Expulsar demonios potestad sólo de Dios

Es muy posible que en la confusión e ignorancia que gravita en nuestros días sobre una mayoría de los que se dicen católicos, haya pasado desapercibida una facultad de Dios, de Nuestro Señor, que es propia sólo de Él: la expulsión de demonios.

Si nos fijamos en el Antiguo y Nuevo Testamento con atención, veremos que antes de Jesucristo hubo profetas que hicieron milagros, incluso que resucitaron muertos; esto último bien que de forma que queda claro que no lo hacían por sí mismos, pues la forma en que los resucitó Nuestro Señor fue sólo mediante la palabra, es decir, por su propia voluntad y poder.

Pero de lo que muchos no se dan cuenta es que sólo Nuestro Señor, y en varias ocasiones según nos relatan los Evangelios, fue capaz de expulsar demonios; nadie antes que Él lo hizo.

Son no pocos los pasajes evangélicos en los que Jesús expulsa uno o múltiples demonios, también con Su sola palabra, los cuales, además, no sólo le obedecen en el acto, o le ruegan que no les expulse pues bien sabían Su poder para ello, sino que muchos de ellos Le reconocen, y así lo expresan, como Dios, como el Hijo de Dios.

Así pues, la expulsión de demonios que nos cuentan los Evangelios, el hacerlo sólo con Su palabra y el que dichos demonios Le reconocieran como el Hijo de Dios, son pruebas fehacientes, por si quedaban dudas, de la divinidad de Nuestro Señor.

Sugerimos el interés de repasar alguno de eso pasajes y meditar sobre ellos, pues nos acercarán mucho a la divinidad y poder de Nuestro Señor, a Su persona como Hijo de Dios y a su omnipotencia, lo que sin duda aumentará nuestra fe en Él y nuestra esperanza, así como nuestra paz.


2 respuestas a «Expulsar demonios potestad sólo de Dios»

    1. Estimado seguidor: pues mil gracias. Creemos que lo dicho es poco conocido o meditado entre los católicos; lo de los Testigos no sólo lo que usted dice, que también, sino otras muchas cosas. Saludos cordiales

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*