Espías y más mentiras añaden confusión al conflicto de Ucrania

Alexander y Darya Dugin

Como ha ocurrido con frecuencia en las recientes guerras de Estados Unidos, en Ucrania se está produciendo un conflicto clandestino en gran medida oculto, paralelo a los combates reales sobre el terreno. Es de suponer que una serie de espías occidentales que utilizan diversos tipos de tapadera están operando a todos los niveles, así como en las zonas adyacentes de Polonia y los países bálticos. Los rusos tienen sin duda sus propios informadores dentro del propio gobierno ucraniano y Kiev ha demostrado ser capaz de llevar a cabo las llamadas acciones encubiertas en Moscú, para incluir el asesinato con coche bomba de Darya Dugin el 20 de agosto. Al mismo tiempo, se sabe que la Agencia Central de Inteligencia (CIA) y el MI-6 británico trabajan asiduamente para recopilar información que sugiera vulnerabilidades en las capacidades ofensivas rusas, al tiempo que tratan de identificar a aquellos individuos potencialmente reclutables que no apoyan la intervención del presidente Vladimir Putin para liberar Donbás. Las actividades de los espías y de los agentes que dirigen deben considerarse una parte importante del esfuerzo bélico global de ambos bandos.

William Casey

Recientemente ha habido algunos artículos interesantes que revelan lo que algunos de los espías y sus amos políticos han estado haciendo en los últimos seis meses. Hay que tener en cuenta, sin embargo, que el negocio del espionaje consiste en disimular al 50% lo que realmente está ocurriendo, por lo que es más que probable que lo que los diversos servicios de inteligencia han estado revelando incluya al menos algún despiste deliberado. Uno recuerda cómo en febrero de 1981 Bill Casey, el nuevo director de la CIA nombrado por el presidente Ronald Reagan, bromeó célebremente: «Sabremos que nuestro Programa de Desinformación está completo cuando todo lo que el público estadounidense crea sea falso».

Si la cita es exacta, Casey probablemente estaría encantado de ver el esfuerzo propagandístico masivo llevado a cabo por la Casa Blanca de Joe Biden para iniciar y mantener una guerra por poderes contra Rusia que era completamente evitable y no sirve a ningún interés nacional más allá de probar cómo se puede reiniciar la Guerra Fría completa con amenazas de aniquilación nuclear. Y hay que señalar que Casey bien podría haber estado transmitiendo un mensaje más sutil dentro de su comentario aparentemente improvisado. Podría haber estado sugiriendo que nadie debe confiar en nada que salga de la boca de un alto funcionario del gobierno, especialmente si ese funcionario es un oficial de inteligencia.

MI-5, Ken McCallum

Teniendo esto en cuenta, ha sido interesante leer el relato de unas recientes declaraciones realizadas en Londres por el jefe del MI-5, Ken McCallum. McCallum no es tonto y sus comentarios pretendían claramente, por un lado, reforzar el mensaje de que el gobierno británico se está ocupando bien de la seguridad nacional. En otras palabras, pretendía hilar una narrativa que tranquilizara a un público cada vez más preocupado por el curso de la guerra de Ucrania y las posibles consecuencias dolorosas derivadas de la implicación directa británica en ella.

Lo que McCallum está vendiendo es una sugerencia de que la guerra de Ucrania es en realidad buena para la seguridad nacional porque ha permitido la expulsión de cientos de oficiales de inteligencia rusos por toda Europa. El artículo de la CNN sobre la evaluación anual del MI-5 sobre el estado de la seguridad británica describe cómo la «…capacidad del Kremlin para espiar en Europa ha recibido el ‘golpe estratégico más significativo’ de la historia reciente tras las expulsiones coordinadas de diplomáticos [rusos] desde la invasión de Ucrania, con un centenar de solicitudes de visados diplomáticos denegadas sólo en el Reino Unido en los últimos años.»

McCallum declaró que sólo en este año habían sido expulsados de Europa 600 funcionarios rusos, 400 de los cuales se consideraban oficiales de inteligencia encubiertos. Amplió los detalles en comentarios adicionales tras su discurso cómo «hemos seguido trabajando intensamente para hacer del Reino Unido el entorno operativo más difícil posible para la acción encubierta rusa». En el caso del Reino Unido, desde nuestra expulsión de 23 espías rusos que se hacían pasar por diplomáticos, hemos denegado por motivos de seguridad nacional más de 100 solicitudes de visado diplomático… lo grave es que el Reino Unido debe estar preparado para la agresión rusa en los próximos años».

¿Qué significa todo esto? McCallum explicó cómo se ha producido «una reducción muy, muy grande de [las capacidades de inteligencia rusas] en toda Europa. Puesto que la información de contraespionaje se comparte en toda la OTAN, no resulta fácil para los rusos enviar a [un oficial] expulsado del país A al país D… Espero que lo que siga siendo cierto es que un volumen muy grande de talento de inteligencia ruso entrenado y experimentado, si puedo utilizar ese término, será de mucha menos utilidad [en] el mundo durante muchos años».

McCallum concluyó su discurso con algunos comentarios obligatorios sobre las amenazas procedentes de adversarios como Irán y China. Es de suponer que el relato del MI5 calentó los corazones de todos y cada uno de los neoconservadores estadounidenses que esperaban alguna buena noticia para Hanukkah, pero hay algo grande que falta en la historia de Rusia. Eso sería que las expulsiones masivas de diplomáticos y «espías» rusos comenzaron claramente mucho antes de que la guerra de Ucrania fuera un abrir y cerrar de ojos de Volodymyr Zelensky, por lo que parecería que el MI-5 y la OTAN estaban planeando algo con mucha antelación, lo que es ciertamente interesante. Pero más importante aún es el hecho de que la expulsión de diplomáticos es recíproca, lo que significa que lo que se está haciendo a los rusos es servido a cambio por Moscú, que también ha estado expulsando a presuntos agentes de inteligencia extranjeros y negándose a aceptar las credenciales de muchas personas presentadas al Ministerio de Asuntos Exteriores como sustitutos. Eso significa que reducir la capacidad de espionaje de Rusia a través de sus misiones diplomáticas y comerciales también se traduce en reducir sus propias capacidades.

No sé si la inteligencia occidental ha penetrado en el Kremlin reclutando a uno o más funcionarios rusos dentro del círculo íntimo del gobierno de Vladimir Putin, pero supondría que es así. Los espías de ese nivel disponen habitualmente de medios electrónicos seguros para comunicarse con sus superiores de los servicios de inteligencia estadounidenses o británicos, pero todos los oficiales de casos saben que la posibilidad de reunirse personalmente, aunque sea fugazmente en Moscú, produce una inteligencia mucho más dirigida que el intercambio de textos por vía electrónica. Los rusos seguramente son conscientes de ello, del mismo modo que saben más o menos quiénes son los diplomáticos-espías que tienen entre manos. Si los echas a todos, ¿qué te queda? Por eso la fanfarronada de McCallum es, en el mejor de los casos, una victoria pírrica.

Hay otros indicios de que la inteligencia occidental está buscando nuevas fuentes de información, y los propios rusos se están haciendo eco de ello. No cabe duda de que los medios de comunicación occidentales han publicado numerosas noticias sobre el descontento de los rusos de a pie con la guerra, incluyendo sugerencias de que algunos asesores y oficiales militares de alto rango de Putin también se han mostrado muy críticos con los acontecimientos. Estas historias, filtradas desde gobiernos occidentales hostiles a Rusia, pueden ser ciertas o no, aunque las encuestas de opinión rusas nacionales indican que el índice de favorabilidad de Putin sigue siendo superior al 70%.

David Marlowe

Russia Today (RT), el medio de comunicación estatal, informa de que la CIA está intensificando sus esfuerzos para reclutar a los presuntos descontentos rusos. Basándose en la cobertura de un reciente evento «CIA at 75» celebrado en la Universidad George Mason de Virginia, RT cita al Director Adjunto de Operaciones de la Agencia, David Marlowe, quien dijo a una «audiencia selecta» que los oficiales de la CIA en el extranjero han participado recientemente en un gran esfuerzo para explotar un «terreno fértil» para reclutar agentes rusos entre «oficiales militares descontentos, oligarcas que han visto su fortuna mermada por las sanciones, y empresarios y otras personas que han huido del país».

Marlowe explicó cómo funciona: «Buscamos por todo el mundo rusos que estén tan disgustados con [el conflicto en Ucrania] como nosotros. Porque estamos abiertos al negocio». Marlowe no explicó cómo los rusos disidentes que han huido del país podrán proporcionar información de inteligencia útil sobre la toma de decisiones en el Kremlin, pero quizá esté siendo optimista. De hecho, Rusia ha denunciado varios intentos manifiestos de reclutar a sus diplomáticos y agregados militares restantes en Europa y Estados Unidos mediante lo que se conoce como «lanzamientos en frío», en los que alguien se acerca a un objetivo en la calle o en un entorno social y le ofrece dinero u otros incentivos a cambio de información. Informes rusos indican que oficiales estadounidenses han estado merodeando por las embajadas rusas repartiendo a quienes salían o entraban en el edificio tarjetas con números de teléfono para ponerse en contacto con el FBI y la CIA. Inevitablemente, los lanzamientos fríos muy raramente funcionan porque incluso si el objetivo estuviera tan inclinado, tendría que considerar la posibilidad de que su propia lealtad estuviera siendo puesta a prueba por la agencia para la que trabaja.

Así pues, hay una cierta incoherencia en que McCallum y Marlowe, que representan al MI-5 y a la CIA respectivamente, afirmen que están ganando la guerra secreta contra Rusia expulsando a sus objetivos potenciales para hacerles volver a casa, a Moscú, mientras que al mismo tiempo aumentan sus propios esfuerzos para reclutar a esas mismas personas que acaban de echar. Bueno, el espionaje es una profesión como ninguna otra, y lo que está ocurriendo ahora en y alrededor y en relación con Ucrania tiende a demostrar ese axioma. Pero ten en cuenta que la CIA está ahora «abierta a los negocios».

Para Unz Review


4 respuestas a «Espías y más mentiras añaden confusión al conflicto de Ucrania»

  1. Mejor no entrar en el culebrón de los espías, es más de lo mismo que la política, hay sobornos por todos lados de las grandes fortunas e intereses privados.

    Saludos cordiales

  2. Lo mejor que tiene este artículo, es que permite deducir con claridad que «Occidente» venía preparando este conflicto desde hacía años (y no sería la primera vez, como es sabido). Luego, espero que al imperio anglosajón le acabe pasando aquello que dice un conocido refrán: Tanto va el cántaro a la fuente…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad