Francia buscará probablemente asegurar la costa ucraniana del mar Negro si interviene convencionalmente

El jefe del espionaje exterior ruso, Naryshkin, advirtió el martes de que Francia se está preparando para enviar 2.000 soldados a Ucrania tras la afirmación de Macron el mes pasado de que no se puede descartar una intervención convencional de la OTAN. Esta declaración también coincidió con la confirmación por parte del general de más alto rango de Francia de que sus fuerzas están listas para desplegarse donde sea necesario, lo que desacreditó la calificación por el Ministerio de Defensa de la advertencia de Naryshkin como «desinformación», pues objetivamente analizado hay algo de verdad en lo que dijo.

Mientras que muchos miembros de la comunidad Alt-Media se burlaron de la afirmación de Macron el mes pasado, un prestigioso experto ruso acaba de darle credibilidad en una entrevista con Sputnik. Alexander Mikhailov, que es el jefe de la Oficina de Análisis Político-Militar think tank en Rusia, quien dijo a ese medio el martes que «Macron, sin duda, tiene acceso tanto al personal como a los recursos para enviar tropas a Ucrania». Por lo tanto, no es inverosímil imaginar que Francia podría intervenir convencionalmente allí.

Mercenarios franceses en Ucrania

Si eso ocurre, entonces tal intervención sería preventiva o reactiva y o bien unilateralmente o como parte de una «coalición de voluntarios». En cuanto a la primera opción, Francia podría intentar justificarla con el pretexto de adelantarse antes de que Rusia logre un avance a través de la Línea de Contacto (LOC), o podría simplemente esperar a que se produzca ese «acontecimiento desencadenante». En cuanto a la segunda opción, lo hará por su cuenta o, más probablemente, en colaboración con el Reino Unido, Polonia y los Estados bálticos, con la posible participación de Alemania.

Independientemente del pretexto y de quién participe, Francia tratará casi con toda seguridad de asegurar la costa ucraniana del Mar Negro si interviene convencionalmente. Ya tiene varios centenares de tropas en Rumanía desde principios de 2022, que pueden incrementarse antes de este movimiento, y acaba de firmar un pacto de seguridad con Moldavia a principios de este mes que posiblemente podría llevarle a acoger tropas también. Los «Balcanes Orientales», que están cayendo bajo la «esfera de influencia» de Francia, pueden convertirse así en una plataforma de lanzamiento francesa hacia Ucrania.

Rumanía y Moldavia ya limitan con el óblast ucraniano de Odesa, cuya capital homónima tiene una importancia estratégica y simbólica. Es el principal puerto de la antigua república soviética, pero también una ciudad históricamente rusa. Asegurarla del control de Moscú enviando allí tropas de Francia, miembro de la OTAN, como supuesto «elemento disuasorio» en caso de que la LOC se derrumbe o parezca a punto de hacerlo es, por tanto, doblemente importante para Occidente.

Los drones navales podrían seguir amenazando a la flota rusa en ese escenario, mientras que los partidarios de ese país podrían desanimarse al darse cuenta de que la reunificación con Odessa sería casi imposible sin desencadenar la Tercera Guerra Mundial si esa ciudad queda bajo el control de facto de la OTAN a través de Francia. Dado que el Dniéper ya ha demostrado ser un obstáculo formidable para las fuerzas de ambos bandos en los últimos dos años, es muy posible que Francia amplíe su zona de control a lo largo de la costa del Mar Negro hasta Kherson.

En ese caso, la LOC ruso-ucraniana se convertiría en una LOC ruso-OTAN, e incluso podría extenderse hacia el norte por el Dniéper hasta la central nuclear de Zaporozhye, pero las fuerzas francesas podrían mostrarse reacias a cruzar el río hasta Zaporozhye y más allá para no sobrecargar su logística militar. Además, dado que este escenario de intervención estaría relacionado con un posible avance ruso, Francia podría no querer arriesgarse a llegar a las manos con Rusia en el lado oriental del Dniéper.

Por muy peligrosa que sea esta secuencia de acontecimientos sin precedentes, debido al altísimo riesgo de que la Tercera Guerra Mundial se desencadene por un error de cálculo, el lado positivo es que podría congelar potencialmente las posiciones de cada bando a lo largo del frente sur, al menos, y sentar así las bases parciales para un alto el fuego. Las tropas ucranianas también podrían huir hacia el oeste a través del Dniéper si Rusia rompe la LOC y saber que sus enemigos probablemente no les seguirían por miedo a desencadenar la Tercera Guerra Mundial al chocar con las tropas de la OTAN.

Eso podría permitir a Rusia asegurar la prevista «zona sanitaria/de seguridad» del presidente Putin, de la que habló durante su discurso de reelección, preparando así el escenario para la partición asimétrica de Ucrania entre la OTAN y Rusia con una «zona tampón» en el noreste-este de Ucrania. Honestamente hablando, la costa ucraniana del Mar Negro está en manos de Francia, pero sólo si París tiene la voluntad política de ir a por ella y su pueblo no se rebela por las enormes bajas causadas por Rusia que podrían producirse (probablemente a través de ataques con misiles).


6 respuestas a «Francia buscará probablemente asegurar la costa ucraniana del mar Negro si interviene convencionalmente»

  1. Macron es sólo un pelele, será la herramienta indirecta para que toda la OTAN (cuyo único jefe es EEUU) se meta por fin en Ucrania, traspasando la última línea roja intraspasable de meter tropas de la OTAN dentro del conflicto de Ucrania… y puede ser el comienzo del fin de Europa y de la humanidad tal como la conocemos ahora.

    No quieren aceptar la derrota, fueron a por la lana de Putin y de Rusia y salieron trasquilados… ahora quieren escalar el conflicto para ganarlo políticamente, ó al menos salvar los muebles con la opción de la «congelación» (como la guerra de Korea y otras), pero a Putin no le interesa esa finalización de la guerra, y en esas seguimos.

    Supongo que Rusia considerará enemigo bombardeable cualquier unidad de la Otan que entre en Ucrania, es lo lógico (imaginemos a Rusia metiendo tropas en Bagdad en mitad de la invasión estadounidense de Irak con Bush hijo), pero ya estaríamos en una guerra abierta convencional en suelo ucraniano, con la amenaza a medio plazo de una guerra nuclear.

    También pueden fracasar y darle a Putin el trofeo de Odesa, cuando él no tenía ese objetivo a corto plazo, porque los mete patas obtusos y los napoleoncillos de hojalata consiguen lo contrario a lo que pretenden.

    En todo caso el panorama será espectacularmente distinto cuando gane Trump (si no le matan antes ó le vuelven a robar las elecciones, como él mismo aseguró, en el país capital de las «democracias»), así que lo que se juega ahora es cómo se rendirá Ucrania y que podrá ceder y qué no, etcétera… se juegan el final y la posguerra, estamos en la España de finales de 1938, cuando ya estaba claro el resultado pero todavía no se sabía cómo iba a terminar todo (incluso pudo haber sido muy distinto si hubiera estallado la segunda guerra mundial unos meses antes).

  2. Eeuu se saldrá con la suya ,lo habrá logrado otra vez ,eliminar a la UE como tal

    Al final……….. los Rusos y miricanos son enemigos íntimos ,la simbiosis perfecta…..

    .Menciona el autor las bajas francesas ,eso ná……….. bIen seguro eliminará un buen % del lumpen que la amenaza ,se envolverá en patriotismo y salvador de la UE…lo de siempre

    Si la guerra se produce …….quÉ tipo de organizaciones políticas nos quedarán en la UE ,para los que logren sobrevivir si se utiliza lo nuclear ?¿tengo dudas de qué todo siga como ahora ……..

    Lo que ho hicieron cuando Rusia preparaba la invasión ,previniendo y quién sabe si impidiendo la invasión ,han de hacerlo ahora con mucho más costes de todo tipo

    Dios nos pille confesados ………….

  3. Todo parece indicar que Estados Unidos y sus vasallos están repitiendo el mismo procedimiento usado en Ucrania: provocar a Rusia para que esta sea la primera en golpear (a fin de ocultar la propia responsabilidad en los hechos), justificándose así la belicosa reacción posterior (caso de Pearl Harbor 1941; más otro «discurso de la infamia»…). Y, como los pobres rusos no tienen «nada» que hacer frente a la poderosa OTAN, en unos pocos meses estaremos desfilando por las calles de Moscú…; sumando a tan portentosa victoria, el regocijo de poder hacerlo con el odiado presidente Putin encerrado en una jaula (lo mismo que le hubiese gustado a Stalin hacer con Hitler).

    Evidentemente, nada de ello sería posible si, previamente, no se hubiera equipado con los correspondientes «zelenskis» de turno (eso que, generosamente, denominamos dirigentes), todos los gobiernos de Occidente. En el caso concreto del masón Emmanuel Macron, evidencia andar muy subido de humos desde el incendio de la catedral de París…

    Salvo una intervención de la Providencia, en sentido contrario, tendremos otra gran guerra en Europa.

  4. Todo lo empezó el golpe de estado dado a Ucrania con la financiación de Estados Unidos; antes Ucrania y Rusia se llevaban bien y la OTAN nunca necesitó a Ucrania ni a los otros países que se sumaron, pareciera que todo estaba equilibrado sin ese afán de sumar más y más países a la OTAN y Macrón quiere que vayan a morir más franceses a una guerra, no se conforma con los del aborto.

Deja una respuesta

Su dirección de correo nunca será publicada. Si la indica, podremos contestarle en privado en caso de considerarlo oportuno.*

Esta web utiliza cookies propias para su correcto funcionamiento. Contiene enlaces a sitios web de terceros con políticas de privacidad ajenas que podrás aceptar o no cuando accedas a ellos. Al hacer clic en el botón Aceptar, acepta el uso de estas tecnologías y el procesamiento de tus datos para estos propósitos. Más información
Privacidad