibilidad de encontrar un espacio geopolítico desde el que sobrevivir a los que están reseteando no sólo la economía mundial sino también el alma colectiva de la humanidad. Pase lo que pase, hemos de seguir luchando.