Filosofía de bar para un mundo posmoderno

P. Rafael Pou

Como casi todos, estoy aprovechando la cuarentena para leer tanto como me resulta posible. Te escribo, de hecho, para comentar contigo uno de los últimos libros que he leído, Filosofía de bar para un mundo posmoderno.

Lo cierto es que lo he disfrutado mucho y que me ha ayudado a comprender mejor tanto la esencia de las corrientes filosóficas contemporáneas (relativismo, nihilismo, materialismo, escepticismo…) como en qué sentido éstas no dan una respuesta satisfactoria a la pregunta sobre el hombre, sobre Dios y sobre el mundo.

Si atendemos al título y a la imagen de portada (o de sus portadas), podemos pensar que este libro de Rafael Pou está orientado a un público joven, casi adolescente. No deja de ser cierto, pero creo que se trata con todo de una buena introducción a la filosofía que, al tiempo que enseñará mucho y bien al lector más precoz e inexperto, descubrirá a los más doctos perspectivas muy interesantes.

La estructura del libro es ya sugerente en sí. De este modo, Filosofía de bar para un mundo posmoderno consta de dos partes que podrás leer en el orden que estimes oportuno y cada una de las cuales aborda un tema diferente: “Saliendo de la caverna” versa sobre la cuestión de la verdad y “La búsqueda del Grial”, sobre la cuestión de la felicidad.

Pero ¿por qué la felicidad y la verdad? ¿No es esta división un tanto arbitraria? En realidad, no. Se trata de una división aristotélica. Al comienzo de su Metafísica, el Filósofo afirma que todos los hombres desean por naturaleza saber y, al comienzo de su Ética a Nicómaco, que todos desean ser felices. Verdad y felicidad constituyen, así, las dos grandes aspiraciones del hombre. Por un lado, anhelamos conocernos con verdad a nosotros mismos y conocer con verdad la realidad que nos circunda; por otro, buscamos algo que dé sentido a nuestro dolor, a nuestro sufrimiento, a nuestra zozobra y, así, nos haga felices.

Planteados ambos deseos, Rafael Pou se pregunta en el libro si hay algo que pueda colmarlos, si hay una fuente que pueda saciar nuestra sed. El nihilista y el materialista replicarán que no, por supuesto, pero el autor no comparte su pesimismo. Según él, la respuesta al interrogante está en Cristo, que ilumina nuestro camino para que no lo recorramos en tinieblas e inunda de significado y de esperanza nuestra vida.

No me queda más que recomendarte que leas el libro. No sólo te proporcionará un saber teórico, sino que también te ayudará a vivir mejor o, al menos, a hacerlo con la esperanza de que tu sed de verdad y de plenitud será saciada.

«¿Adónde iré lejos de tu aliento,
adónde escaparé de tu mirada?
Si escalo el cielo, allí estás tú;
si me acuesto en el abismo, allí te encuentro».

Para infovaticana


Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*