ETA, la Iglesia, el PNV, Bildu: desde dentro

Eduardo Uriarte Romero

Eduardo Uriarte Romero más conocido como Teo Uriarte, es un político español, exmiembro de la banda terrorista ETA. Fue detenido por la policía en 1969 y procesado en el juicio sumarísimo que fue llamado Proceso de Burgos, en el que fue condenado a muerte. La pena de muerte le fue conmutada por cárcel, hasta que quedó en libertad gracias a la ley de amnistía de 1977.

Completamente arrepentido de su pasado fue uno de los fundadores de Euskadiko Eskerra por el que fue diputado en el Parlamento Vasco. Posteriormente ingresó en el Partido Socialista de Euskadi, con el que fue teniente de alcalde de Bilbao. Finalmente fue gerente de la Fundación para la Libertad. En esta entrevista nos habla de su experiencia en la banda terrorista.

«Teo» Uriarte

Desde su experiencia como joven vasco de los años 60, ¿Cómo fue posible tanta radicalización izquierdista y nacionalista en una tierra de tanta tradición históricamente carlista y conservadora, al menos en el medio rural?

Yo creo que se produjo un gran cambio sociológico y político en aquel momento. Una parte muy importante de la sociedad y de la propia Iglesia en el País Vasco abandonó la religión tradicional y encontró una religión de sustitución en una ideología integrista también, como era el marxismo y en el izquierdismo, en general. Se vivían grandes cambios, y una cierta exaltación ideológica. Era la época del Concilio Vaticano II. Tradicionalmente el Carlismo había tenido mucha presencia en el País Vasco, pero el pensamiento conservador y tradicionalista se quedó huérfano. El Franquismo había ido erosionando la C al Carlismo y la cultura y la ideología de la derecha en España.

Entonces al llegar los años 60 mucha gente abandonó el Carlismo y la religión tradicional y, por así decirlo «descubrió» una nueva forma de concebir la religión y la política en un sentido podríamos decir marxista e izquierdista. La generación de ETA anterior a la mía eran los scouts de Guecho, que eran grupos de la Iglesia, que en teoría eran grupos de carácter cívico, entre los que hubo muchos seminaristas. Unos años más tarde muchos de ellos fueron terroristas.

El pensamiento político que llegaba desde Europa se fue filtrando por los Pirineos y llegó a la conciencia de los jóvenes vascos, en muchos casos a través de reuniones parroquiales y en menor medida, de cursillos ilegales. El clero en el País Vasco en los 60, reconvierte lo que llamaban la opción por el pueblo, en una opción nacionalista y eso ayudará en gran medida a teñir de criminalidad los años siguientes. Un grupo importante de futuros líderes de ETA provendrá de esos ambientes juveniles eclesiales. Al mismo tiempo en esa época resurge con fuerza el etnicismo en País Vasco. Es cierto que ya tradicionalmente el Carlismo ya tenía un considerable componente etnicista, ya que exaltaba la cultura popular vasca y su historia colectiva, pero dentro de un sentido tradicional de pertenencia a España. Pero al llegar los 60, con la decadencia del Carlismo, todo eso se reconvierte en una ideología etnicista radical y nacionalista.

Ya en su tiempo Sabino Arana había sido un carlista que se hizo nacionalista. En su época hubo un cierto sector social que reaccionó así al Desastre del 98. Lo mismo pasó en Cataluña. La crisis del 98 fue la crisis de la pérdida del Imperio y un cierto sector, traumatizado con la derrota de España, reaccionó intentando crear un pequeño imperio político en beneficio propio, donde el factor etnicista era fundamental. Muchos años más tarde, en los 60 se producirá también un nuevo auge del etnicismo.

¿Cuál fue el papel del clero vasco?

Un papel fundamental. Una parte importante del clero, como digo, a partir de los 60, abandona la religión tradicional y adopta una visión izquierdista de la religión. El clero siempre ha sido muy importante en el País Vasco. Además siempre ha sido un clero poco jerárquico y muy cercano a la gente. Hay que pensar que en parte no hubo diócesis hasta después de la Guerra Civil.

Algunos curas tuvieron un papel importante incluso como teóricos del nacionalismo, y este fenómeno fue muy visible a partir de los 60. En parte el clero vasco cambia su visión tradicional por una nueva izquierdista, pero igualmente totalitaria.

¿Cómo es posible que hubiera tanta insatisfacción en el País Vasco, tratándose de las provincias de mayor renta per cápita, con diferencia de España en los 60?

En realidad no fue tanto una insatisfacción generalizada de los vascos, como una insatisfacción de un cierto segmento social, sobretodo la pequeña burguesía vasca. Se habló mucho de la clase trabajadora, pero más que la clase trabajadora, fue la pequeña burguesía el sector realmente insatisfecho.

Es verdad que el Decreto de Estabilización económico de 1959 perjudicó, en cierta medida a la pequeña burguesía y curiosamente el nacimiento de ETA se produce en ese año. En Cataluña ocurrió un fenómeno parecido y al final esa pequeña burguesía acabó convirtiéndose más adelante en el sector políticamente dominante. Ese sector fue especialmente el que promovió el nacionalismo. Se puede decir que básicamente fue una insatisfacción de la pequeña burguesía y una insatisfacción en base a planteamientos políticos.

¿Cuál fue el papel del PNV en la gestación de ETA, a principios de los 60? En teoría condenaba los métodos violentos pero hay muchos testimonios de apoyo financiero o logístico en esos años.

No, no… tengo que decir que no fue así. En un principio el PNV no dio ningún apoyo a ETA, de hecho sus dirigentes en aquel momento como Ajuriaguerra o Irujo fueron muy contrarios a la existencia de ETA. Incluso corría el bulo de que desde el PNV se animaba a los militantes de ETA a entregarse a la Policía.

El PNV vivió una larguísima siesta durante el Franquismo. Es conocido el famoso informe del SECED del Teniente Coronel San Martín que calificaba al PNV de «inoperante» en esos años. Hubo el caso de tres miembros de ETA que murieron en Navarra en 1969 (que también eran militantes del PNV) al explosionar en su coche la bomba que querían poner en un periódico de Valladolid, pero fue un hecho aislado, aunque sí es verdad que hubo bastantes casos de etarras de entonces que tenían padres del PNV y a nivel privado recibían ayuda de sus familiares.

Mons. Setien, cabeza de una larga lista de clérigos proetarras

Otra cosa fue ya la ETA de mi generación, a partir del Proceso de Burgos. Entonces se produjo la entrada de un importante grupo de militantes del PNV de Guipúzcoa, el llamado grupo «Aitzina» que daría dirigentes a ETA como Múgica Arregui o Goiburu Mendizábal. Eso fue un factor muy importante para ETA, porque ETA había quedado en el absoluto chasis después del Proceso de Burgos.

En aquel País Vasco posterior al Proceso de Burgos y tras el asesinato del Almirante Carrero, ETA pareció absorber a la izquierda española en la región vasca, ¿cómo fue posible ese fenómeno?

Si, eso fue un fenómeno muy importante que ha estudiado bien el catedrático Javier Corcuera. Después del Proceso de Burgos se produce una explosión de activismo político desde el mundo obrero. Es la época en que se producen numerosas huelgas y protestas en fábricas. Como recuerda el catedrático Corcuera, es la época, a partir de 1970, en que todo se nacionaliza vasco en el País Vasco. A partir de esa época ya no serán los obreros o los trabajadores de tal fábrica sino los obreros y trabajadores «vascos». En esos años a todo en el País Vasco se le añade el apelativo «vasco».

De esta forma el País Vasco, que hasta 1970 aproximadamente había vivido un largo periodo de paz y de indudable progreso económico de varias décadas entró en una época de convulsión permanente. Es indudable que el Proceso de Burgos fue un error muy grave del Régimen de Franco y la represión que siguió con diversos Estados de Excepción en esos años solo agravó más la situación.

Los 21 asesinados en el Hpercor de Barcelona

¿Cree que si Pertur no hubiera sido asesinado, nos habríamos ahorrado los años más trágicos?

Pertur llevó a cabo un gesto heroico con su famosa ponencia donde enviaba a ETA a la retaguardia del proceso revolucionario. Él hizo un gesto heroico porque dada la estructura interna de la organización terrorista en esos años, él sabía perfectamente que desde los últimos años del Franquismo se había creado una estructura «militar», armada o terrorista que ya tenía una potencia considerable. Y sobre todo esta estructura gozaba de una autonomía que hacía posible lo que ocurrió, o sea que la estructura armada creara su propia ideología con la propia «lucha armada» como principio fundamental.

Teniendo en cuenta estos factores, era muy probable, por desgracia, que Pertur acabara como acabó y que el País Vasco se sumergiera en el terrorismo desbocado de finales de los 70

Sin embargo se habla mucho de la represión y la dictadura franquista pero es normal que el Régimen tomara medidas duras contra una organización terrorista tan peligrosa que amenazaba la unidad de la nación y por otra parte gente que venía de la Unión Soviética decía que aquí había una libertad incomparable con la que había en su país.

Cada uno cuenta tal como le va la historia. Mi padre fue represaliado por el simple hecho de haber sido gerente del Psiquiátrico de Mondragón que dependía del Gobierno Vasco de la época de la Guerra. Yo estoy convencido que la represión del Franquismo con estados de Excepción indiscriminados solo aumentó el prestigio de ETA entre todos los antifranquistas de España. De hecho lo he hablado mucho con profesores y catedráticos y todos coinciden en lo mismo. La persistencia durante tanto tiempo del fenómeno terrorista de ETA se explica en buena parte por el prestigio que ante mucha gente tenía por haber luchado contra el Franquismo. Mucha gente de izquierdas en el resto de España en los últimos tiempos del Franquismo pensaba lo valientes que eran los vascos, que se enfrentaban a la Dictadura. Si ETA hubiera nacido en democracia no hubiera tenido ni de lejos el apoyo que tuvo.

El Franquismo fue una dictadura larguísima y tal vez si en 1969, por ejemplo, Franco hubiera hecho lo que hizo Pinochet, tanto que le critican, que dio paso a un cambio, hubiera podido tener alguna justificación. Eso hubiera significado una apertura al conjunto de la sociedad, asumiendo que los tiempos habían cambiado desde la época del inicio del Régimen. Pero en lugar de eso, Franco se aferró al poder hasta el mismo momento de su muerte. Otra cosa es que la experiencia de la República fuese traumática y que las Repúblicas hayan sido experiencias fracasadas en España, pero eso es otra cuestión.

Arzalluz, jesuita hasta finales de los 60 en que intentó incluso entrar en ETA

¿Cuál fue el papel de Arzallus en el proceso de disolución de ETA político militar?. ¿Es cierto que animó a que una parte de ellos, los que se llamaron ETA PM Octava Asamblea retomaran los atentados?

Sí, eso fue muy fuerte. En la época en que ETA político- militar dejó las armas en 1981-1982, yo había hecho un fuerte trabajo para convencer a la cúpula de ETA PM de dejar los hierros (o sea las armas). Me reunía con 7 u 8 de ellos, a veces 10, y yo estaba optimista porque los veía muy blanditos y ya predispuestos a dejarlo. Mi sorpresa fue cuando un día me dijeron «oye Teo, es que ha estado por aquí Arzallus y nos ha dicho que nos lo pensemos antes de dejarlo». Yo pensaba que si alguna vez se reunía Arzallus con ellos sería para decirles, «venga muchachos, dejadlo de una puñetera vez, esto no tiene ya ningún sentido, ya buscaremos soluciones para que podáis ir volviendo e ir arreglando vuestros temas penales, pero esto hay que dejarlo».

Y sin embargo, lo que les dijo Arzallus fue lo contrario, cuando ellos dijeron que valoraban seriamente dejar los hierros, Arzallus se puso serio y les contestó que lo pensaran bien, que había muchas cosas que quedaban por hacer, que había muchos temas políticos importantes pendientes » en fin, vosotros decidís,» les dijo, » pero pensadlo bien antes de tomar la decisión».

Parece evidente que Arzallus, con habilidad de jesuita, no les dijo abiertamente que continuaran los atentados, pero muy claramente se lo dio a entender. Les aconsejó en sentido contrario a dejar la violencia.

Más tarde algunos de ellos han dicho que la reunión con Arzallus no fue tan importante en la decisión de un sector del grupo, de continuar con el terrorismo, pero lo cierto es que esa reunión sí que tuvo una gran importancia. Algunos de los que yo veía muy blanditos, después de esa reunión decidieron no dejar las armas. No obstante, otros sí que las dejaron.

Aznar con Arzalluz

A partir de ese momento yo decidí no volver a cruzar la frontera para reunirme con gente de ETA, porque pensé «si el presidente del partido que gobierna Euskadi les dice esto y yo les digo lo contrario, a quien van a creer?»

Hay que recordar que Arzallus era hijo de un carlista guipuzcoano que el 18 de Julio asaltó el Cuartel de la Guardia Civil de su pueblo para proclamar el Alzamiento, aunque fracasó y fue detenido, pero luego pudo salir y fue asistente de un coronel carlista el resto de la Guerra. Yo siempre he creído que Arzalluz nunca dejó de ser un Requeté, en el sentido de que siempre sintió una cierta atracción por las armas. El primer asesinato de ETA el del agente José Pardines, fue planeado o un acto espontáneo del etarra Echeverrieta? ¿Y el de Meliton Manzanas?

Guardia civil José Pardines Arcay

No, el de Pardines para nada fue planificado. Fue un suceso desgraciado, sobretodo para Pardines lógicamente. Además se dio el caso de que Echevarrieta era una persona que de verdad se creía el relato, la necesidad de la lucha armada, la lucha revolucionaria y además incluso había escrito un mes antes que “dentro de poco tendremos un muerto». Otros militantes, como yo mismo, habíamos tenido enfrentamientos y escapadas con la Policía y la verdad es que procurabamos evitar esas situaciones, precisamente porque las conocíamos. Echevarrieta, en cambio, casi buscaba eso. Es probable también que estuviera «acelerado» en ese momento y actuó también por miedo. Pardines le paró simplemente para que dejara pasar el tráfico del carril contrario porque había una carretera en obras pero en lugar de hacer lo que habíamos hecho otras muchas veces, o sea, simplemente parar el coche cuando te mandaba parar la Guardia Civil y esperar, él aceleró y lógicamente Pardines le siguió. Luego Echevarrieta le mató y al día siguiente murió Echevarrieta en otro enfrentamiento con la Guardia Civil.

El de Melitón Manzanas sí fue totalmente planificado y se decidió un año y medio antes, en la V Asamblea de ETA, que es cuando se decidió iniciar ya la «lucha armada», como vía imprescindible para fortalecer y extender la conciencia nacional del pueblo vasco», que es lo que dijo la V Asamblea.

Mi único papel en el asesinato de Melitón Manzanas fue digamos de asentimiento posterior, porque yo no estuve en la reunión donde se decidió pero después cuando una organización como ETA, tienes un Caudillo que te dice, «se ha decidido hacer esta acción» pues, todos los demás asienten, esa es la dinámica. Y por eso, me cayó una pena de muerte.

¿Conoció usted a gente como Josu Ternera, Argala o Iturbe Abasolo?

Con Josu Ternera no tuve relación. Fuimos coetáneos pero no recuerdo haberle conocido. A quien sí conocí y tuve mucha relación fue a Txomin Iturbe Abasolo, que más tarde, en los 80, llegó a la cúspide de ETA. Yo me encargaba mucho de labores de propaganda, de conseguir medios para imprimir octavillas y documentos de propaganda diversos y en ese tipo de función tuve mucha relación con Domingo, «Txomin» Iturbe.

Yo le conocía de Mondragón, de los tiempos en que fue portero del equipo de Arechavaleta. Tengo que decir, aunque soy consciente de que pueda escandalizar, que Txomin y otros eran gente que por su mentalidad, en otras, circunstancias, podrían perfectamente haber sido misioneros o cooperantes, no hay que olvidar que, como dije antes, muchos de ellos eran gente que procedía de ambientes juveniles eclesiales. En el trato eran buena gente, aunque es cierto que ese idealismo que tenían lo volcaron finalmente en una ideología totalitaria y destructiva lo que les llevó a un destino absolutamente macabro y trágico. Con Txomin recuerdo especialmente una reunión muy agradable que tuvimos, aunque eso sí, más tarde, cuando el grupo en el que yo estaba, volvimos de Bélgica, donde nos había deportado el Gobierno, le vi en la frontera española y el me vio y no nos saludamos.

¿Qué les diría usted a las víctimas del terrorismo?.

Yo le diría a las víctimas del terrorismo, que son los auténticos héroes de la democracia. Que recuerden a sus familiares, y su memoria y que no caigan en la trampa del pragmatismo y en la tentación de asumir la idea de los políticos de avanzar olvidando a los que han ido quedando por el camino. Sus familiares fueron víctimas de una organización terrorista que hacía terrorismo y hay que reivindicar su memoria.

¿Por qué los miembros de Bildu no se arrepienten y piden perdón?

No lo harán nunca porque eso significaría renunciar a su esencia. Ellos siguen encerrados en el concepto de la necesidad histórica de ETA. Si pidieran perdón, estarían reconociendo que todo lo que han hecho fue un inmenso error, que fueron crímenes y que no sirvió para nada. Nunca lo harán. Nunca pedirán un auténtico perdón a sus víctimas.

Mucho se habla de que Vox es peligroso, pero el auténtico peligro es Bildu, Podemos…

Yo creo que Vox es un partido con un discurso populista, con unas formas algo vociferantes y una retórica agresiva a veces pero la realidad es que no plantea un discurso contra la Constitución, más bien apoya la Constitución. Quien no apoya la Constitución es no ya Bildu, sino Podemos cuyo discurso suele ser frontalmente contrario a la Constitución. Así que el auténtico peligro populista en España hoy son los nacionalistas y también la extrema izquierda. Afortunadamente la independencia en Cataluña, en 2017, no salió adelante.


4 respuestas a «ETA, la Iglesia, el PNV, Bildu: desde dentro»

  1. La Iglesia vasca, por no decir la iglesia proetarra vasca, nos ha decepcionado a todos, Y HORA ES YA DE DECIRLO, CON TOTAL CLARIDAD.
    ¿Pero de verdad creían en Dios estos cómplices de asesinos despiadados…?

    1. Estimado seguidor: magnífico comentario. Ahí está la clave que no creían, no tenían fe, porque de otro modo no hubieran hecho lo que hicieron que fue incitar y amparar el terror, para qué decir el secesionismo, falso desde todo punto de vista. Más aún: ¿y creen ahora’ más: en Cataluña igualito, igualito… Saludos cordiales

  2. Gran documento… ¡¡¡¡¡qué dolor!!!!!!!!

    Un testimonio de una persona finalmente decente que militó un día en el horror infernal de ETA. Obviamente Uriarte sigue con (en mi opinión) algunos errores de perspectiva, pero es normal y lógico.

    Primero tilda la religión católica tradicional como integrista, y pudiera parecer que la pone en cierto sentido al mismo nivel que el nazionalismo separatista de izquierdas «…Una parte muy importante de la sociedad y de la propia Iglesia en el País Vasco abandonó la religión tradicional y encontró una religión de sustitución en una ideología integrista también, como era el marxismo y en el izquierdismo, en general….». Puede que no sea su intención, pero no se pueden comparar en ningún sentido. El catolicismo tradicional es bueno, muy bueno, y el nacionalismo separatista-marxista es malo malísimo (aunque pueda haber gente buena y mala en ambas trincheras, y actitudes equivocadas en cualquier bando).

    Luego critica bastante al régimen de Franco… quizás ese es el problema, que el régimen de Franco creó una clase media, una libertad individual y una prosperidad que hacía posible el cambio a un sistema democrático, pero también eso mismo abría las críticas de los jóvenes, dado que el régimen era claramente una «dictablanda» que permitía bastante la disensión, y además un sistema en el que las instituciones y el estado de derecho eran bastante independientes para ser un régimen autoritario. El juicio de Burgos pudo ser un error del régimen, pero caso y motivos había (ETA fue sido un movimiento secesionista y de extrema izquierda que usaba un terrorismo brutal, con oscuras conexiones internacionales… todo lo cual es de extrema gravedad en cualquier país del mundo que se precie, cualesquiera sean sus formas políticas, democráticas ó no. Suponiendo que lo que tenemos en España sea una democracia que merezca mucho ese nombre).

    Y en lo que concierne al vaticano-II, uriarte coincide totalmente con la tesis de Pio Moa (que creo es acertada), y es que las nuevas ideas surgidas durante el post-concilio y las nuevas directrices en las jerarquías católicas dejaron al régimen de Franco sin su base «ideológica» más fuerte, su catolicismo tradicional. También dejó colgados de la brocha a los carlistas (que en efecto no fueron cuidados por Franco, aunque el mismo Franco tuvo mucho de tradicionalista en la dirección y diseño de su régimen). Si le unimos que la Unión soviética trataba constantemente de infiltrar las instituciones franquistas, sobre todo la Iglesia católica con sus curas rojos, etc, si a eso le unimos el post-concilio, entonces blanco y en botella.

    Las bases carlistas y tradicionalistas (que por supuesto fueron infiltradas, seducidas, engañadas, manipuladas, etc) se pasaron en gran parte al nazionalismo del PNV, en un «timo» ideológico brutal, y en una sustitución torticera de sus ideales más elevados. Pero claro, si no te apoya la misma Iglesia a la que defiendes con tu «integrismo» (como dice Uriarte, que para mí no es sino simplemente fe católica verdadera, frente al liberalismo masónico), entonces apaga y vamonos.

    Por mi parte creo en una España tradicional y democrática mucho mejor y más libre que la España liberal masónica de hoy en día. Espero que muchos vascos se den cuenta a tiempo del tesoro que tenemos en vivir en un país cuya alma es profundamente católica, y que nos une una historia milenaria y una fe maravillosas e incomparables. Siempre en libertad… pero libertad verdadera, no manipulada.

  3. Impresionante biografía de Arzalluz… su padre era un carlista muy activo y totalmente entregado a la causa, además de un admirador profundo del general Franco. Tristemente al hijo le «envenenaron» en el ambiente jesuita de alemania en los tiempos del concilio, donde fue como sacerdote. Al regresar intentó entrar en ETA, pero finalmente acabó en el PNV, donde hizo carrera (después de dejar el sacerdocio). Dejo el link, creo que completa el excelente artículo de D.Javie Navascués:

    https://www.elmundo.es/cronica/2001/CR287/CR287-02.html

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Al hacer clic en el botón Aceptar, aceptas el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad