Fiscales de antaño y de hogaño

Más de una década como fiscal sustituto creo avalan mis reflexiones sobre la Institución, también definida por mí, en uno de mis libros, como  El Mi(ni)sterio Fiscal.

Libro disponible en Amazon…, a ver si consigo vender algunos ejemplares, que en España hay más escritores que lectores.

García Ortíz

Ayer sentí vergüenza ajena, de ver como en el “generalato” de la carrera (en realidad los “coroneles”, pues el  único general, con mando en plaza, no es el  fiscal general…del PSOE, ni siquiera el ministro de justicia, sino Pedro Sánchez) consideraba que el latrocinio del dinero público no era un delito perseguible de oficio.

Todo mi afecto y respeto a los diecisiete Fiscales de Sala que se mantuvieron en sus trece, es decir, la defensa de la Constitución y del Estado de Derecho, y, muy especialmente, a los cuatro fiscales del golpe de estado catalán.

(Por cierto, también he escrito y publicado un libro titulado así, “El golpe de estado catalán”, disponible en Amazon, y que recoge mis crónicas y opiniones sobre todo lo que sucedió,  en Cataluña y en España, en 2017. ¡Creo que hasta se ha vendido algún ejemplar!).

Que un fiscal  general, no del Estado, sino del  PSOE, tome partido, y vote, en una sesión de la Junta de Fiscales de Sala, me parece llevar el sectarismo al  extremo…

O que lo  haga una no Fiscal de Sala, cuyo  nombramiento ha sido  anulado por el Tribunal Supremo,  por mucho que la sentencia no se haya ejecutado todavía.

Y que otro fiscal –desconozco quien-, se abstuviera en la votación.

¡Qué cómodo es ponerse de perfil, y no tomar partido!

Pero ya no  se guardan las formas  procesales y procedimentales, que en Derecho son todo, pues si no se respeta lo adjetivo, difícilmente se respetará lo sustantivo.

¿Qué pensará la UE del sistema jurídico español…?

¿Y el resto del  mundo  civilizado?

Cada día nos parecemos más a un país bananero,  en nuestro caso a una monarquía platanera, con un  Rey que ni pincha ni corta,  y que no es más que una figura de cartón,  de la que se prescindirá cuando interese.

Si malversar el dinero público es considerado como una de las bellas artes, ¿con qué cara podrán los fiscales de hogaño pedir penas de prisión para los robagallinas que todos los días se sientan en el banquillo de los acusados…?

Menos mal que todavía tenemos jueces, en Madrid y en toda España, y estoy seguro de que sabrán cumplir con sus deberes constitucionales, como siempre.

Todo mi respeto, afecto y agradecimiento a todos y cada uno de ellos, especialmente a los Magistrados del Tribunal Supremo, que ellos sí son el generalato de la  judicatura.

Y con mando en plaza.

Académico, jurista y escritor.  https://www.ramirograumorancho.com


7 respuestas a «Fiscales de antaño y de hogaño»

  1. EL RÉGIMEN SANCHISTA HA COCLONIZADO Y OKUPADO TODAS LAS INSTITUCIONES…
    Solo les falta el PODER JUDICIAL, para cuadar el circulo, y estoy seguro que lo conseguirán, con la inefable ayuda de un tal FEIJÓO, que dedica su vida política A APOYAR AL PSOE.

    1. Como dijo el depuesto Rey de Egipto:
      «Al final, solo quedarán cinco reyes, los cuatro de la baraja y la reina de la Gran Bretaña»…
      (Eran los tiempos de Isabel II).
      Y en esas estamos…

        1. Así es. Los países inteligentes, como EL REINO UNIDO, dieron el portazo y se marcharon.
          Y creo les irá bien.
          Como dice el refrán, más vale estar solos que mal acompañados…

          1. En el RU medra a élite, aunque sea testimonialmente, con la City; sudo que los amos dejen a su vieja mansión caer hasta el neolítico con el resto de Uropa.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad