Estos son los políticos que no merecemos

Es evidente que la situación que los españoles atravesamos, difícilmente asumible, no es la más deseada.

Para explicar sus causas tenemos que acudir al auxilio de nuestra vigente Constitución que proclama que España se constituye en un Estado social y democrático de Derecho, y al diccionario de la Real Academia Española, que define la democracia como un sistema político en el que la soberanía reside en el pueblo, que la ejerce directamente o por medio de representantes.

El juramento o promesa de los políticos en la toma de posesión de sus cargos está en consonancia con lo dispuesto por el Artículo 6 de nuestra Constitución proclamando que el ejercicio de su actividad es libre dentro del respeto a la Constitución y a la ley.

Una vez lograda la victoria electoral, al tomar posesión de sus cargos, los políticos “juran o prometen guardar y hacer guardar fielmente la Constitución y el resto del ordenamiento jurídico, lealtad a la Corona y cumplir los deberes de sus cargos”, juramento o promesa que queda arrumbada en el olvido al terminar el acto pues no son pocos los ejemplos al respecto en cualesquiera políticos sin distinción de ideología.

Cuando los políticos están en la oposición actúan de forma opuesta a cuando están en el Poder: en todo caso, cuando están en el poder confunden democracia con dictadura haciendo lo que se les antoja olvidándose de las promesas que hicieron en la campaña electoral y convirtiendo la mentira en su acción de gobierno, emulando a su homólogo nazi Joseph Goebbels “una mentira repetida mil veces se convierte en una verdad”.

La mentira, práctica que tradicionalmente la opinión pública relaciona con la profesión política, se cifra en:

  • Su desfachatez en la toma de posesión de sus cargos jurando y perjurando que cumplen la Constitución y la ley.
  • Su pasividad ante el secesionismo.
  • La reducción de los recursos hídricos debido a la carencia de embalses porque el coste para su construcción se emplea en gilipolleces como el empleo de lenguas cooficiales en el Congreso de los Diputados, amenazadoras de la indisoluble unidad de la Nación española.
  • Ocultar a la opinión pública la gravedad de nuestra situación política y económica.
  • La corrupción de algunos políticos no siempre sancionada por los tribunales demostrando con ello su falta de soberanía, independencia e integridad.
  • Ocultar a la opinión pública los intereses de los políticos.
  • Falsear las cuentas públicas.
  • Ocultar los casos de corrupción.
  • Ocultar los datos del paro, la violencia contra la mujer y la preocupación por la creciente disminución del poder adquisitivo.

La lista resulta interminable, lo que aconseja desistir continuarla para no cansar al lector.

Estos políticos que no merecemos, nunca están disponibles para que los ciudadanos nos dirijamos a ellos para exponerles una cuestión sobre cualquier asunto por importante que sea, incluido el acatamiento por los organismos y entidades públicas y privadas de una Ley Orgánica: no saben, no contestan.

No se equivocó el político alemán Otto Von Bismarck cuando dijo que “la nación más fuerte del mundo es sin duda España. Siempre ha intentado autodestruirse y nunca lo ha conseguido. El día que dejen de intentarlo, volverán a ser la vanguardia del mundo”.

Esperemos que la situación descrita y sus culpables desaparezcan lo antes posible de nuestro escenario.


4 respuestas a «Estos son los políticos que no merecemos»

  1. La responsabilidad de las FFAA “españolas”
    son:
    servir al extranjero
    asegurar que los soldados enemigos lleguen sanos y salvos al territorio nacional
    ir a excursiones pagadas
    llenarse la solapa de medallas ( supongo que por asistir a cenas en las logias)
    asegurarse el retiro ( puertas giratorias incluidas)
    cobrar bonus por cada gato rescatado
    asistir a romerías, a bodas depravadas, etc etc ( ceremonias!!!)
    dar conferencias en todo el mundo sobre todo el mundo pero jamás presentar ( no digamos ya actuar ) un plan de cómo defender España
    y a los españoles …
    Es tal la estercolera que forman todos ustedes desde 1700 ( aunque habría que analizar con lupa quien le regaló Portugal a los ingleses ) que el hedor que desprenden
    ya ha convertido a la gente de bien en auténticos diablos
    … ni se le ocurra mirarse en el espejo

    1. El soldado español es ejemplar, y de elevados principios, como la inmensa mayoría de los que han dado su sangre por España y sus raíces (el prójimo); pero, igual que se proclama ya que los hijos no son de los padres:
      Las FFAA españolas, tampoco son españolas (de los españoles), desde que perdimos nuestra soberanía (más o menos, al día siguiente del atentado de Carrero), por mucho que lo parezca, o lo crean muchos, o la mayoría de sus integrantes aún. Por supuesto, antes de Franco, tampoco lo eran, (más o menos desde Felipe V, sino antes).
      Llevamos mucho tiempo viviendo en la mentira, en un paripé o teatrillo de guiñol. Lo de Franco y su media España, ha sido un accidente, como la Guerra de la Independencia o la Reconquista… una rara anomalía fuera de programa que, en el último de los citados casos dio unos frutos verdaderamente impresionantes (por supuesto, no por casualidad), y en los otros dos, un retraso intolerable para el mal mundial NOS. Siendo en el caso más reciente, además, bastante duradero dada la presión exterior e interior.
      Con la invasión del ilustrado francés, las guarniciones tenían orden de no intervenir, y solo a título particular algunos militares apoyaron al pueblo, cuando se evidenció el engaño. Pero no se podían imaginar cuan retorcido era, como de costumbre, pues padre e hijo deseaban ser engañados por el emperador masón; y solo se trataba de llevar al pueblo al corral europeo anti cristiano.
      El fin de todo este mal, no es otro que entregar nuestras vidas e, increíblemente nuestras almas (quien iba a pensarlo; y ahora cobran sentido aquellas palabras que nos prevenían sobre los que pueden arrebatarnos cuerpo y alma), al Príncipe de este mundo, representado en los labradores arrendatarios asesinos, los amos anglo sionistas, las clases dominantes (Marx).

      Su gran problema es que por mucho que lo han intentado, una gran parte del pueblo español (muchos, sin ser muy consciente de ello), no se ha dejado ni se deja engañar. Y aunque no saben/sabemos (ni nos dejan) salir del laberinto, seguimos sin dar nuestro brazo a torcer… lo cual habla muy bien de la profundidad de nuestras raíces.

      Cuando se unió Castilla con Aragón, tanto monta, monta tanto… se dejó de lado la opción portuguesa; un acierto, todo en ese matrimonio fue un acierto, y no por casualidad fue por amor. Portugal siempre estuvo tomado por los marranos y de ahí pasó directo a la antítesis de los amos GLUI. Por contra, la destinada para la rebelde España, el palo duro del GOF revolucionario, para domarla. El mal marrano entró en España en la incorporación temporal con Felipe II, que se materializó con su hijo Felipe III, para agravarse cada vez más.

  2. La mentira es semilla de todo mal. No por casualidad dijo el Hijo, el Padre:

    Dios no envió el Hijo al mundo para condenar al mundo, sino para que el mundo se salve por él. Quien cree en él no se condena, pero el que no cree, ya está condenado. Y ésta es la condenación: que la luz vino al mundo y los seres humanos amaron más las tinieblas que la luz (al loro con la lechuza en las tinieblas de los iluminados), porque sus obras eran malas. Todo el que hace el mal, odia la luz; no viene a la luz para que no sean criticadas sus obras (el fin justifica los medios criminales). Pero el que obra el bien viene a la luz para que se vea ( para que TODOS vean: atención al secreto y obediencia, masones que os decís cristianos! ) que sus obras están hechas conforme a Dios.

    Me voy, y me buscaréis y moriréis en vuestro pecado…si no creyereis que yo soy (el Mesías, portador de la Verdad absoluta). El que me ha enviado está conmigo; porque yo hago siempre lo que le agrada. Si vosotros permanecéis en mi doctrina, seréis realmente mis discípulos, y conoceréis la Verdad, y la Verdad os hará libres…todo el que comete pecado (el ignora esa Verdad), es esclavo del pecado.

    El padre de quien vosotros procedéis es el diablo (el Lucifer masón), y queréis hacer lo que quiere vuestro padre. El fue homicida desde el principio, y no se mantuvo en la verdad, porque no hay verdad en él. Cuando dice la mentira, habla de lo suyo, porque es mentiroso y el padre de la mentira.

    La política tiene sus raíces en la Grecia clásica de Aristóteles; la de la República platónica que persiguen los (en el fondo) lacayos masones desde la ilustración neoclásica; financiados interesadamente por sus, en el fondo, amos anglo sionistas (marranos de toda la vida); con unos ideales muy distintos, que en el fondo, confluyen en los intereses del Malo.
    En esa política ideal aristotélica, se hablaba, para el que se ha molestado en indagar, sobre como engañar al pueblo e incluso envenenar a los sobrantes o menos aptos mediante médicos con agallas, por el bien de la especie… o sea, lo mismo que dicen masones como Nietzsche, o como persiguen los amos con su actual genocidio de cara al inminente NOS/M. O sea, el sacrificio, no por casualidad, diametralmente opuesto al cristianismo verdadero (la Palabra del Cristo). Misericordia quiero y no sacrificio. La mentira disfraza el sacrificio de misericordia (filantropía); siempre lo hizo. Le dan la vuelta a todo… en la eugenesia, en la eutanasia, en cada sitio donde miras. Siembra de mal, de odio, con apariencia de progre …so bondadoso y necesario.
    En fin…

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad