¡EXCLUSIVA! Sólo uno dio el paso al frente (I/III)

Col. Fez. Navarro de los Paños

Siempre que se preveía una acción de especialísima dificultad, era costumbre formar a la unidad elegida para ello y pedir voluntarios, los cuales debían dar un paso al frente. Y fue también siempre costumbre en nuestras FFAA que todos lo dieran.

Pues bien, decimos fue, porque dejó de serlo cuando en 2008 surgió la ocasión, se pidieron voluntarios para una muy difícil misión y de todos los mandos de nuestras FFAA de entonces, repito, de todos ellos (Generales, Coroneles, etc.), sólo uno, sí, sólo uno, dio ese paso al frente: el Col. D. Lorenzo Fernández Navarro de los Paños y Álvarez de Miranda, en cuya amistad me honro, a cuyas órdenes estoy siempre y a quien pido disculpas por no haberle advertido de mi intención de escribir esta breve reseña; y es que seguro que, conociéndole, me lo habría prohibido.

Pero es que no puedo dejar de ofrecerles a todos ustedes la prueba de ese paso al frente que sólo él tuvo el honor, la dignidad y el valor de dar y que, como era de esperar, dada la dificilísima misión de que se trataba, como en seguida comprenderán, bien caro le costó, cayendo, eso sí heroicamente, en tan fiero combate.

Mi Coronel: a ti la gloria; a todos los demás la ignominia.

LOS HECHOS DOCUMENTADOS.-

Primera parte de Tres

A principios de 2008, siendo aún JEMAD el Gral. Félix Sanz Roldán, el JEME el Gral. Carlos Villar Turrau y presidente del Gobierno Rodríguez Zapatero –los tres de tan infausto recuerdo–, se requirió a todos los mandos de unidades que, conforme a la recién promulgada Ley de Memoria Histórica, elaboraran una relación de los símbolos “franquistas” que hubiera en las dependencias a su cargo para proceder a su eliminación.

VER AQUÍ EL DOCUMENTO ORIGINAL OFICIAL

El escrito cuya imagen verán a continuación fue la contestación del Col. Fernández Navarro de los Paños, entonces Comandante Militar de La Coruña y Lugo (COMIL). Fue el único. Todos los demás mandos elaboraron las relaciones requeridas y procedieron a eliminar dichos símbolos «franquistas». El Coronel Fez. Navarro fue brutal e ilegalmente represaliado, cesándosele y arrestándosele.

En la Segunda Parte comprobarán a través de documentos oficiales originales su titánica lucha contra la infame cúpula militar de entonces… por cierto, en absoluto distinta de la actual. No se lo pierdan.


7 respuestas a «¡EXCLUSIVA! Sólo uno dio el paso al frente (I/III)»

  1. Me quedo «muerto» por este artículo, porque para mí resulta una sorpresa ver que todavía en 2008 quedaban militares dignos de tal nombre con mando que no eran traidores a España.

    El protagonista de esta historia (el principal protagonista quiero decir, porque el autor del artículo, con este gesto que le honra de escribirlo es también otro gran protagonista) el Coronel D. Lorenzo Fernández Navarro (y Álvarez de Miranda) publicó el pasado 23 de abril en estas páginas de El Español Digital, un artículo titulado : «El lenguaje: arma esencial de la guerra ideológica», que ha podido pasar quizás, de algún modo, desapercibido (no contiene ningún comentario, y yo quería haber hecho uno pero no he tenido tiempo de hacerlo) pero es de lo mejor que se ha escrito en esta página desde que se abrió. Eso dicho de «El Diario de Cádiz», no tiene mucho mérito, porque los que escriben no valen un pimiento y tienen el talento justo para acarrear pavos y lamerle las botas a Pablo Iglesias, pero dicho en esta página de El Español Digital, que hay un elenco de personas que escriben, como el propio autor de este artículo B. Díaz del Castillo, el Coronel D. José Mª Manrique, D. Francisco Bendala, Toribio, etc. a cuál mejor en temas militares y otras cuestiones, que la verdad no sabe uno decir qué o cuál artículo me gusta más y es tan lúcido e importante lo que dice.
    El artículo «El lenguaje: arma esencial de la guerra ideológica», trata algo tan importante como la guerra psicológica, (tan abandonada en España por las fuerzas llamadas del Bien, o de España, o de la Ciudad de Dios, pero tan eficazmente puesta en práctica por los que forman parte del bando contrario: la Sinagoga de Satanás). Y es un arma esencial porque si se emplea eficazmente, como los enemigos de España, -la Sinagoga de Satanás-, lo vienen haciendo con total impunidad desde hace más de 50 años, pero especialmente en los últimos 25 años, no hace falta llegar a la guerra «convencional», porque la guerra psicológica desarma al contrario, lo paraliza y desarticula, lo adormece y envenena sus fuerzas vitales hasta el extremo de debilitarlas y dejarlas inermes, pero hasta el extremo también de que acaben trabajando para el enemigo, como hemos visto en España que hacía la Guardia Civil en las redes sociales, o la Policía Nacional el pasado 2 de mayo deteniendo e identificando a españoles con la bandera de España, o más recientemente en la Calle Núñez de Balboa, subiendo a los edificios donde se protestaba desde las terrazas contra el Gobierno.
    Los acontecimientos del 18 de julio de 1936 ó del 2 de mayo de 1808 significan muchas cosas, pero desde el punto de vista de la guerra psicológica lo que significan es que los enemigos de España fracasaron en su intento de lavarle el cerebro a todos los españoles, hubo un grupo, pequeño pero con una gran capacidad de hacerles frente, a los que no habían conseguido engañar, que se les escapó de su control, y por eso se llegó al enfrentamiento con las armas. Si el dominio hubiera sido total, Napoleón o Stalin, cada uno en su momento histórico, no hubieran tenido necesidad de pegar un tiro. La paz que hay ahora en España a pesar de tantísima iniquidad, si algo pone de manifiesto es la eficacia de la guerra psicológica que ejercen las televisiones (los enemigos a través de las televisiones) , etc. como medio de control social. Franco tenía una gran fe en la clase media que él había conseguido crear en España, como elemento de estabilidad social, quizás por eso las políticas de los enemigos de España desde 1976 han ido orientadas directamente a destruir esa clase media, a la destrucción de la institución familiar (drogas y aborto para los hijos, divorcio para los padres, y descristianización para todos), al empobrecimiento y proletarización de las clases medias mediante la precarización laboral y la exigencia cada vez más insoportable para los hijos de cada más más requisitos de estudio totalmente absurdos, la bajada de salarios, el encarecimiento de la vivienda, subidas brutales de toda clase de impuestos hasta alcanzar más del 60 % de los ingresos, etc. etc.
    Pero si esta era (la clase media), la gran esperanza de Franco para que España no cayera de nuevo en las garras del comunismo, la gran esperanza de los enemigos de España ahora es la imbecilidad social: 50 años corrompiendo a los españoles a todos los niveles con una lluvia ácida que 24 horas al día 365 días al año, viene cayendo sobre los corazones y mentes de los españoles, y que dan como resultado esta imbecilidad social que es la gran esperanza de los enemigos de España para que con este lastre España no pueda revolverse, defenderse y levantar cabeza.
    Recordemos el boom del destape nada más empezar la Transición), procurando la descristianización de España (con diversos pretexto que no era, como los hechos han demostrado, más que burdos pretextos: la libertad religiosa, se decía entonces y a lo que hemos llegado es hasta parar una misa desde la azotea de una parroquia y no sólo se multa al cura, sino que como hay que ensañarse, la catequista se ha dejado el DNI y la hacen ir a por él para multarla a ella también,
    https://www.youtube.com/watch?v=DtOalmuwq-M
    y luego con los moros, claro la actitud es muy diferente:
    https://www.youtube.com/watch?v=Iy789Y1FAB8&t=7s
    Y luego estaba aquella cantinela para incautos de la «coexistencia pacífica de las 3 culturas» -que en los degollamientos en masa de cristianos en Siria en manos de Estado Islámico, tenemos en lo que desemboca para los cristianos dicha coexistencia «pacífica»-, y un largo etc., donde los que abogaban porque de las escuelas se quitaran los crucifijos o desapareciera la asignatura de religión, para mantener la «neutralidad» religiosa, han sido los mismos que años después han exigido menús para musulmanes en los comedores escolares y profesores de Islam para uno ó dos alumnos, del bolsillo de los españoles, que ya pagamos las pagas a sus padres sólo por ser moros, el añadido de 250 € además por cada hijo, la vivienda, el comedor escolar gratis, para que así el padre se pueda gastar los 600 € en el tatuaje que le pille todo el brazo desde el hombro a la muñeca, que ya todo lo demás se lo pagamos nosotros, etc. etc. y no pararíamos), su intoxicación ideológica a través del sistema educativo a todos los niveles, especialmente dañino en las enseñanzas medias, pero igualmente en la Universidad, el monopolio de las televisiones y de las producciones audiovisuales de cine y televisión que son una fuente constante de corrupción moral y de adoctrinamiento ideológico, sin respuesta posible por dos elementos: el régimen de monopolio del que gozan, y la represión penal mediante la tipificación de tipos penales, como el delito de odio para impedir que los que sufren el odio puedan defenderse de ninguna forma.
    Esta imbecilidad social es la garantía del sistema para que las cosas no puedan cambiar y regenerarse, porque por cada español sensato que ve el peligro, hay 1000 ó 10.000, ó 20.000 que tienen lavado el cerebro. Esto es una garantía de estabilidad para los enemigos de España. Si algo demuestra el hecho de que le único mando que reaccionara y no se sometiera al lavado de cerebro fuera él, es la realidad de este hecho de la imbecilidad social, si esto fue así entre el colectivo de mandos militares (que aunque sólo sea por la profesión y por haber pasado por una academia militar tienen que tener un nivel), ya entre la gente corriente ni hablamos.
    En este artículo del Coronel D. Lorenzo Fernández Navarro, se decía (entre otras muchas cosas mucho más importantes), que para oponernos a la guerra psicológica él proponía que al Aeropuerto Madrid Barajas se le llamara Aeropuerto Francisco Franco. Siguiendo esta estela marcada por el Coronel yo creo que a la mal llamada, por hipócrita, Ley de Memoria histórica, tendríamos que llamarla por su verdadero nombre: «LEY DE DESMEMORIA, FALSIFICACIÓN Y MANIPULACIÓN HISTÓRICAS», y referirnos a ella siempre en estos términos, incluido en el Congreso de los Diputados o ante los medios de comunicación social.
    La maldad de esta Ley está ya en el propio disfraz del nombre que utiliza «Memoria», para luego hacer todo lo contrario, como esos malhechores que se disfrazan de cartero o de empleado del gas o de la compañía de electricidad para que mediante este engaño la gente les abra de buena fe la puerta, y una vez dentro atracar a sus moradores navaja o pistola en mano. Y el disfraz si algo es en el Derecho Penal español, es una agravante. La maldad intrínseca del enemigo se pone de manifiesto en la perfidia de su discurso: presentar como «memoria histórica», lo que en realidad es destruir todo vestigio de «memoria». Qué capacidad de engaño, que control de los medios de comunicación, y qué capacidad de parálisis para impedir ninguna reacción frente a ese engaño tan flagrante y tan descarado de una ley que dice una cosa y hace la contraria, que hace creer que es para mantener la memoria pero a lo que se dedica es a retirar toda clase de monumentos, placas conmemorativas, etc. etc. que guardaban la memoria de unos hechos, para no dejar memoria de tales hechos y que en una generación o dos nadie se acuerde de lo que pasó, que lo mismo que se retira la estatua de Millán Astray de la plaza que llevaba su nombre en La Coruña, se retira este y otros muchos personajes de los libros de texto, como no sea para injuriarlos, y aquí vivimos en una completa ignorancia de todo. Esto ya lo contaba Orwel en su libro “1984” (publicado en 1949) de un gobierno totalitario que se estructuraba en 34 ministerios, los cuales tienen nombres que en realidad significan lo contrario de como en realidad verdaderamente son:
    Está el Ministerio de la Verdad, que en realidad debería llamarse el de la Mentira, cuya función es la de manipular y falsear hechos históricos, para adecuarlos al discurso ideológico del partido, como es el caso de la Ley de Desmemoria, Manipulación y Falsificación Históricas, de Zapatero-Rajoy, y de la prevista “Comisión de la Verdad” que es la comisión para imponer la mentira. Esto no es ciencia ficción, esto ya pasa en España con la Fiscalía del odio y ciertos tipos penales.
    Luego está el Ministerio de la Paz, que en realidad es el Ministerio que se dedica a hacer la guerra y someter a la población disidente, a los enemigos del partido. Aquí entrarían las últimas actuaciones de las Fuerzas y Cuerpos de Seguridad del Estado.
    En tercer lugar el Ministerio del Amor, encargado de mantener la ley y el orden, pero que en realidad se dedica a torturar y sembrar el terror, con su famosa celda 101.
    Y en cuarto lugar el Ministerio de la Abundancia, que como su nombre indica pero a la inversa tiene racionados los bienes y se encarga de que la población viva en una permanente pobreza y carestía de todo. Porque población empobrecida y dependiente del Estado será más fácil de controlar que una sociedad de personas libres y con recursos. Sin embargo este Ministerio de la Abundancia junto con el Ministerio de la Verdad consiguen hacer creer a la población de que están viviendo en un paraíso de perpetua prosperidad, y se lo creen incluso los que están haciendo cola para que le den alimentos a la puerta de un local de Caritas.
    https://www.youtube.com/watch?v=–CSiWKxLDs&t=208s

    ****

    Centrándonos en el tema de este artículo de B. Díaz del Castillo sobre el valor y la lección de MORAL MILITAR que tuvo el Coronel D. Lorenzo Fernández Navarro de dirigir el escrito que dirigió en 2008, yo que he vivido la lucha política en mi juventud soy de la opinión de que los riesgos de estar en una trinchera o en un carro de combate, y que en cualquier momento te pueda caer un proyectil de mortero, o un francotirador pueda colocarte su bala en tu cabeza, es un peligro cierto, pero sin desmerecer de este peligro, creo que la lucha política en tiempos de paz aparente contra la guerra subversiva, sobre todo en España que el enemigo ha copado los poderes del Estado, el “soldado” que no ha desertado de la Patria lucha contra dos enemigos a un tiempo, contra el enemigo que se manifiesta como tal abiertamente y contra sus propias autoridades que son el enemigo encubierto o en el mejor de los casos trabajan para el enemigo, y esa situación de estar permanentemente apuñalado por la espalda por las propias instituciones de España en manos enemigas (Policía roja, Fiscalía del odio, Juzgados y Tribunales de jueces para la democracia, es decir para el Comunismo, etc. etc) es mucho peor y mucho más arriesgado que la guerra de trincheras.
    Se habla ahora mucho de la actitud de la policía y de la Guardia civil en funciones de policía política al servicio del gobierno sin cortarse un pelo, parando coches con la bandera no de Corea del norte sino de la propia España y denunciándolos, (qué da idea de hasta dónde llega el colaboracionismo con el enemigo y la falta de un mínimo ético de estos policías que los único que les importa es la reivindicación salarial, y a su jefes progresar en el escalafón) pero nada nuevo bajo el sol. En 1978, 1979 etc. la policía acosaba a los chavales de Fuerza Nueva cuando salían a pegar carteles, les obligaban a identificarse, los registraban para que no fueran a llevar ningún palo ni ningún nunchaku, y una vez que se aseguraban de que todos iban desarmados (pobre de aquel que no lo fuera), entonces los grupos de extrema izquierda en proporción de 20 contra uno podían hacer acto de presencia y atacarlos con toda impunidad, y cuando ocurría que no obstante la superioridad del enemigo (frecuentemente armados, porque ellos no eran registrados, sólo los «fascistas», y eso siempre me llamó la atención, «decían aquello cuerpos represivos disolución», y «policía asesina», pero luego los rojos recibían un trato de la policía exquisito, por supuesto mucho mejor del que recibían los que «fascistas» que daban la cara por la policía en aquellos años que no pasaba una semana sin que ETA se cargara a unos cuantos policias) no era suficiente por el mayor valor de los españoles, entonces se hablaba en la radio y en la prensa, perfectamente orquestadas, de «la violencia fascista», en la que picaban no pocos tontos, entre ellos los magistrados de la audiencia que carecían de ninguna formación de nada en lo que era la guerra psicológica para presentar lo blanco como negro y lo negro como blando.
    Lo que quiero decir, que cada día me expreso peor, es que tiene su mérito, no digo yo que no, estar en un pozo de tirador en Monte Longdon, en la Guerra de las Malvinas, y que el 2º de Paracaidistas británico avance hacia tí con la bayoneta ya calada, haciendo fuego con sus misiles Milán y sus morteros del 81, mientras la artillería naval británica ha estado “ablandando” tus posiciones, pero en esas circunstancias las cosas están muy claras el enemigo viene ladera arriba, lleva un uniforme que lo distingue y en cuanto que asome se hace fuego también sobre él, porque en la guerra donde las dan, las toman mientras quede valor para sostenerse y armas con las que devolver el fuego. Pero en las circunstancias del Coronel protagonista de este artículo, es que él, que no tenía el cerebro lavado como sus superiores que le habían cursado tal exigencia, ni como sus compañeros mandos de otras unidades, a los que les había faltado tiempo de cumplir miserablemente con lo ordenado, el Coronel no tuvo a su favor ni ser tonto, como la mayoría, ni ser un lameculos, como la mayoría, ni haber sido vencido por el enemigo por la lluvia ácida de la guerra psicológica, (como a la mayoría), que echaba sobre la sociedad española, incluidos sus mandos militares, como les ocurría a sus compañeros y a sus superiores (lo de “superiores”, por decir algo). Entonces lo que hizo, hacer este escrito, que es un poco como eso de «a la propuesta de rendición he contestado con un cañonazo», o lo de Guzmán el Bueno cuando lo amenazaron con matar a su hijo si no rendía Tarifa y se sacó un cuchillo del cinto y lo arrojó a los sarracenos, diciendo que si no tenían con qué matarlo que ahí iba su cuchillo. Tener una conversación patriótica en la cena de navidad con la familia, eso lo hace casi cualquiera (ya en una cafetería no tanto, porque los lameculos del CNI, valga la redundancia, te puede montar una farsa y acusarte de no sé qué), pero dar una respuesta por escrito a esta gente, para eso hace falta más valor verdadero que para combatir en la Bahía de Ganso Verde o para tomar el Monte Gurugú, porque por lo menos en el Monte Gurugú no te apuñalan tus propios mandos por ser un buen militar, en cambio en este tema sí, y además con ensañamiento miserable.
    Un pequeño inciso, yo no soy militar pero tengo cierta experiencia profesional con la Jurisdicción militar. Si en España no hay justicia, (y no la hay), ya lo de la Administración y la jurisdicción militar, eso ya es Sodoma y Gomorra, la indefensión en el ámbito militar eso es para escribir un libro. La primera medida que habría que adoptar para llevar la Justicia como ideal al ámbito militar, es sustituir a los funcionarios del Cuerpo Jurídico Militar, de los cuales, en la parte que conozco (y que se salve el que pueda), tengo una opinión profesional mucho peor que la que tengo sobre los rumanos que roban el cobre de la catenaria del AVE (y me estoy quedando corto) y sustituirlos por Abogados del Estado, si de verdad queremos que las autoridades administrativas militares tenga un verdadero asesoramiento jurídico. Dicen que el Ministro Federico Trillo está considerado como el peor Ministro de Defensa de la democracia (ya tiene mérito la cosa viendo el perfil de los demás), yo tengo claro el motivo, en mi modesta opinión el motivo no puede ser otro que Trillo es del Cuerpo Jurídico Militar (lo de «Jurídico» por decir algo y con Justiniano revolviéndose en su tumba el pobre, y lo de «militar» también), eso para mí al menos explica muchas cosas.
    No es lo mismo escribir una respuesta y que si pasa algo, te enjuicie una persona como el jurista D. Vicente Gimeno Sendra (por poner un ejemplo), que a su cualificación jurídica se suma su sentido ético, a que un lameculos decida abrirte un expediente disciplinario y te enjuicie en un expediente disciplinario los pelagatos que hay en el Ministerio o la Dirección General, que me guardo la opinión que tengo de los que me he topado con ellos. Con este panorama, lo que esta persona hizo, Gobernando nada menos que Zapatero, es como si te tiran de paracaídas para una misión suicida en territorio enemigo, y además respecto de un país que no reconoce la Convención de Ginebra. Es decir que de Derecho penal humanitario, nada de nada, si te capturan asesinato sin formación de causa.
    Ya para terminar 3 ideas:
    – la primera, la formación del Coronel en guerra psicológica, para no caer en la trampa de los enemigos.
    Históricamente muchas posiciones han caído por engaño, precisamente porque no se ha tenido conciencia de la maldad o la treta del enemigo y se ha creído en su palabra sucumbiendo a su estrategia, siguiendo el viejo lema “más se consigue con miel que con hiel”. Así se rindió la posición de Monte Arruit, creyendo en las palabras de los moros que prometían que se les respetaría la vida a todos y se les daría salida para sus hogares, y luego los degollaron a todos uno a uno (casi 3000, todos menos el General Navarro y un pequeño grupo), y así cayó la ciudad de Troya. Detectar el verdadero significado de la medida que pretendía el Gobierno y darse cuenta del engaño significa su superior capacitación como militar, que no se reduce a las cuestiones meramente técnicas (Matemáticas, Física, Armamento, etc.etc), sino también a las cuestiones de “inteligencia” que es la asignatura pendiente de los militares que colaboran, por desconocimiento, imbecilidad, o por interés económico, en la destrucción de España.
    – la segunda, la actitud del resto de mandos: «Todos los demás mandos elaboraron las relaciones requeridas y procedieron a eliminar dichos símbolos «franquistas»». Dicen que la Moral es el arma secreta de todo ejército, y esto demuestra que «la moral» de todos esos otros mandos estaba por los suelos.
    Formación frente a la guerra psicológica del enemigo, en una escala de 0 a 10, para el resto de mandos 0, como los puntos que saca España en Eurovisión. La pregunta es: si un mando militar no es capaz de decirle a su superior que esa decisión de retirar estatuas, cruces y placas conmemorativas es una ignominia y es perversa en sí misma, que afecta a la moral (porque despoja para los combatientes futuros de símbolos sobre los héroes del pasado) y al patrimonio histórico-moral-militar de España, porque le da miedo de las represalias políticas (muy ciertas y muy severas por cierto) que sus superiores puedan adoptar contra él, ¿tendrá valor para sostener su posición cuando el 7º Regimiento Gurka y los Guardias Galeses (por poner un ejemplo metafórico) avanzaran con superioridad de 30 a 1?, ¿o cuando capturado, se tuviera que enfrentar a un interrogatorio brutal, con brutalidad del Tercer Mundo? Psicológicamente, si ya te ha vencido el enemigo para que trabajes en tiempos de paz sin pantalones, es muy difícil que en tiempos de guerra tengas el valor y la determinación que no has tenido en tiempo de paz con tu propio Jefe.
    – La tercera, la aparición en el escenario del General Sanz Roldan. Para quien no lo recuerde Félix Sanz Roldan es el General ese vestido con el traje de campaña oliendo a suavizante de lavadora y sin ninguna forma física, que se ve detrás de la Ministra de Defensa de Zapatero Carmen Chacón con la barriga de 7 meses pasando revista a las tropas (imágenes que le ponían a los talibanes para enfervorizarlos y hacerles ver el ejército al que se iban a enfrentar, y los talibanes, en su mentalidad, se frotaban las manos y afilaban sus cuchillos deseando que llegara ese día), y que luego nombraron Director de CNI entre 2009 y 2019.
    Uno de los muchos inútiles a cuyas manos ha estado y está la Defensa Nacional de España, y la “inteligencia” (la inteligencia de España es pura sordera y puro síndrome de Dwon, y al 11M me remito que no lo evitaron, en el mejor de los casos, porque en el peor entonces habría que pensar que estaban metidos en el cotarro, posibilidad que yo no descarto). Sólo nombrando a Echenique, con sus piernas de alambre y el carrito, se podría empeorar estética y materialmente los nombramientos de la Ministra y del General Sanz Roldán. Estos son los militares que se prestan a cursar esas exigencias de tapar para las generaciones futuras de españoles la verdadera Memoria Histórica, (que queda proscrita, como si de una invasión extranjera se tratara, y José Bonaparte ordenara que todo lo español quedaba prohibido), los que no tienen escrúpulos para que una niñata, separatista, con conocimientos nulos en temática militar que no sabría distinguir un carro de combate de una fragata, y con una barriga de 7 meses, se ponga al frente de un ministerio tan importante como el de Defensa, a sabiendas de que era elegida ella para el cargo con la única finalidad de satisfacer el aquelarre masónico de deshonrar y mancillar de esta forma al Ejército que combatió en Ceriñola, Lepanto y Empel, y con el que no pudo Stalin a pesar de todo su poder.

    Esta es la lectura que yo hago de este suceso. Esta, y que algún día, se estudiará en las academias militares del Mundo libre este suceso, al igual que cuando se estrenó la película española «Embajadores en el Infierno» el Ejército de los Estados Unidos compró una partida para formar a sus tropas (empeñadas en la guerra de Corea primero, y de Vietnam después) para que vieran cuál era la actitud correcta si caían prisioneros de los comunistas.

    1. He incurrido en varios errores mecanográficos en mi comentario, rectificarlos ahora sería muy prolijo, pero solo aclarar que donde dice 34 Ministerios (en le Gobierno imaginario del libro «1984» de Orwell), en realidad he querido decir 4 Ministerios.

  2. Buenas tardes, me honro en conocer y tener amistad personal con el Coronel Fernández Navarro de los Paños, español a cata cabal, militar en la más extensa acepción de la palabra, hombre de honor y de valentía y gallardía acrisolada, además de patriota que es, desgraciadamente, de lo que más falta en estos tiempos de zozobra.
    El Coronel Fernández Navarro, ha plasmado en su escrito, razonado, lo que pensamos y sentimos muchos españoles, algunos de los cuales lo callan por miedo a que los tilden de fascistas o los señalen con el dedo, algo que van hacer igual, así que, al menos, morir con las botas puestas.
    Conozco lo sucedido al Coronel Fernández Navarro y , por tanto, no puedo decir mucho más que aquello de «a las órdenes de usía, mi Coronel».
    Y que nadie olvide que de aquellos ríos, de silencio, de acatamiento, de permisividad para que unos malvados sectarios nos arrebatasen una parte de nuestra historia, vienen estos lodos.
    Eugenio Fernández Barallobre.

  3. Muchas gracias por tus palabras mi querido amigo.
    Pero permíteme que ponga de manifiesto el que el tú, como otros patriotas, tenéis mucho más mérito.
    Para los militares, el poner de manifiesto la felonía de la infame ley 52/2007 era una obligación.
    Porque habíamos jurado defender, hasta derramar la última gota de nuestra sangre, la bandera que representaba a España Una, Grande y Libre.
    Porque el honor nos obligaba a cumplir lo jurado…
    Y porque al ser militares, aunque el valor de nos supone, cuando llega el momento hay que demostrarlo.
    Un fuerte abrazo y ¡¡¡Arriba España!!!

  4. Le agradezco sinceramente Sr. Kevlar Steiner su extenso comentario.
    Toca muchos aspectos esenciales para comprender el porqué España ha llegado al borde del precipicio, o lo que es lo mismo, la razón por la que la nave de estado, sin comandante, con un inepto y narcisista “segundo” y un sectario pirata en el gobernalle, se aproxima a la rompiente.
    Lo único que lamento -al igual que me sucede con lo escrito por mi amigo Bernal Díaz del Castillo- son los duros términos empleados con mis compañeros y superiores.
    Muchos de ellos mantienen una titánica lucha entre sus sentimientos y su sentido de la disciplina: No los ofendamos…. basta dar ejemplo para que ellos recapaciten que la “disciplina” cuando el enemigo de España ha tomado el mando, se llama traición.
    Así lo entendieron los capitanes Daoíz y Velarde, el teniente Ruíz… y el general Franco.
    Un cordial saludo y
    ¡¡¡Arriba España!!!

  5. Magnífico trabajo, señor editor.
    Gracias.
    Sin duda la figura del Coronel Lorenzo Fernández Navarro de los Paños es digna de él, como también el que sepamos los españoles que los traidores no son cosa de tiempos pasados, y nos dejemos de estereotipos que solo tranquilizan nuestras conciencias mientras se piede, se asesina España.

    Enhorabuena a los dos

    1. Estimado seguidor: pues muchas gracias que no se merecen. Gracias al Col. Fdez. Navarro por su ejemplo, por aquel paso al frente. A ver si otros que también lo dieron en otras circunstancias se animan a compartirlo para ejemplo de hijos y nietos; si es así, aquí está esta humilde web a su disposición. Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*