España respira aliviada: Gibraltar no cerrará la verja

El brexit sigue confuso pues la Unión Europea no se somete a los deseos de los británicos, quizá porque ni estos saben qué quieren. La posibilidad de un brexit duro cobra fuerza.

El gran problema es la frontera irlandesa; lo que pueda suponer la verja de Gibraltar es algo que le importa a España, a Gibraltar y seguramente al Reino Unido, pero menos de lo que pensamos.

Esa verja la construyeron los ingleses entre 1908 y 1909. Si les molestase mucho no tendrían más que desmantelarla. Fue el general español Cuesta Monereo -Gobernador Militar del Campo de Gibraltar– el que en 1954 construyó una cancela adosada a la puerta inglesa de forma que cuando abrían esta no se podía pasar hasta que la cancela española estuviese abierta.

El 08.06.1969 la cancela se quedó cerrada para frustrar el hasta entonces camino imparable de Gibraltar hacia la independencia. La población de la colonia militar británica se quedó enjaulada y tuvo que vivir con las subvenciones que recibía del RU. El éxito del cierre español fue notorio pues Gibraltar no es un país independiente.

El problema para los ingleses se terminó cuando nuestro gobierno cedió al chantaje británico que amenazó con vetar la entrada de España en la UE si no abría la verja, cosa que hizo el 14.12.1982.

Gibraltar renació hasta convertirse en la población con la tercera renta per cápita del mundo (2015).

El Peñón es importante para los británicos por la base militar que les cuesta unos 60 millones de libras al año, subvencionada indirectamente por la economía local. Esta sobrevive gracias a la ayuda indispensable de los trabajadores transfronterizos y a la enorme generosidad y flexibilidad de España en la verja.

Ahora pasan las personas, bienes y servicios con gran fluidez; tanta que la aplicación de las disposiciones del tratado de Schengen admite un buen margen de mejora.

La colonia aprendió las lecciones del pasado y ha sabido poner a su servicio a amplios sectores de la Comarca del Campo de Gibraltar. Existe un número inconmensurable de trabajadores españoles en Gibraltar (o que dicen que lo son) del cual, al parecer, no hay registros españoles. Además de aportar su sueldo a la economía de la Comarca, algunos también la engrosan con el tabaco y otros productos que pasan por la verja de contrabando. También Gibraltar proporciona la gasolina (española pero con menos impuestos) de los vehículos que a diario cruzan la verja.

Conocidas empresas españolas de prensa, radio y televisión, reciben contratos de publicidad de Gibraltar, engordando los bolsillos de sus gestores. Lo mismo cabe decir de conocidos políticos, profesores, empresarios, periodistas, sindicalistas, etc. prestos a defender los intereses coloniales pues también son los suyos.  Los beneficios que reporta el «negocio de Gibraltar» no se limitan a la Comarca ni a Sevilla; se notan al norte de Despeñaperros e incluso en la costa cantábrica.

Muchos habitantes de la Comarca han encontrado su modo de vida sometiéndose al interés británico por mantener esta base con sus muelles para atraque y reparaciones de submarinos nucleares y buques de superficie, carga y descarga de misiles, torpedos y otras municiones, aterrizaje y despegue de aviones militares, espionaje de las comunicaciones de la Comarca y telefónicas submarinas, control del tránsito de submarinos por el Estrecho etc. Un conjunto de operaciones militares que –al compartir con los EEUU por su «relación especial»- hacen que la soberanía española y la marroquí de las costas del Estrecho resulten casi irrelevantes.

Las autoridades locales de Gibraltar insisten en que por el brexit no quede, que no hay que preocuparse por la verja, que con el «control de fronteras» ellos pueden hacer lo que quieran, de forma independiente a lo que haga el RU(mientras no perjudique a los ingleses, claro) y que no piensan dificultar el paso.

Es un gran alivio porque si existiesen dificultades, España (y la UE) recaudaría cerca de 1.000 millones de euros que ahora se reparten entre contrabandistas y otros defraudadores del fisco.

Pero todavía más. Gibraltar tiene una población de 34.900 h. (agosto 2019). Según los datos del gobierno local, existen 29.995 (junio 2019) trabajadores; de ellos 15.275 (julio 2019) son transfronterizos que tienen que cruzar diariamente la verja y de estos, 9.726 son españoles. Es una vulnerabilidad asombrosa  para una economía de relevancia mundial que carece de recursos básicos, no tiene industrias, agricultura, ganadería, combustible ni fuentes de agua potable.

España tiene 3.230.700 parados (2º trimestre 2019). El que algunos miles de transfronterizos españoles pasen a engrosar la lista de parados (si es que no están ya en ella), puede ser algo muy serio. Además, el contrabando de tabaco y otros ilícitos –con la riqueza que genera- podría verse afectado hundiendo a la parte sumergida de la economía de una sociedad,como es la vecina de Gibraltar,que secularmente vive de esto.

Como existan problemas en el tránsito, por la aplicación del brexit o de Schengen, la economía de Gibraltar se desmoronará y la base pasará a costar muchos más millones al contribuyente británico en un momento en el que no está para muchas alegrías.

Si cae la base, la Comarca se queda sin la emoción que supone tener a escasos centenares de metros a submarinos nucleares averiados, británicos o americanos; sin escuchar el ruido de las turbinas de los aviones de transporte o de combate de la RAF o americanos que maniobran cerca de La Línea de la Concepción; sin la emoción y la intriga de lo que pueda ocurrir con los petroleros que fondean en la bahía y en las zonas prohibidas a levante del Peñón y sin la incertidumbre de no saber cuándo ocurrirá el próximo accidente con un submarino nuclear de los que tienen por costumbre ponerse a jugar cerca de la Costa del Sol.

Pero como hemos dicho, no hay que preocuparse. Gibraltar mantendrá la verja abierta de par en par. Podrán seguir el contrabando y sobrevivirá la economía «golfa»cuyas migajas nutren la Comarca; un buen número de conocidos españoles podrá seguir engordando sus bolsillos y contribuyendo a esa pérdida anual de unos 1.000 millones que supone Gibraltar para España. Además, los vecinos de la Comarca podrán seguir viendo como entran y salen los submarinos nucleares y cómo los aviones militares británicos y americanos sobrevuelan la bahía de Algeciras.

Para generaldavila.com

Compartir

12 thoughts on “España respira aliviada: Gibraltar no cerrará la verja”

  1. ¿Podría alguien indicar quien tiene la culpa de esto, responsables y ad lateres?
    Supongo yo que alguien, en las altas estructuras españolas, tendrá alguna responsabilidad sobre ello.
    ¿Quizá el «rey» (por decir algo) con su nueva banda impuesta por sus amos ingleses?
    ¿O el pueblo, bien calladito viendo partidos de fútbol?

    Este es un país de risa y desde hace siglos nos merecemos todo lo que está sucediendo, que realmente es muy poco para tales méritos.
    JL

  2. No sé qué me parece mejor si el artçiculo o los comentario que se han puesto después.

    A veces nos olvidamos que desde el asesinato del Presidente del Gobierno D. Luis Carrero Blanco, España está gobernada por sus enemigos.
    La verja nunca debió ser abierta, si eso costaba la entrada en la UE, casi mejor, pero aún así dudo mucho que si España se hubiera mantenido firme los ingleses habrían podido boicotear nuestro ingreso indefinidamente.
    La apertura de la verja supuso un balón de oxigeno para Gibraltar cuando ya estaba noqueado.

    La culpa no es de los ingleses solamente, la clase política «española» se ha vendido al enemigo en este tema especialmente los Gobiernos del PSOE.
    La cúpula militar se ha plegado en este tema a los políticos como en todo lo demás. Nunca ha habido una proyección militar de cara a una recuperación tomada en serio, aunque no se hubiera llevado a cabo, pero al menos con la actitud y preparación de efectivos necesario para tal eventualidad,
    No se ha mantenido encendida la llama de esta reivindicación en la opinión pública española porque el sistema educativo y los medios de comunicación han estado en manos de la anti-España.
    Hemos malogrado un acuerdo con Putin para revitalizar el campo de Gibraltar, por culpa de la participación militar de España dentro de la OTAN en Lituania para «amedrentar» a los rusos, malogrando este proyecto en contra de nuestros propios intereses nacionales, y Gran Bretaña nos lo agradeció amenazándonos, aunque fuera solo en la prensa, con ir a la guerra por Gibraltar como en las Malvinas.
    50 años de propaganda roja en España cayendo a modo de lluvia ácida sobre los cerebros y corazones de los españoles han provocado un pasotismo con este tema del que es muestra el que los bloques de hormigón que Gibraltar echa en la costa para ganar terreno al mar que es de soberanía española, no se hace con hormigón traído de Gran Bretaña, sino con cemento que llevan en camiones los propios españoles sin que se tome ninguna medida al respecto.

    .

  3. De acuerdo Kevlar, pero lo que comentas es solo cierto en este preciso momento, más bien en los últimos tiempos, pero la cuestión es que ha sido así desde el mismo Westfalia y el posterior Tratado de Utrecht en lo que se refiere al caso concreto de Gibraltar.
    Por tanto no puede liquidarse con la «marea roja» que sufrimos, que ni es roja ni es nada, simplemente mundialismo anglosajón; la cuestión es que España debe, en vista de lo anterior y de los largos siglos que esto representa, plantearse quién y qué es y desde luego modificar sus métodos de gobierno en vistas de lo que quiera ser en el mundo, pero de ningún modo lo tenido en los últimos siglos, enemigos de la nación que dicen gobernar, empezando por una monarquía extranjera y unas «élites» antiespañolas, lo que es bien evidente para cualquiera, con propaganda o sin ella (no nos escudemos siempre en esta porque todo es tan a la vista y se han quitado de tal modo las caretas que quién no lo sabe es porque no quiere).
    Esto es algo que tampoco enseño «el Régimen» ni por asomo, ya que fue enormemente servil a los anglosajones, con una escaramuza de cierre de verja y nada más, pero atacando incluso a nuestros propios estudiantes en las manifestaciones pro-gibraltar y eliminando posteriormente a ministros como Castiella y otros, más patriotas que Franco y Carrero juntos, y cuyo punto de mira se dirigía claramente a Gibraltar entre otros temas.
    Esto da para mucho pero no es tan fácil como echar la culpa a los tiempos actuales, que la perdida de dignidad viene de muy lejos y es algo a subsanar o morir.

    JL

    1. SEGUNDA PARTE DEL COMENTARIO

      En cuanto a que mi comentario sólo es válido para el momento presente pero la cuestión es que ha sido así desde el Tratado de Utrech. Sobre esto decir dos cosas:
      La primera, que ahora no nos podemos retrotraer a 1713, con una máquina del tiempo para cambiar el pasado, y no vale llorar por la leche derramada, sino mirar a ver qué es lo que cabe hacer en el momento histórico que nos ha tocado vivir, porque el pasado no se puede cambiar. Por eso hay que centrarse en el presente y poner las bases del futuro como se ha venido haciendo aunque los Gobiernos del PSOE (sobre todo, pero no solo) se hayan cargado de un plumazo un trabajo y un sacrificio de 300 años, especialmente el llevado a cabo ante la ONU de forma eficacísima por el Ministro de Exteriores D. Fernando Mª Castiella y su equipo de trabajo en los años 60.
      La segunda, que hay un cambio cualitativo a peor desde 1976 en relación con Gibraltar y con Gran Bretaña.

      Que desde 1713 no hemos recuperado Gibraltar, es verdad, pero ahora no es posible preguntarle a los reyes de ese periodo cuáles fueron las razones, pero lo cierto es que “connivencia con el enemigo” no creo que ese fuera el motivo, porque en 1782 sí que recuperamos Menorca de los invasores ingleses que estaba en sus manos desde 1708 también por la misma guerra de Sucesión por la que perdimos Gibraltar, e intentos militares de recuperación de Gibraltar también hubo aunque fracasados, desde el primer instante, en 1704 (antes del tratado de Utrecht), y después en 1727, en 1779-81, y en 1782 con las famosas “baterías flotantes” donde murió el hoy olvidado escritor José Cadalso. Después de aquello vino el siglo XIX con la guerra de la Independencia primero donde los ingleses fueron nuestros aliados -o se sirvieron de nosotros para su lucha contra Napoleón-, y no era el momento de reivindicaciones (no íbamos a reivindicar Gibraltar que no llega a 7 km2. cuando todo el territorio estaba ocupado por los franceses), y acto seguido el tormentoso resto del siglo XIX, con no sé cuántas constituciones (sí lo sé, 6 constituciones sin contar el Estatuto de Bayona), es decir cambios de régimen, golpes de estado, y guerras civiles, más el separatismo vasco que “surge” (habría que investigar la implicación inglesa en ello) en el punto opuesto a Gibraltar y con una bandera que es la de la Unión Jack (Gran Bretaña) cambiada de color. Y que cada vez que un Jefe de gobierno de España no salía traidor a España resulta que sí salía asesinado: el General Prim (en 1870), Cánovas del Castillo (en 1897 detrás de cuyo asesinato muy posiblemente estuvieran los EEUU para que España tuviera a Sagasta, -el Zapatero de la época-, y no a Cánovas de cara a la reacción de España con EEUU en la Guerra de Cuba y Filipinas), José Canalejas (en 1912), Eduardo Dato (en 1921), y Carrero Blanco (en 1973).
      Si el siglo XIX fue tormentoso, el XX empezó casi peor: el desastre del 98, la guerra de África, la Proclamación de la IIª República, la guerra civil y la Época de Franco. Es decir la labor de Fernando Mª Castiella y su equipo fue en el único periodo de paz prolongado que estaba teniendo España en mucho tiempo, y hasta ese instante la historia de España había sido una vertiginosa montaña rusa donde se precipitaban los acontecimientos cuesta abajo.
      Recordemos que lo primero que hicieron los ingleses nada más iniciarse la guerra civil de 1936 en España fue adelantar la verja de Gibraltar, y se habla mucho de la anexión de los Sudetes para criticar a los alemanes pero de esto no se habla nunca, ¿por qué será?.
      Lo que no se ha hecho o se ha hecho mal, ya no tiene remedio, la cuestión ahora es lo que España haga a partir de este momento, con la desgracia de que una gran parte de lo que históricamente ya se había alcanzado, con Juan Carlos I, la “democracia” y Zapatero lo hemos malogrado, y en lugar de avanzar sobre lo que ya teníamos, sobre las posiciones que habíamos logrado alcanzar, lo que hemos hecho es retroceder a niveles donde nunca antes habíamos estado tan atrás y tan abajo.
      El acoso al régimen de Franco y el interés de muchos países entre ellos Gran Bretaña por cargarse el régimen y sustituirlo por un sistema mucho más débil desde el punto de vista nacional y donde los tontos son mayoría, para manipular a los tontos e impedir que la minoría sensata pueda evitar que al Gobierno de España y a los Poderes del Estado y sus instituciones llegue gente como la que después ha llegado, bobalicones cuando no directamente testaferros al servicio de estos países y de estos poderes extranjeros, tiene también un componente de política exterior de estos países y de acción de sus agentes de inteligencia, a los que les conviene una España débil, desarticulada y en estado de decadencia y ruina permanente. Parece evidente que a los Ingleses les conviene más un Rey Juan Carlos con sus regatas, sus botellas de buen vino, y sus faldas, que no un Franco; le conviene más un Zapatero que no un Carrero Blanco, un Blas Piñar o un Gonzalo Fernández de la Mora (por poner un ejemplo); les conviene más en la Vicepresidencia del Gobierno a Carmen Calvo o a Mª Teresa Fernández de la Vega que no un Muñoz Grandes; les conviene más en el Ministerio de Asuntos Exteriores un Moratinos que ceda en todo o una Trinidad Jiménez que además de ceder en todo le da subvenciones a los descendientes moros de los que nos masacraron en el desastre de Annual que no un Fernando Mª Castiella o un López Bravo; les conviene más en el Ministerio de Defensa una Carmen Chacón, José Bono o Margaritas Robles que no un Muñoz Grandes, un Yague, un Varela o un Queipo de Llano, eso parece evidente. Les conviene más unas “élites” españolas, por ejemplo los “Grandes” de España, como la difunta Duquesa de Alba, en el Rocío, en la feria, sumando maridos, etc., que no un duque de Alba como el que Felipe II mandó a los Países Bajos. Les trae más cuenta al frente de la Dirección General de la Guardia civil a un Luis Roldan que se gaste el dinero de los fondos reservados en putas y cocaína, en lugar de emplear el dinero de los fondos reservados en lo que es debido, que a un Camilo Alonso Vega que se desviva en el servicio a España y al Cuerpo y los pocos fondos de que disponga los emplee en el mejor servicio a España. Y por supuesto les conviene más una juventud drogada que su máxima aspiración sea desplazarse a la fiesta del orgullo gay o hacerse un tatuaje estrafalario en el gemelo o que le pille medio brazo, politizada en la anti-España, atea, sin servicio militar e intoxicada por el estilo de vida banal de las sociedades izquierdistas y liberales, que no una juventud como la del Frente de Juventudes. Y así podríamos seguir sucesivamente.
      Que ese cambio político en España del franquismo a la Reforma política de 1976 se ha presentado para engañar a los incautos como una conquista del pueblo es sólo una patraña más, todo esto de la reforma política se decidió en los despachos de Washington, de Londres y de Amberes, lo que luego la gente teledirigida por el efecto de la propaganda y la manipulación votó no era más que lo que previamente estaba decidido de antemano. Todo esto lo saben perfectamente los mandos militares, los de ahora y los de 1976 sin solución de continuidad, pero les da lo mismo, porque sus prioridades no son España, sino su bienestar por eso lo mismo les da que la visita al acuartelamiento la haga este político o el contrario, porque ellos tienen peloteo, chistes y confraternización por igual para unos y para los contrarios. Por eso cuando en la Plaza de Mª Pita de la Coruña retiran la estatua de Millán Astray con nocturnidad y alevosía, los jefes de la Legión no dicen ni mú, y los JEMAD menos todavía, entre otras cosas porque si Millán Astray regresara iba a tener con ellos más que palabras. Luego todo esto lo pretenden tapar poniendo para la plebe a una sección de la Legión a hacer molinillos con el Cetme o con el H&K en Semana Santa. Y la plebe, que por eso es plebe, sin enterarse de la película.

      Pasando a otra cuestión que plantea, no, yo no creo que España deba plantearse quién y qué es, (esto recuerda a Zapatero con eso de que España es un concepto discutido y discutible) porque España no es un producto artificial, comercial o de laboratorio que recién creado se pasa al departamento de marketing para que le ponga un nombre, le busque un envase y acto seguido sacarlo al mercado.
      España ya es, está inventada desde hace muchos siglos. La España Visigoda ya era el antecedente del Estado Español que luego resurgirá tras la reconquista (mire por ejemplo el libro “Razón iusfilosófica y razón jurídica de la Reconquista española”), había conseguido la unidad religiosa, la unidad territorial, la unidad lingüística y la unidad étnica-cultural, cuando llega la invasión musulmana del 711, España ya es un Estado y por supuesto era una Nación, precisamente por ello desde el primer día adoptó la decisión en las montañas de Covadonga de expulsar al invasor, como en el Credo Legionario: sin contar los días, ni los meses ni los años, y le llevó 8 siglos. Pero fue la Reconquista y su culminación por parte de los Reyes Católicos, y los acontecimientos que se desencadenan en ese año de 1492 como el descubrimiento de América, los que le dan a España ya su sello de identidad nacional genuino o definitivo.
      Lo que ahora se pretende con el odio a España, con el separatismo catalán, con imponer lenguas localistas (que quizás ahora hable mucha gente, pero que cuando se implantaron no las hablaba casi nadie y las tuvieron que aprender en video, pero claro 49 años imponiendo estas lenguas por la fuerza y el Ministerio de Educación y el de Interior, y todos los demás, mirando para el otro lado, transigiendo a sabiendas de lo que ello iba a suponer, eso ya es otra cuestión, si mañana nos obligan a hablar en ruso, y al que no hable ruso lo meten en la cárcel o lo sancionan, no puede trabajar ni por cuenta propia, etc. etc pues 50 años en este plan al final la gente acaba hablando ruso), con destruir el soporte cristiano de la sociedad, con introducir la inmigración ilegal e islámica, etc. etc. es desdibujar lo que es España y destruirlo.
      Lo que están haciendo personas como Dñª Carmen Gutiérrez del Movimiento por España es resistirse a esta destrucción, como en Covadonga. Pero España está definida tanto por los que la defienden, que lo hacen en base a esta imagen, a esta idea o este modelo de lo que verdaderamente es España, como por parte de sus enemigos, que la destruyen no dando palos de ciego, sino dirigiendo muy eficazmente sus acciones sobre aquello que la conforma y la define (su religión, su lengua, su Historia, su unidad territorial, sus valores, sus héroes, su componente étnico y cultural). No hay que crear ni definir España, España está creada, lo que hay es que defenderla.

      Sobre el carácter “extranjero” de la monarquía de los borbones, yo no creo que esto sea una causa objetiva, por sí misma de desgracias en la actualidad, porque con independencia del linaje de cada uno, cada cual es responsable de sus propios actos, y uno ni se puede escudar en un apellido ilustre para compensar la mediocridad, ni a contrario sensu por el mero hecho de ser borbón ya ser una calamidad sin posibilidad de mejorar. Afortunadamente ese “determinismo” no existe y menos con esa intensidad.
      Hay que distinguir dos momentos o épocas:
      1.- la época de los borbones en España cuando reinaban los borbones en Francia, que obviamente los borbones de Francia ejercían una notable influencia en su propio beneficio sobre los parientes que reinaban en España, no sólo en política exterior sino la influencia en la implantación en España de la propia Leyenda Negra antiespañola, porque se impuso en España el discurso de los “Historiadores” franceses, que tanto daño hizo y sigue haciendo a la conciencia nacional de los españoles, y de ahí vino después el llamado por algunos nacional-masoquismo de historiadores nefastos como Américo Castro, es decir el derrotismo de los propios españoles hacia todo lo español.
      2.- y luego la época de los borbones en España, ya de forma “autónoma” respecto de sus parientes de Francia, una vez que Francia tras la Revolución Francesa se constituye en república (y pasa por la guillotina a Luis XVI , a su esposa y a miles de nobles y ciudadanos).
      Los borbones si han sido malos reyes es porque han querido. Hablar de Juan Carlos como extranjero, sólo porque se apellida Borbón, no sé hasta qué punto es correcto, yo creo que no, porque extranjero sería Felipe de Anjou que venía de Francia y hablaba francés, pero Isabel II, Alfonso XII, Alfonso XIII o el propio Rey Juan Carlos, no puede decirse que fueran “extranjeros” (por mucho que la dinastía fuera francesa, pero la dinastía, o el origen de la dinastía, pero Juan Carlos I había nacido en Roma en 1938 circunstancialmente porque la familia real estaba en el exilio, pero ni era francés por su apellido ni italiano por su nacimiento sino que se crio primero en Portugal hasta 1946 y después vino a España con 10 años y se educó aquí). Él pudo haber elegido ser un buen español y un buen Rey de una Monarquía Católica, Social y Representativa, para lo cual el Estado no escatimó en gastos y en esfuerzos, pero prefirió posicionarse con los que mueven el cotarro y vivir así más plácidamente. Y yo creo que en esta decisión pesarían otras motivaciones pero no un impulso biológico o hereditario irrefrenable del apellido. Carlos V era extranjero, y eso no significa nada malo. El actual Rey Felipe VI también es de la dinastía borbónica, tiene la opción de ser un buen rey si quiere, y por supuesto no creo que deba considerarse “extranjero” sólo por ser Borbón, cuando ha nacido en España y se ha criado como lo que es, español.
      Es mi punto de vista, claro.

      Sobre el servilismo de la España de Franco con los anglosajones, aunque lleva algo de razón (más respecto de los americanos que no respecto de los ingleses) no estoy de acuerdo porque las conclusiones en mi opinión no son correctas.
      Hay que partir del hecho objetivo que las potencias que habían ayudado a los rojos durante la guerra civil y que a su término habían dado cobijo y asilo de impunidad en sus respectivos países a los criminales de guerra que habían saqueado España y cometido el enorme holocausto de la persecución religiosa en España, estas potencias salieron victoriosas de la Segunda Guerra mundial, y las que habían ayudado a salvar España fueron aniquiladas.
      Ante esta realidad tremendamente adversa para España, que algunos todavía no han comprendido, no hubo más remedio que asumirla, y asumir la terrible vista de Mussolini y su pareja colgados cabeza abajo del techo del lata de una gasolinera de Turín, después de haber sido linchados. Los rojos intentaron provocar la invasión aliada de España al término de la Segunda guerra mundial tanto moviéndose en las cancillerías y círculos de poder como sobre el terreno en el intento de invasión a través del Valle de Arán, que fue repelido militarmente. De hecho la flota americana estuvo frente a las cotas de Valencia, no sé con qué intenciones últimas, pero allí estaba amenazante.
      Creo que el Estado Español reaccionó muy pero que muy dignamente el envite, tan dignamente que los aliados se lo pensaron dos veces y prefirieron no dar el paso. Pensemos lo que hubiera corrido Zapatero, Rajoy o el actual Perro Sánchez si se ven en algo parecido. A partir de entonces España tuvo que asumir la cruda realidad que sus aliados habían desaparecido y sus enemigos, los que le daban asilo y amparo a los criminales de guerra rojos que habían destruido España y habían cometido el tremendo holocausto de la persecución religiosa en España, eran los que dominaban todo el globo, y en consecuencia asumir también sus limitaciones como país, también su limitada capacidad militar frente adversarios mucho más poderosos. Desde la guerra fría cada bloque era enemigo del otro, pero respecto de Franco y de España ambos bloques tenían en común que eran enemigos de España.
      Que los aviones británicos pasaran en los años 60 a veces rasantes junto a nuestros barcos, no es servilismo, sino bravatas que a quien retratan es a los ingleses. Pero en general España mantuvo una posición de hacerse respetar en el mundo, a años luz del hazmerreir que somos ahora. Ahora bien, quizás España se echó a dormir tras acabar la guerra con un sentido en mi opinión equivocado de la reconciliación, pero lo que está claro es que los aliados (de la Segunda guerra mundial) y los enemigos de España (valga la redundancia) no se echaron a dormir tras su victoria ni por un momento, y poco a poco fueron imponiendo su propaganda que en España a partir de los años 50 y 60 se impuso ya en el sistema educativo, y en todo lo demás. Yo estudié de niño en las postrimerías del Franquismo y ya era rojerío puro todo, los profesores, el contenido de los libros de texto y todo lo demás, y Franco estaba vivo. Es que a diferencia de nosotros el enemigo no descansa, porque como reza la película de la novela de Emilio Romero : “la paz empieza nunca”.
      Ahora bien, ¿es correcto apuntar esto en el pasivo de Franco o es más justo hacerlo en el pasivo de los enemigos de Franco?, porque claro si nos quedamos sólo en apreciar el hecho efectivamente el hecho se daba en la España de Franco, pero si acercamos un poco más nuestro análisis nos damos cuenta que quienes tenían la responsabilidad de ese estado de cosas eran en realidad los que luego traicionaron a Franco y lo estaban traicionando ya entonces, y con estas medidas estaban preparando el terreno para la traición que se avecinaba tras su muerte. Es el caso de Adolfo Suárez como Director General de RTVE, del Ministro de Educación Ruiz Jiménez o Pio Cabanillas, etc. etc. No olvidemos que la infiltración del enemigo en los puestos clave fue total, hasta el punto que el Secretario General del Movimiento era Adolfo Suárez.
      Por ejemplo con el cese de D. Blas Piñar como Director del Instituto de Cultura Hispánico, tras la publicación de su artículo “Hipócritas” contra los norteamericanos, creo que sí hubo servilismo, pero no tanto de Franco o del régimen sino de la camarilla de paniaguados que hay siempre junto al poder y que había alrededor de Franco, o sólo la ocasión de los enemigos del régimen de quitar de en medio a una personalidad tan valiosa como Blas Piñar.
      Un dato que me parece importante para destacar que el Régimen de Franco estaba muy lejos de ser servilista en las decisiones de peso, es la respuesta de Franco a la carta que a través del Embajador norteamericano en España le remitió el Presidente norteamericano Lyndon B. Johnson en julio de 1965 solicitándole un análisis sincero sobre el propósito de Estados Unidos de meterse de lleno en la Guerra de Vietnam y solicitando de Franco una aportación militar para el esfuerzo de guerra.
      Si lee esta carta, que entre otros muchos la puede encontrar en este enlace:
      https://fnff.es/historia/54233177/la-opinion-de-franco-sobre-la-guerra-de-vietnam.html
      se dará cuenta de la talla de gran estadista de Franco. El Presidente americano tenía mucho más dinero y un país mucho más poderoso, y en sus dólares y en todas estas cosas materiales le ganaba a España y a Franco, pero en talla de estadista, en sensatez y en sentido político Franco le da mil vueltas a Lyndon B. Johnson. Franco no sólo tuvo la entereza de no proporcionarle ninguna unidad de militar a modo de carne de cañón, en una guerra que no iba con nosotros (España mandó, tiempo después una unidad de 1 médico y varios enfermeros), como hace ahora la España de Felipe González, Aznar, Zapatero y Rajoy que no se nos ha perdido nada en ninguna de las guerras en las que intervenimos para intereses extranjeros. Franco no sólo no accedió a mandar carne de cañón (como sí hicieron Portugal, Francia y otros países) sino que le dió una lección de geopolítica al Presidente de los EEUU, previniéndole y augurándole todo lo que luego después ocurrió verdaderamente en esta guerra incluida la derrota de los EEUU.
      Lo que le queda a uno como conclusión al leer esta carta, es la categoría de Franco como hombre de Estado, como hombre de bien y sus grandes capacidades. Todo esto se silencia por la propaganda, la mayoría delos españoles ni han oído hablar de esta carta. Si en lugar de haber gobernado un pequeño país devastado por la guerra como era España cuando él llegó a la Jefatura del Estado, hubiera tenido en sus manos un país con el potencial y los medios de los EEUU, qué no habría conseguido. Habría pasado a la Historia como una de las mayores personalidades de todos los tiempos. Los enemigos de España y de la Civilización Cristiana, lo saben muy bien, por eso su empeño en estar permanentemente difamándolo para tener engañada a la gente.

      Las actuaciones que usted comenta contra las manifestaciones a favor de la recuperación del Peñón, más que por servilismo a Inglaterra debieron obedecer a impedir el desorden público y abortar toda ocasión a que los grupos clandestinos de izquierdas, financiados desde el exterior (por la URSS y demás países de la órbita comunista y por los países izquierdistas como Francia o la propia Gran Bretaña aunque no estuvieran dentro del Telón de Acero pero que compartían con éstos su afán antifranquista) aprovecharan para realizar actos de barbarie de falsa bandera que poder imputar a los manifestantes. En eso la izquierda era y ha sido siempre muy experta, y por ello era preciso evitar todo desorden.
      Respecto del caso concreto del Embajador D. Fernando Mª Castiella, creo que estuvo en el cargo más de una década, entre 1957 y 1969 (de ahí también los frutos de su labor, porque la continuidad en este tema es clave), espacio de tiempo demasiado prolongado como para pensar que se le cesó por servilismo con los ingleses. Las razones de su cese yo las desconozco pero no debieron ser por servilismo del régimen con los ingleses como lo demuestra el hecho de que con una diferencia de pocos meses antes del cese, España había acordado la poco servilista decisión de cerrar la verja de Gibraltar (8 de junio 1969, y el cese de Castiella como Ministro de Asuntos Exteriores fue en octubre de ese mismo año). Parece evidente que las razones deben ser otras, desde el propio “agotamiento” después de más de una década al frente del Ministerio de Asuntos exteriores, después de lo mucho conseguido, a su posición respecto de la libertad religiosa de las minorías en España que él defendía y que Carrero Blanco, con más perspectiva, veía que era un error, y a la vista está que lo que se ha presentado después en la vigente Constitución de 1978 como “libertad religiosa”, en realidad era un eufemismo para encubrir el acoso y derribo al que se iba a someter a la Religión Católica y a sus valores, para apartar a la población de su religiosidad católica y sentido cristiano, y al tiempo, paralelamente por otro lado, la promoción a manos llenas de las demás confesiones, de las sectas, de las mezquitas, y más discretamente de las sinagogas. Su cese coincidió con el cese de Manuel Fraga y de Solís Ruiz por el caso Matesa, no sé si esto tuvo alguna incidencia, pero en todo caso no se le apartó en ningún caso de la vida pública porque ocupó su Cátedra en la Universidad y dejó un ejemplo de lo que fue un profesor extraordinario. Si esto le parece ingratitud por parte del régimen compare la ingratitud de los gobiernos actuales por ejemplo con el Fiscal General del Estado Sr. D. José Manuel Maza, y el Fiscal del Tribunal Superior de Cataluña, Sr. D. José Mª Romero de Tejada, que con poco más de una semana de diferencia entre una muerte y otra, murieron en extrañísimas circunstancias que el Gobierno se ha negado a investigar e impidiendo que pueda hacerse en el futuro incinerando los cadáveres, Fiscales que murieron en el Servicio a España encabezando la lucha legal contra el separatismo catalán. Con ellos esta ha sido la forma de recompensar el Gobierno este servicio a España y al ideal de Justicia, el que hay sospechas de que pudieran haber sido asesinados, y no se ha hecho nada ni para averiguar la verdadera causa de sus muertes, ni para prender y castigar a los culpables.
      Para terminar, yo creo que un dato que me parece destacable del Ministro Castiella, es que era Vizcaíno, de esa legión de vascos que tan españoles han sido y tan buenos servicios han prestado a la patria. Hoy la labor de la propaganda roja ha sido tan intensa en las vascongadas, que cada vez quedan menos vascos que se sientan españoles, pero los que salen buenos son buenísimos, Santiago Abascal creo que es uno de ellos.

      Pasando a otra cuestión, creo que no se puede disociar “rojerío” y “propaganda” con el “mundialismo anglosajón”, porque las tres cosas son lo mismo o forman parte del mismo cotarro. Los angloamericanos son como el PP, aparentemente muy anticomunistas de boquilla o de cara a la galería, pero a la hora de la verdad son los aliados de Stalin en la Segunda guerra mundial. Gran Bretaña es uno de los muchos países que mantiene vivo el odio a España con la antorcha del antifascismo, las Brigadas internacionales y demás propaganda. De hecho Castiella fue vetado por los británicos como Embajador de España en Londres precisamente porque había combatido en la División Azul y había obtenido la Cruz de Hierro. Eso para los ingleses era como para Drácula una Cruz de plata. Si a eso en lugar de “rojerío” prefiere llamarlo “mundialismo anglosajón”, como lo prefiera.
      Hay otro gentilicio que quizás le vendría todavía mejor al término “mundialismo”, que el de “anglosajón”, pero no le vamos a dar el gusto a la Fiscalía del odio, pero resulta obvio que España no ha recuperado Gibraltar después del final de la Segunda Guerra mundial no por la cuestión territorial en sí, sino por el entramado de negocios mafiosos que alberga el Peñón y por el enorme poder de los presuntos titulares de dichos negocios. Y estos negocios son de tal envergadura, y mueven tal volumen de dinero, que los que los poseen están por encima de las naciones. En Gibraltar funcionan más de 80.000 sociedades. La magnitud del tejido mafioso empresarial gibraltareño es un escándalo sobre el que no se actúa ni por parte de España ni por parte de la Unión Europea, no obstante la evasión fiscal y blanqueo de dinero que entre otras cosas ello supone.
      Que esto no se denuncie forma parte del poder de propaganda que da como “noticias” lo que a ellos les interesa, lo que no, no se puede hablar, y no hay libertad de prensa que valga.
      La propaganda que dice que no existe o que resulta inoperante, en realidad sí existe, y además a dos niveles, y es fundamental.
      1.- A un nivel específico sobre la cuestión de Gibraltar: en Gribraltar existe una cosa que es InfoGibraaltar, “El Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar en España”, que cuenta con “colaboradores” españoles en Madrid y el Campo de Gibraltar y que defiende la posición antiespañola de Gibraltar.
      Esta agencia es en realidad una oficina de propaganda antiespañola y para dar una imagen moderna e independiente del territorio colonial del Reino Unido en la península, y está atenta a cualquier información que se publique a favor de España para replicarla de alguna forma.
      Lo más lamentable es que aquí ocurre lo mismo que con el cemento con el que se hacen los bloques de hormigón que se echan para ganar terrero al mar, que el teléfono de esta agencia tiene prefijo español (34 674 283 002). Es decir España facilita a sus enemigos la infraestructura telefónica para hacer propaganda contra nosotros. ¿Es que esto que lo sé yo, porque se publicó en la prensa, no lo sabe el CNI, ni el Gobierno?. Obviamente claro que lo saben pero no hacen nada. Luego queremos tapar estas meteduras de pata sacando a la Legión haciendo molinillos con el Cetme. Menos molinillos y más acción de Gobierno, de buen gobierno quiero decir.
      Pasa igual con el negocio de las apuestas on-line, según publicó el periódico “El Mundo” Gibraltar controla el negocio de estas apuestas y ello es posible gracias a las líneas telefónicas y a la cobertura que les llegan de España. Es decir Gibraltar está considerado un paraíso fiscal y de blanqueo de dinero cuya actividad “empresarial” supone un perjuicio económico de millones de Euros para España y para la Unión Europea, en impuestos, en evasión fiscal, etc. etc, pero sin embargo les facilitamos la cobertura telefónica para poder cometer este perjuicio. No hay palabras.

      2.- Y la propaganda también funciona a un nivel “genérico” de politización en la anti-España y el “antifascismo” genérico que contribuye a mantener la posición ideológica de Gran Bretaña como potencia “antifascista” y que tiene su efecto también en el tema de Gibraltar.
      Con ocasión del 50 aniversario del cierre por parte de España de la verja de Gibraltar (8 de junio de 1969 – 8 de junio de 2019), la referida InfoGibraaltar, “El Servicio de Información del Gobierno de Gibraltar en España”, publicó:
      “Medio siglo de una infamia. El 8 de junio de 1969 el gobierno franquista cerró la comunicación por tierra con Gibraltar, creando un verdadero Muro de Berlín español. Desde hacía más de 15 años, la dictadura había estrechado el círculo con presión contra gibraltareños, trabajadores españoles y turistas. A ambos lados de la frontera se recuerda la infausta efemérides con actividades y exposiciones”
      ¿Qué es esto?’, es el manido discurso de la propaganda antiespañola, antifranquista y pro-brigadistas internacionales, y en consecuencia anglófila y aliadófila, donde los buenos son los aliados y los rojos y los brigadistas internacionales, y los malos los españoles, la Guardia civil y los franquistas, que para ellos somos “los fascistas”. Con lo cual toda la lluvia ácida de la propaganda roja o “antifascista” aunque no se refiera a Gibraltar sino en genérico, tiene un efecto directo en favor de Gran Bretaña también en el tema de Gibraltar y en contra de España, y contribuye al lavado de cerebro donde Gran Bretaña y los aliados son los buenos y “la intolerancia” española, los malos.
      Toda la propaganda roja, al margen o aunque no se refiera al problema de Gibraltar, trata de reforzar la imagen de Gran Bretaña, en cuanto potencia “antifascista” y la calumnia sobre sus adversarios siguiendo el viejo lema leninista “contra los cuerpos: la violencia, contra las almas: la mentira”, que con su lavado de cerebro predispone ya a las personas y a las naciones en contra de España. Un efecto directo que tiene la propaganda antiespañola es el lavado de cerebro en España para conseguir que los Gobiernos que salgan de las urnas sean Gobiernos “blandiblú”, sin un sentido nacional y de marionetas al servicio de sus intereses o por lo menos que sean obedientes y no les causen problemas, como es el caso de prácticamente todos los gobiernos de la democracia, y especialmente los 5 últimos.
      Y tiene un efecto también en la gente de la propia España, si llevar una banderita de España, en el reloj o en la solapa, por efecto de la propaganda antiespañola y “antifascista” (valga la redundancia) está mal visto, como ha estado tremendamente mal visto durante los siguientes 40 años a la muerte de Franco y hasta hace 4 días con la aparición del fenómeno VOX, incluso está prohibida de facto la bandera con el Águila de San Juan (la Pirata o la republicana no, pero esta sí), y lo que se ha implantado en España por todos los medios es el discurso antiespañol hasta el extremo de sonarse en televisión los mocos con la bandera de España, no es de extrañar que luego haya gente de las localidades aledañas a Gibraltar (porque no han ido a comprarlo a Burgos) que se presten a vender cemento a Gibraltar para hacer bloques de hormigón que refuercen y aumenten el perímetro de la ocupación. Cuando un pueblo pierde (se le hace perder) la conciencia nacional, como se ha hecho perder en España donde hasta las calles en memoria de héroes como el Almirante Cervera se sustituyen por fantoches como Pepe Rubianes únicamente por el dudoso mérito de decir aquello de la “puta España”, pues en este contexto de politización y lavado de cerebro, donde regiones enteras de España como Cataluña y Vascongadas ya han sucumbido al efecto zombie de la propaganda anti-española, el dueño de un almacén de cemento, que esto de “la puta España” es lo que ve y lo que respira a diario y en régimen de monopolio en España, al final termina siendo víctima del lavado de cerebro y no tiene reparos en vender cemento al enemigo sin importar ni mucho ni poco lo que ese cemento va a representar o qué consecuencias va a tener para España. La Ley de Desmemoria, Falsificación y Manipulación Histórica, de Zapatero-Rajoy forma parte de la red de medidas impuestas por el enemigo para desarmar a España con su propaganda e impedir que España pueda oponer la verdad de los datos históricos a esta propaganda mentirosa.

      No perdamos de vista que mientras el CNI no sabemos a qué se dedica, si es que se dedica a algo, o mientras se ha dedicado si es que es verdad lo que piensan algunos, a espiar a militares “golpistas”(?) así calificados por el mero hecho de no ser traidores y haber comentado, en alguna reunión informal o en la cafetería de un cine, sin mayor intención, su desagrado por el camino que los políticos estaban llevando las cosas, para con el pretexto del golpismo, que no es tal, arruinarles la vida a ellos y a sus familias, o si se ha dedicado presuntamente también a buscarle pisos para encuentros amorosos a las altas instancias, o a mirar los comentarios que hace la gente por Twitter o Youtube para ver si se puede meter a algún patriota por delito de odio en la cárcel, y mientras se empleaban en tales presuntos menesteres no se ha hecho absolutamente nada en materia de información y propaganda en favor de España, o contra la desinformación del enemigo. De ahí que Puigdemont haya huido a Bélgica y en Bélgica y toda esa zona de centro Europa, lo que está en el ambiente es la propaganda anti-Española, porque mientras los catalanes han financiado a través de Diplocat su propaganda separatista, para ganar adhesiones y simpatías, como se ha puesto de manifiesto en el juicio contra el golpe de estado en Cataluña, que ya caía sobre mojado de la propaganda antifranquista en tales lugares, España sin embargo lleva 60 ó 70 años sin hacer nada ni contrarrestar el discurso de sus enemigos, lo único que se ha hecho, y ha sido por una simple profesora de Instituto (digo “simple”, por el cargo, no por la persona, ya que esta mujer vale su peso en oro y la Nación Española debe estar en deuda con ella), que vergüenza les debería de dar a los que por razón de sus cargos deberían ser ellos los que salieran a defender a España, es el libro de Dñª Elvira Roca “Imperiofobia y leyenda negra”. Hasta la aparición de Dñª Elvira y su libro lo que se imponía en España a todos los niveles (sistema educativo, televisiones incluida la pública TVE, discurso de los políticos, etc. etc) era el discurso de la Leyenda Negra. No es que la cosa en los medios oficiales haya cambiado, pero por lo menos ha sido una luz en medio de la oscuridad total.

      CONCLUSIONES.-
      La primera y más evidente es que si España quiere recuperar Gibraltar tendrá que trabajar en esa dirección, y no en la contraria como está haciendo en los últimos años.

      La segunda, que para reivindicar España un punto extremo de su geografía con una superficie que no llega a los 7 km2, primero tendrá que asegurar el resto de su propio territorio. No se puede reivindicar ni recuperar Gibraltar si los ingleses están viendo que el Gobierno de España no es capaz ni de aplicar el art. 155 de la Constitución Española para detener la secesión de Cataluña, y están viendo también que se ponen en marcha procesos análogos en otras regiones como Galicia, Mallorca o Valencia. Lo cual insisto, lejos de propiciar que nos devuelvan Gibraltar, es una invitación permanente a que desplacen la verja a Arcos de la Frontera.

      En tercer lugar resulta fundamental un proceso de regeneración nacional, que parece haberse iniciado o aglutinado en torno al fenómeno VOX, que desaloje a los enemigos de España no sólo del Gobierno sino del resto de Poderes e instituciones del Estado, que revierta la situación de descomposición de España. Una España fuerte y unida, en manos no de gentes sin escrúpulos o perroflautas como los políticos del PSOE-ERC y Podemos sino de hombres de Estado entregados al Servicio de España y del interés general de los españoles, es requisito sine qua non para poder pensar en recuperar Gibraltar, porque de lo contrario no sólo no vamos a recuperar Gibraltar sino que vamos a perder todo lo demás, porque tal como vamos España puede desaparecer como Nación, en lo que están empeñados los enemigos -interiores y exteriores-, de España, muchos de ellos bajo el disfraz institucional.

      No es posible que los distintos Gobiernos a través de la Agencia Tributaria frían a impuestos a los españoles sin la menor piedad, y paralelamente abran el aeropuerto de Gibraltar para que los magnates de los grandes negocios de las 80.000 sociedades que funcionan en Gibraltar (y los que detrás de ellas se escondan) puedan desplazarse desde Gran Bretaña o desde donde sea y entrar y salir del Peñón con toda comodidad, cuando no sólo no pagan impuestos en España sino que sus negocios suponen un enorme perjuicio de cientos de millones de € para la Hacienda pública española, todo esto sin contar lo más importante que es la presunta actividad delictiva en sí y el presunto blanqueo de dinero de tal actividad delictiva.
      Si queremos recuperar el Peñón no se puede permitir tampoco que el 20% de los Gibraltareños vivan cómodamente como reyes en territorio español en exclusivas mansiones de lujo como las de Sotogrande y alrededores, que suponen un alivio a la situación de estrechez de la colonia, gozando de todos los lujos y de todos los servicios pero odiando a España y sin pagar impuestos, mediante la fórmula de pasar en territorio español menos de 183 días al año, sin que la Agencia Tributaria ejerza sobre ellos el control que sí ejerce sobre por ejemplo algunos deportistas que tienen fijada su residencia fuera de España. Como tampoco es posible quejarnos de la evasión de impuestos y del blanqueo de dinero que se perpetra en la colonia y luego facilitar desde España la cobertura telefónica para llevar a cabo todos estos negocios.

      Si Gibraltar es español, es español con todas las consecuencias y ello significa que es nula de pleno Derecho toda decisión que directa o indirectamente venga a consolidar o a hacer más fácil la ocupación británica del Peñón.
      Lo que hizo España al cerrar la verja en 1969 no es más que dar cumplimiento al art. X del Tratado de Utrech que prohíbe la comunicación por tierra entre la Colonia y España. Con lo cual el cierre de la verja debe ser una medida ineludible, así como la prohibición de cobertura telefónica desde España, y las segundas residencias. Negocios como el de vender y transportar cemento por empresas españolas para que Gibraltar fabrique bloques de cemento con los que consolidar e incrementar su ocupación no sólo deberían estar prohibidos sino también tipificados como delito muy grave dentro del Título XXIII del Código Penal (De los delitos de traición y contra la paz o la independencia del Estado y relativos a la Defensa Nacional).
      En 2016 a consecuencia de la participación militar de España a través de la OTAN en dar respaldo a Lituania frente a una posible agresión de Rusia, malogramos en contra de nuestros propios intereses nacionales un acuerdo con Rusia y con su petrolera Rosneft de un proyecto de refinería que iba a relanzar el Campo de Gibraltar, y que hubiera permitido que muchos de los españoles de la zona y de los que trabajan en el Peñón pudieran hacerlo en esta otra actividad. Gran Bretaña no tardó en “agradecernos” el detalle amenazándonos, aunque fuera sólo en la prensa, en ir a la guerra por Gibraltar como lo hicieron con las Malvinas. Aliados tan interesados y falsos como estos en verdad no nos convienen lo más mínimo. Tendríamos que aprender la lección de una vez por todas. Si algo ha demostrado Putin es que es amigo de sus aliados. Eso lo sabe muy bien el Presidente Sirio. Como tendríamos que aprender la lección que Gran Bretaña no va a dar nunca su brazo a torcer sólo con argumentos jurídicos, por muy poderosos y demoledores que sean tales argumentos, porque a Gran Bretaña la legalidad únicamente le interesa cuando le es favorable, y en este caso no se lo es.
      Creo que la solución al problema de Gibraltar no es la militar, sino la que expondré en el párrafo siguiente, pero la cuestión militar no puede abandonarse como se ha abandonado en España, porque una cosa es no usar el cuchillo y otra muy diferente no disponer de cuchillo en caso de necesidad. España necesita potenciar sus Fuerzas Armadas. No hay nada más importante que la Defensa Nacional, sin ella todo lo demás no puede garantizarse. No existen grandes naciones con un ejército de plastilina. Existen grandes naciones con ejércitos poderosos y capaces, de modo que cuando la prensa amarilla británica (valga la redundancia) lance la bravata de que Inglaterra iría a la menor ocasión a la guerra por Gibraltar como lo fueron por las Malvinas, el efecto que produzca en el Estado Mayor Británico es el de atragantarse con el café de pensar lo que se les puede venir encima y lo que ello puede suponer para ellos en bajas y estragos. Hoy también se atraganta, pero es de risa.
      La profesionalidad del Ejército está muy bien, pero un ejército tan pequeño es insuficiente (porque su razón de ser no debe ser el de actuar de mamporreros del poder mundial, para ser utilizado allí donde al poder mundial le interese, sino la defensa de España), es preciso ir a un sistema mixto de un Ejército profesional plenamente operativo, pero sin abandonar un servicio militar que permita formar y levantar en armas a la Nación. Hoy en día los menores de 50 años no saben ni alimentar o accionar un simple fusil, para qué hablar de conducir un carro o manejar armas sofisticadas. Obviamente esto no puede hacerse mientras en partes del territorio nacional se atenta abiertamente contra España sin ninguna consecuencia jurídica proporcional a semejante agresión, y no se asegure en España algo que hoy por hoy no existe que es la paz, la unidad y la estabilidad interior.
      Un ámbito de actuación que debería ser estudiado es el de la ingeniería, buscando soluciones de construcción o de infraestructuras tendentes a impedir nuevas ocupaciones o nuevas ampliaciones de la verja.

      En mi modesta opinión, la baza que tiene que jugar España en su reivindicación de Gibraltar es la de investigar al más alto nivel (CNI, Interpol, Europol) para sacar después a la luz la información de todo el entramado de redes de delincuencia organizada, blanqueo de dinero, tráfico de drogas, armas, extorsión, piratería, y trata de blancas, que presuntamente está detrás del tejido empresarial y patrimonial de la colonia británica y que opera en Gibraltar, y la posible implicación del Gobierno de Gibraltar y de la propia Gran Bretaña en todo ello, así como cualesquiera otras personalidades. Para eso hace falta también una prensa libre que en España no existe.
      Resulta evidente por grosero que un territorio de menos de 7 Km2 no puede albergar 80.000 empresas y que estas sean normales. Es evidente que esto no huele mal sino lo siguiente. Obviamente con carácter previo habrá que adoptar las medidas de autoprotección necesarias y las medidas de inteligencia para ir dos pasos por delante, para evitar que pueda pasar como posiblemente ha pasado con el Fiscal General del Estado Sr. Maza. España deberá estar prevenida frente a intentos de asesinato o atentados.
      El caso del millonario Jeffrey Epstein y su “isla de las orgías” en las Islas Vírgenes, ha demostrado que la lucha contra todo este entramado de multimillonarios que financian la destrucción de la Europa Cristiana tiene que hacerse mediante la investigación de su actividad criminal. Su oportuno “suicidio” en prisión, para que no hable, también ha demostrado que esta lucha no puede dejarse en manos de gente que se deje corromper.
      Es mediante la exhibición pública de todo este entramado de presunta delincuencia de cuello blanco organizada, y el desenmascaramiento y el descrédito de los implicados (no pocos de los cuales serán españoles) donde España puede dar la batalla de modo eficaz en todo este tema de Gibraltar. Ahora lo que existe es una prohibición expresa a poder denunciar este estado de cosas con nombres y apellidos porque muchos de estos magnates “pueden” ser judíos, (o al menos así se ha dicho) y en España hacer la menor crítica contras personas judías puede ser aprovechado para una falsa imputación como delito de odio. Gracias a políticos nefastos como Gallardón, las propias leyes españolas amparan de esta forma, aunque sea sin pretenderlo, la ocupación británica de Gibraltar, su presunta actividad criminal, y su entramado económico.
      No perdamos de vista que la población que habita actualmente en Gibraltar no es la genuina sino foránea. Los verdaderos Gibraltareños salieron con su virgen, con sus libros y registros municipales, estandartes y bienes y se instalaron en San Roque. Son los habitantes de San Roque los descendientes de los verdaderos Gibraltareños. Los actuales habitantes son descendientes de contrabandistas genoveses, malteses, turcos y judíos. Tampoco hay que olvidar que gracias a las comunicaciones telemáticas muchas de las 80.000 empresas oficialmente radicadas en Gibraltar, pueden estar dirigidas desde Gran Bretaña, Estados Unidos, Canadá, Sudamérica u Oriente Medio.
      De mismo modo que el fenómeno de los piratas somalíes no se soluciona sólo actuando sobre los piratas, sino que habría que actuar destapando los despachos de Londres donde se reciben los pagos de los rescates, y actuando sobre ellos. En el tema de Gibraltar no basta la actuación diplomática sino también destapando todo el entamado criminal que tiene en Gibraltar su guarida y su centro de operaciones.

      Nada de esto se puede acometer desde una España super débil en estado de ruina nacional.
      España precisa un proceso interno de regeneración nacional, que trabaje hacia la construcción de más y mejor España, todo lo contrario de lo que ocurre desde hace 40 años que los políticos de todo el arco parlamentario trabajan en la dirección (autonómica primero y abiertamente separatista y secesionista después) de menos España. En este campo está todo por hacer: hay que recuperar la conciencia nacional, revertir la política lingüística que ya se implanta en regiones tradicionalmente españolista como Asturias, Galicia, Mallorca y Valencia, hay que romper el monopolio de los medios audiovisuales en manos de la ultraizquierda y la anti-España (esto es esencial para que pueda oírse la voz de España y llegar a los españoles), hay que recuperar para España y para la causa de España las instituciones (que a día de hoy trabajan para su destrucción), y asegurar un Poder Judicial que sea garantía de Legalidad y Justicia. Todo esto está por hacer. Mientras esto que es prioritario no se consiga, no podemos acometer verdaderamente el problema de Gibraltar.
      Es sólo un punto de vista, tengo un conocimiento muy limitado del tema y en todo caso no pretendo sentar cátedra.

    2. JL,
      no me gusta entrar en polémicas, creo que en general desmerecen y le hacemos daño a páginas tan buenas como éstas, y donde escribe gente tan preparada. Cada uno tiene su opinión o su punto de vista, si alguien no comparte la mía, perfecto, tampoco lo pretendía.
      Yo no soy Pericles, ni un gran estratega, ni tampoco tengo ahora en la memoria ese libro con las pastas en rojo que tengo en la biblioteca de mi casa que se editó por la España de entonces sobre la reivindicación de España sobre Gibraltar resumiendo los argumentos y los datos esgrimidos ante la ONU, simplemente soy una persona de a pie, un simple labriego de la viña del Señor que ha expuesto una opinión sin pretender sentar cátedra.
      No obstante siempre se pueden efectuar desde la cordialidad algunas puntualizaciones.

      Que el Franquismo era mejorable, -y en algunos aspectos manifiestamente mejorable-, creo que eso lo sabemos todos, empezando por los más defensores de Franco, pero no perdamos de vista que era mejorable en aquellas cuestiones en que los valores del franquismo estaban menos presentes o más disipados o estaban ocupados por los que luego resultaron ser falsos franquistas, lo cual lejos de restarle validez lo que viene es a reforzarla, porque fallaba allí donde las dosis de franquismo eran menores o estaban adulteradas.
      Que estaba lleno de traidores a su régimen, no es ningún secreto, precisamente desapareció por esta concentración de traidores que llegaron a copar todos los poderes del Estado, desde el elegido sucesor a título de Rey, pasando por el Presidente de las Cortes Torcuato Fernández Miranda, por el Presidente del Tribunal Supremo Antonio Hernández Gil, el Ministro del Interior (Gobernación) Carlos Arias Navarro, elevado a Presidente del Gobierno por su ineptitud, (si no complicidad), en el asesinato de Carrero Blanco al que él, como Ministro del Interior tenía encomendado proteger, y hasta el Secretario General del Movimiento Adolfo Suárez. Y por traidores las Cortes de Franco en pleno, que a sabiendas de la terrible experiencia de la nefasta II República, calificada con rigor por algunos como “la república del crimen”, con la lucha de partidos y el PSOE y el Comunismo que ahora con este suicidio de las Cortes se les abría de nuevo la puerta y volvían con toda su crudeza, en lugar de oponerse a este retroceso prefirieron la comodidad de su bienestar particular y a la Nación que la zurzan y desertaron de defender a España. De todos los poderes del Estado o de las máximas instituciones de entonces no hubo ni uno siquiera (me refiero a las Instituciones, no a las personas concretas dentro de esas instituciones, que dentro de ellas hubo obviamente excepciones), incluyendo a la Iglesia en manos de Tarancón, que no fuera traidor. De hecho el martirio cristiano al que se vió sometido Franco en sus últimos años llegó al extremo que hasta su propio confesor, el “Padre” José Mª Llanos, era del PCE y amigo de la Pasionaria (nombrado después miembro de honor del Comité Central del PCE en 1984). Pero vamos todo esto de los traidores al régimen es una obviedad que no creo que sea preciso reseñarla como si estuviéramos desvelando ningún secreto, porque creo que es algo archiconocido.
      Quizás sea tema de reflexión, para las noches de insomnio, cómo es posible que los que más se beneficiaron de Franco fueran traidores, y los que fueron tratados con cierta ingratitud, como fue el caso de D. Blas Piñar, o en según usted el de Fernando Mª Castiella, o el propio Girón de Velasco, lo defendieran hasta la muerte. La naturaleza humana tiene estas cosas. (No le quepa duda, por poner un ejemplo, que si algún día se proclamara la IIIª República y el Rey se viera en un aprieto para salir de España de una pieza, ninguno de esos “Spottornos” o cortesanos que viven a su alrededor mientras está en el trono y viven a sus expensas, ni esos militares con el fajín, movería un dedo por él (como ya ocurriera con Alfonso XIII que Romanones estaba debajo de la cama y como él todos los demás), en cambio cualquiera de los españoles que no ha recibido en su vida nada más que injusticias, que han estado en el paro pasando calamidades, que les han desahuciado de su casa por no poder pagar un recibo, esa clase de españoles que no le deben nada al Rey ni al sistema que les niega a ellos lo que con tanta generosidad luego le da a los inmigrantes ilegales, son los que en un momento dado darían la cara y la vida por defenderlo. Es paradójico pero es así).

      Ahora bien, traidores dejados a un lado, hay que reconocer dos cosas que en mi modesta opinión son incuestionables:
      – que la política del Régimen de Franco respecto de Gibraltar no sólo fue infinitamente mejor y más eficaz que la política actual (lo cual no tendría mayor mérito teniendo en cuenta el desastre de la política actual), sino que dió resultados eficacísimos tanto ante la esfera internacional incluida la ONU, como sobre el propio terreno. Resultados que si se hubieran sostenido en el tiempo, en lugar de aflojarlos y traicionarlos después con la “democracia”, habrían dado otros frutos aún mayores.
      – Que la política de la “democracia” respecto de Gibraltar se resume en una idea: tirar por tierra y malograr todo lo que se había conseguido hasta ahora, aflojando el lazo y haciéndole el juego a los intereses británicos y especulativos del peñón en contra del interés nacional de España. El daño que ha hecho Moratinos por ejemplo, y Zapatero, también en el tema de Gibraltar, es enorme.
      Esto es una dato objetivo, que podrá agradar o no, pero que no se puede negar.

      No podemos olvidar que la política exterior es un asunto que más que otros muchos requiere seriedad, amor a la patria, una capacidad inagotable de entusiasmo y de valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro, incluido la posición personal del político que llegado el caso no debe contar o debe sacrificarse por la superior posición de España. Y una acción que no cambie a cada gobierno sino que se requiere para que sea eficaz que tenga continuidad en el tiempo.

      El sistema de partidos que tenemos hoy en España que no permite trazar un rumbo sino que la actuación es errática, y la propia naturaleza de tales partidos caracterizados la mayoría de ellos por el odio a España, o el complejo de inferioridad para combatir a estos últimos, es la antítesis de todos estos requisitos “sine qua non”:
      1.- Seriedad: Los ministros de la época de Franco, con todos sus defectos, eran ministros serios, que se tomaban muy en serio su trabajo (de ahí los frutos de sus políticas) y que le dan mil vueltas a los ministros actuales. No sólo los de Asuntos Exteriores (compare a Castiella -y no sólo a Castiella, sino a cualquier otro como su sucesor Gregorio López-Bravo o el propio Areilza a pesar de que éste al final también fue traidor a Franco una vez había muerto-, compárelos con Moratinos, con Trinidad Jiménez, Margallo o el que quiera de los que hay ahora que no sé cuál es peor). Ya digo, no sólo los de Asuntos Exteriores sino cualquier otro ministro de Franco de cualquier cartera ministerial, compárelos con ministros tan mediocres como Biabiana Aido, Leire Pajín, Magdalena Álvarez, Mª Teresa Fernández de la Vega, Carmen Calvo, Margarita Robles, Mercedes Cabrera, Carmen Chacón, Rosa Aguilar, José Montilla, José Bono, Pedro Solbes, “Pepiño” Blanco etc. etc. … o con el resto de la pandilla de memos y de patanes que hemos tenido y tenemos como ministros de la democracia que son de lo malo, lo peor de lo peor, porque son exponentes del mal gobierno.
      Los Ministros de Franco, de todas las carteras (Girón, López Rodó, López Bravo, Alberto Ullastres, Mariano Navarro, Licinio de la Fuente, Utrera Molina, Julio Rodríguez, Gonzalo Fernández de la Mora, etc. etc.,…cualquiera de ellos por sí solo vale más que todos los ministros de la Democracia juntos, esto es una realidad que no se dirá en la SEXTA ni en 13TV pero que es la pura verdad), ganan por goleada a los penosos y archi-ineptos ministros de la democracia, sin discusión posible.
      Y esto se demuestra también en las políticas públicas que desarrollaron a pesar de tres grandes hándicap que sufrió la España de Franco:
      a)- que la España de Franco partió de la enorme desventaja de la devastación de una guerra (con el agravante de las posibilidades de recuperación muy mermadas por tres grandes factores añadidos: sin disponer de las reservas de oro y divisas, que habían sido robadas y llevadas a Rusia por el enemigo, en segundo lugar sin la posibilidad de recuperación que sus aliados Alemania e Italia le habrían proporcionado porque a los pocos meses de terminada la guerra civil nuestra empezó la guerra mundial suya que los implicó y que impidió esta ayuda, y en tercer lugar teniendo que darle de comer y reconstruir a la España roja que con su política soviética de tierra quemada había dejado a su población en la devastación más terrible porque los rojos primero en su latrocinio y después en su retirada, habían destruido las fábricas, volado los puentes, asesinado el ganado, quemados los campos, etc. etc, y lo primero que tuvo que hacer Franco en la zona que habían dominado los rojos es compartir los bienes fruto del buen gobierno de la España nacional con los rojos que no tenían nada porque en anarquía y mal gobierno y en su maldad lo habían destruido todo sin importarles en qué situación de inanición dejaban a su propia población).
      b)- El fanático acoso internacional de muchos países tras la segunda guerra mundial, entre ellos Gran Bretaña, sometieron injustamente a España, a pesar de lo que Gran Bretaña le debía a España, porque si España hubiera aceptado el plan alemán de asaltar Gibraltar para dominar el estrecho y el Mediterráneo, la guerra podría haber tenido otro final, y en todo caso la situación bélica de Gran Bretaña habría empeorado todavía más, lo cual demuestra que con los ingleses no vale portarse bien (tenemos también el ejemplo de Dunkerque, de nada le sirvió a Alemania el noble gesto de dejarlos escapar para no echar más leña al fuego de la guerra y tratar de obtener un alto al fuego que pusiera fin a la Segunda guerra mundial, la respuesta de Gran Bretaña a este gesto fue la guerra total y los bombardeos con fósforo de las ciudades alemanas).
      c)- Y que estas políticas públicas de recuperación y desarrollo de Franco se llevaron a cabo sin cometer el atropello sobre la población de la presión fiscal sobre los españoles que se lleva cometiendo ahora desde 1978 y sin endeudar al país con deuda pública (el déficit era 0), es decir Franco, por sí solo, sin fondos Europeos, hizo mucho más con muchísimo menos dinero del que se dispone ahora y partiendo desde una situación infinitamente peor.

      Un Rey bobalicón, como el Rey Juan Carlos, dedicado a leer el papel de los discursos que le daban y a perseguir faldas, es la antítesis del concepto de “seriedad”, y esto tampoco ayuda a recuperar Gibraltar sino más bien todo lo contrario.

      2.- Amor a la patria: los ministros de la democracia van a lo suyo y la patria les importa un bledo, es que ni se lo plantean. Ello tiene un efecto directo en la política exterior en general y en el tema de Gibraltar en particular, porque si no hay amor a la patria, ceder ante el enemigo es algo que no tiene ningún problema para unos políticos sin escrúpulos, sin sentido del ridículo, y sin un sentido de Estado, que odian abiertamente a España y así lo demuestran continuamente.

      3.- Capacidad de entusiasmo: los ministros de la democracia, especialmente los del PSOE, entienden la política como una oportunidad en sus vidas de prosperar social y económicamente. Ahí tenemos como ejemplo más evidente al actual Presidente del Gobierno Perro Sánchez que va en helicóptero o avión hasta cuando va a por tabaco, y se dedica a viajar por el mundo en plan marajá y a costes pagados a ver si le da tiempo a verlo todo antes de que lo echen.
      Para ellos lo mismo da una cosa que la contraria, (lo mismo salen con una gran bandera de España, que acto seguido venden a España a los separatistas y bilduetarras) de lo que se trata es de sostenerse en el cargo y gozar de sus privilegios (adviértase la concepción del poder que no es para servir sino como una posición de privilegio para aprovecharse del cargo en su propio beneficio, y de hecho la primera medida es colocar a la mujer en un puesto vacío de contenido real sólo para generarle un sueldo de privilegio). No hay un afán de mejor servicio por ningún lado, ni un sentido de responsabilidad y de Estado, lo único que hay es “100 años de honradez”, es decir el trinque elevado a la enésima potencia y llenarse los bolsillos de dinero, y maricón el último, porque es su concepción de la política, no ven más allá.
      Lo lamentable es la legión de imbéciles que los votan por pura ignorancia y/o miseria moral.

      4.- Valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro: si algo caracteriza a los gobiernos de la democracia, es su cobardía y su permanente actitud de bajada de pantalones a la primera ocasión. Se pueden poner millón y medio de ejemplos así a bote pronto, que vienen a la mente sin necesidad de pensarlos, pero uno de los más evidentes la reacción ante el atentado de los trenes de Madrid del 11 de marzo, no está muy claro que fuera un atentado yihadista, pero si lo fue la primera reacción del Gobierno Zapatero fue ceder y doblegarse a las supuestas exigencias y salir corriendo de Iraq como supuestamente así exigían los terroristas. Esto tiene un efecto directo en Gibraltar y en todo lo demás: si los enemigos de España saben que somos unos vendidos y unos cobardes, no nos tienen el menor respeto ni temor, ni el menor reparo para desafiarnos continuamente sabiendo que como país estamos en el “orgullo gay” y gobernados por unos alfeñiques.
      Compare estas imágenes:
      https://www.youtube.com/watch?v=OovehuerMrc
      y advierta el cruce de miradas de complicidad (punto 49 segundos del video) del Ministro de Defensa ruso Serguei Shoigú con Putin.
      Y compare esta actitud mientras en España se trabaja a diario en la dirección contraria, (hasta se suenan los mocos por televisión en la bandera de España, como una gracia), que hasta se oculta que el himno de España tiene Letra, que la tiene desde 1928, mucho antes de Franco, pero que se niega como se quita el águila de la bandera, para ir capando la moral de España. O que el propio Ministerio de Defensa “español” le abre expedientes disciplinarios a sus militares que se han atrevido a algo tan legítimo y tan beneficioso para la moral como firmar que se respete la figura militar de un héroe como es el caso de Franco, que es un militar digno de respeto y admiración, pero que se persigue este respecto abriendo expedientes disciplinarios a quien se atreva a manifestar este respecto en un país donde en la televisión se suenan los mocos con la bandera de España o en las calles se sustituyen los nombres de los héroes por fantoches como “Pepe Rubianes” sólo porque éste ha insultado a España con aquello de “la puta España”.

      Uno ve esta moral que demuestra el Presidente Ruso y su Ministro de Defensa, (que no es fachada sino que luego esta moral se traduce en el campo de batalla porque en Siria los rusos le han dado la vuelta a la guerra y han puesto mirando a la Meca a los angloamericanos y a los yihadistas, valga la redundancia) y la compara con la Ministra Chacón diciendo “capitán, mande firmes”:
      https://www.youtube.com/watch?v=S1BvBxrvhlI

      o pasando revista a las tropas con el barrigón de 7 meses:
      (https://www.antena3.com/noticias/carme-chacon-la-primera-mujer-que-ocupo-la-cartera-de-defensa-en-espana_2017041058eb89660cf2f2c8756312f9.html),

      O junto al Almirante D. Teodoro López Calderón y junto al JEMAD de Zapatero-Podemos en videoconferencia, tuteando al Coronel en Afganistán como si estuviera hablando en una terraza con sus amigas:
      https://www.youtube.com/watch?v=LaIXKJb9rqI

      O la actual Ministra de Defensa Margarita Robles con el aspecto de esmirriada con el casco a medio poner y el chaleco antiesquirlas y el teléfono móvil:
      https://www.telecinco.es/informativos/nacional/visita-tropas-espanolas-robles-espana-afganistan_2_2670180100.html
      (si el lector a la vista de todos estos videos tiene que vomitar, por favor que lo haga en una bolsa, no ponga perdido el sofá de su casa)
      La verdad, con este panorama es imposible que los ingleses nos devuelvan Gibraltar, más bien lo que tenemos que pedir a Dios es que no avancen la verja hasta Arcos de la Frontera.

      Muy conectado a este requisito de sostener la mirada está la unidad o cohesión de una nación y la capacidad de sus Fuerzas Armadas, que a excepción de lo que acabamos de adelantar, veremos más adelante.

      5.- En cuanto a que la acción dirigida a la recuperación de Gibraltar no cambie a cada gobierno sino que se requiere, para que sea eficaz, que tenga una continuidad en el tiempo. El actual sistema de partidos con contantes cambios de gobierno, políticas erráticas, y virajes extremos de 180º en política exterior constituye la antítesis de este requisito.
      La “democracia” ha echado a perder todo lo que España había conseguido en la ONU. No sé si por ineptitud, por traición, o por ambas cosas a la vez.
      En 2006 Zapatero rompió un consenso de siglos sobre Gibraltar cuando mandó a su Ministro de Exteriores Moratinos, para que aceptara a Gibraltar en las negociaciones como parte separada de la delegación británica en el llamado “foro tripartito”, lo que supuso un torpedo en la línea de flotación a la posición histórica española, que habían venido sosteniendo los gobiernos de todos los colores habidos en nuestra historia.
      Ya las cesiones del Gobierno del PSOE de Felipe González, de abrir la verja a los peatones en 1982 y al tráfico en 1985, sin contraprestación alguna (más allá de no bloquear nuestro ingreso en las Comunidades Europeas, lo cual lejos de ser una contraprestación es un chantaje en toda regla que sólo por eso debió ser rechazado de plano), supuso un daño enorme porque el Peñón sin salida por tierra estaba asfixiado, la apertura permitió coger aire y recuperarse a todos los niveles, incluido el fijar la residencia a los potentados gibraltareños en España, en urbanizaciones de lujo como Sotogrande (un 20% de los gibraltareños no viven en la estrechez de Gibraltar sino en España, dando estas comodidades a los magnates no se trabaja en la dirección de recuperar Gibraltar). Pero lo peor de todo fue que Zapatero y Moratinos cedieron y sin contrapartidas a una exigencia fundamental de los dirigentes gibraltareños desde los tiempos del ministro principal de Gibraltar Joe Bossano: contar con representación propia en las negociaciones. Es decir, se les otorgó legitimación y estatus propio, algo que ni el Reino Unido se había atrevido a exigir jamás, en un acto que si en España hubiera Justicia y de existir, ésta fuera independiente, a Zapatero le habría costado hacer frente a un delito de traición. El gobierno de Gibraltar obtuvo de este modo un reconocimiento de facto y se tiró por tierra una labor de siglos. Para colmo de males Zapatero también en 2006 prestó su conformidad para el uso civil del aeropuerto construido durante la Segunda Guerra mundial, (hasta entonces su uso era restringido a un uso militar) esta nueva torpeza (o acto de traición) suponía dos grandes cosas, darle un nuevo balón de oxígeno a la Roca si se permitía el acceso por avión, con el consiguiente reforzamiento por el incremento de las visitas y de las comunicaciones, y en segundo lugar y sobre todo que el aeropuerto está construido sobre el istmo de suelo español que no está incluido dentro de lo cedido en el Tratado de Utrech, y que por tanto está en territorio español, y con este acuerdo hay un reconocimiento y una cesión de territorio a favor de Gibraltar, pasando España de reivindicar la Colonia a ceder terreno y aumentar su superficie. Estos son los datos que los militares no tienen en cuenta cuando le hacen la pelota a Zapatero y a todos los Gobiernos del PSOE, como si todo esto no fuera con ellos.

      Decíamos antes que dejábamos para más adelante dos cuestiones muy relacionadas con el requisito de tener el valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro. Estas dos cuestiones eran la unidad o cohesión de una nación y la capacidad de sus Fuerzas Armadas.
      1.- En cuanto a la unidad y cohesión de la Nación Española, ni en la época bajomedieval inmediatamente anterior al reinado de los Reyes Católicos (en el reinado de Enrique IV de Castilla), España estuvo políticamente menos cohesionada, más fraccionado el poder, más débil y más dividida. Si algo caracteriza a la situación actual es la falta de unidad en todos los aspectos (por no haber no hay ni unidad jurídica, con 17 Comunidades Autónomas cada una con sus leyes propias que rigen en su particular territorio).
      La unidad religiosa y la unidad territorial que tanto costó (8 siglos de Reconquista) y que se culminó con los Reyes Católicos se ha perdido estúpida y absurdamente (traidoramente más bien, porque todo indica que se ha perpetrado a propósito, con toda la mala intención) en los primeros años nada más echar andar la “democracia” con el Estado de las autonomías y el separatismo del que no se privan ya ni las Baleares, Valencia o Galicia con el PP coadyuvando activamente a ello (el famoso voto “útil”, inútil total, lo tenemos aquí otra vez). Desunión que se agrava con el arrinconamiento del idioma Español y su sustitución sistemática por lenguas (ya sólo faltaba también el bable) cuya única finalidad de implantación son el profundizar en la brecha abierta de la desunión, siguiendo el viejo principio “divide y vencerás”. Y la aconfesionalidad del Estado para apartar a la población de la moral cristiana y cargarse los sentimientos religiosos de la población española e introducir las sectas satánicas (como se introdujeron en los años 80), la islamización proliferando macromezquitas, etc. etc. Todo esto daría para mucho, porque la descristianización de España provocada por los propios prelados rojos en complicidad con los políticos trasciende más allá del hecho religioso en sí, afecta por ejemplo a la demografía y al sustrato ético de una sociedad: un país sin nacimientos y que envejece de forma galopante tiene un efecto directo en que sus enemigos empiecen a afilar sus cuchillos. Una población que le da la espalda a Dios y al sentido ético cristiano, es una población envilecida que enturbia con su pestilencia amoral las relaciones sociales: una sociedad de hombres honrados con un proyecto de vida recto es más prospera y más pacífica que otra donde los rufianes, los macarras y los truanes son mayoría (cómo va a cumplir un contrato igual una persona recta y honrada que otra que es todo lo contrario).
      En España hemos pasado de 8000 presos en 1975 incluyendo a los preventivos, a los cerca de 90.000 que existen ahora si sumamos los de Cataluña, cuyas cifras se suelen dar por separado (es decir, se ha multiplicado casi por 12 la cifra). Que son muchos más si contamos los que están fuera, que a decir por lo que atracan y agreden a diario no deben de ser pocos, y las artimañas que se utilizan ahora para maquillar las cifras.
      La propaganda roja presenta la época de Franco como “la oprobiosa dictadura” y un régimen de falta de libertades (cualquiera que haya vivido esta época sabe perfectamente que se gozaba para la gente pacífica y normal de mil veces más libertad personal que ahora, a todos los niveles y en todos los aspectos, hoy en día en cambio todo está prohibido o sometido a autorización o a licencia previa), pero la realidad es que tenía en la cárcel a 8000 personas con poco más de 20 centros penitenciarios, y el sistema actual que se presenta como la panacea de todas las libertades tiene 90.000 personas metidas en la cárcel, más todos los que están fuera que por lo que roban y violan a diario no deben de ser pocos, con 98 centros penitenciarios, que es 5 veces más cárceles que en tiempos de Franco. Todo esto además para que luego no haya hoy seguridad en las calles ni en las casas, (y de hecho están dando la noticia en este momento que en Barcelona una muchacha de 26 años ha sido asesinada a puñaladas para robarle el móvil, dada la impunidad de la que goza el crimen en España, y al Ministro del Interior Marlaska, responsable último de la seguridad de los españoles, , no se le ocurre decir otra cosa que con el cuerpo todavía caliente de esta pobre chica cometer la desconsideración con ella y con su familia de decir que tenemos que estar contentos porque España es uno de los países con menos crímenes, como si los datos estadísticos pudieran hacer que la muchacha dejara de estar muerta. Este es otro de los jueces como Garçon, encumbrado por la propaganda roja como si fuera un gran personaje, cuando es otro de los muchos ineptos y siniestros que hay en España en los puestos de poder).
      Y por supuesto el uno trabajaba para una sociedad de hombres y mujeres de provecho, que formaran una familia cristiana, para una vida recta y honrada, y el sistema actual de familia cristiana nada y de hombres de provecho todavía menos, sino todo lo contario, y hoy España no es sólo una potencia mundial en tráfico de drogas, sino también en consumo por parte de su población, en vagos y maleantes, en 140.000 abortos anuales, en macro fiestas de “orgullo gay”, en carteristas, en infectados de SIDA o gonorrea, en familias deshechas, y vamos a una sociedad de invertidos, de drogatas, con los vaqueros llenos de rotos y los cuerpos manchados de tatuajes y de piercing clavados en la nariz, de vagos y de “flipaos”.
      Hemos pasado de ser la reserva espiritual de Occidente a la reserva de todo lo contrario, de consumidores de cannabis, de enfermos mentales a consecuencia del consumo de drogas, de rufianes, de gente de mal vivir, etc. etc. Hemos pasado de un afán de las familias españolas de prosperar y los hijos de las familias modestas acceder a las Universidades Laborales creadas para su promoción social, y acceder a las Universidades, y de ir aseados y limpios para dar la mejor imagen, a lo que ocurre ahora que hasta los ricos, empezando por la esposa del Rey, van con los pantalones llenos de rotos. Una sociedad en tal decadencia y degeneración es siempre una invitación a sus enemigos para no tenernos el menor temor sino todo lo contario.

      2.- Respecto de las Fuerzas Armadas, decía el famoso General prusiano Carl von Clausewitz que la guerra era la continuación de la política por otros medios. No lo digo porque el problema de Gibraltar tenga que tener una solución militar sino porque la solución diplomática, para ser verdaderamente eficaz, no puede tener el talón de Aquiles de un ejército que es un hazmerreir por sus mandos, por su moral, por sus limitadas capacidades y por su Gobierno que va diciendo, como decía Zapatero en el Senado y repite ahora Perro Sánchez (y antes que ellos, aunque sin decirlo, pero por sus obras igualmente, todos los demás Presidentes), que la Nación Española es un concepto discutido y discutible, máxime respecto de los ingleses que es un pueblo que históricamente no se ha caracterizado precisamente por el respeto a ideales de Justicia material ni de Justicia internacional, sino que muy al contrario sus relaciones con otros pueblos y países se basan, y se han basado históricamente, en el más puro egoísmo, en el robo, en el saqueo, en el abuso desmedido y en el latrocinio, con lo cual con ellos tener un Ejército de plastilina o en miniatura es una invitación a que nos tomen a pitorreo mientras no vean el brillo de una bayoneta más afilada que la suya.
      Yo creo que el General Moscardó los caló muy bien cuando llegando en avión a Londres en las Olimpiadas de 1948 como Presidente del Comité Olímpico Español, se dirigió al Equipo Olímpico español y pronunció aquella famosa frase: «Muchachos, ahora que vamos a poner pie en esta tierra de cabrones, gritemos todos bien alto: ¡Arriba España!».
      Con un pueblo (o su clase dirigente) como son los ingleses que para hablar con ellos de modo que atiendan a razones lo tienes que hacer con la pistola encima de la mesa y una navaja de 7 muelles metida por la cintura de los pantalones, el nombrar a una ministra de Defensa separatista catalana embarazada pasando revista con una barriga de 7 meses (o cualesquiera de los demás ministros de defensa, incluida la actual), y las tropas cuadradas ante ella, es una invitación no sólo a que no nos devuelvan en la vida Gibraltar sino a quitarnos cualquier día Algeciras, San Roque y la Línea de la Concepción.

      El problema de Gibraltar no es sólo la recuperación del Peñón, que es una cuestión que se plantea en el horizonte a largo plazo, (cada vez a más largo plazo y en un horizonte cada vez más alejado dadas las meteduras de pata de los gobiernos actuales en el tema de Gibraltar en concreto y en el tema militar en general: caso barco Alakran, etc. etc.), sino que antes de esta culminación es también el día a dia con lo que es Gibraltar y los atropellos que Gran Bretaña comete a diario, (reparaciones de submarinos nucleares con el riesgo de contaminación nuclear para los españoles, planeadoras con droga o contrabando, vertidos contaminantes al mar, bloques de hormigón para robar terreno al mar, intimidaciones de sus patrulleras a nuestros pesqueros, etc.) y respecto de los cuales España no es que se baje los pantalones sino que directamente los pantalones, para que no le estorben en los tobillos, directamente se los ha quitado. Los ingleses no se van a plantear devolver Gibraltar mientras invadan nuestra plataforma continental y nuestras aguas y echen de allí a nuestros pesqueros y a las patrulleras de la Guardia civil, y el Gobierno reaccione haciendo el ridículo y la cúpula militar organizando en el CESEDEN una conferencia sobre las “excelencias”(?) del “Príncipe de la milicia” (Gutiérrez Mellado un personaje siniestro y nefasto para la Historia de España, que en el seno del Ejército se le tenga como ejemplo a seguir da idea de lo mal que están las cosas en el seno del Ejército). No van a devolver Gibraltar ni van a atender a razones de ninguna clase con las ocupaciones ilegales de la plataforma territorial o nuestras aguas jurisdiccionales en el perímetro de Gibraltar mientras vean cómo en España resolvemos el incidente del barco Alakran con los piratas somalíes, que no sólo pagamos el rescate sino que el JEMAD de Zapatero-Podemos José Julio Rodríguez ordenó que se dejara escapar a los piratas en lugar de cargárselos a todos como merecen y como exige las obligaciones del cargo como aviso a navegantes. El aviso a navegantes de dejarlos ir es que robar a los españoles sale gratis total, y que el Ejército Español es de plastilina o “goma eva”. Así las lanchas planeadoras llevando droga y contrabando de Gibraltar se pitorrean porque saben que somos unos “parguelas”. Cómo van a devolvernos Gibraltar, o cómo van a dejar de echar bloques de hormigón para ampliar su territorio ganándole terreno al mar español si ese hormigón lo hacen con cemento que Gibraltar compra en España a empresas españolas y lo llevan camiones y camioneros españoles sin que el Gobierno de España lo impida de ninguna forma. Cómo vamos a recuperar Gibraltar o cómo van a temernos en nada si en España un simple delincuente le pega a dos Guardias civiles de tráfico que se dejan pegar antes de liarse a tiros porque si se lían a tiros a la Dirección General de la Guardia civil le falta tiempo para echarlos del Cuerpo jaleada por el Intermedio de la SEXTA, y acto seguido el Poder judicial los mete en la cárcel como está pasando con el Policía local de Sevilla que sufrió un asalto armado en su casa de 5 delincuentes, del que terminaron en el hospital policía y delincuentes, pero que el Fiscal al Policía le pide 20 años de cárcel y a los delincuentes sólo 5. Esto por no referir también el suceso de este verano en la playa de Punta Umbría donde el Jefe de la Policía local fue apuñalado en el cuello y nuca por un vendedor ambulante, que no le ha costado la vida de milagro y el Fiscal le pide 6 meses de cárcel tan solo cuando estamos ante un intento de asesinato y de atentado a la autoridad, mientras el Fiscal del odio de Jerez al Brigada de Cádiz denunciado por “franquista” por el diputado de Podemos por Cádiz le pide 2 años de cárcel por unos tuits. Adviértase el agravio comparativo que retrata la politización de la Justicia y el mamoneo que hay en España y que nadie se atreve a denunciar: Intentar matar a un policía apuñalándolo en el cuello: 6 meses pide el Fiscal y antes de que se dicte sentencia ya salen diciendo los medios que como es menos de dos años no tiene que ir a la cárcel, cuando esto es una decisión que debe adoptar el Juez atendiendo a las circunstancias del caso concreto (por ejemplo con la Pantoja, siendo menos de 2 años su condena, sí fue a la cárcel); en cambio tener unos tuits “franquistas” o contra Pablo Iglesias: ya no son 6 meses sino 2 años más miles de € de sanción económica. Unos tuits 2 años de cárcel sin necesidad de pruebas, un apuñalamiento a la policía 6 meses. Esta es la Justicia y la Fiscalía que tenemos en España, de la que es punta del Iceberg el exministro Gallardón y los miembros del actual Gobierno de Perro Sanchez de la carrera judicial y fiscal, con la información vaginal y el éxito asegurado, por no hablar de lo de Cartagena de Indias.
      Cómo los ingleses van a temer nada si en Algeciras o en la Línea los narcos sacan a la fuerza a sus detenidos de los hospitales y agreden a la Policía española y ésta se deja pegar y no hace nada. Cómo nos van a temer los ingleses viendo cómo se saltan los inmigrantes la verja de Melilla y no se hace nada. O cómo en el Referéndum de Cataluña, la Guardia civil se retira expulsada y perseguida por los vecinos en algunos pueblos separatistas, en una imagen de claudicación deplorable.
      Hay aquí (en esta página web del Español digital) un magnífico artículo sobre la entrega de la colonia inglesa de Hong Kong a China. No discuto lo que se afirma en dicho artículo, pero a estos argumentos habría que añadir otro que no es pequeño: si los ingleses entregaron Hong Kong también fue porque China no es Argentina (ni España), que en la Guerra de las Malvinas de 1982 se vió obligada a bombardear a la flota invasora británica como en la 1ª y 2ª guerra mundial, volando por encima de los objetivos y dejándoles caer las bombas, con lo que ello suponía de exponer a sus aviones y a sus tripulaciones, y ello porque sólo tenían 3 misiles Exocet que tuvieron que montar como el que construye una maqueta. Si Hong Kong hubiera sido de un pequeño país Gran Bretaña no habría soltado la colonia. O lo que es lo mismo, si Argentina hubiera tenido el poder que tiene China obviamente los ingleses no habrían ido a las Malvinas, como no han rechistado con Hong Kong, porque a los ingleses eso de que les partan la cara no lo llevan muy bien, pero como Argentina no tenía el potencial de China por eso se hicieron los gallitos y a pique estuvieron de cobrar, porque los argentinos, sobre todo su Fuerza aérea, demostraron que no eran mancos.
      El problema de tener en España mandos militares que no se nombren por sus capacidades sino por su mediocridad y adhesión política, y que para ellos lo importante es decir, cuando toman la palabra, «ellos y ellas», «los soldados y las soldadas», y las cenas de gala en el Cuartel General con las esposas muy nerviosas para ver si el souflé ha quedado en su punto, es que cuando llega la hora de la verdad, y pasa un caza ruso, -uno solo-, y pasa de largo ante todo un portaviones, (como ocurrió en el Báltico hace unos meses) con eso de «ellos y ellas», «los miembros y las miembras» y el souflé de la esposa del JEMAD, no se va ni a la esquina, por muy en su punto que esté el souflé. Los rusos lo saben y por eso se dieron un garbeo con el avión y vieron que el portaaviones español ni se movió. Los ingleses también los saben, por eso nos desafían constantemente y se ríen en nuestra cara mientras los políticos les hacen la pelota.
      La Defensa Nacional, como la política exterior, no es algo que pueda improvisarse, es una labor de décadas, y en España llevamos décadas destruyendo lo uno y lo otro, y levantando las tejas del tejado tanto en materia de Defensa Nacional como de Política Exterior, y luego algunos se van a sorprender cuando, al llover, ese tejado sin tejas deje pasar el agua y el edificio tenga goteras enormes.
      Y esto no se soluciona diciendo, como han hecho algunos en estas páginas, que el mando de la Armada es fenómeno porque es muy buena persona, porque sólo siendo buenas personas no se recupera Gibraltar.
      (CONTINUA EN UNA SEGUNDA PARTE EN COMENTARIO A PARTE)

  4. Gracias a su artículo me he animado a leer el «Texto íntegro del discurso (85 páginas) pronunciado por el Excmo. Señor D. Fernando Mª Castiella, Ministro de Asunto Exteriores, ante el pleno de las Cortes Españolas (Cámara Alta), el día 3 de Abril de 1968».
    «Lectura obligada» para poder ser Diputado en la Cámara Baja… ¿?

  5. PRIMERA PARTE DEL COMENTARIO
    JL,
    no me gusta entrar en polémicas, creo que en general desmerecen y le hacemos daño a páginas tan buenas como éstas, y donde escribe gente tan preparada. Cada uno tiene su opinión o su punto de vista, si alguien no comparte la mía, perfecto, tampoco lo pretendía.
    Yo no soy Pericles, ni un gran estratega, ni tampoco tengo ahora en la memoria ese libro con las pastas en rojo que tengo en la biblioteca de mi casa que se editó por la España de entonces sobre la reivindicación de España sobre Gibraltar resumiendo los argumentos y los datos esgrimidos ante la ONU, simplemente soy una persona de a pie, un simple labriego de la viña del Señor que ha expuesto una opinión sin pretender sentar cátedra.
    No obstante siempre se pueden efectuar desde la cordialidad algunas puntualizaciones.

    Que el Franquismo era mejorable, -y en algunos aspectos manifiestamente mejorable-, creo que eso lo sabemos todos, empezando por los más defensores de Franco, pero no perdamos de vista que era mejorable en aquellas cuestiones en que los valores del franquismo estaban menos presentes o más disipados o estaban ocupados por los que luego resultaron ser falsos franquistas, lo cual lejos de restarle validez lo que viene es a reforzarla, porque fallaba allí donde las dosis de franquismo eran menores o estaban adulteradas.
    Que estaba lleno de traidores a su régimen, no es ningún secreto, precisamente desapareció por esta concentración de traidores que llegaron a copar todos los poderes del Estado, desde el elegido sucesor a título de Rey, pasando por el Presidente de las Cortes Torcuato Fernández Miranda, por el Presidente del Tribunal Supremo Antonio Hernández Gil, el Ministro del Interior (Gobernación) Carlos Arias Navarro, elevado a Presidente del Gobierno por su ineptitud, (si no complicidad), en el asesinato de Carrero Blanco al que él, como Ministro del Interior tenía encomendado proteger, y hasta el Secretario General del Movimiento Adolfo Suárez. Y por traidores las Cortes de Franco en pleno, que a sabiendas de la terrible experiencia de la nefasta II República, calificada con rigor por algunos como “la república del crimen”, con la lucha de partidos y el PSOE y el Comunismo que ahora con este suicidio de las Cortes se les abría de nuevo la puerta y volvían con toda su crudeza, en lugar de oponerse a este retroceso prefirieron la comodidad de su bienestar particular y a la Nación que la zurzan y desertaron de defender a España. De todos los poderes del Estado o de las máximas instituciones de entonces no hubo ni uno siquiera (me refiero a las Instituciones, no a las personas concretas dentro de esas instituciones, que dentro de ellas hubo obviamente excepciones), incluyendo a la Iglesia en manos de Tarancón, que no fuera traidor. De hecho el martirio cristiano al que se vió sometido Franco en sus últimos años llegó al extremo que hasta su propio confesor, el “Padre” José Mª Llanos, era del PCE y amigo de la Pasionaria (nombrado después miembro de honor del Comité Central del PCE en 1984). Pero vamos todo esto de los traidores al régimen es una obviedad que no creo que sea preciso reseñarla como si estuviéramos desvelando ningún secreto, porque creo que es algo archiconocido.
    Quizás sea tema de reflexión, para las noches de insomnio, cómo es posible que los que más se beneficiaron de Franco fueran traidores, y los que fueron tratados con cierta ingratitud, como fue el caso de D. Blas Piñar, o en según usted el de Fernando Mª Castiella, o el propio Girón de Velasco, lo defendieran hasta la muerte. La naturaleza humana tiene estas cosas. (No le quepa duda, por poner un ejemplo, que si algún día se proclamara la IIIª República y el Rey se viera en un aprieto para salir de España de una pieza, ninguno de esos “Spottornos” o cortesanos que viven a su alrededor mientras está en el trono y viven a sus expensas, ni esos militares con el fajín, movería un dedo por él (como ya ocurriera con Alfonso XIII que Romanones estaba debajo de la cama y como él todos los demás), en cambio cualquiera de los españoles que no ha recibido en su vida nada más que injusticias, que han estado en el paro pasando calamidades, que les han desahuciado de su casa por no poder pagar un recibo, esa clase de españoles que no le deben nada al Rey ni al sistema que les niega a ellos lo que con tanta generosidad luego le da a los inmigrantes ilegales, son los que en un momento dado darían la cara y la vida por defenderlo. Es paradójico pero es así).

    Ahora bien, traidores dejados a un lado, hay que reconocer dos cosas que en mi modesta opinión son incuestionables:
    – que la política del Régimen de Franco respecto de Gibraltar no sólo fue infinitamente mejor y más eficaz que la política actual (lo cual no tendría mayor mérito teniendo en cuenta el desastre de la política actual), sino que dió resultados eficacísimos tanto ante la esfera internacional incluida la ONU, como sobre el propio terreno. Resultados que si se hubieran sostenido en el tiempo, en lugar de aflojarlos y traicionarlos después con la “democracia”, habrían dado otros frutos aún mayores.
    – Que la política de la “democracia” respecto de Gibraltar se resume en una idea: tirar por tierra y malograr todo lo que se había conseguido hasta ahora, aflojando el lazo y haciéndole el juego a los intereses británicos y especulativos del peñón en contra del interés nacional de España. El daño que ha hecho Moratinos por ejemplo, y Zapatero, también en el tema de Gibraltar, es enorme.
    Esto es una dato objetivo, que podrá agradar o no, pero que no se puede negar.

    No podemos olvidar que la política exterior es un asunto que más que otros muchos requiere seriedad, amor a la patria, una capacidad inagotable de entusiasmo y de valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro, incluido la posición personal del político que llegado el caso no debe contar o debe sacrificarse por la superior posición de España. Y una acción que no cambie a cada gobierno sino que se requiere para que sea eficaz que tenga continuidad en el tiempo.

    El sistema de partidos que tenemos hoy en España que no permite trazar un rumbo sino que la actuación es errática, y la propia naturaleza de tales partidos caracterizados la mayoría de ellos por el odio a España, o el complejo de inferioridad para combatir a estos últimos, es la antítesis de todos estos requisitos “sine qua non”:
    1.- Seriedad: Los ministros de la época de Franco, con todos sus defectos, eran ministros serios, que se tomaban muy en serio su trabajo (de ahí los frutos de sus políticas) y que le dan mil vueltas a los ministros actuales. No sólo los de Asuntos Exteriores (compare a Castiella -y no sólo a Castiella, sino a cualquier otro como su sucesor Gregorio López-Bravo o el propio Areilza a pesar de que éste al final también fue traidor a Franco una vez había muerto-, compárelos con Moratinos, con Trinidad Jiménez, Margallo o el que quiera de los que hay ahora que no sé cuál es peor). Ya digo, no sólo los de Asuntos Exteriores sino cualquier otro ministro de Franco de cualquier cartera ministerial, compárelos con ministros tan mediocres como Biabiana Aido, Leire Pajín, Magdalena Álvarez, Mª Teresa Fernández de la Vega, Carmen Calvo, Margarita Robles, Mercedes Cabrera, Carmen Chacón, Rosa Aguilar, José Montilla, José Bono, Pedro Solbes, “Pepiño” Blanco etc. etc. … o con el resto de la pandilla de memos y de patanes que hemos tenido y tenemos como ministros de la democracia que son de lo malo, lo peor de lo peor, porque son exponentes del mal gobierno.
    Los Ministros de Franco, de todas las carteras (Girón, López Rodó, López Bravo, Alberto Ullastres, Mariano Navarro, Licinio de la Fuente, Utrera Molina, Julio Rodríguez, Gonzalo Fernández de la Mora, etc. etc.,…cualquiera de ellos por sí solo vale más que todos los ministros de la Democracia juntos, esto es una realidad que no se dirá en la SEXTA ni en 13TV pero que es la pura verdad), ganan por goleada a los penosos y archi-ineptos ministros de la democracia, sin discusión posible.
    Y esto se demuestra también en las políticas públicas que desarrollaron a pesar de tres grandes hándicap que sufrió la España de Franco:
    a)- que la España de Franco partió de la enorme desventaja de la devastación de una guerra (con el agravante de las posibilidades de recuperación muy mermadas por tres grandes factores añadidos: sin disponer de las reservas de oro y divisas, que habían sido robadas y llevadas a Rusia por el enemigo, en segundo lugar sin la posibilidad de recuperación que sus aliados Alemania e Italia le habrían proporcionado porque a los pocos meses de terminada la guerra civil nuestra empezó la guerra mundial suya que los implicó y que impidió esta ayuda, y en tercer lugar teniendo que darle de comer y reconstruir a la España roja que con su política soviética de tierra quemada había dejado a su población en la devastación más terrible porque los rojos primero en su latrocinio y después en su retirada, habían destruido las fábricas, volado los puentes, asesinado el ganado, quemados los campos, etc. etc, y lo primero que tuvo que hacer Franco en la zona que habían dominado los rojos es compartir los bienes fruto del buen gobierno de la España nacional con los rojos que no tenían nada porque en anarquía y mal gobierno y en su maldad lo habían destruido todo sin importarles en qué situación de inanición dejaban a su propia población).
    b)- El fanático acoso internacional de muchos países tras la segunda guerra mundial, entre ellos Gran Bretaña, sometieron injustamente a España, a pesar de lo que Gran Bretaña le debía a España, porque si España hubiera aceptado el plan alemán de asaltar Gibraltar para dominar el estrecho y el Mediterráneo, la guerra podría haber tenido otro final, y en todo caso la situación bélica de Gran Bretaña habría empeorado todavía más, lo cual demuestra que con los ingleses no vale portarse bien (tenemos también el ejemplo de Dunkerque, de nada le sirvió a Alemania el noble gesto de dejarlos escapar para no echar más leña al fuego de la guerra y tratar de obtener un alto al fuego que pusiera fin a la Segunda guerra mundial, la respuesta de Gran Bretaña a este gesto fue la guerra total y los bombardeos con fósforo de las ciudades alemanas).
    c)- Y que estas políticas públicas de recuperación y desarrollo de Franco se llevaron a cabo sin cometer el atropello sobre la población de la presión fiscal sobre los españoles que se lleva cometiendo ahora desde 1978 y sin endeudar al país con deuda pública (el déficit era 0), es decir Franco, por sí solo, sin fondos Europeos, hizo mucho más con muchísimo menos dinero del que se dispone ahora y partiendo desde una situación infinitamente peor.

    Un Rey bobalicón, como el Rey Juan Carlos, dedicado a leer el papel de los discursos que le daban y a perseguir faldas, es la antítesis del concepto de “seriedad”, y esto tampoco ayuda a recuperar Gibraltar sino más bien todo lo contrario.

    2.- Amor a la patria: los ministros de la democracia van a lo suyo y la patria les importa un bledo, es que ni se lo plantean. Ello tiene un efecto directo en la política exterior en general y en el tema de Gibraltar en particular, porque si no hay amor a la patria, ceder ante el enemigo es algo que no tiene ningún problema para unos políticos sin escrúpulos, sin sentido del ridículo, y sin un sentido de Estado, que odian abiertamente a España y así lo demuestran continuamente.

    3.- Capacidad de entusiasmo: los ministros de la democracia, especialmente los del PSOE, entienden la política como una oportunidad en sus vidas de prosperar social y económicamente. Ahí tenemos como ejemplo más evidente al actual Presidente del Gobierno Perro Sánchez que va en helicóptero o avión hasta cuando va a por tabaco, y se dedica a viajar por el mundo en plan marajá y a costes pagados a ver si le da tiempo a verlo todo antes de que lo echen.
    Para ellos lo mismo da una cosa que la contraria, (lo mismo salen con una gran bandera de España, que acto seguido venden a España a los separatistas y bilduetarras) de lo que se trata es de sostenerse en el cargo y gozar de sus privilegios (adviértase la concepción del poder que no es para servir sino como una posición de privilegio para aprovecharse del cargo en su propio beneficio, y de hecho la primera medida es colocar a la mujer en un puesto vacío de contenido real sólo para generarle un sueldo de privilegio). No hay un afán de mejor servicio por ningún lado, ni un sentido de responsabilidad y de Estado, lo único que hay es “100 años de honradez”, es decir el trinque elevado a la enésima potencia y llenarse los bolsillos de dinero, y maricón el último, porque es su concepción de la política, no ven más allá.
    Lo lamentable es la legión de imbéciles que los votan por pura ignorancia y/o miseria moral.

    4.- Valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro: si algo caracteriza a los gobiernos de la democracia, es su cobardía y su permanente actitud de bajada de pantalones a la primera ocasión. Se pueden poner millón y medio de ejemplos así a bote pronto, que vienen a la mente sin necesidad de pensarlos, pero uno de los más evidentes la reacción ante el atentado de los trenes de Madrid del 11 de marzo, no está muy claro que fuera un atentado yihadista, pero si lo fue la primera reacción del Gobierno Zapatero fue ceder y doblegarse a las supuestas exigencias y salir corriendo de Iraq como supuestamente así exigían los terroristas. Esto tiene un efecto directo en Gibraltar y en todo lo demás: si los enemigos de España saben que somos unos vendidos y unos cobardes, no nos tienen el menor respeto ni temor, ni el menor reparo para desafiarnos continuamente sabiendo que como país estamos en el “orgullo gay” y gobernados por unos alfeñiques.
    Compare estas imágenes:
    https://www.youtube.com/watch?v=OovehuerMrc
    y advierta el cruce de miradas de complicidad (punto 49 segundos del video) del Ministro de Defensa ruso Serguei Shoigú con Putin.
    Y compare esta actitud mientras en España se trabaja a diario en la dirección contraria, (hasta se suenan los mocos por televisión en la bandera de España, como una gracia), que hasta se oculta que el himno de España tiene Letra, que la tiene desde 1928, mucho antes de Franco, pero que se niega como se quita el águila de la bandera, para ir capando la moral de España. O que el propio Ministerio de Defensa “español” le abre expedientes disciplinarios a sus militares que se han atrevido a algo tan legítimo y tan beneficioso para la moral como firmar que se respete la figura militar de un héroe como es el caso de Franco, que es un militar digno de respeto y admiración, pero que se persigue este respecto abriendo expedientes disciplinarios a quien se atreva a manifestar este respecto en un país donde en la televisión se suenan los mocos con la bandera de España o en las calles se sustituyen los nombres de los héroes por fantoches como “Pepe Rubianes” sólo porque éste ha insultado a España con aquello de “la puta España”.

    Uno ve esta moral que demuestra el Presidente Ruso y su Ministro de Defensa, (que no es fachada sino que luego esta moral se traduce en el campo de batalla porque en Siria los rusos le han dado la vuelta a la guerra y han puesto mirando a la Meca a los angloamericanos y a los yihadistas, valga la redundancia) y la compara con la Ministra Chacón diciendo “capitán, mande firmes”:
    https://www.youtube.com/watch?v=S1BvBxrvhlI

    o pasando revista a las tropas con el barrigón de 7 meses:
    (https://www.antena3.com/noticias/carme-chacon-la-primera-mujer-que-ocupo-la-cartera-de-defensa-en-espana_2017041058eb89660cf2f2c8756312f9.html),

    O junto al Almirante D. Teodoro López Calderón y junto al JEMAD de Zapatero-Podemos en videoconferencia, tuteando al Coronel en Afganistán como si estuviera hablando en una terraza con sus amigas:
    https://www.youtube.com/watch?v=LaIXKJb9rqI

    O la actual Ministra de Defensa Margarita Robles con el aspecto de esmirriada con el casco a medio poner y el chaleco antiesquirlas y el teléfono móvil: https://www.telecinco.es/informativos/nacional/visita-tropas-espanolas-robles-espana-afganistan_2_2670180100.html
    (si el lector a la vista de todos estos videos tiene que vomitar, por favor que lo haga en una bolsa, no ponga perdido el sofá de su casa)
    La verdad, con este panorama es imposible que los ingleses nos devuelvan Gibraltar, más bien lo que tenemos que pedir a Dios es que no avancen la verja hasta Arcos de la Frontera.
    Muy conectado a este requisito de sostener la mirada está la unidad o cohesión de una nación y la capacidad de sus Fuerzas Armadas, que a excepción de lo que acabamos de adelantar, veremos más adelante.

    5.- En cuanto a que la acción dirigida a la recuperación de Gibraltar no cambie a cada gobierno sino que se requiere, para que sea eficaz, que tenga una continuidad en el tiempo. El actual sistema de partidos con contantes cambios de gobierno, políticas erráticas, y virajes extremos de 180º en política exterior constituye la antítesis de este requisito.
    La “democracia” ha echado a perder todo lo que España había conseguido en la ONU. No sé si por ineptitud, por traición, o por ambas cosas a la vez.
    En 2006 Zapatero rompió un consenso de siglos sobre Gibraltar cuando mandó a su Ministro de Exteriores Moratinos, para que aceptara a Gibraltar en las negociaciones como parte separada de la delegación británica en el llamado “foro tripartito”, lo que supuso un torpedo en la línea de flotación a la posición histórica española, que habían venido sosteniendo los gobiernos de todos los colores habidos en nuestra historia.
    Ya las cesiones del Gobierno del PSOE de Felipe González, de abrir la verja a los peatones en 1982 y al tráfico en 1985, sin contraprestación alguna (más allá de no bloquear nuestro ingreso en las Comunidades Europeas, lo cual lejos de ser una contraprestación es un chantaje en toda regla que sólo por eso debió ser rechazado de plano), supuso un daño enorme porque el Peñón sin salida por tierra estaba asfixiado, la apertura permitió coger aire y recuperarse a todos los niveles, incluido el fijar la residencia a los potentados gibraltareños en España, en urbanizaciones de lujo como Sotogrande (un 20% de los gibraltareños no viven en la estrechez de Gibraltar sino en España, dando estas comodidades a los magnates no se trabaja en la dirección de recuperar Gibraltar). Pero lo peor de todo fue que Zapatero y Moratinos cedieron y sin contrapartidas a una exigencia fundamental de los dirigentes gibraltareños desde los tiempos del ministro principal de Gibraltar Joe Bossano: contar con representación propia en las negociaciones. Es decir, se les otorgó legitimación y estatus propio, algo que ni el Reino Unido se había atrevido a exigir jamás, en un acto que si en España hubiera Justicia y de existir, ésta fuera independiente, a Zapatero le habría costado hacer frente a un delito de traición. El gobierno de Gibraltar obtuvo de este modo un reconocimiento de facto y se tiró por tierra una labor de siglos. Para colmo de males Zapatero también en 2006 prestó su conformidad para el uso civil del aeropuerto construido durante la Segunda Guerra mundial, (hasta entonces su uso era restringido a un uso militar) esta nueva torpeza (o acto de traición) suponía dos grandes cosas, darle un nuevo balón de oxígeno a la Roca si se permitía el acceso por avión, con el consiguiente reforzamiento por el incremento de las visitas y de las comunicaciones, y en segundo lugar y sobre todo que el aeropuerto está construido sobre el istmo de suelo español que no está incluido dentro de lo cedido en el Tratado de Utrech, y que por tanto está en territorio español, y con este acuerdo hay un reconocimiento y una cesión de territorio a favor de Gibraltar, pasando España de reivindicar la Colonia a ceder terreno y aumentar su superficie. Estos son los datos que los militares no tienen en cuenta cuando le hacen la pelota a Zapatero y a todos los Gobiernos del PSOE, como si todo esto no fuera con ellos.

    Decíamos antes que dejábamos para más adelante dos cuestiones muy relacionadas con el requisito de tener el valor para sostener la mirada en los supremos intereses del país sin ceder a ningún otro. Estas dos cuestiones eran la unidad o cohesión de una nación y la capacidad de sus Fuerzas Armadas.
    1.- En cuanto a la unidad y cohesión de la Nación Española, ni en la época bajomedieval inmediatamente anterior al reinado de los Reyes Católicos (en el reinado de Enrique IV de Castilla), España estuvo políticamente menos cohesionada, más fraccionado el poder, más débil y más dividida. Si algo caracteriza a la situación actual es la falta de unidad en todos los aspectos (por no haber no hay ni unidad jurídica, con 17 Comunidades Autónomas cada una con sus leyes propias que rigen en su particular territorio).
    La unidad religiosa y la unidad territorial que tanto costó (8 siglos de Reconquista) y que se culminó con los Reyes Católicos se ha perdido estúpida y absurdamente (traidoramente más bien, porque todo indica que se ha perpetrado a propósito, con toda la mala intención) en los primeros años nada más echar andar la “democracia” con el Estado de las autonomías y el separatismo del que no se privan ya ni las Baleares, Valencia o Galicia con el PP coadyuvando activamente a ello (el famoso voto “útil”, inútil total, lo tenemos aquí otra vez). Desunión que se agrava con el arrinconamiento del idioma Español y su sustitución sistemática por lenguas (ya sólo faltaba también el bable) cuya única finalidad de implantación son el profundizar en la brecha abierta de la desunión, siguiendo el viejo principio “divide y vencerás”. Y la aconfesionalidad del Estado para apartar a la población de la moral cristiana y cargarse los sentimientos religiosos de la población española e introducir las sectas satánicas (como se introdujeron en los años 80), la islamización proliferando macromezquitas, etc. etc. Todo esto daría para mucho, porque la descristianización de España provocada por los propios prelados rojos en complicidad con los políticos trasciende más allá del hecho religioso en sí, afecta por ejemplo a la demografía y al sustrato ético de una sociedad: un país sin nacimientos y que envejece de forma galopante tiene un efecto directo en que sus enemigos empiecen a afilar sus cuchillos. Una población que le da la espalda a Dios y al sentido ético cristiano, es una población envilecida que enturbia con su pestilencia amoral las relaciones sociales: una sociedad de hombres honrados con un proyecto de vida recto es más prospera y más pacífica que otra donde los rufianes, los macarras y los truanes son mayoría (cómo va a cumplir un contrato igual una persona recta y honrada que otra que es todo lo contrario).
    En España hemos pasado de 8000 presos en 1975 incluyendo a los preventivos, a los cerca de 90.000 que existen ahora si sumamos los de Cataluña, cuyas cifras se suelen dar por separado (es decir, se ha multiplicado casi por 12 la cifra). Que son muchos más si contamos los que están fuera, que a decir por lo que atracan y agreden a diario no deben de ser pocos, y las artimañas que se utilizan ahora para maquillar las cifras.
    La propaganda roja presenta la época de Franco como “la oprobiosa dictadura” y un régimen de falta de libertades (cualquiera que haya vivido esta época sabe perfectamente que se gozaba para la gente pacífica y normal de mil veces más libertad personal que ahora, a todos los niveles y en todos los aspectos, hoy en día en cambio todo está prohibido o sometido a autorización o a licencia previa), pero la realidad es que tenía en la cárcel a 8000 personas con poco más de 20 centros penitenciarios, y el sistema actual que se presenta como la panacea de todas las libertades tiene 90.000 personas metidas en la cárcel, más todos los que están fuera que por lo que roban y violan a diario no deben de ser pocos, con 98 centros penitenciarios, que es 5 veces más cárceles que en tiempos de Franco. Todo esto además para que luego no haya hoy seguridad en las calles ni en las casas, (y de hecho están dando la noticia en este momento que en Barcelona una muchacha de 26 años ha sido asesinada a puñaladas para robarle el móvil, dada la impunidad de la que goza el crimen en España, y al Ministro del Interior Marlaska, responsable último de la seguridad de los españoles, , no se le ocurre decir otra cosa que con el cuerpo todavía caliente de esta pobre chica cometer la desconsideración con ella y con su familia de decir que tenemos que estar contentos porque España es uno de los países con menos crímenes, como si los datos estadísticos pudieran hacer que la muchacha dejara de estar muerta. Este es otro de los jueces como Garçon, encumbrado por la propaganda roja como si fuera un gran personaje, cuando es otro de los muchos ineptos y siniestros que hay en España en los puestos de poder).
    Y por supuesto el uno trabajaba para una sociedad de hombres y mujeres de provecho, que formaran una familia cristiana, para una vida recta y honrada, y el sistema actual de familia cristiana nada y de hombres de provecho todavía menos, sino todo lo contario, y hoy España no es sólo una potencia mundial en tráfico de drogas, sino también en consumo por parte de su población, en vagos y maleantes, en 140.000 abortos anuales, en macro fiestas de “orgullo gay”, en carteristas, en infectados de SIDA o gonorrea, en familias deshechas, y vamos a una sociedad de invertidos, de drogatas, con los vaqueros llenos de rotos y los cuerpos manchados de tatuajes y de piercing clavados en la nariz, de vagos y de “flipaos”.
    Hemos pasado de ser la reserva espiritual de Occidente a la reserva de todo lo contrario, de consumidores de cannabis, de enfermos mentales a consecuencia del consumo de drogas, de rufianes, de gente de mal vivir, etc. etc. Hemos pasado de un afán de las familias españolas de prosperar y los hijos de las familias modestas acceder a las Universidades Laborales creadas para su promoción social, y acceder a las Universidades, y de ir aseados y limpios para dar la mejor imagen, a lo que ocurre ahora que hasta los ricos, empezando por la esposa del Rey, van con los pantalones llenos de rotos. Una sociedad en tal decadencia y degeneración es siempre una invitación a sus enemigos para no tenernos el menor temor sino todo lo contario.

    2.- Respecto de las Fuerzas Armadas, decía el famoso General prusiano Carl von Clausewitz que la guerra era la continuación de la política por otros medios. No lo digo porque el problema de Gibraltar tenga que tener una solución militar sino porque la solución diplomática, para ser verdaderamente eficaz, no puede tener el talón de Aquiles de un ejército que es un hazmerreir por sus mandos, por su moral, por sus limitadas capacidades y por su Gobierno que va diciendo, como decía Zapatero en el Senado y repite ahora Perro Sánchez (y antes que ellos, aunque sin decirlo, pero por sus obras igualmente, todos los demás Presidentes), que la Nación Española es un concepto discutido y discutible, máxime respecto de los ingleses que es un pueblo que históricamente no se ha caracterizado precisamente por el respeto a ideales de Justicia material ni de Justicia internacional, sino que muy al contrario sus relaciones con otros pueblos y países se basan, y se han basado históricamente, en el más puro egoísmo, en el robo, en el saqueo, en el abuso desmedido y en el latrocinio, con lo cual con ellos tener un Ejército de plastilina o en miniatura es una invitación a que nos tomen a pitorreo mientras no vean el brillo de una bayoneta más afilada que la suya.
    Yo creo que el General Moscardó los caló muy bien cuando llegando en avión a Londres en las Olimpiadas de 1948 como Presidente del Comité Olímpico Español, se dirigió al Equipo Olímpico español y pronunció aquella famosa frase: «Muchachos, ahora que vamos a poner pie en esta tierra de cabrones, gritemos todos bien alto: ¡Arriba España!».
    Con un pueblo (o su clase dirigente) como son los ingleses que para hablar con ellos de modo que atiendan a razones lo tienes que hacer con la pistola encima de la mesa y una navaja de 7 muelles metida por la cintura de los pantalones, el nombrar a una ministra de Defensa separatista catalana embarazada pasando revista con una barriga de 7 meses (o cualesquiera de los demás ministros de defensa, incluida la actual), y las tropas cuadradas ante ella, es una invitación no sólo a que no nos devuelvan en la vida Gibraltar sino a quitarnos cualquier día Algeciras, San Roque y la Línea de la Concepción.

    El problema de Gibraltar no es sólo la recuperación del Peñón, que es una cuestión que se plantea en el horizonte a largo plazo, (cada vez a más largo plazo y en un horizonte cada vez más alejado dadas las meteduras de pata de los gobiernos actuales en el tema de Gibraltar en concreto y en el tema militar en general: caso barco Alakran, etc. etc.), sino que antes de esta culminación es también el día a dia con lo que es Gibraltar y los atropellos que Gran Bretaña comete a diario, (reparaciones de submarinos nucleares con el riesgo de contaminación nuclear para los españoles, planeadoras con droga o contrabando, vertidos contaminantes al mar, bloques de hormigón para robar terreno al mar, intimidaciones de sus patrulleras a nuestros pesqueros, etc.) y respecto de los cuales España no es que se baje los pantalones sino que directamente los pantalones, para que no le estorben en los tobillos, directamente se los ha quitado. Los ingleses no se van a plantear devolver Gibraltar mientras invadan nuestra plataforma continental y nuestras aguas y echen de allí a nuestros pesqueros y a las patrulleras de la Guardia civil, y el Gobierno reaccione haciendo el ridículo y la cúpula militar organizando en el CESEDEN una conferencia sobre las “excelencias”(?) del “Príncipe de la milicia” (Gutiérrez Mellado un personaje siniestro y nefasto para la Historia de España, que en el seno del Ejército se le tenga como ejemplo a seguir da idea de lo mal que están las cosas en el seno del Ejército). No van a devolver Gibraltar ni van a atender a razones de ninguna clase con las ocupaciones ilegales de la plataforma territorial o nuestras aguas jurisdiccionales en el perímetro de Gibraltar mientras vean cómo en España resolvemos el incidente del barco Alakran con los piratas somalíes, que no sólo pagamos el rescate sino que el JEMAD de Zapatero-Podemos José Julio Rodríguez ordenó que se dejara escapar a los piratas en lugar de cargárselos a todos como merecen y como exige las obligaciones del cargo como aviso a navegantes. El aviso a navegantes de dejarlos ir es que robar a los españoles sale gratis total, y que el Ejército Español es de plastilina o “goma eva”. Así las lanchas planeadoras llevando droga y contrabando de Gibraltar se pitorrean porque saben que somos unos “parguelas”. Cómo van a devolvernos Gibraltar, o cómo van a dejar de echar bloques de hormigón para ampliar su territorio ganándole terreno al mar español si ese hormigón lo hacen con cemento que Gibraltar compra en España a empresas españolas y lo llevan camiones y camioneros españoles sin que el Gobierno de España lo impida de ninguna forma. Cómo vamos a recuperar Gibraltar o cómo van a temernos en nada si en España un simple delincuente le pega a dos Guardias civiles de tráfico que se dejan pegar antes de liarse a tiros porque si se lían a tiros a la Dirección General de la Guardia civil le falta tiempo para echarlos del Cuerpo jaleada por el Intermedio de la SEXTA, y acto seguido el Poder judicial los mete en la cárcel como está pasando con el Policía local de Sevilla que sufrió un asalto armado en su casa de 5 delincuentes, del que terminaron en el hospital policía y delincuentes, pero que el Fiscal al Policía le pide 20 años de cárcel y a los delincuentes sólo 5. Esto por no referir también el suceso de este verano en la playa de Punta Umbría donde el Jefe de la Policía local fue apuñalado en el cuello y nuca por un vendedor ambulante, que no le ha costado la vida de milagro y el Fiscal le pide 6 meses de cárcel tan solo cuando estamos ante un intento de asesinato y de atentado a la autoridad, mientras el Fiscal del odio de Jerez al Brigada de Cádiz denunciado por “franquista” por el diputado de Podemos por Cádiz le pide 2 años de cárcel por unos tuits. Adviértase el agravio comparativo que retrata la politización de la Justicia y el mamoneo que hay en España y que nadie se atreve a denunciar: Intentar matar a un policía apuñalándolo en el cuello: 6 meses pide el Fiscal y antes de que se dicte sentencia ya salen diciendo los medios que como es menos de dos años no tiene que ir a la cárcel, cuando esto es una decisión que debe adoptar el Juez atendiendo a las circunstancias del caso concreto (por ejemplo con la Pantoja, siendo menos de 2 años su condena, sí fue a la cárcel); en cambio tener unos tuits “franquistas” o contra Pablo Iglesias: ya no son 6 meses sino 2 años más miles de € de sanción económica. Unos tuits 2 años de cárcel sin necesidad de pruebas, un apuñalamiento a la policía 6 meses. Esta es la Justicia y la Fiscalía que tenemos en España, de la que es punta del Iceberg el exministro Gallardón y los miembros del actual Gobierno de Perro Sanchez de la carrera judicial y fiscal, con la información vaginal y el éxito asegurado, por no hablar de lo de Cartagena de Indias.
    Cómo los ingleses van a temer nada si en Algeciras o en la Línea los narcos sacan a la fuerza a sus detenidos de los hospitales y agreden a la Policía española y ésta se deja pegar y no hace nada. Cómo nos van a temer los ingleses viendo cómo se saltan los inmigrantes la verja de Melilla y no se hace nada. O cómo en el Referéndum de Cataluña, la Guardia civil se retira expulsada y perseguida por los vecinos en algunos pueblos separatistas, en una imagen de claudicación deplorable.
    Hay aquí (en esta página web del Español digital) un magnífico artículo sobre la entrega de la colonia inglesa de Hong Kong a China. No discuto lo que se afirma en dicho artículo, pero a estos argumentos habría que añadir otro que no es pequeño: si los ingleses entregaron Hong Kong también fue porque China no es Argentina (ni España), que en la Guerra de las Malvinas de 1982 se vió obligada a bombardear a la flota invasora británica como en la 1ª y 2ª guerra mundial, volando por encima de los objetivos y dejándoles caer las bombas, con lo que ello suponía de exponer a sus aviones y a sus tripulaciones, y ello porque sólo tenían 3 misiles Exocet que tuvieron que montar como el que construye una maqueta. Si Hong Kong hubiera sido de un pequeño país Gran Bretaña no habría soltado la colonia. O lo que es lo mismo, si Argentina hubiera tenido el poder que tiene China obviamente los ingleses no habrían ido a las Malvinas, como no han rechistado con Hong Kong, porque a los ingleses eso de que les partan la cara no lo llevan muy bien, pero como Argentina no tenía el potencial de China por eso se hicieron los gallitos y a pique estuvieron de cobrar, porque los argentinos, sobre todo su Fuerza aérea, demostraron que no eran mancos.
    El problema de tener en España mandos militares que no se nombren por sus capacidades sino por su mediocridad y adhesión política, y que para ellos lo importante es decir, cuando toman la palabra, «ellos y ellas», «los soldados y las soldadas», y las cenas de gala en el Cuartel General con las esposas muy nerviosas para ver si el souflé ha quedado en su punto, es que cuando llega la hora de la verdad, y pasa un caza ruso, -uno solo-, y pasa de largo ante todo un portaviones, (como ocurrió en el Báltico hace unos meses) con eso de «ellos y ellas», «los miembros y las miembras» y el souflé de la esposa del JEMAD, no se va ni a la esquina, por muy en su punto que esté el souflé. Los rusos lo saben y por eso se dieron un garbeo con el avión y vieron que el portaaviones español ni se movió. Los ingleses también los saben, por eso nos desafían constantemente y se ríen en nuestra cara mientras los políticos les hacen la pelota.
    La Defensa Nacional, como la política exterior, no es algo que pueda improvisarse, es una labor de décadas, y en España llevamos décadas destruyendo lo uno y lo otro, y levantando las tejas del tejado tanto en materia de Defensa Nacional como de Política Exterior, y luego algunos se van a sorprender cuando, al llover, ese tejado sin tejas deje pasar el agua y el edificio tenga goteras enormes.
    Y esto no se soluciona diciendo, como han hecho algunos en estas páginas, que el mando de la Armada es fenómeno porque es muy buena persona, porque sólo siendo buenas personas no se recupera Gibraltar.
    (CONTINUA SEGUIDAMENTE EN UNA SEGUNDA PARTE EN OTRO COMENTARIO)

    1. Kevlar,

      En primer lugar ¡vaya trabajo el que ha hecho! En todo caso gracias por su atención y respuesta, aunque creo ha percibido de modo distorsionado mi muy breve comentario; no existe ninguna clase de polémica ni desencuentro en las opiniones vertidas, ya que sus comentarios solo vienen a confirmar lo que está implícito y explicito en el mio.

      Solamente algunos detalles:

      1) No es «llorar» indicar que los problemas vienen de lejos, lo que usted mismo demuestra en sus escritos, por tanto el conocer este dato es de la mayor importancia y no tiene nada que ver con poner el trabajo y las bases en el momento actual para llegar a lo deseado.

      2) La dinastía de los borbones es extranjera y lo mismo da que nos guste o no; no se trata de que alguien pueda ser «español de nacimiento» o «buen rey», sino que como usted conoce y refleja en su aportación, ya desde su implantación solo hizo que perjudicar a España en beneficio de naciones enemigas, por lo que ya sin más, esta dinastía debe ser expulsada del país, no solo destronada; trono al que por cierto han «renunciado» en variadas ocasiones, la ultima el ínclito Alfonso XIII al salir corriendo de España y no defenderla.

      3) Disiento en que la propaganda sea tan importante como usted la quiere presentar; a pesar de los pesares aquí se sabe no todo pero sí lo suficiente y usted mismo una y otra vez remacha con que las cosas se han hecho a sabiendas y mirando para otro lado.
      El efecto de la propaganda seria el engaño y por tanto las consecuencias no se conocerían al realizarlas, lo que usted mismo desmiente.
      Otro tema es que las personas, y ya me refiero a las de «la calle», no queramos saber nada de nada, pero toda la información la tenemos si lo quisiésemos; p. e., hasta la carta de Franco a L.B.J. por la guerra del Vietnam la tengo yo, hasta impresa, hace más de 25 años, y como eso todo.
      Otro ejemplo es que no solo la carta, sino toda la información que usted aporta, y es mucha, en sus comentarios también la conozco y como yo todo el que quiera; la propaganda no ha hecho que no quiera la gente enterarse, sino que les ahorra el esfuerzo de siquiera pensar, vamos, como en todos los países del mundo; el por qué esto es más destructivo en España que en otros lugares es un tema aparte pero que viene muy relacionado con los «problemas lejanos» y para tratarlo necesitamos mucho más que una tesis doctoral, lo que no podemos hacer en breves líneas.

      4) España si necesita definirse y plantearse su situación y destino en el mundo; todo lo que usted indica sobre los hechos históricos es cierto pero en el momento actual, y con ello sigo su mismo pensamiento de centrarse en lo “actual” como base, se precisa imperiosamente, sentando bases que sean prácticamente definitivas y en las que poder apoyarse, sin lo cual toda guerra está perdida; el sentido y destino de España se ha perdido después de siglos de desvarío y se precisa aclararle y recomponerle, y de forma taxativa y definitiva.

      5) Cierto lo que usted comenta de Franco como estadística y el difícil momento histórico que vivió, pero con sombras y muy alargadas.
      Sobre esto en concreto tengo pensado desarrollarlo largo y tendido, pero en obra aparte, sin adhesiones incondicionales ni críticas que no se sostengan.
      Solamente la sumisión de Franco a la Iglesia (incluso en detrimento de España) y la reinstauración de esta Monarquía (hace falta poca psicología para que te engañe el emérito ¡Franco nunca seria buen jugador de mus!) bajarán en el futuro la consideración de Franco como estadista muchos peldaños.
      Un gran estadista, sobre todo después de la II GM habría sabido, instantáneamente, que en realidad había perdido la guerra y si quería hacer perdurar su pensamiento y Régimen debía tomar derroteros totalmente diferentes a los que tomó (esto llevaría libros enteros y aquí no se puede hacer), con lo que condenó a la desaparición de esta obra en cuanto falleciese, y no antes simplemente porque ya no molestaba a los “amos” y era un buen aliado en la guerra fría controlando una zona que podía ser conflictiva de otro modo, sino hubiese sido antes, pero con seguridad él ya sabía que esencialmente la guerra solo había servido para preparar al país a su correspondiente saqueo posterior. Para evitar esto su política debería hacer sido totalmente distinta; si pensamos que esto podría haber hecho que fuese “atacado” de modo efectivo o derrocado, pues que lo vamos a hacer, porque lo contrario supone entregar a España a sabiendas y evitar solo el daño que a uno mismo puedan suponer otras decisiones.

      Hay muchos otros temas con posibles comentarios pero como sigamos así “nos echan” de la página, que esto más parecen artículos que otra cosa.

      Consuela que en este desierto sigan existiendo patriotas y gente de bien como usted; con saludos cordiales,

      José Luis González

Deja un comentario

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*