Españoles, tenéis lo que os merecéis… ajo y agua

Cada pueblo tiene, en cada momento, lo que se merece, máxime cuando lo vota, es decir, lo elige, y los españoles no iban a ser ni menos ni distintos.

A pesar de los pesares, de todo lo que el autócrata ha hecho, él sólo no, ojo, el PSOE de hoy que es el de siempre, esa organización históricamente criminal, a pesar de todo, le han votado seis millones y medio de desalmados como él, o sea, como Sánchez y el PSOE; una cifra que pocas veces baja, sobre todo cuando, como ha ocurrido, ven peligrar el poder. Visto su despiste en las autonómicas y municipales, han reaccionado como lo hicieron y harán siempre, porque su meta es el poder… para la pasta y la pasta… para el poder. Votan con la bilis y la mala leche, algo que harán siempre. Y es que el PSOE es un cáncer… antinacional que no tiene cura.

Tampoco el separatismo de cualquier ralea, que siempre obtiene lo  mismo, nunca sube de ahí porque ni son ni pueden ser más, pero bajar, lo que se dice bajar… jamás porque además saben que con eso les basta para, aprovechando el sistema… hacer de su capa un sayo a pesar de su insignificancia proporcional cuya capacidad proviene sólo de cómo se preparó el sistema para beneficiarles y de cómo los administradores del mismo, PSOE y PP, les viene alimentando desde el principio acudiendo a ellos sin escrúpulo alguno, incluso a su parte más execrable que son sus brazos asesinos.

Y para qué hablar del comunismo que aún bien entrados ya en el siglo XXI, y a pesar de su terrible historia a cuestas, la evidencia de su sempiterno fracaso donde quiera que se implantó y además entre mares de sangre y toneladas de miseria, anida en España y, para más inri, los españoles olvidan, cuando no enaltecen con la desmemoria su historia en nuestra nación tan cercana y tan terrible. ¡Increíble!

Pero tal vez el peor mal siguen siendo «los otros», el Partido Popular, ese otro cáncer, casi peor que el ya citado, que viene destruyendo sistemáticamente lo poco que tal vez en algún momento hubo y puede que pudiera volver a haber del pueblo español.

El PP ha logrado remontar en votos, pero se ha llevado al tiempo el mayor zasca de su vida, pues se trata de una victoria pírrica conseguida, además, con su habitual comportamiento estúpido y canalla habitual de los peperos que por eso son lo peor de lo más bajo, o lo más bajo de lo peor, si lo prefieren, marca blanca del PSOE, derecha rediviva de siempre, calco de aquella CEDA del capullo de Gil Robles, que de siempre en España «proclama a un Dios en el que no cree, y a una Patria a la que no ama, y sólo busca consolidar sus privilegios» (Vázquez de Mella dixit).

Españoles, tenéis, lo que merecéis: ajo y agua, gilipollas. El Frente Popular renacido hace ya casi medio siglo, seguirá machacando a España porque la odian y no van a parar hasta destruirla, porque «nuestra venganza durará cuarenta años cuarenta veces» (Dolores Ibarruri, la pasionaria, dixit).

Ah, y porque «los otros» sois ¡Idiotas! ¡Gilipollas!


4 respuestas a «Españoles, tenéis lo que os merecéis… ajo y agua»

  1. Todos nos equivocamos. Bajamos una parada antes o después de la q deberíamos en el bus o metro. Nos olvidamos, de entregar una fotocopia, o rellenar una, casilla, nos, hacemos un lío con condiciones préstamo, hipoteca o incluso en el uso de la tarjeta de débito, damos o recibimos mal el cambio al pagar, nos, equivocamos en una rotonda… Pero donde nunca fallamos es el votar. ¡¡¡Qué cosas!!!!

  2. Nunca se incidirá lo suficiente en la gran parte de culpa que le corresponde a la sociedad española en esta deriva, paganizada y envilecida hasta el vómito como ya lo está. Un pueblo sin cabeza ni alma, pero con un estómago y una billetera enormes. La miserable clase política que padecemos en España, tiene en ella su procedencia.

    1. Totalmente de acuerdo, ésa es la realidad pura y dura, y lo peor es que esta sociedad inmunda está encantada de ser así y de revolcarse en la mierda. En el pecado llevan la penitencia. El único consuelo es que, cuanto más crítica es la situación, más nos crecemos moralmente y más nos reafirmamos en nuestra convicción, en nuestra razón y en nuestra lucha los que somos decentes, honestos, sensatos y valientes, y más nos agigantamos cuanta mayor y más aberrante es la ignominia y la putrefacción intelectual y moral que estamos sufriendo.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad