Este año, por supuesto, NO a la X

No quiero extenderme en los motivos que he expuesto en otras ocasiones (Aquí, Aquí, Aquí y Aquí) para explicar los motivos que me empujaron, con harto dolor y sobrados motivos, a no poner la X en mi declaración de la renta y, además, difundirlo para tratar de movilizar en ese sentido a los buenos católicos.

Únicamente quiero reafirmarme en ello, en este año 2020 (ejercicio económico de 2019), porque a los no corregidos hechos anteriores se han sumado tres de trascendental importancia. A saber:

La complicidad y coautoría de las Curias españolas y romana en la profanación del Valle de los Caídos y la sepultura del Generalísimo Franco (Aquí y Aquí). Recordemos que la primera es Basílica Vaticana con especial protección, incluso por tratados internacionales, y que la segunda era la de un Caballero de la Milicia de Jesucristo, protector como ninguno de la Iglesia en España.

El cierre de los templos durante prácticamente toda las pasadas Cuaresma y Pascua, con la imposibilidad casi general y total a los fieles (y a muchos consagrados) de asistir a Misa, Oficios y demás actos de culto, negándoles prácticamente los Sacramentos de la Comunión, Confesión y la Extremaunción, y realizar el Cumplimiento Pascual. Jamás había ocurrido en 2.000 años. Recuérdese que esto se ha hecho incluso aumentando las prohibiciones de la autoridad civil.

– Atacar de forma extrema la Comunión tras el comienzo del restablecimiento del culto.

Sean las imágenes que acompañan a estas palabras fedatarias de lo anterior. El caso de la impresentable campaña publicitaria a favor de la “X” en “El País”, el periódico que más daño ha hecho a la religión católica, es, además de carísima (20 páginas de publicidad) y falta de fundamento en términos de eficacia (jamás serán los rojiliberales descreídos los que pongan la X), es esclarecedora del sinsentido de las jerarquías eclesiales españolas.

Por supuesto, mi diezmo para “ayudar a la Iglesia en sus necesidades” lo daré. Pero NO a las jerarquías y pastores que ponen en gran peligro la fe de los fieles y malversan el óbolo en medios de comunicación propios que parecen del enemigo, además de financiar los de los que atacan a la Esposa de Cristo.


2 respuestas a «Este año, por supuesto, NO a la X»

  1. El enemigo está dentro, y avanza porque quienes tendrían que oponerse a él y combatirlo en realidad colaboran con él, sea la Guardia civil, sea el Ministerio Fiscal, sean los Juzgados y Tribunales, o sea,como es este caso , la cúpula de la Iglesia Católica que guarda silencio vergonzante ante tanta iniquidad, que ya no sabe uno si es la Iglesias de Cristo o la de Caifás.
    Se pueden hacer muchas obras de caridad directamente a personas necesitadas o a párrocos que no han desertado de su vocación y que sabrán hacer un buen uso de ese dinero o de esa ayuda sin que la mitad se pierda por el camino, y sin pasar por la X de la declaración de la renta.
    España y su elemento cristiano has sido llevadas al borde de precipicio donde nos encontramos precisamente porque el enemigo ha gozado de 50 años de impunidad de no ser combatido de ninguna forma, con un Partido Popular que ha venido estafando a su electorado legislatura tras legislatura, y con una cúpula de la Iglesia cada vez más de Herodes, de Poncio Pilatos, y de Caifás, y cada vez menos de Jesucristo Nuestro Señor.
    Enhorabuena por recordarnos, como decía un periodista argentino, que en las películas de zombies lo que no luchan acaban siendo comidos por los zombies, que los que sobreviven son los que los combaten. La Cristiandad en España ha estado 50 años sin luchar o delegando esta lucha en los que luego han sido unos traidores y unos colaboracionistas con el enemigo, el quitar la X de la declaración de la renta es un primer paso para hacerles ver que no estamos de acuerdo con la actitud de brazos caidos o de abierto colaboracionismo con los enemigos de la Religión y de la Patria que la cúpula de la Iglesias lleva adoptando durante años y llevando a la religión a la ruina.

  2. Gracias por su amable comentario.
    Además de lo dicho por usted y por mí, quiero añadir que la Iglesia y sus necesidades no se acaban en España, que en todo el Mundo hay muchísimas necesidades eclesiales y cristianos perseguidos incluso hasta la muerte. Todo un inmenso campo para nuestra ayuda económica.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*