Esperpéntico

Esta mañana del Día de la Constitución hemos asistido, una vez más, a ese afán socialista de justificar la alta traición que están perpetrando contra España con el único fin de perpetuarse en el poder. De nuevo, la presidenta del Congreso -la voz de su amo- ha puesto la nota discordante al referir, de forma un tanto ambigua, que se podría avanzar en la cuestión territorial de nuestra Patria que no es otra cosa que tratar de fragmentarla con el fin último de contentar a sus socios filoterroristas y golpistas catalanes y mantener sus espurios apoyos.

Sin embargo, en esta ocasión nos vamos a referir al esperpento que tuvimos ocasión de presenciar esta mañana a través de un periódico digital -El Debate- que colgó en sus páginas la retransmisión del izado de Bandera que tuvo como escenario la puerta del Senado.

No entendemos, aunque lo sospechamos, como un día como hoy, un día de fiesta para todos los españoles, este solemne izado de Bandera no se celebró en la plaza del Descubrimiento, donde a diario ondea la Enseña patria y, en su lugar, se verificó en un espacio mucho más recóndito como es la plaza de la Marina Española.

La plaza del Descubrimiento permitiría que miles de españoles concurriesen a ese espacio urbano para testimoniar el amor y respeto a España y el firme propósito de no permitir su fragmentación. Sin embargo, no fue así.

Suponemos que, en esta ocasión, primó ese afán de poner todas las trabas posibles para evitar la concentración de españoles de bien y, con ello, las más que justificadas críticas a un gobierno que nos lleva directamente, por la senda de la traición, no solo a la ruina, sino también al enfrentamiento entre españoles, algo que creíamos haber dejado muy atrás.

Pese a todo, no es eso tampoco a lo que vamos a referirnos hoy. En esta ocasión, haremos mención de un hecho que, puede que para muchos haya pasado inadvertido, pero que pone de manifiesto, una vez más, la escasísima formación, al menos en lo que se refiere a cultura patriótica y normas de protocolo, que poseen nuestros políticos de uno y otro signo.

Contamos el sucedido. En la plaza de la Marina Española, delante del edificio del Senado, se hallaba formada, esta mañana, una Compañía mixta, sin Bandera como es preceptivo en este tipo de actos, integrada por Escuadra de Gastadores del Regimiento “Inmemorial del Rey” nº 1; Banda de Cornetas y Tambores y Música del citado Regimiento y cuatro Secciones, una de marinería del Cuartel General de la Armada, otra del Ejército del Aire, una tercera de la Guardia Civil y otra del precitado Regimiento “Inmemorial”. El mando lo ostentaba un Capitán de Infantería, con banderín de Compañía y cornetín de órdenes.

Pues bien, estamos hartos de referir la escasa formación en cultura patriótica de nuestros políticos, una asignatura que debería ser de carácter obligatorio y, de manera especial, para aquellos que ocupan cargos relevantes en la estructura del Estado, al menos para que no hagan el ridículo. De hecho, debería serlo para todos los españoles desde edad temprana; pero claro, no interesa fomentar el amor patrio ya que, ni tan siquiera, para la mayoría de los partidos políticos está antes la Patria que sus intereses, en muchos casos espurios.

Prueba de lo que decimos es fácilmente contrastable con ocasión de cualquier desfile militar al que acuden tanto ministros como parlamentarios que, al paso de la Bandera, que por cierto es la que les da de comer, no solo no inclinan con respeto la cabeza, sino que, ni tan siquiera, adoptan una postura correcta y ya no digamos si la Unidad militar participante forma, por razón del Arma de procedencia, con Estandarte en lugar de hacerlo con Bandera, en ese caso, incluso esos junta letras con título de periodistas que retransmiten el acto se refieren a él como “el banderín”. En fin, oír para creer.

Pero vayamos a lo de esta mañana. Allí estaba formada la Compañía de Honores con su Capitán al frente quien, tras serles rendidos los honores de Himno Nacional, en versión breve, y arma presentada, a los Presidentes del Congreso -PSOE- y del Senado -PP-, designados para presidir el acto, y una vez dadas las novedades, los citados Presidentes, en unión del JEMAD y del Capitán de la Compañía, pasaron le preceptiva revista a la fuerza.

Pues bien, hete aquí que, tal vez, para tratar de demostrar su ferviente patriotismo impostado, ambos presidentes, ni cortos ni perezosos, al llegar a la altura del Banderín de la Compañía, hicieron alto, dieron izquierda y tras detenerse inclinaron respetuosamente sus cabezas ante el referido banderín, ante la sorpresa del JEMAD que, suponemos, no daría crédito a lo que estaba viendo.

Y así, tan campantes, como si tal cosa, prosiguieron la revista previa al izado de Bandera y al subsiguiente desfile con el que concluyó el acto.

Es auténticamente de vergüenza que se den casos como este, en los que la tercera y cuarta Autoridad del Estado no sean capaces de distinguir entre la Enseña patria -roja y gualda por si no lo recuerdan- y un banderín de Compañía de color amarillo con el aspa de San Andrés, lo que pone de manifiesto las grandes carencias de nuestros políticos e incluso de esa colección de ineptos asesores -amiguetes en la mayoría de los casos- que nos están costando un congo y que al final demuestran que no sirven absolutamente para nada.

En fin, un ejemplo más de la degradación de nuestra sociedad, la falta de interés por parte de las Autoridades y de los políticos en conocer las normas que dicta el protocolo y, sobre todo, la nula formación en cultura patriótica de los que nos representan,

¡Esperpéntico!

Blog del autor: http://cnpjefb.blogspot.com/


8 respuestas a «Esperpéntico»

  1. Nadie -civil o militar- es incapaz, de explicarles a esos lerdos el protocolo? Cualquier día inclinarán la, cabeza, ante, el banderin de una peña futbolera…

  2. Como los nuevos ricos, les han llovido los puestos del cielo/partido, e irán saludando con reverencia a los ujieres de librea. Como al que han destinado a la ONU; a dejar bien alto el cargo. Menos mal que la ONU no se merece otra cosa.
    No hay que sorprenderse de que la encubridora desde la administración del corruptor de menores, haga eso y más. La que se saltaba el confinamiento que ordenó, marchando de discotecas, etc. Si esto no es una republica bananera, no se que será. Si… ya se que es: una dictadura bananera.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad