Manifiesto: «Estados Unidos debe ser una fuerza de paz en el mundo»

La guerra entre Rusia y Ucrania ha sido un desastre sin paliativos. Cientos de miles de personas han muerto o han resultado heridas. Millones han sido desplazados. La destrucción medioambiental y económica ha sido incalculable. La devastación futura podría ser exponencialmente mayor a medida que las potencias nucleares se acercan cada vez más a una guerra abierta.

Deploramos la violencia, los crímenes de guerra, los ataques indiscriminados con misiles, el terrorismo y otras atrocidades que forman parte de esta guerra. La solución a esta espantosa violencia no son más armas ni más guerra, con su garantía de más muerte y destrucción.

Como estadounidenses y expertos en seguridad nacional, instamos al presidente Biden y al Congreso a que utilicen todo su poder para poner fin rápidamente a la guerra entre Rusia y Ucrania mediante la diplomacia, especialmente dados los graves peligros de una escalada militar que podría descontrolarse.

Hace sesenta años, el presidente John F. Kennedy hizo una observación que hoy es crucial para nuestra supervivencia. «Por encima de todo, al tiempo que defendemos nuestros propios intereses vitales, las potencias nucleares debemos evitar aquellos enfrentamientos que llevan a un adversario a elegir entre una retirada humillante o una guerra nuclear. Adoptar ese tipo de curso en la era nuclear sólo sería prueba de la bancarrota de nuestra política, o de un deseo colectivo de muerte para el mundo».

La causa inmediata de esta desastrosa guerra en Ucrania es la invasión rusa. Sin embargo, los planes y acciones para expandir la OTAN hasta las fronteras de Rusia sirvieron para provocar los temores rusos. Y los líderes rusos insistieron en ello durante 30 años. Un fracaso de la diplomacia condujo a la guerra. Ahora se necesita urgentemente diplomacia para poner fin a la guerra entre Rusia y Ucrania antes de que destruya Ucrania y ponga en peligro a la humanidad.

El potencial de paz

La actual ansiedad geopolítica de Rusia se basa en los recuerdos de invasiones de Carlos XII, Napoleón, el Káiser y Hitler. Las tropas norteamericanas formaron parte de una fuerza de invasión aliada que intervino sin éxito contra el bando vencedor en la guerra civil rusa posterior a la Primera Guerra Mundial. Rusia considera la ampliación de la OTAN y su presencia en sus fronteras como una amenaza directa; Estados Unidos y la OTAN sólo ven una preparación prudente. En diplomacia hay que intentar ver con empatía estratégica, tratando de comprender a los adversarios. Esto no es debilidad: es sabiduría.

Rechazamos la idea de que los diplomáticos, que buscan la paz, deban elegir un bando, en este caso Rusia o Ucrania. Al favorecer la diplomacia, elegimos el lado de la cordura. De la humanidad. De la paz.

Consideramos que la promesa del Presidente Biden de apoyar a Ucrania «todo el tiempo que haga falta» es una licencia para perseguir objetivos mal definidos y, en última instancia, inalcanzables. Podría resultar tan catastrófica como la decisión del Presidente Putin el año pasado de lanzar su invasión y ocupación criminales. No podemos respaldar ni respaldaremos la estrategia de luchar contra Rusia hasta el último ucraniano.

Abogamos por un compromiso significativo y genuino con la diplomacia, concretamente un alto el fuego inmediato y negociaciones sin condiciones previas descalificadoras o prohibitivas. Las provocaciones deliberadas provocaron la guerra entre Rusia y Ucrania. Del mismo modo, la diplomacia deliberada puede ponerle fin.

Las acciones de Estados Unidos y la invasión rusa de Ucrania

Con el colapso de la Unión Soviética y el final de la Guerra Fría, los dirigentes estadounidenses y de Europa Occidental aseguraron a los líderes soviéticos y luego a los rusos que la OTAN no se extendería hacia las fronteras de Rusia. El 9 de febrero de 1990, el Secretario de Estado estadounidense James Baker dijo al dirigente soviético Mijaíl Gorbachov: «La OTAN no se extenderá ni un milímetro hacia el este». Garantías similares de otros dirigentes estadounidenses, así como de líderes británicos, alemanes y franceses a lo largo de la década de 1990 lo confirman.

Desde 2007, Rusia ha advertido repetidamente de que las fuerzas armadas de la OTAN en las fronteras rusas eran intolerables, del mismo modo que las fuerzas rusas en México o Canadá serían intolerables para Estados Unidos ahora, o como lo fueron los misiles soviéticos en Cuba en 1962. Rusia señaló además la expansión de la OTAN en Ucrania como especialmente provocadora.

La guerra a través de los ojos de Rusia

Nuestro intento de comprender la perspectiva rusa de su guerra no respalda la invasión y ocupación, ni implica que los rusos no tuvieran otra opción que esta guerra.

Sin embargo, al igual que Rusia tenía otras opciones, Estados Unidos y la OTAN también las tenían hasta ese momento.

Los rusos dejaron claras sus líneas rojas. En Georgia y Siria, demostraron que utilizarían la fuerza para defender esas líneas. En 2014, su inmediata toma de Crimea y su apoyo a los separatistas de Donbás demostraron que iban en serio en su compromiso de defender sus intereses. No está claro por qué los dirigentes de Estados Unidos y de la OTAN no entendieron esto; es probable que la incompetencia, la arrogancia, el cinismo o una traicionera mezcla de los tres sean factores contribuyentes.

De nuevo, incluso al finalizar la guerra fría, diplomáticos, generales y políticos estadounidenses advertían de los peligros de expandir la OTAN hasta las fronteras rusas y de interferir maliciosamente en la esfera de influencia de Rusia. Los ex funcionarios del Gabinete Robert Gates y William Perry lanzaron estas advertencias, al igual que los venerados diplomáticos George Kennan, Jack Matlock y Henry Kissinger. En 1997, cincuenta expertos de alto nivel en política exterior estadounidense escribieron una carta abierta al Presidente Bill Clinton aconsejándole que no ampliara la OTAN, calificándola de «error político de proporciones históricas». El Presidente Clinton decidió ignorar estas advertencias.

Williams Burns

Lo más importante para nuestra comprensión de la arrogancia y el cálculo maquiavélico en la toma de decisiones de Estados Unidos en torno a la guerra entre Rusia y Ucrania es la desestimación de las advertencias emitidas por Williams Burns, el actual director de la Agencia Central de Inteligencia. En un cable enviado a la secretaria de Estado Condoleezza Rice en 2008, cuando era embajador en Rusia, Burns escribió sobre la expansión de la OTAN y el ingreso de Ucrania:

«Las aspiraciones ucranianas y georgianas a la OTAN no sólo tocan un nervio sensible en Rusia, sino que suscitan serias preocupaciones sobre las consecuencias para la estabilidad de la región. Rusia no sólo percibe un cerco y un intento de socavar su influencia en la región, sino que también teme consecuencias imprevisibles e incontroladas que afectarían gravemente a sus intereses de seguridad. Los expertos nos dicen que a Rusia le preocupa especialmente que las fuertes divisiones existentes en Ucrania en torno al ingreso en la OTAN, con gran parte de la comunidad étnico-rusa en contra del ingreso, puedan provocar una gran división, con violencia o, en el peor de los casos, una guerra civil. En esa eventualidad, Rusia tendría que decidir si interviene; una decisión a la que Rusia no quiere tener que enfrentarse».

¿Por qué persistió Estados Unidos en ampliar la OTAN a pesar de tales advertencias? Los beneficios de la venta de armas fueron un factor importante. Ante la oposición a la expansión de la OTAN, un grupo de neoconservadores y altos ejecutivos de los fabricantes de armas estadounidenses formaron el Comité Estadounidense para la Expansión de la OTAN. Entre 1996 y 1998, los mayores fabricantes de armas gastaron 51 millones de dólares (94 millones en la actualidad) en grupos de presión y millones más en contribuciones a campañas electorales. Con esta generosidad, la expansión de la OTAN se convirtió rápidamente en un hecho, tras lo cual los fabricantes de armas estadounidenses vendieron miles de millones de dólares en armas a los nuevos miembros de la OTAN.

Hasta la fecha, Estados Unidos ha enviado a Ucrania material militar y armas por valor de 30.000 millones de dólares, y la ayuda total a Ucrania supera los 100.000 millones de dólares. Se ha dicho que la guerra es un negocio muy rentable para unos pocos elegidos.

La expansión de la OTAN, en suma, es un rasgo clave de la política exterior militarizada de Estados Unidos, caracterizada por el unilateralismo, el cambio de régimen y las guerras preventivas. Las guerras fracasadas, las más recientes en Irak y Afganistán, han producido matanzas y más enfrentamientos, una dura realidad de la que Estados Unidos es responsable. La guerra entre Rusia y Ucrania ha abierto un nuevo escenario de confrontación y matanzas. Esta realidad no es enteramente obra nuestra, pero puede ser nuestra perdición, a menos que nos dediquemos a forjar un acuerdo diplomático que ponga fin a las matanzas y apacigüe las tensiones.

Hagamos de Estados Unidos una fuerza de paz en el mundo.

FIRMAN

Dennis Fritz (Director, Eisenhower Media Network); Sargento Mayor Jefe, Fuerzas Aéreas de EE.UU. (retirado)
Matthew Hoh (Director Asociado, Eisenhower Media Network); antiguo oficial del Cuerpo de Marines y funcionario de Estado y Defensa.
William J. Astore, Teniente Coronel, Fuerzas Aéreas de EEUU (retirado)
Karen Kwiatkowski, Teniente Coronel, Fuerzas Aéreas de EEUU (retirada)
Dennis Laich, General de División, Ejército de EE.UU. (retirado)
Jack Matlock, Embajador de Estados Unidos en la URSS, 1987-91; autor de Reagan and Gorbachev: How the Cold War Ended (Reagan y Gorbachov: cómo acabó la Guerra Fría)
Todd E. Pierce, Mayor, Juez Abogado, Ejército de EE.UU. (retirado)
Coleen Rowley, Agente Especial, FBI (jubilada)
Jeffrey Sachs, Profesor de la Universidad de Columbia
Christian Sorensen, ex lingüista árabe, Fuerzas Aéreas de EE.UU.
Chuck Spinney, Ingeniero/Analista retirado, Oficina del Secretario de Defensa
Winslow Wheeler, asesor de seguridad nacional de cuatro gobiernos republicanos y demócratas de EEUU
Lawrence B. Wilkerson, Coronel, Ejército de EE.UU. (retirado)
Ann Wright, Coronel, Ejército de EE.UU. (retirado) y ex diplomática estadounidense

CRONOLOGÍA
1990 – Estados Unidos asegura a Rusia que la OTAN no se ampliará hacia su frontera «…no se ampliará…la OTAN ni un centímetro hacia el este», afirma el Secretario de Estado norteamericano James Baker.
1996 – Los fabricantes de armamento estadounidenses forman el Comité para la Ampliación de la OTAN, gastando más de 51 millones de dólares en presionar al Congreso.
1997 – 50 expertos en política exterior, entre ellos ex senadores, militares retirados y diplomáticos, firman una carta abierta en la que declaran que la ampliación de la OTAN es «un error político de proporciones históricas».
1999 – La OTAN admite en su seno a Hungría, Polonia y la República Checa. Estados Unidos y la OTAN bombardean Serbia, aliada de Rusia.
2001 – Estados Unidos se retira unilateralmente del Tratado sobre Misiles Antibalísticos.
2004 – Siete naciones más de Europa del Este se unen a la OTAN. Las tropas de la OTAN se encuentran ahora directamente en la frontera rusa.
2004 – El Parlamento ruso aprueba una resolución que denuncia la expansión de la OTAN. Putin respondió diciendo que Rusia «construiría nuestra política de defensa y seguridad en consecuencia».
2008 – Los líderes de la OTAN anunciaron planes para incorporar a Ucrania y Georgia, también en las fronteras de Rusia, a la OTAN.
2009 – Estados Unidos anunció planes para colocar sistemas de misiles en Polonia y Rumanía.
2014 – El presidente ucraniano legalmente elegido, Víktor Yanukóvich, huyó de la violencia a Moscú. Rusia considera la destitución como un golpe de Estados Unidos y los países de la OTAN.
2016 – Estados Unidos comienza a aumentar sus tropas en Europa.
2019 – Estados Unidos se retira unilateralmente del Tratado de Fuerzas Nucleares Intermedias.
2020 – Estados Unidos se retira unilateralmente del Tratado de Cielos Abiertos.
2021 – Rusia presenta propuestas de negociación mientras envía más fuerzas a la frontera con Ucrania. Las autoridades estadounidenses y de la OTAN rechazan inmediatamente las propuestas rusas.
24 de febrero de 2022 – Rusia invade Ucrania, iniciando la Guerra Rusia-Ucrania.

3 respuestas a «Manifiesto: «Estados Unidos debe ser una fuerza de paz en el mundo»»

  1. Magnífico documento, además de por la recopilación y buena exposición de datos y razonamientos, por venir de la no tan minoritaria opinión de norteamericanos.
    Todo un acierto en publicarlo.

  2. Los estadounidenses, como acostumbran, siempre tan ricamente apoltronados en la «visión Disney» que tienen de ellos mismos y de cuanto hacen por todo el mundo.

    La cruda realidad, es que ha sido Estados Unidos (acompañado de su mayordomo británico y demás personal de servicio de la OTAN) el principal responsable de la guerra en Ucrania. Y no pensemos en una cadena de errores sin mala fe que ha favorecido («lamentablemente») la gestación de este conflicto, sino en una planificación del mismo diabólicamente orquestada durante muchos años.

    El jugador no tiene suficiente con lo ya ganado, quiere más. Hasta sueña con hacer saltar la banca, apoderándose de las inmensas riquezas naturales de Rusia. Aunque para eso, tenga que apostar con ponernos al borde de la tercera guerra mundial…; o directamente en ella…

    Incluso el esfuerzo criminal y poco disimulado de Zelenski por extender la contienda fuera de las fronteras de su país, tampoco es una maldad de la propia cosecha de este títere político; sino un servicio más a favor de los planes diseñados por su amo, con el fin de implicar a la OTAN en la tragedia que Estados Unidos ha originado. Una catástrofe que puede acabar siendo, también, su propia tumba y la de sus excesivas ambiciones.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad