Eucaristía, no. Santo Sacrificio de la Misa, sí

Y es que, aunque parezca que es lo mismo, no, no lo es, ni mucho menos.

Desde hace mucho me llama la atención, e incluso me indigna, habiendo tenido por ello más de un rifirrafe con algún que otro sacerdote, esa manía que les ha dado desde… ¿el Vaticano II? de decir sólo y únicamente la «Eucaristía» al referirse a la Misa.

La palabra eucaristía viene del griego “euxaristia”, compuesto por el prefijo «eu» que significa bien, en todos los sentidos, bueno, agradable, y del sustantivo «xarij» que significa gracia, encanto, elegancia y que se traduce y entiende como «acción de gracias» o «agradecimiento». Ergo, según dicho nombre, que no tiene más significados, cuando el sacerdote o los católicos por contagio y extensión de ellos dice la «Eucaristía» están hablando sólo y también únicamente de «acción de gracias», por supuesto a Dios.

Pero es que con tal apelativo lo que en realidad están haciendo es minusvalorar y capidisminuir a la Misa; además de difuminar su verdadero ser.

La Misa es en realidad el “Santo Sacrificio de la Misa”, es decir, que es un sacrificio, porque hay un altar, una víctima propiciatoria, Jesucristo –bien que ya incruenta, que no sufre–, y un sacerdote que es en realidad Sumo Sacerdote, y que es, no el cura, sino también Jesucristo; y todo eso para empezar.

Y para seguir y terminar, el Santo Sacrificio de la Misa no es sólo «eucaristía», es decir, acción de gracias, sino mucho, muchísimo más, pues son cuatro sus fines, a saber: 1º. Honrar a Dios, fin que se llama latréutico; 2º. Agradecerle sus beneficios, fin que se dice eucarístico; 3º. Darle alguna satisfacción por nuestros pecados y ofrecerle sufragios por las almas del Purgatorio, fin que se denomina propiciatorio; y 4º. Rogarle nos conceda las gracias y dones que consideremos que necesitamos, fin que se llama impetratorio. ¿Impresionante, verdad?

Así pues, no hay mucho más que explicar ni que decir. Cuando al Santo Sacrificio de la Misa lo reducimos a Eucaristía, confundimos al personal al reducir sus fines a uno sólo, de alguna manera hacemos que pierda su infinito ser como sacrificio y además santo y, también, al ser una palabra griega, muchos ni la entienden, lo que ayuda a potenciar los defectos y daños dichos de la palabra eucaristía.

Por todo ello, Eucaristía, no, Santo Sacrificio de la Misa, sí.

Lo mejor es, entonces, nunca decir eucaristía, sino Santo Sacrificio de la Misa, y eso tanto sacerdotes como seglares. Borremos pues de nuestro diccionario o al menos de nuestro vocabulario la palabra eucaristía cuando por cualquier motivo o circunstancia nos tengamos que referir al Santo Sacrificio de la Misa.


4 respuestas a «Eucaristía, no. Santo Sacrificio de la Misa, sí»

  1. Denominar Eucaristía al Santo Sacrificio es una manipulación, es una acción tergiversadora, es ingeniería religiosa (de estos demoledores infiltrados en la Iglesia desde Roncalli) con el fin de desvirtuar conceptos con objeto de llevar a la confusión y tratar de eliminar la Sagrada MISA. El fin de estos demoledores por hacer de la SANTA MISA algo “en memoria”, algo como recordatorio, algo como pasado y NO actual. Lo grave es que cambiaron la fórmula de consagración con el venenoso novus ordo missae.
    El Santo Sacrificio de JESUCRISTO es una pasión en tiempo real y es El Cuerpo, Sangre, Alma y Divinidad de N. S. JESUCRISTO que anhela, desea y se une íntimamente (en comunión) con nosotros y, por ende, cada uno de nosotros con CRISTO. Es la máxima adoración posible a DIOS. No existe mayor gozo posible. Los ángeles, de poder envidiarnos, nos envidiarían.

  2. Amén, querido Juan.

    Se trata de una protestantización más de lo católico, esta sí que muy importante, de entre las numerosas habidas en la Iglesia desde el advenimiento de aquel funesto conciliábulo… y de sus promotores.

  3. El cenit de la Revelación, es la Nueva Alianza que se acordó en la Ultima Cena; motivo por el cual el Predilecto nos pidió explícitamente que lo recordáramos. Los convidados, firman.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad