España 2050: recetas frente a realidades

El presuntuoso informe ESPAÑA 2050, plagado de tópicos propios de un corta y pega de productos de consultorías internacionales al uso y absurdamente –como se verá- alejado de la cruda realidad española que no aparece por ningún lado, se resume en una propuesta de 12 ejes que se analizan a continuación:

  1. Apuesta decidida por la mejora de la formación de nuestra población, desde el nacimiento y a lo largo de toda la vida. Se trata de un verdadero sarcasmo que los responsables de nuestro desastre educativo, que nos sitúa en los peores lugares entre los países desarrollados y que empeorará aún más con la nueva Ley de Educación, apelen a la formación de la población cuando desprecian el esfuerzo, el mérito, la jerarquía del saber, la autoridad del profesor, la responsabilidad personal, los exámenes, las notas y regalan títulos con suspensos.
  2. Apoyo contundente y ambicioso a la innovación en todos los frentes, no solo en el científico-tecnológico. Es inconcebible la existencia de la innovación sin la función empresarial responsable de llevarla a cabo y muy llamativo que el socialismo que tiene por razón de ser –según la canónica definición de Jesús Huerta Soto– la “agresión institucional y sistemática contra el libre ejercicio de la función empresarial” venga a reivindicar ahora aquello que combate.
  3. Fuerte modernización de nuestro tejido productivo y nuestra cultura empresarial. Se trata de una ridícula frase carente del mas mínimo contenido lógico: ¿Existe la modernización débil? ¿Qué es lo moderno? Ningún tratado serio de economía usa estos ridículos adjetivos, ni utiliza la frase “tejido productivo” en singular. En cuanto a la cultura empresarial, la educación y la ideología socialista han plagado los textos educativos de valoraciones negativas de la empresa, el empresario, el libre mercado y el capitalismo, escritos desde una ideología marxista responsable de desastres sin fin.
  4. Transición hacia un modelo de desarrollo sostenible y respetuoso con el medio ambiente. Los países más desarrollados y respetuosos del medio ambiente son, sin excepción, los mas alejados de las políticas socialistas. Desde 1975 los campeones del subdesarrollo -decrecimiento de la renta per cápita- en España han sido Zapatero y Sánchez, los únicos gobernantes que lo han conseguido.
  5. Ampliación drástica de las oportunidades de la población joven, especialmente en ámbitos como la educación, el empleo y el acceso a la vivienda. Una población joven deliberadamente mal educada en valores y conocimientos y en consecuencia abocada al fracaso laboral y por tanto a la dependencia del gobierno, es ridículo que pueda ver ampliadas las oportunidades que las políticas socialistas le niegan.
  6. Consecución de la plena igualdad de género. Existe una gran variedad de actividades, desde las mas prestigiosas jóvenes orquestas sinfónicas a oposiciones de élite, en las que, gracias a rigurosas selecciones meritocráticas, las mujeres son mayoritarias: ¿va a revertir el socialismo estos desiguales resultados de la libre competencia?
  7. Fomento de la inmigración legal y de la captación de talento extranjero como vías adicionales para dinamizar nuestra economía y apuntalar la viabilidad de nuestro estado de bienestar. Es increíble que quienes han venido fomentando la inmigración ilegal y expulsado el mejor talento nacional, quieran ahora -¿por arte de birlibirloque?– hacer exactamente lo contrario.
  8. Fortalecimiento de los servicios públicos, con especial foco en la educación, la salud y los cuidados. El fortalecimiento de los servicios públicos requiere mejorar la eficiencia de la gestión -no gastar más- mediante la aplicación a rajatabla de la meritocracia en la función pública y una mayor privatización de la prestación de servicios, justamente lo contrario de las políticas socialistas. El foco especial en la educación es una burla en la España socialista de nuestros días.
  9. Rediseño de las prestaciones sociales para transitar progresivamente a un modelo que proteja a la ciudadanía en función de sus necesidades y no solo de su historial laboral. Se trata de una reivindicación peronista: “cada necesidad es un derecho social”, que llevó a Argentina -está a la vista- al desastre. ¿Quién define las necesidades? ¿Cómo se financian con una deuda pública impagable?
  10. Reforma de nuestro sistema fiscal para aumentar su capacidad recaudatoria y su progresividad, y poder financiar así el fortalecimiento de nuestro estado de bienestar sin comprometer la sostenibilidad de las cuentas públicas. España necesita hacer, en el ámbito fiscal, exactamente lo contrario de lo que practica el gobierno socialista: disminuir los impuestos al trabajo, a las empresas y al ahorro -de los mas altos del mundo- y en todo caso aumentar los impuestos indirectos, medioambientales y las tasas fiscales.
  11. Modernización de la Administración pública para generar ganancias de eficiencia, y rediseño profundo de las políticas públicas basado en una mayor atención a la evidencia empírica, la experimentación, la evaluación (ex ante ex post), la colaboración social, y las pérdidas y ganancias (trade offs) involucradas en cada medida. Se trata de una propuesta situada exactamente en las antípodas de las políticas socialistas, que obviamente harían mucho bien a España. Sin embargo, sería prodigioso que un gobierno socialista pueda, siquiera intentar, llevarlas a cabo.
  12. Compromiso transversal con los derechos e intereses de las generaciones futuras. Las decisiones que tomemos hoy no pueden acabar reduciendo el bienestar de nuestros hijos. El bienestar de las nuevas generaciones está siendo sistemáticamente negado por la mayúscula y aún creciente deuda pública, que además de representar el 120% del PIB su cuantía per cápita casi se ha triplicado en los últimos años, con Zapatero y Sánchez como máximos responsables de ella. ¿No estarán pensando en solicitar, como un estado fallido, su condonación? Porque entre las medidas propuestas no hay ninguna relacionada con la contención ni la reducción de nuestro endeudamiento público.

En las 678 páginas del informe no hay noticia alguna de crudas realidades de los últimos gobiernos socialistas, como las siguientes: con Zapatero la renta per cápita retrocedió un 0.85% anual, el desempleo más que se triplicó y la deuda pública per cápita se duplicó; y con Sánchez –solo en tres años- la caída anual de la renta per cápita ha sido del 4,45%, la subida de la deuda pública de un 24% y el desempleo que estaba decayendo volvió a aumentar. La crisis financiera de 2008 y la del COVID de ahora no palían resultados tan desastrosos, como demuestra el hecho de que son los únicos gobiernos que han registrado divergencias -no acontecidas desde 1986– con la UE.

En los centenares de miles de palabras de ESPAÑA 50 no se realiza examen de contrición alguno de los pésimos resultados de los últimos gobiernos socialistas: ¿Por qué arte de magia se van a conseguir resultados positivos con políticas probadamente enemigas de dichos logros?

Para Disidentia


Una respuesta a «España 2050: recetas frente a realidades»

  1. Un respeto al peronismo, tengo entendido que Perón ayudó a España cuando más falta le hacía…

    «Cita» de Churchill: me la paso por el «forro», Churchill fué un borracho, alcohólico, GENOCIDA e hijo de la gran «bretaña» (me autocensuro)…

    Se puede criticar a Sánchez sin meter la pata…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad